el amigable vecino y la pantalla

A propósito de que el fin de semana se celebró el Spiderman Day (no tenía idea que existía, ahora sí) me puse a pensar en el paso del amigable vecino  por la gran pantalla, y lo irregular que ha sido, a lo largo de las casi dos décadas de carrera cinematográfica que lleva.

¿Irregular?¿Cómo, si casi todas han andado muy bien en taquilla? Va más allá de eso. Y  lo pretendo explicar en las siguientes líneas.

Partamos desde el que se considera el punto más bajo de la serie.

Amazing Spiderman 1 y 2 (2012-2014), ambas dirigidas por Marc Webb, fueron el intento de Sony Pictures por rebootear al personaje, sacando provecho del boom de los superhéroes que empezaba a darse con la primera fase del MCU, de la mano de Disney. Con Andrew Garfield en el rol principal, lo cierto es que esta versión ha tenido un lento e intrascendente paso hacia el olvido.

La primera, de 2012, no es mala, pero tiene una ejecución que se disfruta la primera vez, a la segunda está bien, pero a la tercera ya no resiste. Esto hizo que envejeciera muy mal en poco tiempo. De la segunda película, mejor ni hablar: quisieron contar muchas cosas, metieron demasiados personajes, y la película se fue a las pailas. Lo que es una lástima: desperdiciar a un muy buen actor, Andrew Garfield, un tipo que hizo las cosas bien, dentro de lo que se le pedía, y a actores secundarios como Emma Stone (antes de ganarse un Oscar y ser nominada a otro), a Jamie Foxx, a Paul Giamatt, en fin. Nadie se acuerda mucho de esta saga, y a nadie le duele no hacerlo.

La versión MCU –dos películas individuales (Homecoming de 2017 y Far From Home de 2019) más intervenciones en tres películas grupales (Civil War, 2016; Infinity War, 2018 y Endgame, 2019) no está mal, en líneas generales. Tom Holland lo hace muy bien como Peter Parker/Spiderman, pero la perjudica el poner al amigable vecino, tan dependiente de otros personajes, tan Robin de Ironman, teniendo el personaje potencial para brillar con luces propias. No en vano fue el personaje ancla de Marvel por varias décadas. Esperemos que la cosa mejore y Spidey brille por sí mismo, sin ser el segundón de nadie cuando el MCU se retome.

Y sé que muchos odian Spiderman 3 (2007) de Sam Raimi, vale, pero la versión de este director (3 películas del mismo título, en 2002, 20004 y 2007),  con Tobey Maguire sigue siendo la mejor adaptación Live-action del personaje. No puede ser de otro modo si la que podría ser la mejor película de Spiderman (Spiderman 2, 2004) forma parte de esta etapa, filme en que todo está en su lugar, en su medida justa y funcionando a la perfección..

No es la mejor película de Spiderman sólo porque existe la gloriosamente buena Spiderman: Into The Spiderverse, de 2018, película que eleva mucho los estándares del cine animado, del cine de superhéroes y ambos a la vez. No en vano es la primera película relacionada con superhéroes en llevarse un Oscar a Mejor Película, Animada en su caso.

¿Hay futuro para Spiderman en el cine? Definitivamente, es un personaje fundamental del mundo de los superhéroes, y así ha sido por medio siglo. Buenas ideas para con el amigable vecino hay y habrán muchas más. Habrá que esperar que enfoque le darán ahora, dadas las conclusiones de Endgame y Far From Home. Ya estaría bueno que el chico de las telarañas brille con luz propia.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

ALAN PARKER 1944-2020

La carrera del inglés Alan Parker fue bastante extraña. Durante los ’70 y ’80 tuvo una de las filmografías más destacadas del cine británico. Sin embargo, desde la década del ’90 esta se volvió más irregular, haciéndose más ocasional y no siempre con el beneplácito de la crítica.

Retirado desde 2003, Parker partió como productor en el filme musical Melody, de 1971, debutando como director en 1976, con el musical Bugsy Malone. Y en 1978 se apuntaría sus primeros logros con la película Midnight Express, con la que se apuntó distintas nominaciones al Oscar –nominación que repitió en 1987 con el drama contra el racismo Missisipi en Llamas.)

Otras películas que llevan su rúbrica son Fama (1980), Pink Floyd The Wall (1982), Birdy (Alas de Libertad, 1984), Corazón Satánico (1987), Evita (1996), Las Cenizas de Angela (1999), hasta La Vida de David Gale (2003), su despedida de la pantalla.

Dedicado a la actividad académica, Parker falleció hoy, durante la mañana –hora de Chile- luego de prolongados problemas de salud.

QEPD

(2020, ¿no nos has dado suficientes malos ratos ya?)

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

el equipo de los inmortales

Sirviendo en Afganistán, la infante de marina Nile Freeman (Kiki Layne) es degollada por un extremista a quien perseguía. Sin embargo, y sin que nadie pueda explicarlo, esta herida no le causa la muerte y, contra todos los pronósticos, revive un par de días después.

Ya que el ejército no encuentra respuesta al fenómeno, Nile es dada de baja. Sin embargo, al poco rato es abordada por Andy, también conocida como Andromaca de Escitia (Charlize Theron) para incorporarla a un cuerpo de elite integrado por otros personajes como ella: un grupo de guerreros con poderes de autocuración tan potentes, que los han vuelto casi inmortales.

Sin embargo, y pese a sus esfuerzos, la existencia de estos guerreros no ha pasado inadvertida, y una inescrupulosa corporación está tras ellos, y sus increíbles habilidades..

Las circunstancias están haciendo difícil armar la lista de mejores del año. Todos sabemos por qué: se estrena poco, y de lo que se estrena no dan muchas ganas de sentarse a analizar al respecto. No para alguien que no viva de eso ni tenga la urgencia de reseñar al menos.

Con todo, igual se han dejado ver algunas cosas buenas. Hemos dicho antes que las plataformas digitales serán la tabla de salvación de la industria durante este año, y es en ellas donde podemos encontrar títulos cosecha 2020. Y si bien en algunos casos han abusado de la publicidad, de repente caen títulos como La Vieja Guardia, que motivan a darles una mirada.

Estrenada por Netflix, y aprovechando el boom de las adaptaciones de cómics –y ese vacío que están dejando Marvel y DC con sus forzosas detenciones- esta historia, a partir de la serie escrita por Greg Rucka y Leandro Fernández, es otra prueba de ese viejo dicho de que menos es más y, sin grandes pretensiones, termina siendo mucho mejor, o al menos, más entretenida de lo que pensaba. Por lo menos para alguien que no ha leído el cómic.

Porque, muy posiblemente la obra de Rucka tenga algunas lecturas más profundas sobre la inmortalidad, como don y a la vez como maldición (pregúntenle a Wolverine no más), pero el filme, dirigido por Gina Prince-Bythewood, no las toca, o lo hace tangencialmente. Eso podría ser un defecto insalvable si fuéramos parte del fandom más duro de esta historia, pero como no lo somos, concentrémonos en la película, que con lo que tiene, con lo que cuenta, funciona, sin nada de qué avergonzarse ni qué envidiarle a producciones mejor auspiciadas.

Vale, quizás el hecho de tratar sólo a pinceladas su tema de fondo, provoca ciertas lagunas narrativas, obligando a explicar algunas cosas que podrían ser fundamentales para la trama muy a la rápida, pero con un poco de atención, se entienden y no es necesario darles muchas vueltas.

Con Charlize Theron cada vez más en alza dentro del terreno de la acción, convirtiéndose en uno de los rostros femeninos más potentes del género, La Vieja Guardia funciona como divertimento, como filme para pasar el rato. Dudo que se convierta en franquicia (así nos quieren hacer sentir en los minutos finales del filme), pero por ahora está bastante bien. Y dada la contingencia, a mi me alcanza con eso.

***

THE OLD GUARD

Director: Gina Prince-Bythewood

Intérpretes: Charlize Theron; Kiki Layne; Chiwetel Ejiofor; Matthias Schoenaerts; Harry Melling

Aventuras

2020

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

ahora no, quizás más adelante

Bueno, hay que ser realistas.

Se decía que para el segundo semestre estaría todo solucionado y, aunque el gobierno insista en hacernos creer otra cosa, la situación derivada del Covid-19 está lejos de superarse, y para que se acabe el confinamiento, asumámoslo, falta harto.

Digo, a propósito de la noticia que ilustra la imagen. Tenet, de Christopher Nolan, con fecha inicial de estreno para agosto, y la carta con la que los cines reabrirían sus puertas a nivel mundial, fue postergada en forma indefinida. Pese a todos los esfuerzos de su director. No, no más. Así están las cosas.

Lo mismo corre para Mulan, 007 No Time To Die, y ahora se suma El Conjuro 3. Muy probablemente Wonder Woman 84 y Black Widow, que también habían aplazado sus estrenos para esta parte del año van a postergarse. Soul, de Pixar, está en la cuerda floja también.. Y Duna, hasta ahora la única que podría no verse afectada, con fecha para diciembre, también está en veremos.

No están las cosas para romper el confinamiento, la verdad sea dicha, por lo que todas las actividades que involucren concurrencias masivas, están congeladas, y el cine no es la excepción.

¿Qué opción queda? Correr todo lo que se iba a estrenar hasta el próximo año. Es decir, lo que aparecería en 2020, que sea en 2021, lo del 2021 a 2022, y así. Porque 2020, para los blockbusters, y por duro que suene, es perdido.

Por un lado, insisto, no están las condiciones para salir del confinamiento. Y aún así, si estuvieran dadas, ¿qué se va hacer?¿Juntar las películas postergadas con las que mantienen su fecha de estreno? Sería un caos. No hay tantas salas, ni tanto tiempo, ni, en esta época, tanto en el bolsillo. Un balazo en el pie, y otro directo a la cabeza para la industria si procede de esta forma.

Aplazar las grandes producciones no más. Y por el momento, para no caer en déficit, estrenar en streaming o en formato on demand todas las demás producciones de menor jerarquía. Esas que duran dos semanas en cartelera y se desinflan a la tercera, porque no generan la ansiedad de repetírselas, o porque el revisionado sale caro.

Así hicieron con Trollz World Tour, por ejemplo, o Scooby!, que han gozado una mucha mejor salud en formatos caseros que en salas (pagas los siete mil pesos que cuestan, aproximadamente, en Apple TV, y puedes verlas todos los días, legalmente, y si se agota, la vuelves a comprar, sin echarte más de treinta mil en entradas y pop corn de una sola vez). La segunda película de los Minions puede ir por ese lado también. Lo mismo corre para las producciones que se han estrenado directamente o coproducidas por Netflix, Amazon Prime o similares.

Es una opción muy válida para salvar el año y no quedar con los números tan rojos, sobre todo con títulos que en una temporada normal tampoco aportan resultados extraordinarios.

Y así va a ser la cosa de aquí hasta un buen par de meses más. Diría que hasta fin de año. O al menos hasta que la situación se normalice un poco. Porque antes de ir al cine, pensemos en que podamos andar por la calle con relativa calma primero.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

(al cierre de esta publicación, se confirma que The French Dispatch, de Wes Anderson, se mueve para 2021…otra más..o debo decir otra menos?)

de despistada, nada

Cher Horowitz (Alicia Silverstone) es una adolescente normal.

Hija de un influyente abogado de Los Angeles (Dan Hedaya), asiste a un exclusivo colegio y vive su vida entre las clases, divertirse con su amiga Dionne (Stacey Dash), salir de compras y conocer chicos guapos. Claro, a veces decide hacer algo más por otras personas, como lograr que Tai (Brittany Murphy), otra compañera de clases, encuentre al hombre perfecto.

Pero ojo, no juguemos a Cher de entrada, en realidad es mucho más que un rostro bonito y bien vestido. No, por el camino va aprendiendo mucho de la vida, y de sí misma, sobre todo a valorarse por lo que es.

Por ahí va la premisa de Clueless (a.k.a. Ni Idea), esta gran comedia de 1995, dirigida por Amy Heckering y que inmortalizó a Alicia Silverstone por los siglos de los siglos.

Hay que decirlo, estamos ante una película que no tiene un pelo de tonta, sino que por el contrario, es un filme sorprendentemente astuto. Vale, estamos ante una comedia adolescente sobre chicas abc1 cuya vida gira en torno al último grito de la moda, pero no se queda en el estereotipo, evitando caer en lugares comunes dentro del género.

Pudiendo hacerlo, pero Heckering, que ya tenía experiencia en comedias sobre colegiales (Fast Times At Ridgemont High, otra cinta que era más de lo que daba la impresión de ser) prefiere evitar el chiste fácil y la obviedad, lo que ciertamente pone a Clueless varios escalones más arriba que el promedio de la comedia de colegiales.

Eso hace que le tengamos cariño a Cher, un personaje que en un filme estándar, terminaríamos odiando (¿Quién en las películas de terror, suele ser de los primeros personajes en morir? Cierto, la rubia popular), y queriendo que salga adelante y alcance su felicidad.

Cher va aprendiendo que el mundo va más allá del walk-in-closet, que hay vida más allá del mall, y que ella puede dar mucho más a la humanidad que consejos de moda, al mismo tiempo que se va conociendo mejor a sí misma, descubre virtudes y atributos que hacen que se valore más a sí misma.

Al mismo tiempo que aprende a conocer mejor a los demás, como sucede con su medio hermano Josh (Paul Rudd, siendo ese amigo que todos queremos tener desde tiempos inmemoriales), universitario e intelectual, con quien choca desde la primera vez que se ven, pero cuya relación va cambiando con el correr de las semanas.

Todo ello, sin dejar de ser lo que es, lo que la define dentro de su entorno y hace que las personas que la quieren, lo sigan haciendo..

Filme icónico por donde se le mire (entre Clueless y los videoclips de Aerosmith hicieron de Silverstone uno de los rostros más reconocibles de la década), y que hizo escuela (pensemos en Legalmente Rubia, Chicas Pesadas, y otros chick flicks que siguieron esta misma senda) Clueless este fin de semana celebró sus 25 años, y ya circula por ahí la edición aniversario de rigor. Consulte en su tienda de películas favorita.

Ahh,si la gente cuica fuera como Cher, otro gallo les cantaría. Nos caerían mejor, de hecho.

****

CLUELESS

Director: Amy Heckering

Intérpretes: Alicia Silverstone; Stacey Dash; Paul Rudd; Brittanny Murphy; Breckin Meyer; Dan Hedaya;Jeremy Sisto; Wallace Shawn

Comedia

1995

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

PD: Por nosotros habrán pasado 25 años, pero por Alicia y por Paul Rudd, pasaron de largo:

un primer (y gran) paso en la evolución

Por difícil de creer que parezca, hace apenas veinte años los superhéroes no eran el sostén de la industria cinematográfica que son hoy por hoy. Eran más bien el género cacho.

No se hacían muchas películas relacionadas al género, lo que se estrenaba distaba de tener una calidad medianamente digna, y eran raras las superproducciones basadas en estos personajes como motivo principal. Especialmente después del desastre que fue Batman & Robin en más de un sentido.

Pasaría mucho tiempo todavía, antes de que Batman Begins (2005) y Ironman (2008) cambiaran las cosas. Pero en julio de 2000, una película fue un hito no menor en la relación entre superhéroes y cine. Un aviso potente de lo que se venía.

Precisemos algunas cosas. Cuando hablamos de X-Men hablamos del cómic de superhéroes más popular de todos los tiempos (su número 1, en 1991, fue el primer cómic regular en superar el millón de copias vendidas). Y su versión cinematográfica era una de las más esperadas de la historia. La presión sobre el director Bryan Singer, incluso en aquellos años en que el fandom no era tan salvaje y visceral como el actual, era enorme. Pero sacó adelante la tarea.

Partamos un poco repasando la historia: la evolución de la especie humana ha llegado a un punto tal, que se ha hecho evidente la existencia de la raza mutante, seres dotados de habilidades y capacidades especiales, naturalmente, y por nacimiento. Esto, claro, no es bien visto por la generalidad de la sociedad, y el Congreso estadounidense está por aprobar un Acta de Registro Mutante, que representantes de esta raza ven como un amenaza a sus libertades personales.

El debate es seguido con interés por dos reconocidos líderes dentro de la comunidad mutante: el profesor Charles Xavier (Patrick Stewart), quien aboga por la coexistencia pacífica entre mutantes y humanos, y Erik Lensherr, conocido como Magneto (Ian McKellen), defensor de la vía armada por la reivindicación de su especie.

Mientras, en un rincón de la carretera, un huraño viajero llamado Logan (Hugh Jackman), quien se dedica a pelear en combates clandestinos a cambio de algunos cuantos dólares, se ve obligado a tener de compañera de viaje a Rogue (Anna Paquin), una adolescente que acaba de escapar de su casa, sin saber que están a punto de involucrarse en un conflicto cuya magnitud desconocen…

Dije que Singer la tenía difícil no sólo por la importancia histórica de X-Men en cuanto cómic y en cuanto relato sobre la discriminación (Stan Lee más de una vez asoció a Xavier y Magneto con Martin Luther King y Malcom X), sino también por el desdén de la industria cinematográfica de su época por los superhéroes. Hace dos décadas nadie hablaba de MCU, ni nadie tenía idea de quien era Kevin Feige. Los superhéroes, dije, eran un cacho para los estudios, y las películas se hacían más que nada para que los estudios no perdieran los derechos sobre personajes y franquicias.

Por eso, se vio enfrentado a un presupuesto y un respaldo realmente acotados, lo que obligó a Singer a ser más inteligente, o al menos más práctico.

Así, si bien a los ojos del espectador acostumbrado a la fórmula MCU (con todas sus virtudes, defectos y lugares comunes), la forma de narrarse esta historia podría resultarle extraña, lo cierto es que X-Men es una historia que equilibra perfectamente sus dos motivos principales: la historia de personajes de capacidades extraordinarias en permamente conflicto, por un lado, y el relato sobre la discriminación y las distintas maneras de enfrentarla, por el otro.

X-Men evita los clichés y lugares comunes del género, sostenido en un guión ágil, que entiende perfectamente el quid de la historia, resolviendo con inteligencia las distintas capas que van dando forma a esta historia, responder el quién es quién en la misma, y sin insultar la inteligencia del espectador. Sin olvidarse, claro, que estamos en un filme de aventuras: en X-Men no hay un momento de desperdicio. En todas sus secuencias sucede algo interesante, algo entretenido o digno de comentarse.

Todo ello con un casting encabezado por los sólidos Patrick Stewart e Ian McKellen, quienes encarnan a la perfección la situación entre Xavier y Magneto, el lugar que ocupan en el relato, y como el conflicto entre ambos resume la situación mutante en el mundo. Y claro, no vamos a dejar de celebrar el descubrimiento que fue Hugh Jackman, pocas veces se había visto tal química entre personaje e intérprete. Que Jackman encarnara al mismo personaje (Logan/Wolverine) en nueve películas por casi dos décadas, sin saturar, es prueba de ello.

X-Men no fue sólo el muy buen comienzo para una de las franquicias más importantes dentro de la relación entre cómic y cine (que, ciertamente, mereció un mejor cierre, si ponemos frente a frente este capítulo y la triste Dark Phoenix, del año pasado), sino también un hito gigantesco en la evolución de las adaptaciones al cine de los personajes del cómic. Una cinta que veinte años después de su estreno y con medio centenar de filmes relativos al tema estrenados entre medio, no ha perdido una coma de su valor.

****

X MEN

Director: Bryan Singer

Intérpretes: Patrick Stewart; Ian McKellen; Hugh Jackman; Halle Berry; Anna Paquin; James Mardsen; Ray Park; Famke Janssen; Rebecca Romjin; Bruce Davidson; Tyler Mane

Superhéroes

2000

fretamalt@hotmail.com   @panchocinepata (Twitter/Instagram)

a una década del origen

Es cierto. The Dark Knight Rises estuvo muy por debajo del nivel de su antecesora. Había que ser licenciado en astronomia, física y demás ciencias exactas para entender Interstellar, y a Dunkirk, aunque me pareció muy buena, no fue tan power como el ruido que hizo.

De la incertidumbre sobre si se va a estrenar o no Tenet por la pandemia, mejor ni hablar.

Pero un día como hoy, hace 10 años, Christopher Nolan estrenaba Inception: El Origen.. Un filme que resultó ser mucho más que eso, sino que se convirtió en una invitación a vivir una experiencia cinematógrafica inedita, mediante la cual Nolan jugaba como un niño con las distintas maneras de narrar una historia, multiplicando el potencial del cine a límites pocas veces visitados.

Contando una misma historia (la incursión de un grupo de estafadores profesionales a través del subconsciente de sus víctimas), pero a través de distintas dimensiones, Inception va mucho más allá de ser un gran thriller. Es un viaje por diversos planos narrativos, que desafía al espectador a poner todos sus sentidos en alerta, para concentrarse absolutamente en lo que está viéndose en pantalla.

Esta es una película única, inevitable e irrepetible, que invita a poner atención, porque todo lo que se ve en pantalla, importa para entender la historia y su solución.

Digan lo que quieran de lo que ha hecho Nolan en sus últimos filmes, pero en dos años hizo The Dark Knight e Inception. Con eso, creo yo, es más que suficiente para poner el nombre de don Christopher en la galería de los grandes.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

KELLY PRESTON 1962-2020

Este año ya está cayéndome mal…

Hay intérpretes que puede que nunca hayan tenido un papel protagónico en su vida, pero de todos modos se hacen notar en papeles un poco más secundarios. Kelly Preston fue una de ellas. A lo largo de su carrera, fueron pocos los roles de protagonista que ostentó durante ella, ejerciendo personajes secundarios o de apoyo, lo cual no tiene por qué ser motivo de vergüenza.

Así, sin ser personaje principal, su rostro se hizo familiar desde mediados de los ’80, en cintas como Christine (1983), Gemelos (1988), Jerry Maguire, Del Crepúsculo Al Amanecer (1996), Batalla Final Tierra (2000), El Gato y su Sombrero Mágico (2002), Sky High (2005) o Sentencia de Muerte (2007). Siempre de pareja, de mamá, de hermana, de familiar de un protagonista, pero sabíamos que estaba ahí.

Casada con el actor John Travolta, con quien compartió escena en su último trabajo, Gotti (2018), falleció esta madrugada –hora de Chile- víctima de un cáncer mamario, en la ciudad de Houston, Texas.

Q.E.P.D.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

ENNIO MORRICONE 1928-2020

Decir que con Ennio Morricone se cierra un capítulo grandioso de la historia del cine, no es un eufemismo o frase hecha. Es la verdad.

A los 91 años, Morricone falleció en una clínica de Roma, a la que fue internado luego de un accidente doméstico.

Destacando como músico desde temprana edad (entró al Conservatorio con apenas doce años), Ennio Morricone incursionó en la musicalización de programas de radio y obras de teatro, hasta que a mediados de los cincuenta registró sus primeras composiciones para cine. Ya en la década siguiente adquiere popularidad al musicalizar los legendarios spaghetti western de la mano de Sergio Leone. Desde ahí, no se detuvo más y su carrera fue siempre ascendente.

Más de seis décadas de trabajo, que abarca más de quinientas bandas sonoras a su haber, cuesta resumir el trabajo de Morricone, quien hizo de la composición de música para cine un arte tan grande como aquel en cuyo alero éste se desempeñó. Su labor fue reconocida con diversos premios a lo largo de su carrera, incluyendo un premio Oscar honorífico, y un Oscar como Mejor Música Original en 2016, por The Hateful Eight, de Quentin Tarantino, reconocido fanático de su obra.

Para conocerlo mejor, existe un compilado publicado en 2000, titulado The Very Best Of Ennio Morricone, y hay abundantes playlist suyas en Spotify.

Descanse en paz, maestro, y gracias por tanto.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Snyder’s Cut: pensando en frío

Sé que ha pasado harto tiempo, mucha agua bajo el puente y tal vez sea noticia vieja a estas alturas (aunque por la cantidad de rumores, chismes y dimes y diretes que han salido últimamente, lo dudo), pero no quiero dejar sin referirme al tema del momento de aquí a los próximos meses. La gran noticia cinematográfica a nivel mainstream en este año que de movido ha tenido poco. Además, sirve para analizar, medianamente en frío, la situación.

La historia del Justice League: Snyder’s Cut arranca con la irregular recepción crítica y de taquilla de Batman Vs Superman y Suicide Squad, en 2016. Warner Bros se asusta, cancela varios de los proyectos que tenía en carpeta.

Y aunque la muy buena acogida de Wonder Woman, en 2017, calmó un poco las cosas, lo cierto es que el temor ya se había instalado y, aprovechando un difícil momento personal de Zack Snyder, director de BvS y de Justice League, la que sería la piedra angular del universo cinematográfico de DC, contrató a Joss Wheddon, el hombre tras las dos primeras películas de los Avengers, para codirigir esta última cinta.

Así, llegamos a noviembre de 2017. Liga de la Justicia se estrena, con una taquilla muy por debajo de la esperada, una tibia recepción crítica, y el desdén de la gran mayoría de fans. La sensación de que Warner y Wheddon intervinieron demasiado en lo que había hecho Snyder empieza a  crecer, y surge este rumor de que existía una versión de la película según lo que filmó Snyder, empezando la presión pública por liberar esta versión, surgiendo el mito del Snyder’s Cut.

Tras años de rumores, que fue negado por el estudio, por DC Comics e incluso por parte del elenco, en mayo se anunció que, a través de HBO Max, confirmando su existencia, el Snyder’s Cut verá la luz durante el próximo año.

¿Qué esperar de este corte? Es claro, una película total o parcialmente distinta de lo que fue. Es un hecho que el villano principal y el foco de esta historia va a ir por otro lado, el primer teaser liberado hace unos días –de menos de un minuto- ya nos habla de Darkseid. Pero hasta no tener un tráiler oficial o más información de parte de Warner o HBO, mejor mantener la mesura.

Es que de aquí a que se estrene (el anuncio sólo dice 2021, sin día ni mes específico) o salga un primer tráiler, todo lo que vendrá serán rumores, trascendidos, lloverán las fake news. Bastará que alguien haga un fan art, se viralice y no va a faltar quien lo vea como noticia. Fans del mundo, ya hemos caído muchas veces en esta práctica, y el costalazo ha sido doloroso.

Mesura, por favor. Sabemos que el Snyder’s Cut será una película más o menos diferente de la Justice League estrenada en cines. Y eso significa que puede ser mejor, y también peor, que la que se estrenó. 50 y 50. Estamos, además, en una época en que el fandom está más empoderado que nunca, y lamentablemente el más influyente es el más tóxico, que siempre va a encontrar algo por donde destruir las cosas (pregúntenle a Rian Johnson, su único pecado fue salirse un pelo del modelo para armar de Star Wars y lo crucificaron, de lo que pasó con Kelly Mary Tran mejor ni hablar). Así que no quiero imaginar cómo se van a poner si el famoso corte del director, ese por el que presionaron más de dos años, no sea lo que esperaban.

Prueba de ello es la que se reportó a las pocas semanas desde la confirmación del estreno del Snyder’s Cut, que hubo personas que botaron a la basura, quemaron, destruyeron de alguna manera sus dvd o blu-rays de Liga de la Justicia. Está bien, son suyos, pagaron por ellos, hagan lo que quieran. Pero…¿Y si el Snyder’s Cut no es lo que esperaban? Supongamos que la respuesta es tan negativa, que la Warner Bros decide no lanzar esta versión en físico. Perdieron como en la guerra, y los que aún tenemos nuestras copias…bueno, saquemos la calculadora y veamos cómo sube la cotización de éstas.

Sé que la noticia es para emocionarse, y las posibilidades que ofrece este estreno de cara a una nueva y gigantesca etapa del universo fílmico de DC Comics. La noticia de la llegada de Michael Keaton de regreso al personaje de Batman es la primera de muchas cosas que están por pasar. Pero esta es una noticia, medianamente oficial, y ni siquiera directamente relacionada con el corte del director. Una de muchas que aparecerán, y no todas serán de fiar.

Soy de esa minoría que, con todos sus bemoles, disfrutó Liga de la Justicia. Y que, honestamente, no me iba ni venía el Snyder’s Cut. Si existe, bienvenido sea, una oportunidad más para ver a  nuestros personajes favoritos. Si es mejor o peor, bueno, ya veremos. Lo único que sugiero, es tratar de mantener la cabeza y la sangre frías.

Lo digo por el bien de nuestras películas favoritas, y por nuestra salud mental como fanáticos.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

cine, música, tv, literatura y otros éxitos del pop