CHESPIRITO 1929-2014

robertogomezbolac3b1os1

Hoy, un continente está de duelo.
Más de dos generaciones ven como se va una parte importante de sus vidas.
Y el mundo pierde a uno de sus últimos grandes creadores.
Guionista, director, productor, compositor, actor.
Responsable de dos de los más grandes hitos de la cultura popular hispanoamericana: El Chavo del Ocho -junto a su vecindad- y el Chapulín Colorado. Hitos que a 45 años de su debut en la televisión mexicana sigue haciendo reír a la gente con su humor blanco, inofensivo y universal. Y sigue batiendo récords de audiencia. Se dice que a esta misma hora, en algún lugar del mundo, alguien está viendo El Chavo del Ocho.
Una enfermedad respiratoria que lo tenía bastante complicado desde hace años, terminó por llevárselo definitivamente hace unas pocas horas.
No sólo se llevó a una persona. Se llevó a un niño huérfano que sólo quería una torta de jamón. A un héroe que pese a sus debilidades y flaquezas igual luchaba por la justicia. A un médico ancianito de quien sus pacientes tenían que ser bien pacientes. Un caquito que nunca se robó nada, más que nuestras sonrisas. Y un loquito inofensivo, que siempre decía que no hay de que…so no más de papa.

chapulinvschavo Epic Moment!

Lloré un buen rato mientras escribía estas palabras. No puede ser menos. Hoy se fue un amigo que siempre estuvo ahi para dibujarnos una sonrisa cuando lo necesitábamos. Y aunque sabíamos que tenía que pasar alguna vez, nunca estuvimos preparados para eso.
Hasta siempre, don Roberto Gómez Bolaños.
Gracias por todo, CHESPIRITO.
fretamalt@hotmail.com @panchocinepata
el lunes retomamos nuestra programación normal. Hoy tengo demasiada pena.

el hombre de las dos fiestas

Ha pasado una nueva noche de Halloween, y todos en el pueblo de Halloweentown brindan una nueva y exitosa celebración, saludando a su rey, Jack Skellington, amo, señor y líder natural de la comunidad.

Pero Jack está cansado. Está deprimido y agotado de tanta oscuridad y monstruosidad. Por eso, una vez concluida la celebración, escapa fuera de su pueblo, acompañado sólo de su perro fantasma Zero y, de casualidad, va a parar al reino vecino de Ciudad Navidad, cuyo colorido, vitalidad y energía impresionan a Jack.

Descolocado ante tanta alegría, Jack vuelve a su ciudad y convence a sus súbditos de crear su propia versión de Navidad, a lo que todos acceden…menos Sally, la muñeca de trapo viviente que, enamorada en secreto de Jack, tiene una visión de que el plan de Jack puede terminar en desastre…

jack_04

Me declaro culpable. Un año después, me vengo a dar cuenta de que Tim Burton’s The Nightmare Before Christmas (El Extraño Mundo de Jack) cumplió 20 años hace uno y un mes. En mi defensa, puedo decir que este filme se estrenó con el mismo lapso de atraso en Chile, así que si nos ponemos rigurosos, no estoy tan atrasado.

En fin. Me sentía en deuda con esta película, porque aunque la pasan por el cable con cierta frecuencia, sobre todo en Halloween y Navidad (este filme cuadra con ambas festividades, lo que se agradece) no es lo mismo verla en ese formando de pacotilla, con comerciales, créditos y banditas publicitarias que en blu-ray, formato en que finalmente la vi, y que le hace total justicia a la obra.

Lo cierto es que este extraño mundo fue un objeto de culto incluso antes de estrenarse. Es cierto, en 1994 no existía internet, no al menos como la conocemos y no se usaba como la usamos actualmente, pero de alguna manera, principalmente gracias al cable que nos bombardeaba diariamente con información, teníamos noticia de este filme concebido y producido por Tim Burton. Entonces, Burton era reconocido como un tremendo cineasta (con los dos primeros Batman, Beetlejuice y la inmortal Edward Scissorhands en el cuerpo), mucho antes de los guatazos que sufrió la década siguiente. Por lo mismo, lo que hiciera era fenómeno de taquilla, lo que motivó a Disney para darle manga ancha para la realización de este filme de stop-motion (que algunos años antes había rechazado) y a medios como MTV, cuando era un canal decente, para hacer crecer el hype lo más posible.

La idea de Burton era homenajear esas clásicas películas navideñas que todos vimos cuando chicos (aquí en Chile, incluso, cuando la televisión abierta tenía algo de respeto por el público, infaltables de Navidad eran los cuentos animados en stop-motion producidos por Rankin-Bass) pero a su vez hacer realidad una idea que le venía dando vueltas en la cabeza desde entonces: que pasaría si sus dos festividades favoritas, Halloween y Navidad se mezclaran.

jack_05

Como tributo, funciona. Como cuento nuevo, funciona. Como buena idea, funciona. Como objeto de culto, funcionó: pese a todo, A Nightmare Before Christmas en su momento, no anduvo bien en taquilla, pero eso no impidió que extraoficialmente se comentara mucho a su respecto, lo que se concretó con la alta demanda de su edición en vhs y otros formatos caseros posteriores.

No es de extrañar entonces el culto generado por este título. O al menos así era hasta que los emos y pokemones prostituyeron el buen nombre y la buena imagen de Jack reproduciendo su cara hasta en el papel confort que ocupan en el baño.

Pero bueno, antes que todo eso pasara, Jack Skellington era el protagonista de una muy lograda película animada que ha sabido sobrevivir al paso del tiempo y al mal uso de su imagen. A Nightmare…cosechó fundamentalmente críticas positivas. La eficiente animación, más una narración ágil que no deja cabos sueltos y para cerrar una historia redondita y bien afanada, de modo de entender que pasa cuando ciertos equilibrios se rompen y todo empieza a andar al revés.

Y hablando de equilibrio, las canciones y música de la película, notablemente compuesta por Danny Elfman, entonces colaborador habitual de Burton, resultan funcionales a la narración y se complementan perfectamente.

Todo para dejarnos un lindo “cuidado con lo que deseas” como moraleja.

jack_03

¿Qué quiere decir esto? Que hay que aceptar las cosas como vienen? Agachar el moño y quedarse con lo que hay? No exactamente tampoco.

Jack es un buen tipo, partamos por ahí. Pero un buen tipo deprimido, confundido y dominado por la ansiedad puede no tomar buenas decisiones.

(Si, quiere robarse la Navidad, pero no para destruirla, para eso está el Grinch, sino que para “mejorarla” a su manera, claro).

Como por ejemplo, menospreciar aquello en lo que se es muy bueno. Desear desesperadamente algo que funciona bien en otros y querer hacerlo a su manera. Y confundido como está, toma las medidas equivocadas (robarse la Navidad, secuestrar a Santa Claus y adaptar una festividad a su elemento). Todo lo cual lleva a un desastre, a través de su fracaso personal (su reparto de regalos es un desastre y hasta la Fuerza Aérea sale en su cacería), a comprometer a otros y abrir una muy ancha puerta desde la cual ser atacado por sus enemigos (Mr. Oogie Boogie, quien ve aquí la posibilidad de usurpar el trono de Halloween). Como sabemos, finalmente Jack se arrepiente de sus acciones (los tipos buenos merecen otra oportunidad), evita una catástrofe mayor, pero antes que nada, asume su rol en el mundo y que, en definitiva, eso es lo que mejor hace.

Lo que nos deja una gran conclusión: la vida nos depara varios caminos. Puedes luchar contra tu destino, asumirlo y agachar la cabeza, o asumirlo con dignidad y orgullo.

Juegas con las cartas que te dan. Con los talentos que tienes. Pero de ti depende si los explotas y les sacas el jugo o simplemente te los guardas y te lloras todo como vieja en velorio, sin avanzar un milímetro. Jack opta por lo primero.

Por aceptar lo que se es. Y que nadie es mejor en eso que uno mismo.

Para que gastar energías intentando parecerte a otro, cuando las aprovecharías mejor superándote a ti mismo.

El mérito de esta película no sólo pertenece a Burton, si bien el fue responsable de 2/3 de su gestación (guión y producción). El tercio restante corresponde a Henry Selick, el director del filme que no por opacado por una cuestión de marketing merece ser ignorado. Difícilmente el cuento que Burton tenía en la cabeza hubiese llegado a buen puerto, sin el orden, el equilibrio y el buen ojo de Selick a la hora de armar y rodar. Eso queda demostrado cuando comparamos a Jack con otros proyectos animados de Burton (El Cadáver de la Novia, Frankenweennie) que no están para nada mal, pero no al nivel de clásico/de culto/imprescindible que el rey calabaza ostenta.

Ha sido el rey por 21 años, multiplicados por dos (por el Halloween y por la Navidad de cada año). Un cuento que vale por dos ocasiones para ser contado y, por qué no reconocerlo, un imprescindible en cualquier época del año.

Jack_BR

****

TIM BURTON’S THE NIGHTMARE BEFORE CHRISTMAS

Director: Henry Selick

Voces: Danny Elfman; Catherine O’Hara; Chris Sarandon; William Hickley; Paul Reubens

Fantasía

1993

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

viejos amigos, chicas lindas, grandes verdades

Willy (Timothy Hutton) ha vuelto a la pequeña ciudad de Kinght Ridge, para celebrar los diez años desde que salió del colegio.

Durante el viaje, se reencuentra con sus viejos amigos, Tommy (Matt Dillon), Moe (Noah Emmerich) y Paul (Michael Rappaport), con su padre y hermano, con su barrio, con otras cuantas viejas amistades, y de paso conoce a la hija de los vecinos de su padre, Marty (Natalie Portman), una niña de trece años que descoloca a Willy por su manera tan clara de entender las cosas.

Pero Willy no sólo se enfrenta a su pasado, sino que también a su presente, con una carrera de pianista de bares que no va para ningún lado, y a su futuro, pues se ha comprometido con su novia Tracy y piensa seriamente en dejar el piano para dedicarse a las ventas. Y espera que estos días alejado de todo le permitan ver las cosas con mejor perspectiva…

BEAUTIF_08

Hay películas buenas, muy buenas, imprescindibles, extraordinarias…y hay otras que no necesitan serlo, pero que te hacen un click dentro tuyo que las conviertes en fundamentales. Sobre todo si las has visto en el momento indicado.

Y si, es cierto, ya he hablado de Beautiful Girls (Chicas Lindas) en este mismo blog en ocasiones anteriores, pero luego de haberme reencontrado con esta pequeña joya en una edición económica, pero bien digna, en dvd, en el pasillo del supermercado, me dije que tenía que revisitarla. Sobre todo pensando que habían pasado desde la última vez que la vi, fácilmente cinco años, a lo que se debe sumar que mi vida no ha sido la misma desde entonces. Ni la perspectiva.

Cuando la vi por primera vez estaba a mitad de camino en la universidad. Ahora llevo casi cuatro años casado y en proceso de ser padre. Entre ambos hitos ha cambiado en uno la manera de interpretar las películas. Y de interpretar la vida.

Pero lo que no ha cambiado es la sensación de estar viendo una historia grande como la vida misma.

Y, lo mejor, es que es algo que le podría haber pasado a uno.

El viaje de Willy, como podemos entender, es más allá que una salida de fin de semana para reencontrarse con sus viejos amigos. Este viaje encuentra a Willy en un momento crucial de su vida: quedarse donde está o trascender. y eso le obliga a poner en una balanza las cosas, y evaluar los pros y los contras de cada lado.

Y por cruel que suene, caer en comparaciones.

BEAUTIF_06

Willy pone su propia existencia frente a sus espejos más próximos, todos ellos pegados en algo. Tommy aún cree que es el joven ganador de su época de colegio. Paul no puede superar un quiebre con su ex novia que él provocó con su negativa a tomarse la vida en serio, y Moe, que a simple vista parece ser el que mejor sobrevivió al paso a la madurez (se define como felizmente casado y orgulloso padre de dos) aún tiene algunas cosas que superar, como esa facilidad que tiene de irse a los combos con el prójimo. Willy los observa de cerca, comparte con ellos, y las cosas se le empiezan a aclarar.

Ojo, no es que Ted Demme sea un déspota con sus personajes. Ni que Tommy, Paul o Moe sean unos desgraciados y malévolos. Sólo que cual más cual menos no les ha tocado llegar, aún a la encrucijada que atraviesa Willy. No es que sea malo que estén pegados en eso, mientras tengan un horizonte claro y en algún minuto asuman que la adolescencia no dura para siempre.

Esto no convierte a Beautiful Girls en una película feminista. Quien quiera vez una película que trapee el piso con la masculinidad, se equivocó de película. Es cierto que hay algunos personajes femeninos muy poderosos: la prima del amigo encarnada por Uma Thurman, que con breves conversaciones les mueve el piso a algunos de los protagonistas; Rosie O’Donnell, que de manera muy sui generis les hace ver a éstos mismos lo superficiales que son..y claro, Natalie Portman en uno de los grandes personajes de su vida, encarnando a esa adolescente que le remueve las hormonas a nuestro héroe, pero después le remueve algo más que la líbido, y que le ayuda a definir lo que en definitiva terminará por hacer.

BEAUTIF_04

 

Pero también tiene personajes femeninos con imperfecciones: la ex novia de Tommy (Lauren Holly) que más temprano que tarde pagará el costo de ser y haber sido una arpía; la actual novia del mismo (Mira Sorvino) que lo ama hasta caer al nivel de mártir, aguantando el ninguneo permanente con tal de estar con él, y la ex novia de Paul (Martha Plimpton), capaz de convivir con un neardenthal varios años mayor, sólo por la seguridad que este otro compadre no le ofrece.

La conclusión tiene poco de feminista y menos de machista y si mucho de igualdad de género: hombres y mujeres podemos ser igual de ganadores…e igual de perdedores.

Pero más allá de eso, cuando terminó la película me puse a pensar. Y si, tal vez muchos hombres seamos unos inmaduros incurables y que nos quedemos pegados a la adolescencia y miremos tan feo lo que significa la madurez. No es que no querramos madurar, pero sólo estamos dispuestos a hacerlo cuando sea por alguien que valga la pena. Y que más allá de actuar más o menos a la altura de las circunstancias, ese alguien sea capaz de amarnos por, ante todo, lo que somos.

Willy lo ha encontrado. Todas esas conversaciones con sus viejos amigos, todas esas tardes junto a la hija adolescente de los vecinos, le abren los ojos, le hacen ese click, y lo animan a decidirse a dar ese paso más allá que se espera de él. Y desear ser mejor persona.

Willy la encontró. Me alegra decir que yo también. Por eso, quizás, Beautiful Girls me ha gustado mucho más que antes.

****

BEAUTIFUL GIRLS

BEAUTIF_DVD

Director: Ted Demme

Intérpretes: Timothy Hutton; Matt Dillon; Mira Sorvino; Uma Thurman; Michael Rappaport; Martha Plimpton; Rosie O’Donnell; Noah Emmerich; Lauren Holly; Natalie Portman; Annabeth Gish; David Arquette

Comedia/Romance

1996

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Teletón no somos todos (y menos mal que así sea)

Hace unos años, y como consecuencia de un accidente que tuve al caer de una micro cuando iba a clases a la U, terminé con dos sesiones diarias de kinesiterapia de hora y media por dos semanas.

Lo mío era leve, apenas un esguince que me impedía estirar el brazo izquierdo y que lo mantenía en un perfecto ángulo recto. Pero dolía, vaya que la sufrí durante esas dos semanas.

Una de esas tardes, pensé “Hey, algo así es lo que deben hacer en la Teletón”. Y me sentí culpable. Miserable.

Yo llorando como vieja en velorio cuando hay tanto niño que va a la Teletón todos los días durante gran parte de su vida a aprender a usar las manos, a caminar, a pararse, a tomar un lápiz y escribir su nombre…a cosas que a todos nos parecen tan de todos los días. Y van con una sonrisa enorme en la cara. Una sonrisa llena de esperanza, de fe.

Ahí entendí todo.

Ahí caí en cuenta de lo importante que es una institución como la Teletón para nuestra sociedad. Del bien que hace para la comunidad y para el alma de la nación. Yo soy de los que espera cada fin de año en que no hay elecciones para verla. Que trata de seguirla lo que más puede, y que vibra cuando finalmente se supera la meta.

teleton04

Y que saca las garras cada vez que alguien dice algo malo de la Teletón.

Les cuento todo esto a propósito de la misma cantinela de todos los años que hay Teletón.

Que es un tongo para que las grandes empresas bajen impuestos. Y que el gran aporte gran no alcanza a ser un uno por ciento de las utilidades que alcanzan al año.

Que Don Francisco corta un porcentaje de lo recaudado para su bolsillo.

Que es un show que celebra el morbo y el amarillismo para subir el rating.

Que las figurillas de nuestro lamentable star system aprovechan para ganar exposición y amarrarse pega para el verano en festivales y eventos.

Que es la chiva para que el estado una vez más le quite el bulto a la jeringa y siga delegando el problema de la discapacidad en otros.

Que es el minuto en que los zorrones que se lavan la boca con la solidaridad que les inculcaron los padres de no sé donde o las monjas de sepa uno de donde saliero, se hagan los solidarios porque se compraron una docena de six pack de la cerveza auspiciadora de turno (y para ir a comprarla ni se arrugaron en poner el auto nuevo de papi en el espacio…para discapacitados).

Puede que estas críticas sean válidas y sirvan de base para chistes muy divertidos que todos hemos contado alguna vez, pero ¿cuál es el trasfondo de todo ello? ¿Qué se busca con este tipo de comentarios?

Por un lado ratificar que, más allá de las políticas y de las organizaciones sociales con buenas intenciones, nuestro concepto acerca de la discapacidad es lamentable. Vuelvo al ejemplo de ocupar el lugar para discapacitados o que en la gran mayoría de edificios, residenciales, comerciales o institucionales, la infraestructura esté lejos de ser integradora.

Por otro, es curioso que muchas de estas criticas ataquen el ansia de figurar de algunos, cuando lo que más consiguen es saciar las ganas de figurar de quienes las emiten.

Y claro, putear al gobierno de turno por no tener políticas de estado acerca de la discapacidad. Lo concedo, este ha sido un tema eternamente postergado por las distintas administraciones. Pero mientras eso no pase, ¿Qué se hace? ¿Cruzarse los brazos y esperar a que las cosas caigan del cielo? Parece que eso viene en nuestro ADN.

Despotricar contra la Teletón no es negrear un show de televisión, es negrear a una de las instituciones que mejor nos hace como país y que más orgullo nos provoca que haya surgido a este lado del mundo. Es atacar a un puñado de personas que con la mejor de las sonrisas y la mayor de las voluntades prestan su valioso tiempo y recursos para ayudar a otros. Es menospreciar la lucha que día a día libran los miles de niños que se atienden en los distintos centros que la institución mantiene en casi todo el país para superar sus discapacidades, y que no importa cuantas veces caigan, siempre se vuelven a levantar hasta que logran mantenerse en pie y dar un paso. Y otro. Y otro, hasta no detenerse.

Menospreciar a la Teletón, es ofender las caras de todos esos niños que, con una sonrisa nos muestran que la esperanza, la fe, nunca debe agotarse. Y que la constancia y la voluntad son las claves de la victoria.

teleton02

Menospreciar a la Teletón no es ser cool. Es ser simplemente un cabrón de mierda y ser un, con perdón de las damas presentes, un hijo de puta incapaz de valorar lo que tiene, hasta que lo pierde y después, con el rabo entre las piernas, anda haciéndose el humilde y pidiendo ayuda.

Un golpe anímico como la Teletón viene de perillas a un país que en un año ha batido su propio récord mundial en el arte de mostrar la hilacha. Un país que se dice solidario porque para el gran incendio de Valparaíso, en marzo, “donó” todo lo que le sobraba. Un país que, antes y después del Mundial de Brasil hizo gala de sus peores defectos, exitista y oportunista primero, chaquetero después. Un país que posa de modernista pero que aparece un libro como Nicolás Tiene Dos Papás y deja ver su verdadera y horrorosa cara de odio. Donde un tipo muere en el incendio de una cárcel por vender discos piratas y un cura bien conectado viola niñas y se gana cuatro años de vacaciones (y encima alega injusticia!). Un país donde hay gente que no quiere una reforma educacional, para no perder el favor de los poderosos a quien vive besándole el trasero. Un país donde el status, la necesidad de suplir con cosas un sinfín de otras carencias lleva a entrar a un mal recién inaugurado como si fuese el último lugar sobre la tierra. Un país donde un hijito de papá se jacta de su clase social como si sólo por eso fuera a ser mejor persona que el resto, y otro invoca que es hijo de un senador para no irse preso por matar, ebrio, a un transeúnte.

Teletón es una de las pocas cosas que nos hacen ser mejor sociedad, un mejor país. Una de las cosas que mejor le hace a la salud de Chile y que más orgullo nos provoca, y que hay que saber cuidarla. Pero, a diferencia de lo que dice su slogan para este año, no somos todos.

Y menos mal que así sea. Hay ratas que simplemente no necesitamos y ayudan más quedándose al margen.

Gracias por su atención.

teleton01

fretamalt@hotmail.com   @panchocinepata

MIKE NICHOLS 1931-2014

mikenichols__120530205508

Hay carreras cinematográficas que puede que no destaquen por la cantidad de premios o reconocimientos recibidos, pero si por las escenas o momentos memorables que ciertas películas nos han dejado. La de Mike Nichols era de estas últimas.

Como Anne Bancroft tratando de seducir a un joven Dustin Hoffman…o el propio Hoffman impidiendo que la mujer que ama se case obligada, y huyendo luego a bordo de un bus (El Graduado, que le reportó su único Oscar como mejor director, así como el Golden Globe y el Bafta).

Tal vez recordar a Meryl Streep luchando contra los oscuros intereses de los dueños de la planta nuclear en que trabaja, donde los accidentes están a la orden del día (Silkwood).

O una masa de neoyorkinos atravesando la ciudad yendo a sus trabajos (Secretaria Ejecutiva)

Que tal Harrison Ford sufriendo un accidente que lo deja amnésico, lo que lo hace dejar de ser el hombre frío e indolente de antes, para recuperar el amor de su familia (La Fuerza de la Verdad)

En una de esas a Jack Nicholson víctima de una vieja maldición que lo convierte en un licántropo (Lobo)

O Robin Williams y Nathan Lane, una divertida pareja gay haciéndose pasar por conservadores para impresionar a sus futuros consuegros, unos muy cristianos Gene Hackman y Dianne Weist (La Jaula de los Pájaros)

Y una de sus más recientes, Natalie Portman, Julia Roberts, Jude Law y Clive Owen atravesando esa delgada línea que separa amor del deseo (Closer)

La producción de Nichols tal vez no haya sido la más fructífera o la más celebrada, pero vaya que fue rica en momentos dignos de recordar. Y ahora que acaba de pasar a la categoría de inmortal, a veces estos momentos son más fuertes que todos los premios posibles.

QEPD
fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

doce razones para considerar a Flash una serie tan la zorra

FlashTV_01

Vamos ya en el sexto episodio de The Flash, tercer intento de DC Comics y Warner por armar un universo superheroico para televisión, tras las buenas experiencias de Arrow, ya en su tercera temporada, y Gotham. La experiencia, hay que decirlo, funciona, y por lo mismo, aquí van algunas claves y conclusiones relacionadas con este buen desempeño.

1.Porque la idea de DC es armar un universo coherente y ordenado para las series de televisión basadas en sus superhéroes. Y The Flash cumple muy bien con ese objetivo. Es cosa de ver la conexión y complementación que se guarda con Arrow, en cuya segunda temporada se establecieron las bases para este reboot catódico del corredor de rojo. Ya se ha visto incluso interactuar a personajes de ambas series y no falta tanto para el anunciado cross-over entre ellas.

2.-Porque, siguiendo la tendencia inaugurada por el Batman de Christopher Nolan y por Arrow, The Flash plantea como se vería un superhéroe en el mundo actual, y en la vida diaria. Mezcla precisa entre realismo, fantasía y actualidad, que funciona y que no tardó nada en enganchar con el telespectador incluso no militante.

3.-Porque a diferencia de otras versiones anteriores, donde Barry Allen, el alter ego del superhéroe, científico de la policía, que adquiere su supervelocidad tras un accidente con un rayo y parte de su instrumental, era sólo un especialista de laboratorio, aquí va más allá. Si, gran parte de sus escenas tienen lugar en esta sala, pero lo normal es verlo en la escena del crimen, y gracias a sus grandes conocimientos y aguda inteligencia, no tarda mucho en dar con las pistas claves de los hechos.

4.-Porque, si bien es cierto, las circunstancias que llevan a Barry Allen a volverse policía primero y héroe después son dramáticas (madre asesinada, padre encarcelado por el crimen, que no cometió, y el único que conoce la verdad es Barry, y pasará la vida intentando demostrarlo), su actitud frente a la vida es bastante positiva, la que mantiene con y sin su uniforme. Lo que se agradece. Para amargados y bipolares ya tenemos hartas con el otro tipo de traje negro. Ese de Gotham.

5.-Porque eso a su vez marca una distancia respecto de sus series “hermanas”. Donde Gotham es pura novela negra y Arrow, aventuras con un dejo de espionaje, Flash es aventura y divertimento puro. Estamos hablando de un tipo capaz de correr a la velocidad de la luz, mínimo que la cosa sea entretenida.

6.-Porque, en virtud de lo expuesto los últimos tres puntos, la actuación de Grant Gustin está más que de pelos.

FlashTV_04amigos

7.-Porque tiene un puñado de secundarios notables. Partiendo por Jesse Martin, en el rol del detective Joe West, amigo del padre de Barry y quien lo ha criado como a su propio hijo, y que hace las veces de nexo entre Flash y la autoridad. Luego, por Danielle Panabaker, la chica linda e inteligente pero postergada a la friendzone en esa subvalorada comedia de superhéroes llamada Sky High, ahora convertida en Caitlin, la doctora de Star Labs que apoya a Barry durante sus andanzas a gran velocidad, otra chica linda, inteligente, con actitud y que sólo un imbécil mandaría a la friendzone. Por último, Carlos Valdés en el rol de Cisco, el ingeniero especialista de Star que proporciona a Barry accesorios para que haga mejor su pega de héroe, y de poner nombre a sus enemigos. Ese geek que todos hemos tenido de compañero alguna vez y que, más que atosigarnos, les terminamos teniendo buena.

Claro, está Iris West (Candice Patton) pero por tener a Barry en la friendzone y sin embargo alucinar con Flash, mejor pasamos. Para eso tenemos a Lois Lane, que nos cae mucho mejor.

8.-Porque no tenemos que esforzarnos mucho para darnos cuenta que Harrison Wells (Tom Cavanagh), el jefe de Caitlin y Cisco en Star Labs no es el mentor buena onda que nos quiere hacer creer.

9.-Por el abundante fan service a lo largo de la serie. Todo fan de las historias de la DC Comics reconocerá sin mayor problemas las referencias, en cuanto a los personajes, lugares, calles, marcas comerciales y no pocos easter eggs que circulan por Central City.

FlashTV_04bar_oli

10.-Porque a diferencia de otros proyectos que han pagado caro el tirar toda la carne a la parrilla (cofcofBatman ForevercofcofAmazing Spiderman 2cofcof) en Flash, la cosa ha sido a la inversa, ir despacito por las piedras. De a poco se han ido presentando los villanos clásicos del personaje (Plastique, Captain Cold y se ha mencionado a Grodd y a Heatwave) o incluso en algunos episodios se ha prescindido de ellos, optando por personajes no muy conocidos o derechamente nuevos.

11.-Por el guiño a la serie Flash de fines de los 80s, al contar con John Wesley Shipp, el Barry Allen de esa serie, encarnando al encarcelado padre de Barry. Un buen hombre que aceptó echarse la culpa de un crimen que no cometió sólo para proteger a su hijo.

12.-Porque ya apareció una vez Arrow (Stephen Ammell) y se vendrá un nuevo encuentro entre ambos. El momento en que sólo alucinamos con que de la nada aparezca Hal Jordan (Linterna Verde) y tenemos al más entrañable trío de amigos del mundo de los superhéroes.

Y claro, porque ya apareció Felicity Smoak (Emily Bett Rickards) y todos amamos a Felicity. Es inevitable, esa chica es un encanto.

FlashTV_02

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

testosterona a mares

Tras rescatar de prisión a Doctor Death (Wesley Snipes), antiguo compañero de armas, Barney Ross (Sylvester Stallone) y sus mercenarios Christmas (Jason Statham), Jensen (Dolph Lundgren), Road (Randy Couture), Caesar (Terry Crews) y otros, acuden a desbaratar una operación de tráfico de armas y eliminar a sus protagonistas.

Pero cuando Ross reconoce al vendedor, un poderoso traficante de armas conocido como Stonebanks (Mel Gibson) algo le impide reaccionar. Alguna vez se enfrentaron y Ross había dado por muerto a Stonebanks, y verlo con vida lo descoloca, lo que provoca el fracaso de la operación, con uno de sus efectivos malherido.

Presionado por un agente de la CIA, Drummer (Harrison Ford), quien le insta a atrapar a Stonebanks para llevarlo ante la justicia, y temiendo por el bienestar de sus muchachos, Ross decide poner en suspenso a su equipo por algún tiempo, lo cual éstos se resisten a aceptar, y reclutar un nuevo y selecto grupo de efectivos…

expendab3_01

Por temas de agenda y algunas deserciones (Bruce Willis) y anuncios que se fueron desvaneciendo sobre la marcha (Jackie Chan), la tercera película del club de mercenarios categoría senior inaugurado por Stallone en 2010 llegó este año a nuestras pantallas. Y una vez más, no defrauda.

Claro, los catedráticos y los críticos más sesudos dirán “como no, si qué se puede esperar de una película como Los Indestructibles 3?” Bueno, yo espero algo puntual: no aburrirme.

Y no me aburrí. Cierto que quizás no contribuya a revolucionar la historia del cine, pero, como lo he dicho con las dos primeras partes de esta saga, esa es su gracia. No prometer revolucionar nada. Sólo hacer pasar un muy buen rato. Y aunque por momentos raya en lo inverosímil, lo cierto es que los momentos de genuina diversión, acción y muy buenos chistes, se dan en abundancia (ojo con Galgo, el mercenario encarnado por Antonio Banderas).

La saga Expendables se puede resumir en un gran Y QUE?

-El argumento es lo más básico del mundo…Y QUE?

-Está bien que las escenas de acción desafíen las leyes de la física, pero en estas películas se les pasa la mano…Y QUE??

-Es difícil de creer que varios de los personajes (Stallone, Gibson, Lundgren, Schwarzenegger, Banderas, Ford, Snipes, Li y, en su momento, Willis y Norris) que hace rato superaron los 50 años, tengan la energía para enfrentar las situaciones que les toca enfrentar en la película, y a ratos luzcan más que sus compañeros de pantalla de tres décadas menos…Y QUE???

-Que varios de los actores tengan una capacidad histriónica cuestionable…Y QUE????

-Que varios de sus protagonistas ni siquiera son actores…Y QUE?????

Uno lo pasa lo más bien viendo estas películas. Se impacta, se parte de la risa en su momento, disfruta de lo lindo y la hora se le pasa volando. En tal sentido, estos Indestructibles nos entregan más de 100 minutos de divertimento puro, en un trabajo que con todo lo que se le pueda criticar es mucho más honesto y genuino que todos los kilómetros de celuloide que llenan las programaciones de festivales del “verdadero” cine a nivel mundial.

Aunque la lata se vista de seda, lata se queda.

Y para que andamos con cosas, toda esa alta cocina que se ve muy bien en galerías de arte o en Instagram antes que en el estómago, nunca tendrá la grandiosidad de una buena chorrillana acompañada de su buen schop de medio. Aquí pasa exactamente lo mismo.

expendab3_BR

(¿y quien iba a pensar que Mel Gibson se iba a reivindicar de sus pastelazos de los últimos años haciendo del malo de la película? Con ésta, ya van dos)

***

THE EXPENDABLES 3

Director: Patrick Hughes.

Intérpretes: Sylvester Stallone; Mel Gibson; Jason Statham; Dolph Lundgren; Arnold Schwarzenegger; Harrison Ford; Antonio Banderas; Wesley Snipes; Terry Crews; Kellan Lutz; Jet Li; Robert Davi; Ronda Rousey; Randy Couture; Kelsey Grammer

Acción

2014

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata