en el pasillo

Elizabeth Sloane (Jessica Chastain), es una de las mejores negociadoras de Washington.

Respetada y temida en igual medida, Sloane es conocida en el medio por su agresividad y porque no escatima recursos para lograr sus metas, por lo que es reclutada por una agrupación de fabricantes de armas a fin de conseguir los votos suficientes para vetar un proyecto de ley de control de armas, dañino para sus intereses.

Alegando razones personales, Elizabeth se desiste de trabajar para esta asociación, y da un golpe no menor a la cátedra cuando se incorpora al grupo que, precisamente, promueve la iniciativa de control de armas, escenario en el que jugará todas sus cartas para lograr su objetivo. Incluso las que nadie más se atrevería a jugar…

Un profesor mío, en Filosofía del Derecho, decía siempre que la actividad política se había reducido a “hobby y lobby”, aludiendo a la importancia que ha ganado dentro de la actividad la negociación de pasillo, la discusión extraparlamentaria, incluso el dialogo aparentemente informal, a la hora de legislar. Tal es la importancia del “lobby” que prácticamente no hay país democrático en el mundo donde existan negociadores que se dediquen específicamente a convencer a los legisladores de votar por uno o por otro.

Sola Contra El Poder (Miss Sloane), thriller político dirigido por John Madden, tiene precisamente como tema central el lobby y la influencia de los negociadores de grandes grupos de interés privado en las decisiones de relevancia nacional. Este tema ya había sido tratado antes (como por ejemplo, en la notable comedia de 2006 Gracias Por Fumar), pero sin la severidad y seriedad con que es enfocado ahora (y que llega en el momento preciso, en que el país más poderoso del mundo está a cargo de un descerebrado que llego al poder gracias, precisamente, a otros descerebrados que ven en los balazos la única solución viable a cualquier problema).

Es una película que tuvo una gestación complicada, por diversos factores. El más relevante de ellos es por su osadía para tocar el tema de estos expertos en poner la balanza del poder a sus servicio (si ud es de los que disfrutan series como House Of Cards, pase con confianza, lo más probable es que esta película le guste), y para contar las cosas como son: aunque está patrocinando con valor y convicción una causa que podríamos llamar políticamente correcta y acorde con sus principios y valores, Elizabeth Sloane (increíblemente construida e interpretada por Jessica Chastain, para muchos una de las grandes ausentes en la última temporada de premios, que se echa en sus hombros tres cuartas partes de los méritos de este filme) está lejos de ser una santa o una heroína, pues ni siquiera suda cuando recurre a prácticas cuestionables como el espionaje, el chantaje y la manipulación, sin dar puntada sin hilo y sin dar un milímetro de ventaja a sus rivales.

Elizabeth Slone es una mujer que no teme jugarse el todo por el todo, haciendo lo que este a su alcance –e incluso fuera de el- para ir algunos pasos adelante que el resto, pagando el precio que haya que pagar. Este es otro factor a considerar dentro de la temática del filme, en tiempos donde el patriarcado más anacrónico vive sus últimos estertores por proteger su predominancia en la sociedad, aparece esta protagonista, con tantos o más cojones para pararse y jugar con las reglas que dicho patriarcado ha impuesto..y hacerlo tambalear. Puede que caiga en el intento, y pague un precio muy alto…pero Elizabeth ha sido capaz de prever eso incluso, y aun así ganar, incluso en la derrota.

Con toda su buena factura, Sola.. no consiguió una buena taquilla, tuvo un corto paso por salas y aunque su presupuesto fue de alrededor de 13 millones de dólares, los cinco que recaudo en boleterías no fueron satisfactorios (aunque en streamings y formatos caseros se ha reivindicado). Se ha hablado de boicot a esta película desde sectores más republicanos de gran influencia, que habrían hecho todas las movidas posibles para que pasara lo más inadvertida posible. Suena conspiranoico, okey, pero tiene sentido. La película ataca algunas cuantas instituciones fuertemente arraigadas en una sociedad donde, incluso antes de Trump, ya viene defendiendo a brazo partido el derecho a tener una pistola en la casa –aun cuando críen hijos analfabetos y que se enfermen a cada rato-y donde el jefe de hogar es el hombre.

Vamos, pasa en Chile (a Leopoldo Muñoz lo despidieron de Las Ultimas Noticias porque leyó un elemento fuertemente proselitista y lavador de imagen en Los 33) y no va a pasar en Washington.

Eso no impidió que la película hiciera cierto ruido, y obtuviera reconocimientos. Quizás habrá pasado piola para la gran industria gran (ni tanto, Chastain se llevó una nominación al Golden Globe por su actuación) pero si fue reconocida principalmente por organizaciones sociales por su contribución, desde su tribuna, a la educación cívica y política de las personas. Y vaya que hace falta esta educación hoy por hoy.

***1/2

MISS SLOANE

Director: John Madden

Interpretes: Jessica Chastain; Mark Strong; Allison Pil; Sam Waterston; Gugu Mbata-Raw; John Lithgow

Thriller Politico

2016

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

 

 

 

Mi Primer Bond

Con la muerte de Roger Moore, muchos nos pusimos a pensar en cuál es nuestro James Bond favorito (tratando de no caer en la habitual discusión sobre cuál de los seis 007 que han existido hasta ahora es el mejor de ellos). Pensando en ello, recordé que fue precisamente Roger Moore quien protagonizó la primera película Bond que vi en serio, en cine y como corresponde. Y esa fue En La Mira De Los Asesinos

Lo recuerdo claramente: una fría mañana de sábado de agosto de 1985. Mis papás llevándonos a mi hermano y a mi, 11 y 9 años entonces, al cine. Nos quisimos hacer los grandes y, motivados por el tráiler televisivo, que recalcaba que el tema central de la película era interpretado por Duran Duran, la banda que ya entonces tenía loco a mi hermano (y que es su banda favorita hasta hoy y que yo tengo en mi top 10 de bandas fundamentales de la vida) pedimos ir a ver la nueva de James Bond. Por esas cosas de la vida, la película estaba calificada para Todo Espectador, así que llegamos hasta el extinto cine Astor de la entonces calle Estado, y pasamos.

La historia, la última con Moore en el rol principal (ya con 58 años a cuestas), lleva a 007 a introducirse en el entonces naciente negocio de la informática: un avanzado sistema de microchips de alta seguridad desarrollado para la inteligencia inglesa llama la atención de la KGB, quien persigue hasta la muerte a un agente británico.

Si bien Bond no alcanza a salvar la vida de su colega, recupera el microchip, solo para ser informado que el fabricante de dicho dispositivo, cuyo cliente principal es el servicio de inteligencia británico, ha sido adquirido por el industrial Max Zorin (Christopher Walken), el nuevo prodigio del negocio computacional, cuyos vínculos con la agencia soviética, de la cual alguna vez fue agente, despiertan sospechas de los ingleses, por lo que Bond es enviado a investigar a este enigmático hombre de negocios.

Muchos creen a En La Mira.. (También llamada Panorama Para Matar en España) como una de las películas más flojas de la saga Bond. Es posible que así sea, desde cierto punto de vista. Después de todo, Moore ya rondaba las seis décadas de edad, de las cuales dedico al menos una y media al personaje. El desgaste es natural.

(De hecho esta también fue la última película de Lois Maxwell en el rol de Moneypenny, la eterna enamorada de Bond, actriz que se mantuvo en el rol prácticamente desde el inicio).

Eso no convierte en absoluto a En La Mira.. en una mala película. Quizás no esté a la altura de las mejores películas Bond, pero ocupa un lugar más que respetable en el ranking.

No puede ser de otra manera, con secuencias como aquella memorable persecución en la Torre Eiffel y demás rincones parisinos; con la simpatía a flor de piel de Moore, quien hizo de 007 un agente menos solemne, quizás, pero más cercano sin que por eso dejara de ser el sublime personaje que es (de otro modo no sabría explicar que haya sido calificada para todo público); con un Christopher Walken que, como es su costumbre, le sube los bonos a cualquier película; y con una de las mejores canciones Bond de la historia (A View To A Kill, de los citados Duran Duran, cuyo videoclip se puede disfrutar incluso sin ser fan de la banda ni de Bond).

Me bastó una sola película para saber todo lo que había que saber y entender de James Bond. Comprender el porqué de la fascinación que genera el personaje más allá del género: las mujeres lo desean a él, los hombres desean ser él. Todo eso lo aprendí y asimile con apenas 9 años de edad, y solo una película.

Por eso mi infinita gratitud para con Roger Moore. Gracias a el entendí cómo funcionaba el universo creado por Ian Fleming, entrar en él, y nunca abandonarlo.

***1/2

A VIEW TO A KILL

Director: John Glen

Interpretes: Roger Moore; Christopher Walken; Grace Jones; Tanya Roberts; Patrick McNee; Desmond Llewelyn; Lois Maxwell

Espionaje

1985

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

ROGER MOORE 1927-2017

A los 89 años, y víctima de cáncer falleció uno de los más queridos intérpretes del cine británico. Residente en Suiza desde 1991, fecha en que se retiró del cine, interpretando papeles menores y ocasionales, Roger Moore dejo de existir, según informo un portavoz de la familia.

Hijo de un policía británico y de un ama de casa, siempre se interesó por la actuación, carrera a la que se dedicó luego de servir por su país en la Segunda Guerra Mundial. Moore ganaría popularidad como modelo de trajes de vestir, hasta que a finales de los ’50 protagonizó la miniserie histórica Ivanhoe.

Luego conocería la popularidad con recordadas series de espionaje como The Persuaders, junto a Tony Curtis, y especialmente El Santo, que se mantuvo al aire entre 1962 y 1969, intercalando con actuaciones en películas de época y bélicas.

El mayor hito de su carrera vino en 1973, cuando es convocado para suceder a Sean Connery en el rol del agente 007 James Bond, en Vive y Deja Morir, aportando al personaje simpatía, una actitud más relajada y menos circunspecta quizás que la de su antecesor, pero que se convirtió en su sello, asumiendo el rol de Bond por más de una década, protagonizando además El Hombre del Revolver de Oro, La Espía Que Me Amo, Moonraker, Solo Para Sus Ojos, Octopussy y En La Mira de los Asesinos, la última en 1985.

Tras dejar a Bond bajo su trabajo cinematográfico, enfocándose en su labor humanitaria, convirtiéndose en Embajador de Buena Voluntad de las Naciones Unidas, función que ejerció hasta la fecha.

Descanse en paz señor…

Moore….Roger Moore.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

la comedia de las galaxias

Cuando hablabamos hace poco de los 40 años de Star Wars, dijimos que uno de sus legados dignos de considerar son sus parodias. Citamos a Los Simpsons, Family Guy, Robot Chicken, Phineas y Ferb, pero nos saltamos una fundamental. Y esa es la deuda que vamos a pagar hoy.

Estrenada en 1987, Spaceballs (a.k.a. Hay Un Loco Suelto En El Espacio, La Guerra de los Esfericos o La Loca Historia de las Galaxias), escrita y dirigida por Mel Brooks, uno de los santos patronos del humor absurdo, si bien contiene referencias a diversas películas de ciencia ficción, lo cierto es que encuentra en Star Wars su fuente principal, al punto que muchos han llamado a esta la parodia oficial de la saga de Lucas.

Nuestra historia transcurre en una galaxia muy lejana…bueno, quizás en otra galaxia muy lejana, donde el planeta Spaceball atraviesa una dura crisis ambiental, al agotar el aire respirable por sus habitantes.

Como una medida desesperada, el presidente Skroob (Mel Brooks) encarga a su brazo derecho Dark Helmet (Rick Moranis) secuestrar a Vespa (Daphne Zuñiga), princesa del Planeta Druidia, quien acaba de escapar de su matrimonio arreglado con un aburrido príncipe. El plan es forzar a Roland, rey de Druidia, a ceder el siempre limpio aire de su planeta, a los spaceballs.

Angustiado, Roland contrata al mercenario Lone Starr (Bill Pullman) y a su copiloto Barf, el hombre perro (John Candy) para que rescate a su hija. Starr, cuyas deudas con el gangster Pizza The Hutt lo tienen con la soga al cuello, no duda en aceptar esta misión suicida…

Una de las grandes gracias de Mel Brooks en su época de oro, fue su claridad a la hora de crear situaciones hilarantes. Que se trate de humor absurdo, en caso alguno significa que deba tratarse de una historia sin argumento repleta de obviedades, lugares comunes o chistes de doble sentido. En ese sentido, podemos emparentar a Brooks con el combo Zucker./Abrahams/Zucker (Donde Esta El Piloto, Top Secret) como cultor de un estilo de comedia que lamentablemente hoy se ha prostituido de una forma deningrante, abusando de la estupidez, la pobreza argumental y el recurso simplon (humor de baño, chistes sobre partes intimas, imitaciones de famosillos).

Spaceballs es exponente de una época de oro para el humor absurdo, donde los chistes (la mayoría realmente buenos) y las referencias están al servicio de una historia que se esta contando, y que en ningún momento deja de importarle a su narrador ni a sus oyentes. Por mucho que se trate de una parodia, hay que es decir que es un filme bastante respetuoso, de su fuente original, de sus fanáticos, y de sus espectadores.

Es un filme que consigue hacer reir, a ratos a carcajadas, sin menospreciar la inteligencia del espectador ni apelando a sus instintos mas básicos, cosa que siempre se agradece. Repito, absurdo no significa tonto, ni de mal gusto. Es tan asi lo que estoy diciendo que incluso los fans mas recalcitrantes de Star Wars celebran esta cinta (pudiendo aguardar afuera de la casa de Brooks con antorchas..lo mismo dígase de Star Trek y Alien, otros iconos sci-fi revisitados por este director), cosa que no pasaría si esta fuera una sucesión de chistes e imitaciones inconexas y primitivas.

Y eso que “ataca” (por decirlo de algún modo) uno de los grandes legados de la saga de George Lucas: el merchandising, a través del personaje Yoghurt (también encarnado por Mel Brooks), quien sostiene que de este es donde sale el verdadero dinero de la película, y son abundantes los chistes al respecto, ya que durante el filme vemos toda clase de productos relacionados con Spaceballs, desde figuras de acción, pasando por el vhs de la película hasta papel confort.

El punto es que Spaceballs es una historia que sabe sostenerse por si misma, en el buen desempeño de su relato, en cuanto los chistes están colocados en su justo y preciso lugar para que se mantengan asociados a la historia y le ayuden a seguir adelante, y en el excelente trabajo de actores, en especial de Moranis, Candy y del mismo Brooks, factores que hacen de este filme un infaltable dentro de la comedia estadounidense, y que ha sabido sobrellevar el inexorable paso del tiempo.

***1/2

SPACEBALLS

Director: Mel Brooks

Interpretes: Mel Brooks; John Candy; Rick Moranis; Bill Pullman; Daphne Zuñiga; Dick Van Patten; Joan Rivers; George Wyner

Comedia

1987

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

CHRIS CORNELL 1964-2017

Primero fue Kurt Cobain (Nirvana), en 1994. En 2002, fue Layne Stanley (Alice In Chains). Hace un par de años fue Scott Weiland (Stone Temple Pilots), y esta madrugada, a los 52 años, falleció Chris Cornell, guitarrista y voz principal de bandas fundamentales como Temple Of The Dog y, especialmente, Soundgarden, además de Audioslave y una destacada carrera en solitario.

Nacido originalmente como Christopher John Boyle en Seattle, a la cabeza de sus dos primeras bandas, fue uno de los rostros más reconocibles y emblemáticos de la escena grunge surgida en esa ciudad a fines de los ’80, especialmente con Soundgarden, con quienes se mantuvo entre 1987 y 1997, con un peak en 1994 (con el exito del disco Superunknown y la alta rotacion de temas como Spoonman y Black Hole Sun)  con una breve reunión entre 2010 y 2012.

Luego sostendría una interesante carrera en solitario, intercalándola con su trabajo con Audioslave, formada junto a integrantes de Rage Against The Machine, con quienes lanzo tres discos entre 2003 y 2007. Luego retomo su carrera solista durante gran parte de los años siguientes hasta lanzar su más reciente disco, Higher Truth, en 2015.

Al momento de fallecer, se encontraba todavía de gira (que lo trajo hace algunos meses atrás para ofrecer tres inéditos shows en el pomposo Teatro Municipal de Santiago, ciudad en que se presentó en seis ocasiones), y no hacía mucho rato de haber terminado un show en Detroit. Según un vocero, se investigan las causas del deceso.

Y así es como se va otra voz del movimiento que definió musicalmente a una generación completa…¡¡Abriguen a Eddie Vedder, por favor!!

 (Cornell junto a Soundgarden).

QEPD

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

los padres de ella

El fotógrafo afroamericano Chris Washington (Daniel Kaluuya) está nervioso: este fin de semana viaja con su novia Rose (Allison Williams) a la casa de campo de los padres de ella, Dean y Missy Armitage (Bradley Whitford y Catherine Keener). Todos caucásicos, cirujano él y psicóloga ella, ignoran que Chris es de color, y ya que Rose lo ha puesto al tanto que sus padres son algo conservadores, el muchacho tiene razones de sobra para estar ansioso.

Y aunque los padres de su novia hacen todo lo posible por sentir cómodo a su huésped, Chris se siente precisamente del modo contrario, pues incluso antes de llegar a la granja, empieza a atravesar por situaciones que pondrán al visitante en una desesperada situación…

¿Qué les decía yo en la columna anterior? Menos es más.

Kong: Skull Island no fue lo que esperaba. Guardianes de la Galaxia 2 tuvo sus aciertos, pero también sus fallas. Dicen por ahí que Alien: Covenant sufre errores que pesan harto más que sus aciertos a la hora del balance. Y a la inversa, una cinta pequeña llamada Huye me ha dejado una sensación mucho más agradable al paladar.

Trabajo debut del director y guionista Jordan Peele, forjado en la producción de espectáculos para el canal Comedy Central, construye en 104 minutos un relato que se vale de una situación que ha dado para un centenar de comedias: la primera vez que suegros y yerno se ven las caras (sazonado con el factor diferencia de clase/raza/nacionalidad/credo/política entre ambos). La historia la hemos visto desde Adivina Quién Viene a Cenar hasta comedias menores como Por Que El?, pasando por La Jaula de Las Locas o Meet The Parents.

Es decir, es un tema viejo, pero del que Peele se vale para contar una historia ágil, precisa y que consigue por un lado, llevar la narración por un camino pocas veces recorrido (o si lo ha recorrido no lo ha hecho con la inteligencia con la que el director nos planeta la situación): el camino del thriller psicológico.

Peele transforma la tensión propia de una reunión como esta y la convierte en una situación literalmente, de vida o muerte.

Chris, como buen futuro yerno, está nervioso ante la inminencia de conocer a su familia política, pero la facilidad con que sus futuros suegros le dan tan buen recibimiento, resultan tan cordiales en una primera impresión, cayendo incluso en el paternalismo, le resulta extraña. En ese sentido, acertada fue la idea de que nuestro protagonista fuera fotógrafo, clara referencia a la capacidad del muchacho de ver más allá de lo evidente.

Y es esa capacidad la que por un lado lo convierte en una suerte de santo grial, de tesoro sobre el cual algunos cuantos quieren ponerle las manos encima, pero también lo que lo lleva a mantener sus reservas frente a las experiencias que le va a tocar vivir este fin de semana, reservas frente a su entorno y que, a la larga, podrían salvarlo.

Buen creador y narrador de historias, y constructor de atmosferas tan espesas que se podrían cortar con un cuchillo que ha resultado ser, Peele hace además que Huye –historia que uno podría confundir con un episodio standart de Black Mirror* sin sentir culpa ni vergüenza ni la sensación de estar ofendiendo a una u otra producción- eche una revisión de la situación del racismo en EEUU. A dos siglos de la abolición de la esclavitud, a más de cincuenta años del auge de Martin Luther King y con los gobiernos de Obama recién aclarados, la discusión en torno al tema no deja de estar vigente. Y Huye constituye una forma fresca de poner el tema en el tapete.

Lo dije en una crítica anterior y lo sostengo: hay ideas tan poderosas que no necesitan de mucho para convertirse en grandes películas. Huye es una de ellas, y sosteniéndose en esta clase de factores (el buen trabajo narrativo y cinematográfico de Peele, más las notables actuaciones protagónicas, por mencionar lo más obvio) deberá ser considerada si o si como una de las películas memorables del 2017.

***3/4

GET OUT

Director: Jordan Peele

Interpretes: Daniel Kaluuya; Allison Williams; Catherine Keener; Bradley Withford; Caleb Landry Jones; Marcus Henderson; Betty Gabriel

Thriller

2017

*la mención de Black Mirror es menos casualidad de lo que pensábamos. Daniel Kaluuya protagonizo además uno de los primeros capítulos de este pedazo de serie inglesa: Fifteen Millon Merits.

esta muerta esta muy viva..

Es una noche como cualquier otra para los Tilden; dueños de una morgue en un pequeño pueblo estadounidense, el médico forense Tommy Tilden (Brian Cox), junto a su hijo Austin (Emille Hirsch), médico en preparación, y camino a suceder a su padre en el negocio fundado por su abuelo, están prontos a terminar su jornada luego de examinar los cadáveres de una pareja de ancianos víctimas de un sangriento crimen.

Cuando están a punto de cerrar, el sheriff del pueblo llega con un tercer cadáver encontrado en la escena del crimen. Una joven mujer, cuyo cuerpo apareció enterrado dentro de la propiedad, ignorándose cualquier información acerca de ella.

Presionados por la autoridad policial, los Tilden se ven obligados a iniciar la autopsia de esta desconocida, pero pronto tendrán lugar extraños fenómenos dentro del recinto…

Digan lo que quieran del cine de terror, pero por las reflautas que nos da buenas películas cada temporada. Al menos una película del genero cada año, muchas veces hechas con el vuelto del pan, queda dentro de los recuentos del año: El Conjuro, Annabelle, The Babadook, The Witch, It Follows, Don’t Breathe, y la recién estrenada (¡al fin!) La Morgue (The Autopsy of Jane Doe).

Muchas veces son estas historias hechas con pocos recursos pero buenas ideas las que mejor funcionan, precisamente porque son otros los elementos a los que se debe recurrir a fin de que el relato produzca sus efectos. La Morgue, cuyo nombre en inglés alude al genérico con que los anglosajones llaman a los individuos no identificados (el equivalente a nuestros N.N.), es de esta clase de relatos, y es desde su precariedad donde funciona mejor. Menos es más, suele decirse, y esta es una buena prueba de ello.

Pensemos que la historia, de trámite rápido (no alcanza los 90 minutos de duración) es bastante sencilla y tiene lo que necesita para funcionar como se debe:

-Un escenario reducido (la morgue propiamente tal y un par de dependencias aledañas);

-Un elenco más que capacitado para sostener la historia entre ellos. El trabajo de Hirsch y Cox en el rol de padre e hijo que, después de pasar una vida entre cadáveres se han convertido en personajes muy racionales y sin capacidad de asombro, hasta que les llega esta desconocida (gran trabajo de Olwen-Catherine Kelly, en el rol de una antagonista que no necesita más que estar ahí para descolocar a sus eventuales enemigos) que resulta más que un desafío laboral, una carrera por salvar sus vidas.

-El buen manejo de su realizador, el noruego Andre Ovredal, el primero para la industria estadounidense tras una carrera que comenzó con el siglo en su país de origen, quien comprende para dónde va la historia que está narrando, la intensidad, los ritmos necesarios de aplicar para que produzca sus efectos, y lo logra, al menos durante gran parte del metraje (se ha criticado mucho el último cuarto de hora del filme, que parece haber sido concebido a la rápida, y resulta simplón en relación al resto del relato..aunque a estas alturas, uno ha encontrado tan buena la película que puede ser indulgente..mi caso, al menos).

Es cierto que durante la película se ve abundante sangre, tripas y miembros corporales expuestos, pero Ovredal entiende que no están ahí ni por azar ni buscando el mero asco del espectador, sino que simplemente son parte del paisaje (es una morgue, ¿Qué esperaban ver?) El terror, la intimidación no vienen por lo que se ve en pantalla, sino que por lo que no vemos. Lo que esta N.N. oculta y lo que los protagonistas están por descubrir..o lo que está por encontrarlos a ellos, más precisamente.

Sacando cuentas, hay que decir que el saldo es más que favorable. Dije antes que “Menos es más”, y me ha tocado ver muy buenas ideas que han quedado en el camino gracias a los excesos –de todos los tipos- y la falta de visión de sus realizadores. La Morgue funciona por el enorme potencial de su historia, sino también por haber caído en manos de un realizador que supo leerla, entender sus objetivos y tener la claridad y aptitudes precisas para saber contarla.

***1/2

THE AUTOPSY OF JANE DOE

Director: Andre Ovredal

Interpretes: Emile Hirsch; Brian Cox; Ophelia Lovibond; Olwen Catherine Kelly; Michael McElhatton

Terror

2016

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata