to be the Mann

Se estrena por fin Enemigos Públicos, la nueva película de Michael Mann, que venía esperando…y se venia esperando desde hace tiempo ya. Lo bueno, dicen, siempre se hace esperar.
heat-large-tm

Si bien el cine de Michael Mann (principalmente en su faceta de director, no obstante también produce y escribe, siendo en esta última su labor más abundante)se enmarca principalmente en el género de la acción (aunque a ratos sale de él para incursionar en el tema dramático), la filmografía manniana marca unas cuantas distancias notables respecto del resto del género, tanto que a ratos se habla de un subgénero, de “películas de Michael Mann” (para muchos, Batman, el Caballero de la Noche no era sino Fuego contra fuego con máscaras, y no me parece una tesis tirada de las mechas). La fórmula manniana se traduce en algo tan simple como que el espectador no es tonto ni insensible, y por lo tanto, se merece algo más que balazos y explosiones por doquier. Michael Mann ha sentado su prestigio sobre historias inteligentes y bien estructuradas, con villanos y héroes que sienten, sufren y viven emociones tanto que sus narraciones podrían ser perfectamente para cualquier hijo de vecino.

Un cliché del género es el personaje principal, normalmente atormentado, solitario, resignado a vivir lo que le toca. Mann hace extensiva esta calidad a su villano de turno, el cual sin dejar de ser el personaje megalómano y egocéntrico que se espera, el villano manniano no se siente el Rey del Mundo. ¿O es que acaso Neil McCauley tenía más seguridad en si mismo que el teniente Vincent Hanna (Fuego contra fuego)?¿O el sicario Vincent, en Colateral, caminaba sobre seguro?
El bien, en todo caso, triunfa sobre el mal, pero en el universo manniano se evita el cliché del bueno matando o dejando morir al enemigo. El héroe manniano, triunfa, sin aspavientos ni euforia, apenas satisfecho de desbaratar el plan de su contrincante, para quien a su vez, la humillación de fracasar es diez veces peor que morir. (La excepción, al respecto, vendría siendo Miami Vice, aunque tampoco se aleja tanto de la tendencia).

collateral%20SPLASH

Todo ello sin atrofiar la retina del espectador con explosiones y masacres colectivas. De hecho, la mejor escena de Fuego contra fuego, tiene a sus protagonistas, policía y criminal (Pacino y De Niro respectivamente) no acribillándose a balazos, sino que compartiendo un café.

Ese es el Michael Mann dedicado a la acción, aunque en el ámbito más dramático no lo hace mal. Nada de mal. Un drama de alcances políticos y sociales como El Informante de más de dos horas sin que uno se de un segundo para pestañear, o una biopic como fue Ali sin caer en lugares comunes (o incurriendo en ellos sacándoles el máximo de rendimiento).

Y además es capaz de sacar buenas actuaciones a actores malos (o mejor dicho, que nadie creía que podían actuar bien): Russell Crowe, Will Smith, Tom Cruise, Colin Farrel.
Hasta que nos llega Enemigos Públicos, donde Mann se remonta a los años 30, en plena depresión, en plena prohibición, es decir, esas épocas donde es fácil perder el control de las cosas, con el relato de como el FBI persiguió al legendario pistolero John Dillinger. Más o menos el tipo de situaciones que Mann disfruta. Como siempre con un elenco de lujo: Johnny Depp, Christian Bale, Marion Cotillard y Billy Crudup. Altas expectativas, y hasta donde se sabe, las cumple.

publicenemies

Michael es el hombre. Is the Mann.
(por cierto, no había reparado en la coincidencia: cine esencialmente masculino realizado en gran forma por un director apellidado Mann. Debe ser una señal)

fjretamalt@gmail.com fretamalt@hotmail.com

 

Anuncios

reflexiones de invierno

Pasaron las vacaciones de invierno y cierto sector de la cinefilia puede sentirse tranquilo: se acaban los filmes para todo espectador y el verdadero cine tiene oportunidad de tomarse aunque sea una sala en una función diaria.

force 01

Pareceré autoreferente (que le voy a hacer, me conozco mejor que nadie y mejor que a nadie)pero no puedo evitar pensar que si hubiera una especie de logia o fraternidad de críticos de cine, quedaría fuera de plano. Mi mala costumbre de ver y en algunos casos disfrutar blockbusters me dejaría fuera, y sin embargo, no podría evitar pensar que de mejores lugares me han corrido.

Vale, que la taquilla en EEUU sea encabezada por una película de hámsters genéticamente alterados no es un panorama muy alentador pero tampoco es, como aquellos críticos que lloran la agonía del verdadero cine (lo lloran pero aún nadie da una respuesta precisa de qué es el verdadero cine), el juicio final. No si por estos días se estrenan filmes como Te quiero, brother o el regreso de Michael Mann con Enemigos Públicos, ambos títulos a los que les tengo echado el ojo desde hace un buen rato.

Ningún extremismo es sano ni aquí ni en la quebrá’el ají. No es sano vapulear cuanto blockbuster se estrene por el mero hecho que su principal objetivo sea generar divisas (además, hay blockbusters y blockbusters. La mejor escena de Transformers 2 no se acerca ni por gracia divina al momento más piñufla de The Dark Knight) como tampoco ensalzar cualquier filme que no venga de EEUU ¿o me van a decir que Roberto Benigni le da diez mil patadas y cinco mil combos a Adam Sandler sólo porque no es gringo? Hay tantos filmes que son una reverenda porquería (aunque hay que valorar eso sí que no pretendar ser otra cosa) como películas que-quieren-pasar-como-obras-de-arte cuando no son sino sobrevalorados botaderos de celuloide perpetrados por autores que, en definitiva, no tienen nada que decir (o teniendo, prefieren buscar cinco, seis o siete patas al gato a fin de que se reconozca lo originales que son…y lo peor es que muchos que se dicen conocedores, caen en el juego)

En la práctica aún no ha sido posible el equilibrio y coexistencia pacífica entre razas, tendencias políticas o creencias. Pero en el cine si es posible esa cohabitación. ¿Cuáles fueron las mejores películas del 2008? A grandes rasgos The Dark Knight, Wall-E, Gran Torino, Antes que el diablo sepa que has muerto, Let the right one in: blockbusters, cine de autor y en algunos casos ambos. Y este año? lo mejor que ha llegado a las salas es un filme de animación, Up, un notable y emotivo ejercicio cinematográfico en un formato que algunos intransigentes odian con toda su alma como es la animación. Para que hablar de aquellos títulos que no llegarán a las salas pero que se dejarán caer igual en dvd. No es el ideal, claro, pero es una opción viable.

ILUman

No es necesario amargarse tanto, pero bueh, estamos en el país de lun, de Policías en Acción, y de Contacto. El pesimismo vende.

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

 

altibajos

Planteaba ayer mis aprehensiones ante la nueva película de Tim Burton y como me daba la impresión de no ver nada nuevo bajo el sol, por mucho que se tratase de uno de mis directores favoritos, y me quedó dando vueltas el tema de los bajones en las carreras cinematográficas.

Es natural. La vida es, por sobre cualquier intento de definición que se haga, un fenómeno cíclico: se baja, se sube. Se cae, se levanta, más tarde o más temprano, hasta que llega el momento de lograr el equilibrio. Le pasa a todo el mundo y no porque seas director de películas estarás inmune a ello (para qué decir actores, pero ese si que sería un tema largo).

Por el contrario, son pocos los directores que podrían anotarse sin momentos bajos en sus carreras: Hitchcock, Truffaut y el creo-que-está-sobrevalorado Stanley Kubrick. Seguro que deben tenerlos (de hecho, nadie que haya hecho Ojos bien cerrados merece ser an glorificado, por mucho que se haya anotado antes El Resplandor o La Naranja Mecánica)pero lo convencional es destacar sólo sus momentos altos.

Tampoco vamos a gastar caracteres en Michael Bay, Uwe Boll y aquellos directores especializados en películas con explosiones y filmes por encargoesos filmes de niños con perros, niños con caballos o niños con arañas pollito que uno puede ver los sábados o domingos por la tarde en tv abierta), filmografías que no revisten mayor análisis ni de ser tomadas en serio.

No, estamos en una pelea de perros grandes, así que centrémonos en ellos.

Como dije, le pasa a los grandes. Mucho se ha hablado en contra de la fimografía de Martin Scorsese entre Casino(1995) y Los Infiltrados (2006) y los últimos diez años Woody Allen ha estado de casero para el trapeo de piso y el ninguneo público. No creo que sea para tanto. Si bien Pandillas de Nueva York es una soberana decepción comparada con Toro Salvaje y Matchpoint un débil remedo de Crímenes y Pecados, no por eso vamos a mandar a sus responsables al cadalso como un amplio sector de la crítica se ha empeñado los últimos tiempos.

Gangs-of-New-York-Posters

Tocó fondo. Se repite a si mismo.

Frases que suelen repetirse.

Todos los realizadores han tenido un bajón alguna vez. Una película mala, o que no era mala pero no era del gusto de todo el mundo, en fin. Repasemos: Michael Mann? Ali; Christopher Nolan? El Gran Truco; Ridley Scott?Un buen año; Cameron Crowe?Vanilla Sky; Peter y Bobby Farrelly? La chica de mis pesadillas; Quentin Tarantino? Death Proof; Steven Speilberg? La Terminal; Clint Eastwood? Poder Absoluto, La Conquista del Honor, Las cartas de Iwo Jima.; Sam Raimi?For the love of the game; Joel y Ethan Cohen? El quinteto de la muerte. Rob Reiner? Antes de partir Gus Van Zant? PsicosisHay quienes no le perdonan a Robert Rodríguez que por cada filme con balazos y argumentos pulp estrene filmes fantásticos para toda la familia. O a David Fincher que pasara de El Club de la Pelea o Zodíaco a Benjamin Button. O que Richard Linklater o Spike Lee cambien su registro habitual y hagan filmes como Fast Food Nation o Un plan perfecto.Y así.

No cuento a aquellos buenos directores que no tienen más de tres o cuatro filmes a su haber, algunos bastante respetables, como Michel Gondry, Spike Jonze, Wes Anderson o Judd Appatow. Carreras aún breves como para ser desmenuzadas al tenor de esta columna.

Para qué hablar de aquellos directores que el comentario de lobby ha levantado como grandes nombres aunque aún no reúnan los méritos suficientes para acreditar lo que se dice de ellos: Ron Howard, Peter Weir, Jim Jarmusch, Kusturica, Paul Thoms Anderson, realizadores que tienen méritos para ser respetables pero que no siempre avalan de modo convincente lo que se dice de ellos (al menos a mi no me convence).

O aquellos que hicieron una obra reconocida y todavía no se le han bajado los humos. Kevin Costner tuvo que pasar por Waterworld y The postman para darse cuenta que lo suyo no era dirigir. Mel Gibson va por el mismo camino.

Hay dos situaciones que revisten mayor gravedad que tener un tropiezo. La primera es no volver a filmar nada que valga la pena el esfuerzo. Francis Ford Coppola, el mismo responsable de obras maestras como El Padrino, Apocalipsis Ahora o La Ley de la Calle hace una eternidad que no lanza nada bueno, satisfactorio o al menos que se entienda, y cuando le dicen que Tetro no está a la altura de las expectativas, se exalta, se molesta, se amurra. Otro caso parecido? Oliver Stone, que de tener una filmografía interesante (Pelotón, Wall Street, Asesinos por naturaleza)se ha devenido en un panfletero, patrocinador oficial del chavismo, para caer en un cine latero pasado a proselitismo (Las Torres Gemelas me dejó durmiendo, W se disfruta más si uno la ve como comedia).

tetro6

Lo otro es quedarse pegado. Los hermanos Wachowski y M. Night Shyalaman no pudieron resistir el peso de sus buenísimos debuts (The Matrix y Sexto Sentido, respectivamente) y se han ahogado de tanto darse vueltas sobre lo mismo, pero mucho peor. Robert Zemeckis lleva años sin rodar una película con actores de carne y hueso.

Podría seguir hasta el día del níspero, pero a fin de cuentas ¿para qué?

Como dije antes, en esta vida se sube, se baja, se cae, se levanta. Bien por los que se mantienen en la cresta de la ola o se recuperan. Seguiremos disfrutando sus películas. Los que han tocado fondo, bueno, aun es tiempo de arrepentirse y de enmendar, o por último de retirarse antes de terminar haciendo documentales institucionales.

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

¿maravilla?

Salió el primer teaser trailer de Alice in Wonderland, la nueva realización live action de Tim Burton (antes debería estrenar un filme de stop motion denominado 9) y también han salido a la luz las primeras escenas promocionales de la pelicula, protagonizada por su actor fetiche Johnny Depp, su actriz y esposa Helena Bonham Carter, Anne Hathaway y la debutante en las grandes ligas Mia Wasikowska en el rol de Alicia, en esta versión una adolescente que tras caer a un pozo va a dar a un mundo lleno de los más increíbles personajes, varios de ellos animados mediante CGI.
Mia Wasikowska

Viendo el trailer uno ya sabe con lo que se va a encontrar, aquellos elementos fantásticos/góticos tan propios de la filmografia burtoniana. Y sin embargo, no puedo sino pensar en no pocos deja vu a propósito del filme.

Y no me refiero al hecho de repetir a Depp en el rol principal o de apernar a Bonham Carter. Me refiero a un asunto más bien estético. Como que Tim Burton se está repitiendo a sí mismo con peligrosa frecuencia.

Y ojo, lo digo en mi calidad de fan de Tim Burton, uno de mis cinco directores favoritos y varias de sus películas están entre las que todo conocedor del buen cine debe ver (Batman, El Joven Manos de Tijera, Gran Pez y especialmente Ed Wood). Y sin embargo hay algo en esta producción que me provoca cierta desconfianza. No sé definirlo, pero hay algo en estos (quizá demasiado) coloridos y extravagantes que me hace desconfiar.

No me gustaría que Burton se haya convertido en un George Lucas (o peor aún, en Michael Bay o Joel Schumacher) que privilegia la forma, la imagen, los efectos, por sobre el contenido. Si algo hizo de Burton el influyente cineasta que es era precisamente el poner esos efectos y trucos visuales al servicio de la historia, y más allá, de los sentimientos y emociones de sus protagonistas. Espero sinceramente equivocarme.

Alice in Wonderland se estrena en marzo de 2010, así que aún se nos deparan algunas sorpresas más. Ojalá que sean de las buenas.

AIWLand3

fjretamalt@gmail.com fretamalt@hotmail.com
 

 

vagancia espacial

Se cumplieron 40 años desde la llegada de Armstrong, Aldrin y Collins a la luna…escalofriante, no? pero…que habría pasado si no hubiese resultado la misión? David Bowie tiene una hipótesis…

525

“Tierra a Mayor Tom, Tierra a Mayor Tom, tómese sus proteínas y póngase su caso.

Tierra a Mayor Tom, la cuenta regresiva comienza, encienda su motor, comience la ignición y que el amor de Dios esté con usted.

(diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, un, despegando…)

Aqui Tierra a Mayor Tom, realmente lo logró! los diarios quieren saber cómo anda vestido, pues es tiempo de dejar la cápsula, si quiere.

Aqui el Mayor Tom a Tierra, estoy atravesando la puerta…estoy flotando de manera peculiar…y las estrellas se ven diferentes hoy, al menos desde donde estoy, flotando en esta bañera de lata, lejos del mundo…el planeta se ve triste, y no hay nada que pueda hacer al respecto..

Ya he pasado las cien mil millas..y me siento muy sereno..esta nave sabe cual es el camino creo…digan a mi esposa que la amo, ella sabe

Tierra a Mayor Tom! sus circuitos estan muertos! hay algun problema? puede oirme Mayor Tom? puede oirme Mayor Tom? puede oirme Mayor Tom? puede…

Aqui estoy!!! flotando cerca de mi bañera de lata…lejos aun de la luna…el planeta tierra se ve triste y no hay nada que pueda hacer al respecto…”

david_bowie-space_oddity(diff)

Space Oddity, David Bowie, 1969

Otro que está cumpliendo 40 años, este disco (en algunas ediciones europeas subtitulado Man of words, Man of Music) que expuso a Bowie a la vista del público. Salud!

fjretamalt@gmail.com fretamalt@hotmail.com

 

doce tipos muy enojados

Cuando el año 2008 se citó a Antes que el diablo sepa que has muerto como uno de los grandes filmes de la temporada (aunque en rigor, data de un año antes) lo que uno estaba celebrando era la vigencia de su director, Sidney Lumet, quien con 85 años de edad y al menos medio siglo como realizador, mantuviera intacta la mano que le llevó a ser considerado uno de los directores fundamentales del cine norteamericano de la segunda mitad del siglo XX.

A Lumet se le debe un puñado de notables filmes principalmente durante los ’70, y aunque su producción fue disminuyendo en cantidad con los años, nadie puede decir que su calidad y talento hayan corrido la misma suerte. En su filmografía, fueron constantes las referencias a temas como la ley y el orden, la delgada frontera entre el bien y el mal, y lo difuso que resulta el concepto de justicia entre caso y caso. Sérpico, Tarde de Perros (ambas con Al Pacino de protagonista) y Veredicto (con Paul Newman) son producciones claves, no sólo en su filmografía, sino que en la cinematografia estadounidense de su tiempo.

12_angry_men_4

Y aunque desde joven estuvo ligado al arte dramático, tanto en pequeñas obras teatrales y producciones para televisión, fue recién en 1957 que llega a la gran pantalla con 12 hombres en pugna (12 angry men), adaptación de un drama escrito por Reginald Rose,inicialmente pensado para televisión, que contó con Henry Fonda como protagonista y productor del filme.

Como su título indica, son doce hombres, muy distintos entre sí, convocados a deliberar como jurado en el caso de homicidio, donde un joven domiciliado en un barrio bravo de una ciudad cualquiera, es acusado de asesinar a su padre, con quien tiene una pésima relación, hecho por el cual el muchacho se expone a la pena de muerte. La trama aborda la discusión por este grupo de personajes, cuyos nombres y pasados se desconocen, respecto del destino del acusado. Cuando parece que la suerte del joven está echada, uno de los jurados, precisamente Henry Fonda, vota por su inocencia. Alega que el juez pidió decidir en la medida que no hubiera duda razonable en torno al caso, y este jurado dice que eso es precisamente lo que más le provoca este juicio: dudas.

Este voto de absolución da lugar a la dura controversia entre los jurados, convirtiendo lo que parecía ser una deliberación rápida y sin problemas en una dificil jornada para todos estos hombres, quienes de paso empiezan a dudar seriamente respecto de sus propias convicciones.

12-angry-men_l

Rodada casi integramente en el pequeño despacho que sirve de locación, y con personajes secundarios que apenas se notan (juez, acusado, guardia), el peso y la tensión dramática recae en el grupo de hombres escogidos para ejercer la voluntad ciudadana y decidir respecto de la vida de otro, presión que cada uno de los protagonistas trata de sobrellevar a su manera. Algunos optarán por dejarse llevar por la corriente, otro (Lee J. Cobb) exigirá la condena como una forma de salir de sus propias frustraciones. O bien, como el personaje interpretado por Jack Warden, un car’e palo que lo único que espera es terminar luego el trámite y que le importa un cuerno lo que se decida en esta sesión. Ninguno será el mismo luego de esta audiencia.

Partir una carrera cinematográfica con un filme así de power puede ser un arma de doble filo (que lo diga M. Night Shyalaman, no más) pero Sidney Lumet en ningún momento perdió la brújula y mantuvo una carrera ascendente, llegando a su punto más alto durante los 70, partiendo con estos doce hombres enojados que debieran contemplarse en las cátedras de las escuelas de derecho, por el interesante debate acerca de la dicotomía ley y orden vs justicia que plantea. Y en toda cinemateca que se pretenda respetable.

****

12 Angry Men

Director: Sidney Lumet

Intérpretes: Henry Fonda; Martin Balsam; Lee J. Cobb; Jack Warden

Drama

1957

12-angry-men-old-dvdcover

fjretamalt@hotmail.com fretamalt@hotmail.com

 

anacrónicas

Algo hay en Brittany Murphy que hace a uno tenerle cierto afecto. No es fea, para nada, pero no es Megan Fox. No protagoniza blockbusters. Ni siquiera se le ve muy seguido en canales de farándula. Y ciertamente tampoco es la mejor actriz de su generación. Ahora, no por eso es para hacerle la cruz, pues aunque presenta estas carencias, lo cierto es que méritos tiene para tener presencia en el incosciente colectivo.
Y ya que hace unos días conversábamos acerca de las chick flicks, no viene mal revisar este filme de 2003, que pasa a formar parte de los buenos ejemplos de este subgénero.

En Pequeñas grandes amigas, Brittanny encarna a Molly Gunn, una chica neoyorkina de 22 años, habituada al lujo y la comodidad, producto de la herencia adquirida al morir su padre, un legendario rockero, hace ya varios años. Con la mente en las nubes y en las páginas sociales, cierto dia se encuentra con que su contador se mandó cambiar con todo su dinero y que le debe hasta la risa a medio mundo, por lo que por primera vez en su vida, debe conseguir un trabajo, lo que es una tarea difícil, ya que prácticamente no sabe hacer nada, ni siquiera un currículum.

uptown girls dakota

Desesperada, Molly acepta la oferta de un amigo suyo, y consigue empleo como niñera de Ray (Dakota Fanning, en su mejor papel…soy el único que piensa que actuaba mejor en el kindergarden y que ahora de adolescente se ha dejado estar?), hija de una trabajólica empresaria musical (Heather Locklear) y un hueso duro de roer que en un mes ya ha espantado a tres nanas por su difícil carácter: Ray es estricta, organizada, calculadora enormemente hipocondríaca y, sobre todo, fría e inmune a las emociones.

Como es de esperar, Molly y Ray parten mal su relación, pero con los días y por necesidad comienzan a conocerse y llevarse mejor, y, como dice el tagline del filme, aprender cada una a vivir a su edad.

En buenos términos, ambas terminan superando las máscaras que llevan. Aunque son polos opuestos como agua y aceite, tienen mucho en común. Donde Molly es despreocupada, Ray es severa, pero esos son las defensas que han desarrollado para enfrentar la tremenda soledad que las aqueja a ambas. Molly perdió a sus padres a muy temprana edad, a Ray su madre la ignora por completo, mientras que su padre lleva años en estado vegetal. En el fondo nuestras heroínas enfrentan cada una a su manera la soledad y el miedo a quedar aún peor. Y cada una encontrará en la otra eso que necesitan para sobreponerse a sus debilidades.

Aunque cae en más de un lugar común y sobre todo hacia el final en algunos vacíos, lo que parte como una comedia para preadolescentes en pijama party, Pequeñas grandes amigas (o mejor dicho Chicas del barrio alto, su nombre correcto) viene a ser una sorpresa para la cual el espectador podría no estar preparado. ¿Descoloca? Mucho. Aunque por vacíos que tenga la narración en sus momentos clave, la película puede caminar con la frente muy en alto. Reivindica. Rehabilita.

(sobre todo después de ver bodrios como Todo sobre las Mujeres o Simplemente ya no te quiere, filmes que me hicieron retomar la costumbre de sacarlos del reproductor antes de media hora y ponerlos lo más lejos posible de mi alcance)

uptowngirls1

UPTOWN GIRLS
 

 

Director: Boaz Yakin
Intérpretes:Brittanny Murphy; Dakota Fanning; Heather Locklear.

Comedia, 2003

fretamalt@hotmail.com; fjretamalt@gmail.com