10 Años

Nací con tinta en las venas. O kilobytes. O caracteres. Como quieran.

Desde que tengo uso de razón que he llenado mi disco duro mental con información y datos que quizás no debía aprender de esta forma (muchas veces a costa de otras cosas que sí debí retener mejor), y casi desde la misma época que vengo sintiendo la necesidad de compartirlo…porque de no hacerlo, lo más probable es que hubiera terminado en el diván del psiquiatra.

Siempre lo tuve claro. El problema era ¿cómo?¿dónde?¿con qué?

Los diarios murales y alguno que otro aporte a las revistas del colegio o universidad fueran buenas opciones, pero eran ocasionales. Luego vinieron los foros de internet (¡cómo olvidar al gran Raw Is Chile!, gran campo de pruebas de lo que vendría años después) y hasta Fotolog, con todas sus limitaciones (sólo una publicación diaria, cinco mil caracteres máximo) cumplía un buen rol, hasta que se llenó de reggetoneros y pokemones en busca de cámaras gold.

Así llegamos a marzo de 2008.

Para entonces había dado de baja mi viejo computador, atinando con el desarrollo y adquirido mi primer notebook, lo que me ayudó a aumentar exponencial y cualitativamente la cantidad de películas que había visto. La necesidad de sacar todo eso que entraba en mi cabeza tenía que ser saciada de alguna manera.

Por obra de las redes sociales, los foros y newsboards habían perdido el vigor que tenían apenas un año o dos antes. Fotolog estaba colapsado a causa de una guerra entre tribus urbanas más preocupadas de ganar seguidores que de aportar contenidos interesantes (más o menos lo mismo que pasa con un número creciente de youtubers) y armar una web entera sólo para dar opiniones, me parecía excesivo.

No pasó mucho antes que diera con la respuesta: los blogs.

Ya había visitado algunos. Principalmente blogs de escritores como Alberto Fuguet y Francisco Ortega (dos nombres clave en el proceso que inicié por aquel entonces). Al poco tiempo dí con la primera versión del blog de Hermes. Y ahí entendí claramente lo que debía hacer.

Adapté el Nick que venía utilizando desde la época de Raw Is Chile, uniéndolo con una palabra que leí en el blog de Fuguet, y que me hizo sentir plenamente identificado. Como nunca he tenido la intención de ganar plata con esto, ¿qué problema podría haber? El propio AF me daría su bendición algún tiempo después. Así, el 24 de marzo de 2008 publicaba mi primera entrada bajo el nombre de “LoboCinépata”.

Como dije, lo último que he buscado con este blog ha sido hacer dinero. Sólo buscaba un espacio para compartir y publicar toda esa información que tenía –y sigo teniendo- en mi mente, antes que eso me mandara a la casa de orates. O incluso más que eso, lo que quería era encontrar un canal donde hablar de lo que más me gusta. De cine, música, libros, cómics, cultura pop en general, y lo que éstas expresiones me hacen sentir.

Cuando partí, pensé que bastaría con un par de meses. Mientras me desahogaba.

Y todo creció más rápido y más grande de lo que pensaba.

Pues nunca pensé que realmente habría gente interesada en lo que escribía.

Ya sean cieno, doscientas personas (quizás no sea mucho, pero considerando que no vivo exclusivamente de bloguear, ni tengo tantos contactos o auspicios, no puedo quejarme), las 900 que llegaron a ser en algún momento, o sean diez o veinte personas, son diez o veinte que se tomaron su tiempo para leerlo.

Para mí, es motivación más que suficiente para seguir dándole.

Ya van más de 1300 publicaciones.

Ya van diez años.

Gracias a todos por su atención, su apoyo y su paciencia. Son vitales para seguir en esto diez años más.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

Anuncios

The Killing Joke: 30 años de un hito del cómic

Se hacen treinta años desde que se publicó Batman: The Killing Joke, una de los relatos más importantes dentro del cómic de superhéroes de las últimas décadas, especialmente en lo relativo a Batman. Se trata de un acontecimiento no menor en la historia editorial de mi personaje favorito del cómic…y de mi villano favorito del cómic…así que procedo a enumerar las razones por las cuales opino lo anterior:

1.-Fue publicada en marzo de 1988, con argumento y guión de Alan Moore, creador de obras fundamentales del cómic de todos los tiempos como V for Vendetta y, especialmente, Watchmen, quien venía de escribir para DC Comics, un par de relatos clásicos de Superman como “Para El Hombre Que Lo Tiene Todo” y la imprescindible “¿Qué Pasó Con El Hombre Del Mañana?”.

2.-Fue dibujada por Brian Bolland, dibujante británico formado en la escena independiente de su país, ilustrando títulos como 2000 AD o Judge Dredd. Tras realizar para DC Comics la saga fantástica Camelot 3000, asumió la tarea de ilustrar la historia de Moore. Sería su último trabajo como dibujante de historias antes de concentrarse en la elaboración de portadas, posters e ilustraciones aisladas.

3.-The Killing Joke fue la tercera obra, tras The Dark Knight (Frank Miller, 1986) y Año Uno (otra vez Frank Miller, junto a David Mazzuccelli) que fueron las grandes responsables de reposicionar a Batman como el gran personaje de la DC Comics, junto con Superman y Wonder Woman, y que se vería ratificado con la película de Tim Burton, al año siguiente.

4.-Moore concibió esta historia, al igual que lo hizo con “¿Qué Pasó Con El Hombre Del Mañana?”, como un cierre para la historia de Batman en el llamado universo Pre-Crisis. Como hemos conversado antes, la miniserie Crisis On Infinite Earths fue escrita y publicada para terminar con el desorden existente en el Universo DC, reiniciándolo y reescribiendo en gran parte la historia de sus personajes principales. Y si bien “¿Qué Pasó…?” alcanzó a publicarse antes de terminarse Crisis… The Killing Joke no corrió la misma suerte y salió a la venta mucho después. La calidad superior de esta historia no podía ser dejada de lado y la DC Comics optó por mantenerla dentro del cánon batmaniano, de manera de que no perdiera su tremendo valor.

5.-Batman, cuestionándose seriamente la relación que lo vincula con The Joker, su más clásico enemigo, pensando en que ésta los va a llevar inevitablemente a destruirse entre sí tarde o temprano, descubre que éste se ha fugado nuevamente desde el Asilo de Arkham. Hecho una furia, Batman se lanza en su búsqueda.

A las pocas horas, el Joker irrumpe en el departamento del comisario, James Gordon, disparando a quemarropa a su hija Barbara, dejándola inválida en el acto, y secuestrando al propio comisario, con el fin de “probar una teoría”, al mismo tiempo que su mente se ve dominada por imágenes protagonizadas por un total perdedor, imágenes que mucho tiene que ver con el pasado del demente criminal.

6.-Aunque Alan Moore no quedó conforme con el resultado final (¿les sorprende?), la historia fue celebrada no sólo por la grandeza de su relato, la importancia de los hechos de que se trata. No en vano, estamos ante el que podría ser la génesis definitiva del Payaso Príncipe del Crimen de Gotham, definiendo las principales características del personaje, y a la vez marca uno de los hitos más dolorosos en la evolución histórica de Batman, cual es el atentado sufrido por Barbara Gordon. A ello hay que agregar el espectacular dibujo de Bolland, visualmente impactante y totalmente funcional al relato.

Por otra parte, es considerada junto a Watchmen y The Dark Knight Returns una de las obras que contribuyó, a fines de los ’80, a la reconstrucción del género de superhéroes,y a su revalorización. Que hoy los superhéroes sean uno de los pilares de la industria del entretenimiento, ciertamente se debe a la influencia que obras como ésta han dejado en la cultura popular.

Muchos de los conceptos y lineamientos trazados en The Killing Joke, fueron recogidos en trabajos posteriores, incluso fuera del cómic, principalmente en Batman: The Animated Series, y las películas de Tim Burton y Christopher Nolan beben bastante del trabajo de Moore y Bolland.

7.-The Killing Joke puede apreciarse desde varios frentes: como historia de origen; como ejemplo de relación causa-efecto (ya saben eso que dicen que Batman es el causante de los males de Gotham) pero por sobre todo, establece el paralelo entre héroe y villano, estableciendo a ambos personajes como semejantes, tan brillantes como desequilibrados por igual, apenas separados por una delgada línea sobre la cual uno ha conseguido caminar sin desmoronarse, mientras el otro ya cayó hace mucho.

8.-Fue publicada, como dijimos, en 1988, en ediciones tipo Prestige (como la que en su oportunidad fue lanzada por la española Zinco) pero también en versiones más económicas, aunque de menor calidad, como la publicada en 1993 por la argentina Perfil (y, tristemente, se notaba). Ha sido reiteradamente publicada en el primer formato tanto en inglés como en otros idiomas (por editoriales como Vid, Norma, y recientemente por ECC).

9.-Con motivo de su aniversario 20°, en 2008 se publicó una versión “remasterizada” consistente en una edición en la que Brian Bolland modifica el color de John Higgins, de manera que dicha presentación la acercara más al género noir que Bolland quería en un principio darle al relato. Fue publicada en Chile en 2011 por Unlimited, y es frecuentemente relanzada en español.

10.-The Killing Joke fue adaptada al formato animado en 2016, que tuvo como gran virtud reunir al elenco original de voces de Batman: The Animated Series. Esto es, Kevin Conroy (Batman), Mark Hammill (The Joker) y Tara Strong (Barbara Gordon/Batgirl). Si bien la adaptación era más que correcta, el agregado de un prólogo que originalmente no venía en la historia original no fue del agrado de todos los fans.

El punto es que así llegamos a los 30 años de esta historia. Búsquenla, léanla, disfrútenla, recomiéndenla, pero sobre todo, tengan un buen día..después de todo, un mal día puede enloquecer a cualquiera…

Con esta entrada, el blog entrará en receso por vacaciones. Muy probablemente volveremos a encontrarnos cerca de Semana Santa. Por el momento, pueden contactarme a través de Facebook, Twitter e Instagram.

Pórtense bien, cuídense, vean hartas películas y series, lean harto, y nos vemos en un par de semanas más.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

la moral Appatow

El tema de la comedia en el cine estadounidense es bastante cíclico, y se da por generaciones. En su minuto aparecieron los clásicos (Chaplin, Laurel & Hardy, Buster Keaton). En algún momento estuvieron Bill Murray, Chevy Chase, Eddie Murphy, y más tarde Jim Carrey, Adam Sandler, Will Ferrell, Ben Stiller, Tina Fey, Amy Poelher, Sarah Silverman y en general, todos aquellos rostros salidos de Saturday Night Live y la escena stand-up. Y a fines de la década pasada surgió lo que algunos llaman la generación Appatow.

Nombres clave de esa generación, surgida al alero del director, productor y guionista Judd Appatow son Steve Carell, Seth Rogen, Jonah Hill, Bill Hader, Paul Rudd, Jason Segel, Russell Brand, James Franco, provenientes en su mayoría del mundo del sitcom (The Office, Freaks and Geeks, How I Met Your Mother), y que se hicieron nombres conocidos por un puñado de filmes que repasaremos a continuación, que tuvieron su apogeo en la segunda mitad de la década del ’00, por lo que todos ellos ya cumplieron, cumplen o cumplirán la década de existencia en el actual lustro.

La gran gracia de las comedias del estilo Appatow…o la moral Appatow si prefiere, radicaba en que sus historias podían ser protagonizadas por cualquier individuo. El único que, en la “generación” anterior representaba ese tipo de personaje era, en varios de sus casos, Ben Stiller (Carrey, Sandler y Ferrell encarnaban arquetipos más bien irreales). Obviando algunos aspectos muy precisos, sus personajes viven situaciones que le podrían pasar a cualquier hijo de vecino.

Y si bien es cierto hay abundante humor de camarín y de doble sentido, tan habitual en el humor estadounidense de las últimas décadas, lo cierto es que no se queda en eso, sino que es una mirada bastante aguda e inteligente a las relaciones personales, el quiebre de éstas, y como enfrentarlos y superarlos. Y superarse a uno mismo.

Los personajes de Appatow pasan por situaciones jocosas y absurdas, pero recorren un camino por el cual llegan a ser mejores personas.

Repasemos por orden cronológico los grandes hitos de la moral Appatow.

VIRGEN A LOS 40 (The 40 Year Old Virgin; Director: Judd Appatow, 2005)

Llegando a los 40 años, Andy (Steve Carell) tiene una vida bastante rutinaria: va a su trabajo, en una tienda de artículos electrónicos, ve películas y juega videojuegos en la impresionante sala de video que tiene en su casa, y tiene una gigantesca colección de cómics y figuras de acción, pero no deja de pensar que algo le falta en su vida. Lo más parecido que tiene a un grupo de amigos, sus compañeros de trabajo, notan que nunca ha tenido una relación de pareja estable. Peor incluso, nunca ha tenido relaciones sexuales con nadie, por lo que inician una insólita campaña destinada a encontrarle la pareja perfecta, con insólitos resultados.

Sin embargo, la pareja perfecta para Andy estará más cerca de lo que el sospecha, y para conquistarla, de a poco irá descubriendo que sólo depende de sí mismo para ello.

Actúan también: Paul Rudd, Seth Rogen, Jane Lynch, Catherine Keener, Leslie Mann, Elizabeth Banks y Kat Dennings.

LIGERAMENTE EMBARAZADA (Knocked Up; Director: Judd Appatow, 2007)

Allison (Katherine Heigl) es una joven periodista de 24 años, con una promisoria carrera en un importante canal de televisión por delante. Ben (Seth Rogen) es un vago sin mucho motivo para levantarse temprano que jugar ping pong con sus igualmente haraganes amigos, fumar yerba y tratar de levantar sitios web supuestamente eróticos. Una noche, ambos coinciden en una fiesta y tras algunos tragos de más, pasan la noche juntos.

Sin embargo, de esa relación casual de la que ninguno de los dos recordaría mucho al otro día, queda una secuela inesperada: Allison queda embarazada. Y aunque sabe que podría comprometer su carrera, está decidida a tener el bebé. Ben dice apoyarla, sin embargo, su inmadurez será el principal obstáculo a enfrentar en la nueva vida que están iniciando juntos.

Actúan también: Jonah Hill; Leslie Mann; Paul Rudd; Jason Segel; Kristen Wiig y Jay Baruchuel

SUPERCOOL (Superbad; Director: Greg Mottola, 2007)

Es el último día de secundaria para Evan (Michael Cera) y Seth (Jonah Hill) y la última oportunidad para este par de perdedores para conquistar a las chicas que les gustan. Y lo harán si llegan a la fiesta que una de ellas dará en su casa con abundante alcohol para todos los asistentes. El problema es que ninguno tiene edad para comprarlo, por lo que recurren a McLovin (Christopher Mintz-Plasse), el único compañero que puede ser aún más perdedor que ellos, pero que tiene licencias de conducir lo bastante bien adulteradas para poder comprar el licor sin despertar sospechas.

Todo parece fácil, hasta que su mala suerte innata hace de las suyas justo cuando van camino de la fiesta.

Actúan también: Seth Rogen; Bill Hader y Emma Stone.

PINEAPPLE EXPRESS (Director: David Gordon Green. 2008)

Dale (Seth Rogen) es comprador habitual de Saul (James Franco), un microtraficante de marihuana. Cierto día, poco después de comprar un poco de mercadería, y mientras hace su trabajo de mensajero judicial, presencia un crimen cometido por una policía corrupta y un aspirante a estrella de rock, y en la confusión, pierde parte de la yerba adquirida. Con la policía y los asesinos pisándoles los talones, Dale y Saul se verán obligados a compartir la fuga…

Actúan también: Danny McBride; Rosie Perez; Amber Heard; Craig Robinson; Bill Hader; Gary Cole.

FORGETTING SARAH MARSHALL (Director: Nicholas Stoller, 2008)

Peter (Jason Segel) es un músico en crisis: muy cómodo en su trabajo estable como musicalizador de series de televisión, vive su vida en piloto automático, sin muchos motivos para esforzarse. Peter tiene una novia, Sarah Marshall (Kristen Bell), que se ha vuelto una popular actriz de series policiales, aunque su relación tampoco parece funcionar muy bien, hasta que finalmente Sarah lo deja, harta de su actitud.

Deprimido, Peter intenta superar su situación, volviéndose un mujeriego y un vividor, sin éxito. A sugerencia de su hermanastro, decide desconectarse de todo y darse unas buenas vacaciones en Hawaii. Todo parece ir bien hasta que llega al mismo hotel Sarah, ahora acompañada de su nuevo novio, un desordenado rockstar inglés (Russell Brand).

Actúan también: Bill Hader, Mila Kunis, Jonah Hill, Paul Rudd, Jason Bateman.

HAZME REIR (Funny people; Director: Judd Appatow, 2009)

George Simmons (Adam Sandler…sí, en una de sus últimas actuaciones antes de convertirse en un intérprete irritante), uno de los comediantes más populares del cine, ha sido diagnosticado con una enfermedad terminal, irrecuperable, quedándole poco tiempo de vida. Sintiendo que no deja nada en el mundo que valga la pena, decide apadrinar a Ira Wright (Seth Rogen) un joven comediante de stand-up, ayudándolo a abrirse paso en el ambiente. Pronto la relación maestro-discípulo pasará a una amistad a toda prueba entre ambos.

Esta debe ser la película más seria de Appatow hasta la fecha (aunque luego vendría la comedia dramática This Is 40, en 2012, mucho más seria que ésta) y su última experiencia como director por un buen rato. Appatow sólo volvería a la dirección en 2015, con la notable Trainwreck, protagonizada por Amy Schumer.

Actuan también: Leslie Mann; Eric Bana; Jonah Hill y Jason Schwartzmann

TE AMO, BROTHER (I Love you, Man; Director: John Hamburg. 2009)

Mi favorita del lote.

Un exitoso agente inmobiliario, Peter Klaven (Paul Rudd), acaba de comprometerse con Zooey (Rashida Jones). Ello lo lleva a darse cuenta que no tiene amigos tan íntimos como para nombrar como padrino de bodas a alguno de ellos, así que decide comenzar a cultivar este tipo de relaciones, sin éxito. Hasta que cierto día conoce a Sidney (Jason Segel) un tipo sin muchas preocupaciones por la vida, con un buen pasar gracias a su buen ojo para las inversiones, que le permite vivir cómodamente sin trabajar un día a nadie. Pese a las obvias diferencias entre ambos, Peter y Sidney se hacen grandes amigos, aunque eso no tarda en traerle complicaciones con su futura esposa…

Una de las grandes comedias de todos los tiempos, un verdadero tratado acerca de la amistad, el compañerismo y la confianza.

Actúan también: Andy Samberg; J.K. Simmons; Jamie Priessly; Jon Favreau; Lou Ferrigno y los grandiosos Rush (a los que les gustó tanto la película que, al año siguiente, incluyeron un segmento junto a Segel y Rudd que se emitía como suerte de escena post-créditos de su Time Machine Tour)

ADVENTURELAND (Director: Greg Mottola. 2009)

La última, cronológicamente, de la época de esplendor del estilo Appatow.

Corre 1987, y es el primer verano de James Brennan (Jesse Eisenberg) luego de salir del colegio. Antes de la universidad quiere darse un gran viaje por Europa, pero por no contar con los recursos que se lo permitan, entra a trabajar como operario en un parque de diversiones.

Obligado a trabajar para la diversión de los demás, lo que hace que en un principio se arrepienta de su decisión, poco a poco James va aprendiendo algunas lecciones valiosas para el futuro que se le espera.

Actúan también: Kristen Stewart (pre Twilight); Kristen Wiig; Bill Hader; Ryan Reynolds

¿Pueden decirme que tienen en común estas películas? Personajes que llegan a un momento de sus vidas en que deben tomar decisiones importantes. Aprender a insertarse en el mundo y dejar la soledad, a ser responsables, a respetarse a sí mismos como primer paso para validarse ante el resto. Las comedias de Appatow, más allá del factor netamente humorístico cuentan este tipo de historias. Y para más de alguno han servido de empujón para poner orden en sus propios universos.

Puede que Appatow haya dejado de lado la dirección, dedicándose más a la producción y guiones, pero las películas que de una u otra forma ha realizado o que han tomado su modelo, y lo bien que terminan haciéndonos, difícilmente se nos van a ir de la cabeza. Y del alma, mucho menos.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

STEPHEN HAWKING 1942-2018

Voy a ser sincero: nunca me he llevado bien con la ciencia en general, y de hecho, Física fue uno de los ramos que me causó más pesadillas entre primero y cuarto medio. Sin embargo, no porque yo haya sido un lastre en esta rama voy a dejar de lamentar la partida de Stephen Hawking¸ el gran exponente de esta especialidad durante la segunda mitad del siglo XX y lo que va del XXI, y una de las mentes más brillantes de la cultura contemporánea.

Desde sus primeros años de estudio en la University College , de Oxford, Inglaterra, donde cursó estudios en Ciencias Naturales y Matemáticas, Hawking destacó por sus revolucionarias teorías respecto del universo, en cuanto a su extensión y orígenes, planteando por primera vez la idea del Big Bang y la existencia de agujeros negros (esta última, hipótesis que el propio Hawking cuestionaría en 2004).

En 1966 obtuvo el doctorado en Física en la Universidad de Cambridge, el primero de muchos grados honoríficos que alcanzó en una carrera dedicada a la investigación, que tuvo su corolario en la publicación de “Breve Historia del Tiempo”, en 1988.

Hawking tuvo el gran mérito de sacar la ciencia del laboratorio y de la cátedra, y acercarla a la gente común, lo que explica que “Breve Historia…” así como otras de sus obras y ensayos se hayan convertido en superventas.

Y es que a diferencia del estereotipo que muestra al científico aislado del mundo, avocado totalmente a su estudio, y despreciando todo lo que no esté dentro de los límites que su coeficiente intelectual disponga, Hawking disfrutaba mucho el contacto con la gente, a través de la cultura pop, y gozaba de un gran sentido del humor. Fue frecuente estrella invitada en series como Los Simpsons, Star Trek: Next Generations y The Big Bang Theory (cuyo protagonista, Sheldon Cooper, es fanático nivel religioso/fundamentalista de su obra), y tiene colaboraciones con músicos como Jean Michel Jarre, y su voz se puede escuchar en algunos tracks de los discos The Division Bell (1994) y The Endless River (2014) de Pink Floyd.

Stephen Hawking fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en 1963, enfermedad que lentamente fue suprimiendo sus funciones motrices. Sus últimos años permanecía paralizado totalmente, comunicándose y realizando otras funciones vitales a través de dispositivos electrónicos cada día más avanzados, que operaba a través de pequeños movimientos faciales y dactilares.

Le aseguraban que no pasaría de cinco años desde que se le detectó la enfermedad.

Falleció esta madrugada, con 76.

Descanse en paz, Profesor. Aunque sé que no lo va a hacer. Ya debe haberse encontrado por allá con Albert Einstein, Isaac Newton o Carl Sagan. Seguro tienen mucho de que hablar.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

¿Nos estamos quedando atrás?

Es curioso lo que pasa con el cine chileno en formatos caseros.

Cuando a mediados de la década del ’00 vino la transición de formatos, del vhs al dvd, nuestra industria no tardó mucho en adaptarse al nuevo formato. Sí, si bien se seguían lanzando películas en cinta, hubo una cantidad respetable de títulos que fueron lanzados en disco. Cierto, eran ediciones bien simples (en rigor, no eran más que colecciones de aquellas que se lanzan junto al diario, y meros traspasos del master del vhs a disco) pero fue una muy buena entrada.

Sin embargo, para el año 2003, títulos como Sangre Eterna, Sexo Con Amor o SubTerra ya eran lanzadas paralelamente en cassette y en dvd, y en ediciones ya algo más producidas que el mero respaldo en disco que venía siendo hasta ahora. Y para 2005, títulos como Machuca, Se Arrienda o Promedio Rojo eran lanzados mayoritariamente en dvd, y conforme a los estándares que la industria a nivel internacional estaba fijando.

El mercado del dvd chileno creció rápidamente, y ya para el año 2007, el vhs era cosa del pasado. Las películas nacionales eran lanzadas en ediciones de muy buena calidad y algunos títulos más clásicos eran relanzados, ahora en versiones harto más mejoradas que lo que se hizo en un principio. Para el final de la década, y principalmente gracias a las ediciones económicas, era posible encontrar series, teleseries, musicales, hasta eventos deportivos y selecciones de rutinas de humoristas en dvd (muchas veces en ofertas que superaban con creces la real demanda de estos productos..pero eso es otro tema).

¿Por qué siento que no ha pasado lo mismo con el blu-ray?

Si bien el blu-ray aun no consigue desplazar al dvd como éste lo hizo con el vhs (se siguen produciendo dvds, aunque en menor medida, y como parte del pack con el blu-ray), la transición de un formato a otro ya tuvo lugar hace rato (es cosa de darse una vuelta por la feria persa: los piratas “trabajan” casi en su totalidad BR…será una actividad ilegal, pero que buen ojo tienen para identificar tendencias). Sin embargo, el stock de cine nacional en BR es pobrísimo, por no decir nulo.

Según me han contado, la cantidad de películas chilenas que han salido en blu-ray se puede contar con los dedos de la mano. Las ediciones que se lanzan de las mismas son pequeñas y hay que encargarlas ya no a EEUU, sino que Europa derechamente, y hay que tener paciencia. Estoy hablando de películas originales, desde luego, esas versiones en BR que a usted le ofrecen en la calle de, por ejemplo, Sin Filtro, El Club o la última de Kramer, que no son otra cosa que el dvd pasado a BR-R, no cuentan.

Si uno busca en Amazon, por ejemplo, a nuestros directores más reconocidos (Ruiz, Jodorowsky, Patricio Guzmán), no es mucho lo que encuentra. Ruiz apenas tiene un filme, Guzmán alguna vez lanzó Nostalgia De La Luz en BR, y es Jodorowsky quien más presencia tiene en el formato (aunque se trata casi exclusivamente de La Montaña Sagrada, El Topo, Santa Sangre, sus clásicos de culto). Sé que hubo una edición de No, poco después que fuese nominada al Oscar…y sería.

Ni siquiera el rey del marketing que es Nicolás López ha entrado todavía al BR. Y fuera del cine tampoco es más feliz la cosa: un concierto de Jorge González y un show de Pedro Ruminot es lo que más se puede encontrar.

Y no es el caso chileno. Obviando a la generación de oro del cine mexicano (Cuarón/Del Toro/ G.Iñarritu) la gran mayoría de producciones latinoamericanas aún no da el gran salto. De Juan José Campanella, por ejemplo, apenas encontramos El Secreto De Sus Ojos (Oscar mediante) y Metegol en BR. El Clan y Relatos Salvajes también están, pero en stocks muy reducidos. Y sería.

No me explico por qué puede estar pasando esto. El formato blu-ray ya se quedó hace rato, y por mucho que el formato BR4K esté arremetiendo con fuerza, el BR tradicional sigue reinando sin contrapesos, gracias a su excelente calidad y precio relativamente accesible (vamos, las ediciones latinoamericanas no superan los doce mil pesos). Ha probado ser rentable.

¿A alguien le consta que éstas versiones existan?

Como también ha demostrado serlo el cine nacional (cierto, no todos los días uno se topa con las 600 mil personas que congrega No Estoy Loca, pero también es muy raro que un filme nacional hoy en día sea un fracaso estruendoso de taquilla), lo que sumado al prestigio que está ganando (ya no es raro ver una película nacional que diga estar avalada por festivales de prestigio: Cannes, Berlin, San Sebastian, Goya…y tres nominaciones al Oscar en cinco años, ganando dos de ellas), cuesta creer que aún no se haya dado el gran salto.

El salto de vhs a dvd fue más revolucionario (hubo que acostumbrarse a nuevos modos de uso y conceptos) y nos exigió menos…si bien la calidad del BR es infinitas veces superior al dvd, lo cierto es que los criterios de uso son más o menos lo mismo…¿qué es lo que nos tiene estancados entonces?¿Alcanzaremos a ver títulos nacionales antes de pasar al siguiente nivel?

fretamalt@hotmail.com   @panchocinepata

maestra de ceremonias

Aunque pasó toda su vida entrenando como esquiadora, Molly Bloom (Jessica Chastain) debió abandonar este deporte cuando en los Juegos Olímpicos de 2002, sufrió una caída que coartó su carrera competitiva.

Tratando de superar este fracaso, y de sacarse de encima a Larry (Kevin Costner) su padre, que no deja de reprochárselo, Molly viaja a Los Angeles, buscando financiar sus estudios de leyes, encontrando trabajo de asistente de un corredor de propiedades, cuyos principales ingresos se generan en las millonarias y clandestinas partidas de poker que organiza.

Adjudicándose una cantidad de dinero de proporciones bárbaras en una sola partida, y sólo como propina, Molly decide iniciar su propia red de partidas. Sin embargo, muchas veces lo hará rozando el margen de la ley, que podría llevarle a perder, sin mucho esfuerzo, todo lo conseguido…

Estamos en ese período un poco más relajado –y un tanto aburrido- para los cinéfilos. El Oscar marca el cierre de la temporada de premios, Cannes sólo es en mayo y no hay tanto blockbuster a la vista de momento (lo más próximo es Pacific Rim 2 y Ready Player One, a fines de marzo, y Avengers: Infinity Wars…en abril recién), así que hay que aprovechar ya de ir quemando los últimos rezagados de la temporada.

Como aquellas cosas que llegaron tarde a las salas, principalmente aquellos filmes que no fueron nominados a nada. O a casi nada. Y plantearse si fue o no de justicia que quedaran fuera.

Es el caso de Molly’s Game (Apuesta Maestra) un filme que cumplía con hartos requisitos para ser al menos nominada: historia real (a partir de la novela autobiográfica de Molly Bloom), personaje femenino potente que consigue abrirse paso en un mundo esencialmente masculino, de oportuno estreno en el naciente Hollywood post Weinstein, historia de auge, caída y reivindicación, a cargo de un equipo realizador muy potente. Sólo consiguió una nominación como Mejor Guión Adaptado.

Bueno, los ingredientes estaban. Ahora, hay que saberlos mezclar, y si bien Aaron Sorkin, uno de los principales guionistas de las últimas décadas, supo mezclarlos bien, simplemente hubo otras nueve mezclas que, en opinión de la Academia, estaban mejor hechas. No vamos a discutir eso ahora.

Lo que en ningún caso debe entenderse que es una mala película. Bajo ningún concepto lo es.

Es cierto, tiene la marca de fábrica de Sorkin: parlamentos (monólogos) largos de sus personajes principales que, de extensos que son, terminan por conspirar contra el buen desempeño del relato. Uno agradece que las historias tengan su desarrollo, el problema viene cuando se cae en la sobreexplicación, y ese es un defecto en el que Sorkin suele caer. Para el cinéfilo eso no es un gran problema, pero para el espectador poco acostumbrado, ese que sólo va al cine a ver blockbusters, lo puede poner en aprietos, además que hace que la película termine alargándose más de lo necesario.

Con todo, Sorkin se las arregla para armar un relato apasionante, atractivo para cualquiera. Es decir, promesa del deporte con unos cuantos rollos personales a cuestas, que termina convirtiéndose en monarca en una actividad en la que debió enfrentar más de un obstáculo para alzarse como tal. Partamos de la base que, al margen de los casinos y los torneos oficiales, el juego como negocio es penado por la ley, por mucho que sus jugadores sean personajes influyentes en distintos campos, cuyos nombres han sido sustituidos por razones que superan lo meramente fílmico.

Después de tantos años de ver sus guiones llevados a la pantalla, Sorkin algo ha aprendido de estructura, de ritmos, y así si bien por un lado hace que la película tenga una duración más allá de lo necesario (140 minutos), paradojalmente maneja la historia logrando que esta extensión no se sienta tanto.

Además que sabe apoyarse de un muy acertado casting. Jessica Chastain ya es prácticamente el rostro de los personajes femeninos potentes que consiguen insertarse, y reinar incluso, en terrenos donde normalmente le cerrarían las puertas, sin perder un pelo de femineidad (¿hay alguna escena en que no se vea hermosa, radiante? Ni siquiera en el peor momento personal de su personaje), y siendo perfectamente capaces de lograr poner las cosas a su favor. Y conocida es su capacidad para echarse encima y subirle los bonos a cualquier película, no lo vamos a descubrir ahora, esta vez encarnando a un personaje que intenta mantener un mínimo de ética en un entorno donde esta suele brillar por su ausencia.

Tampoco vamos a descubrir ahora el valor de grandes como Idris Belba, o Kevin Costner, este último en el rol del padre de Molly, factor de relevancia en la historia.

Sumando, restando y sacando promedios, lo cierto es que Aaron Sorkin sale bien parado de su primer desafío como director, y aunque tiene cosas que mejorar, los puntos en los que ha acertado superan con mucha diferencia al resto. Y es que Sorkin pareciera ser de esos alumnos que aprenden poniendo atención a lo que hacen sus maestros. En tal sentido, ha sido un muy buen aprendiz.

***1/3

MOLLY’S GAME

Director: Aaron Sorkin

Intérpretes: Jessica Chastain; Idris Belba; Kevin Costner; Michael Cera; Jeremy Strong; Graham Green

Suspenso

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

jugadores de selección

Con el Oscar logrado por la dirección de La Forma Del Agua, Guillermo Del Toro vino a cerrar un círculo glorioso para el cine mexicano, al equipararse a sus compatriotas y colegas Alfonso Cuaron (Mejor Director por Gravedad, 2013) y Alejandro G. Iñarritu (Mejor Director por Birdman, 2014, y The Revenant, 2015). Este premio justifica todo lo que se ha dicho de este equipo de avanzada que, por más de dos décadas, ha trabajado por dar a la industria fílmica de su país, el prestigio del que actualmente goza.

Quiso el destino que pocas horas antes de la última entrega de premios, me encontrara haciendo zapping con Rudo Y Cursi, filme de 2008 dirigido por Carlos Cuarón, hermano y habitual colaborador de Alfonso, en la que los tres premiados directores hicieron las veces de productores.

Es la historia de los hermanos Verdusco, dos hermanos habitantes de un humilde pueblo costero, que sobreviven con lo justo trabajando de peones. Sin embargo, su momento de fama y gloria llega cada fin de semana, cuando juegan por el equipo de fútbol amateur del pueblo: Beto, el Rudo (Diego Luna), es un guapo e infranqueable arquero, mientras Tato, el Cursi (Gael García Bernal) es un incisivo, encarador y frío delantero que frente al arco rival, es un asesino de redes.

En una de esas tardes, mientras carga de gasolina su auto, el buscatalentos y manager Darío “Batuta” Vidali (el gran Guillermo Francella) se detiene a mirar uno de estos juegos y queda impresionado con el nivel de los hermanos, a quienes convence de tomarlo como representante. Tras pensarlo un poco, los hermanos acceden y el plan funciona: Batuta, pese a que tiene todo el aspecto de un charlatán, tiene buenos contactos y medios y consigue colocarlos de arquero y de delantero en los dos equipos más populares del país.

Tanto el Rudo como el Cursi consiguen brillar rápidamente en sus respectivos equipos, pero pronto aparecerán los primeros roces entre ellos: viéndose por primera vez frente a frente, los egos de los hermanos empiezan a chocar. A estos problemas debemos sumar la debilidad del Cursi, cantante frustrado, por la farándula y la noche, por un lado, y la ludopatía del Rudo, que termina por involucrarlo en problemas con los tipos que no debía.

Rudo y Cursi es un muy buen filme de deportes, de fútbol en particular, que muestra ambas caras de la moneda: el lado feo, representado en el éxito que va echando a perder a dos muchachos intrínsecamente buenos y talentosos, y las dudosas maneras por las cuales se maneja la actividad (las manos negras tras la representación de jugadores, negocios y hasta arreglo de partidos). Pero también muestra lo bonito de él, como su capacidad de crear vínculos entre los individuos, su función como válvula de escape (antes de ser ricos y famosos, los hermanos daban algo de luz a sus vidas cada domingo en la cancha de barro), más allá de ser un instrumento de ascenso patrimonial.

Esto último se ve reflejado en las narraciones en off con que Batuta va contando la historia, muy buenas analogías entre lo que pasa dentro de la cancha, y lo que se vive fuera de ella. Fútbol como metáfora de la vida.

Gran filme desde más de un punto de vista. Como relato deportivo. Como relato de hermanos. Como historia sobre la vida y sus matices, sobre como no todo es blanco o negro, y no todo lo que brilla es oro. El éxito, los millones, las cámaras, ciertamente dieron a estos hermanos una prosperidad que de otro modo jamás lograrían por sí mismos, pero también sacó a la luz lo peor de ellos.

Es interesante que ver que las carreras de casi todos los involucrados en este filme ya iban más que bien encaminadas. Para esta época, Cuarón, G. Iñarritu, Del Toro, García, Luna, ya tenían un prestigio bien ganado fuera de su país de origen, y este proyecto representa prácticamente una celebración por parte de sus realizadores e intervinientes, un gusto que quisieron darse de armar un trabajo en conjunto. Y cuyo resultado es mucho más que la anécdota.

Y es que cuando tienes estos jugadores titulares, más buenos refuerzos (Francella, en un personaje que le viene como anillo al dedo), imposible no traerse los tres puntos.

***

RUDO Y CURSI

Director: Carlos Cuarón.

Intérpretes: Gael García Bernal, Diego Luna, Guillermo Francella, Dolores Heredia, Jessica Mas, Joaquin Cosio

Comedia dramática

2008

(Si, si sé que tengo pendiente la review de Molly’s Game..que ví, y por cierto me gustó, pero denme un par de días…estoy bajando un poco las revoluciones post Oscar)

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata