Validarse ante uno mismo

Kumail (Kumail Nanjiani), residente en Chicago y de ascendencia pakistaní, intenta hacerse un nombre en la escena de la comedia local, mientras se gana la vida como conductor de Uber, e intenta evitar la presión de su familia, especialmente en cuanto a conocer mujeres de su misma procedencia.

En uno de sus shows, conoce a Emily (Zoe Kazan), estudiante de psicología, y no pasa mucho tiempo antes que se enamoren y mantengan una relación. Pero las inseguridades de Kumail, además de la presión de su familia, pronto llevan a la pareja a romper.

Poco después, Kumail va a al hospital, pues le han avisado que Emily ha sufrido una severa descompensación, y deberá entrar en coma inducido a fin de evitar un mal mayor, situación que pondrá a Kumail frente a frente con sus propias debilidades…

Sea dirigiendo, escribiendo o produciendo, cuando hablamos de Judd Appatow estamos hablando inevitablemente de uno de los mayores referentes de la comedia actual, que se distingue de otros de su tipo porque no se queda en la mera sucesión de chistes, muchas veces olvidables, sino que introduce en sus historias un factor, que no sabría describir qué es, pero que hace de algún modo “click” en el fuero interno del espectador.

Por Eso Lo Llaman Amor, dirigida por Michael Showater, producida por Appatow –aunque su marca de fábrica se distingue a leguas-sigue por ese mismo carril.

Armado a medio camino entre la ficción y la realidad, y en modo semiautobiográfico, nos presentan las vivencias de su protagonista, el comediante Kumail Nanjiani, mientras intentaba hacerse un nombre en la escena del stand up estadounidense, tratando de compatibilizar el estilo de vida occidental, con las rígidas tradiciones de su Pakistán de origen, enfatizando en la relación con Emily, quien llegaría a ser su mujer en la vida real.

De ahí el título en español aunque este no es del todo exacto. Si bien el romance entre Emily y Kumail y las dificultades que tuvieron que atravesar principalmente por el choque entre culturas, la película cuenta mucho más que eso, es mucho más que eso: es el camino que un hombre recorre por validarse ante el mundo, validar sus convicciones, principios y deseos ante la sociedad en que le toca vivir (tantas veces le han gritado “terrorista” durante sus actuaciones que Kumail termina por agregarlo a su repertorio), ante la comunidad de la que viene (que insiste en mantener e imponer su modo de vivir en un entorno radicalmente distinto del suyo) y, sobre todo, validarse ante sí mismo.

Kumail ve entrampados sus propios anhelos cuando los contrapone con los de su familia y de los demás. Sabe que un día tiene que tener el valor de atreverse y jugársela. Es consciente que a la larga la gente que lo aprecia de verdad va a entender sus razones, pero sabe que el recorrido no será fácil…y eso es lo que lo entrampa.

Los que vayan a buscar una historia romántica encontrarán eso, y algo más, que les va a quedar gustando,y a la inversa los que vayan buscando una comedia para reír a carcajadas, les digo desde ya que no se tomen la molestia (aunque claro, no es primera vez que los departamentos de publicidad no entienden su pega).

Apoyado en el buen trabajo de Kumail Nanjiani interpretándose a sí mismo (de pronto me recordó el Woody Allen de fines de los ’70, encarnando personajes que no eran más que variaciones de su propia personalidad) y de Zoe Kazan (algo tiene esta chiquilla, que hace que uno termine queriendo a los personajes que interpreta) quien pese a que pasa inconsciente durante más de medio filme deja huella, y su presencia se siente. Así, y con el bien escogido casting de secundarios, Por Eso.. es una película que se disfruta, agrada ver y reconforta una vez vista la escena final.

Tiene algunas fallas de ritmo, en cuanto alarga o remarca más de lo aconsejable algunos eventos, pero eso no empaña su buen rendimiento. Quizás no sea la mejor película del año, pero claramente estamos ante un título que va a estar en la parte alta de muchos balances. En la cuarta parte superior me atrevo a aventurar.

***1/2

THE BIG SICK

Director: Michael Showater

Intérpretes: Kumail Nanjian; Zoe Kazan; Holly Hunter; Ray Romano; Adeel Akthar

Comedia dramática

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

ni tan grande ni tan chico

Es bueno volver a los favoritos. Y aunque por estos días Stephen King es el escritor de moda (gracias a It, La Torre Oscura y series como La Niebla, Mr. Mercedes o 22-11-63), el destino me llevó a reencontrarme con mi segundo escritor favorito en inglés después del Rey…mi viejo amigo Nick Hornby y la que fue su segunda novela tras Alta Fidelidad, Erase Una Vez Un Padre, luego republicada en español por Anagrama como Un Gran Chico, para hacer juego con su respetable adaptación cinematográfica de 2002.

Como el motivo de esta página es principalmente el cine, es a dicha adaptación a la que nos vamos a abocar esta vez, para devolverle un poco la dignidad perdida, ya que cuando usted encuentra esta película en sus tiendas favoritas, lo hace en el lamentable cajón de las tres películas por cinco mil, en una edición dvd que da pena.

La historia transcurre en Londres, y es la historia, en tono de comedia, de como dos personajes solitarios se relacionan entre sí.

Uno de ellos es Marcus (un jovencísimo Nicholas Hoult), alumno de una escuela pública londinense. Hijo de una madre soltera dedicada a las terapias alternativas, pero con una seria tendencia autodestructiva, Marcus ha sido educado bajo lo que Fiona, su progenitora (Toni Colette) ha estimado adecuadamente, lo cual en la práctica lo ha convertido en un paria, un marginado, hazmerreír no sólo de su curso, sino que de todo su colegio, e incluso del barrio.

Convertido en una especie de viejo chico, Marcus aguanta estoicamente todos estos abusos para no hacer sentir mal a su madre, especialmente luego de que esta intentara suicidarse por sobredosis.

Por otra parte, está Will (Hugh Grant), un treintón que podríamos calificar como burgués bohemio. Como heredó de su padre las regalías que percibe por un popular villancico, Will no necesita trabajar, y su vida se resume en hacer deporte, ver televisión, salir a divertirse, conocer chicas e inventar toda una colección de excusas útiles para conquistarlas..y rehuir de toda clase de responsabilidades propias de su edad, como por ejemplo, formar una familia. Cuando descubre que nunca ha salido con madres solteras o divorciadas, decide asistir a un grupo de ayuda para padres y madres en esta condición, inventándose a un hijo. Y en una de las actividades de este grupo, conoce a Marcus, a quien ha invitado una de las mujeres de la comunidad, amiga de su madre.

Marcus no tarda en darse cuenta que Will ha mentido de lo lindo, pero aún así lo contacta y le pregunta si lo puede visitar cada tarde después de clases. Will, a falta de otra cosa mejor que hacer, lo acepta.

El núcleo de la historia está en la relación amistosa primero y casi filial después que surge entre los dos personajes. Marcus es un buen muchacho, cosa que nos queda demostrado con todas las pellejerías que debe pasar a diario, y que se debe guardar para no afectar a su excéntrica madre. Pero lo que tiene de bueno además lo tiene de ingenuo, y hasta ahora no ha puesto en duda la formación que su progenitora –de buena fe- le ha dado, y que es la causa basal de la gran mayoría de sus problemas de convivencia.

Fiona ha criado un buen chico, pero también lo ha convertido en un imán para los matones.

Por todo esto, Marcus necesita desesperadamente alguien que lo entienda, que lo ayude a sacar de adentro todas sus frustraciones e inseguridades. ¿Un padre? Ni tanto, sólo alguien en quien apoyarse y que sea capaz de ponerse en sus zapatos.

Es lo que encuentra en Will (quizás una de las mejores actuaciones de Hugh Grant), la última persona que uno esperaría que ayudaría a alguien. Como se ha dicho antes, Will es un hedonista, un tipo que vive en función de su propio bienestar, de su única y exclusiva comodidad, y que no hace nada que no le reporte algún tipo de beneficio…¿qué lo mueve a acoger primero, y respaldar después, a un preadolescente tan perdedor como Marcus?

En un principio, lo hace por indiferencia. Luego, porque le parece gracioso. En algún minuto, porque de alguna forma le ayuda a conocer chicas. Pero finalmente, porque se da cuenta de que viviendo como lo ha hecho hasta ahora, Marcus está condenado a ser un desastre en forma vitalicia. Porque en algún minuto se da cuenta que Marcus merece un destino mejor que el de ser un fracaso ambulante. Porque entiende que el muchacho está en una edad donde lo que necesita no se lo puede dar una madre, por muy bien intencionada que sea. Y porque en algún minuto se da cuenta de lo vacía de su existencia, hueco que no va a llenar con sexo fácil, trasnoche o comprando cualquier porquería que no necesite, sólo porque tiene la plata.

Y aunque su relación no está exenta de problemas, lo cierto es que entre los dos se va forjando una relación estrecha y poderosa, en la que ambos se ven beneficiados al retroalimentarse y aprender a conocerse mejor a ellos mismos, descubriendo detalles que ignoraban de sus propias existencias y mejorando inevitablemente sus vidas.

Tal vez una historia como ésta no revolucione ni a la literatura ni al cine, ni vaya a cambiar la vida de las personas, pero ¿quién necesita tomarse tantas pretensiones? A veces con hacer que el lector/espectador se sienta bien basta. Un Gran Chico no pretende reinventar la amistad entre hombres (porque aunque se trate de un treintón inmaduro y un adolescente perdedor, es en el fondo una amistad entre dos hombres) pero da algunos cuantos tips para entenderla mejor, y para mirar la vida desde otra perspectiva.

***1/4

ABOUT A BOY

Director: Chris & Paul Weitz

Intérpretes: Hugh Grant; Nicholas Hoult; Toni Colette; Rachel Weisz

Comedia

2002

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

la nostalgia no siempre funciona

Luego de salvar milagrosa e increíblemente de un accidente carretero, cinco adolescentes de la localidad de Angel Grove comienzan a experimentar los efectos de una serie de poderes y habilidades especiales.

Aunque no se conocen mucho entre si, Jason (Dacre Montgomery), Kim (Naomi Scott), Billy (R.J. Cyler), Trini (Becky G) y Zack (Ludi Lin), deciden volver al lugar de los hechos, la vieja cantera fuera de la ciudad, donde un pequeño robot, Alpha 5 (voz de Bill Hader), y la entidad llamada Zordon (Bryan Cranston) les revelan que han sido elegidos como los guardianes de una antigua gema cuya función es preservar la vida del planeta.

Los jóvenes tendrán poco tiempo para asumir su nueva condición de héroes, ya que después de milenios de encontrarse en la inconsciencia, Rita Repulsa (Elizabeth Banks),antigua enemiga de Zordon, ha despertado, dispuesta a retomar su ambicion de conquistar el planeta…o destruirlo.

La nostalgia no siempre es un gran aliado para la industria.

Aunque reconozco su calidad de icono generacional y fenómeno de rating durante la primera mitad de los ’90, lo cierto es que Power Rangers era una serie bien ahí no mas (o sea, si le podemos decir serie a esta suerte de reciclaje de olvidadas producciones japonesas de kaiju, mezcladas y pasadas por el cedazo estadounidense), pero que se las arregló para quedar en el inconsciente colectivo.

Así, algún ejecutivo de Hollywood encontró que seria buena idea rebootear esta serie, actualizándola, apelando al fan service, a un par de cameos, a la escena post créditos y con presupuesto y fórmula de blockbuster. La idea no era mala, pero a la luz de la recaudación (140 millones de dólares, frente a 100 de su costo de producción, bien pobre la verdad) y del poco impacto resultante, más que mala era exagerada.

Estamos ciertamente ante una película bien de pacotilla, como muchas de las que se estrenan al año (lógico si pensamos que su fuente tampoco era la gran cosa), pero algo tiene que es de esas películas de pacotilla que no molesta. No aporta nada, cierto, pero no hace daño, y si uno se saca unos cuantos prejuicios de encima, hasta entretiene.

Lo que no quiere decir que no sea una película fallida, porque lo es. Por mucho que sea una historia “de origen” no se entiende por qué esperar a la hora y media de metraje (de un total de dos) para mostrar a los personajes que dan nombre a la cinta en su condición de héroes…sobre todo pensando que su matriz era una serie sin mucho argumento –todos los capítulos tenían la misma estructura- y que se resolvía en veinte minutos, ni tampoco que las escenas de acción –el leit motiv de la película-, sean lo más débil de la misma.

Tiene cosas que se le perdonan: la onda comedia adolescente de gran parte de los primeros noventa minutos, a Bryan Cranston y Elizabeth Banks interviniendo en un filme que no necesariamente va a ser un borrón en sus currículums (como lo es Garfield para Bill Murray, por ejemplo), la misma Banks interpretando a una villana de caricatura con monólogo y todo (como que entendió mejor que nadie para donde va esta historia) y Alpha 5, que ciertamente tiene harta más personalidad y onda que todos los Transformers juntos (y no el mero Espinita que era en la serie).

Cine de pacotilla del que mañana nadie se va a acordar, pero que al menos no terminamos tirando a la basura con rabia. Es una película que veremos una vez, la vamos a dejar ahí, empolvándose, y quien sabe, a lo mejor en el próximo aseo profundo de la casa la volvamos a encontrar. La veremos, recordaremos, y volveremos a dejar ahí, repitiendo el ciclo.

**1/2

POWER RANGERS

Director: Dean Israelite

Interpretes: Dacre Montgomery, Naomi Scott, R.J. Cyler, Becky G, Ludi Lin, Bill Hader, Bryan Cranston, Elizabeth Banks.

Aventuras

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

La Risa Del Mal

Esa lluviosa tarde de invierno, en 1988, fue la última vez que vieron con vida al pequeño Georgie Denbrough, cuando jugaba con un barquito de papel que su hermano Bill (Jaeden Lieberher) le había construido.

Al inicio de las vacaciones de verano del año siguiente, Bill prepara junto a sus amigos Ed (Jack Dylan Glazer), Ritchie (Finn Wolfhard) y Stanley (Wyatt Oliff) una expedicion hacia los desagues de las alcantarillas de Derry, el pueblo donde viven, como última esperanza de encontrar con vida a Georgie…y de paso escapar de matones como Henry Bowers (Nicholas Hamilton).

Esto último los reúne con otros chicos del pueblo, como Beverly Marsh (Sophia Lillis), Ben Hascom (Jeremy Taylor) y Mike Hanlon (Chosen Jacobs), todos víctimas habituales de los matones del colegio y del menosprecio en general. Pero no es lo único que los vincula, ya que últimamente, todos han sido acosados por una terrorífica identidad: una criatura de pesadilla llamada Pennywise (Bill Skarsgard)..

It (Eso) es una de las novelas fundamentales tanto de la literatura fantástica y del terror, como dentro de la bibliografía de su autor, el maestro del género, Stephen King. Y aunque ya había sido llevada a la pantalla en 1990, en una miniserie televisiva apenas correcta, siempre había estado la inquietud por una adaptación que realmente estuviera a la altura de su autor y de su importancia.

Cuando hace un par de años se confirmó la realización de una nueva adaptación, las expectativas comenzaron a crecer. Y si bien aun estaba en el recuerdo el flojo desempeño de la serie antes citada, cuando se confirmó al argentino Andy Muschetti, quien venía de dar una de las grandes sorpresas del terror de los últimos años con Mamá (2013, apadrinado por Guillermo Del Toro), las esperanzas de tener una gran película comenzaron a crecer.

Lo concreto es que todas esas expectativas han quedado satisfechas con creces, ya que las virtudes de esta versión 2017 de It hacen de esta una de las grandes películas de la temporada, una de las mejores e imprescindibles de esta temporada.

Trasladando acertadamente la acción desde la década de los ’60 a fines de los ’80, de manera que la historia sea más accesible al público actual, Muschetti construye una historia que dentro del terror funciona bien, entendiendo la obra de King como no lo hizo el responsable de la versión de 1990, en el sentido que esta encarnación del mal se manifiesta no por casualidad en la pandilla de preadolescentes protagonistas.

No en vano conocidos en su comunidad como The Losers (perdedores), todos y cada uno de sus protagonistas tienen motivos para verse sobrepasados por el miedo. Perseguidos por algunos, menospreciados por otros, son un puñado de jóvenes sobrepasados por las circunstancias. Asi es como se convierten en blancos fáciles de una entidad que precisamente se alimenta de sus temores.

Pennywise, a la larga, no es otra cosa que el miedo mismo, que se hace más fuerte con el miedo de sus víctimas. Especialmente si se trata de víctimas débiles, solitarias y despreciadas como estos chicos, cuyas vidas han sido marcadas por la tragedia, el acoso o la culpa.

It destaca por la reconstrucción de la época y el entorno en que se desenvuelve la historia, muy exacta, respetuosa. Cabe resaltar además la excelente lectura que Muschetti hace del relato de Stephen King, relato que hace hincapié en las desventajas que tienen los protagonistas para subsistir dentro de su propio entorno (y con mayor razón sobrevivir a la presencia del terrorífico personaje), además de generar atmósferas y secuencias impactantes que realmente dejan sin aliento.

Otro gran punto es la construcción de los personajes, donde debemos aplaudir el buen desempeño que su director logra de su joven elenco, quienes no solo nos convencen de las difíciles circunstancias en que tienen que pasar los, en teoría, mejores años de sus vidas, sino además terminamos celebrando la excelente química que lograron entre sí. Uno ve a Bill, Beverly y al resto conviviendo, resistiendo a los abusones, huyendo del macabro personaje que los atormenta…y lo cree completamente.

Y claro, no vamos a dejar de mencionar a Bill Skarsgard, hermano y nieto de actores, quien se convierte en el siniestro Pennywise, y da vida a uno de los personajes más aterradores de la historia del cine. En el cuerpo de este macabro ser alimentado por los miedos de las personas, Sakrsgard rinde una interpretación sublime, dando vida a un ser que se vuelve la pesadilla a plena luz del día de nuestros jóvenes protagonistas, y que ciertamente no dejará a ningún espectador indiferente.

No han sido pocos los millenials que han causado toneladas de vergüenza ajena alegando que It es una mala copia de Stranger Things. Su ignorancia nos resulta ofensiva, pero que es aplastada por los innegables logros de esta película. Con todo el respeto que me merece la serie de los Duff Brothers, cabe recordarle a la generación criada con memes y snapchat que antes, ahora y siempre habrá un solo Rey por encima de ellos. Rey al que esta película rinde tributo y ratifica por qué sigue imbatible en la cúspide que su genialidad le ha granjeado.

Claramente, uno de los filmes fundamentales del 2017.

****

IT

Director: Andy Muschetti

Interpretes: Jaeden Lieberher; Jack Dylan Glazer; Finn Wolfhard; Wyatt Oliff; Nicholas Hamilton; Sophia Lillis; Ben Hascom;Chosen Jacobs;Bill Skarsgard

Terror

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

HARRY DEAN STATON 1926-2017

Quizás por su nombre no lo reconozca, pero su cara se le hará familiar en la medida que le empiece a recitar algunas de las grandes actuaciones que se anotó en su carrera.

Alien: El Octavo Pasajero; Escape de Nueva York; One From The Heart; Christine; Paris, Texas; Pretty in Pink; La Última Tentación de Cristo; Corazón Salvaje; Twin Peaks: Fire Walk With Me; Pánico Y Locura En Las Vegas; Una Acción Civil; The Straight Story; Inland Empire; Avengers; Sie7e Psicópatas, o series como Big Love o Twin peaks.

Eso quiere decir que sus servicios fueron requeridos por Ridley Scott, John Carpenter, Francis Ford Coppola, Wim Wenders, John Hugues, Martin Scorsese, David Lynch, Terry Gilliam…saque la cuenta.

Harry Dean Stanton fue de esos buenos y leales actores que aunque sus personajes no fueran los principales, si se hacían notar. De esos actores de un talento que, aunque su personaje sólo tuviera un par de líneas menores, vaya que les daba importancia, peso, presencia.

Harry Dean Stanton falleció esta tarde, a los 91 años, en un hospital de Los Angeles.

QEPD

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

humanidad en cautiverio

Varsovia. 1939.

Jan Zabinski (Johan Heldenberg) y su mujer Antonina (Jessica Chastain) administran el mayor zoológico de la capital polaca.

Luego de los bombardeos alemanes sobre la ciudad y su conquista por el Tercer Reich, el recinto se ve claramente perjudicado, cuando muchos animales mueren a causa de las bombas, algunos son capturados para investigación o para las colecciones privadas de oficiales del régimen, o simplemente asesinados por los soldados por pura diversión.

Luego de la formación del gueto de Varsovia, y a través de Lutz (Daniel Bruhl), un oficial del Reich con afinidad por la zoología, los Zabinski consiguen hacer subsistir su parque, ahora devenido en criadero de cerdos para alimentar a las tropas germanas. Sin embargo, esta es una fachada para la verdadera motivación de la pareja: ocultar en sus dependencias a judíos rescatados del gueto, mientras dure la ocupación…

Oskar Schindler no fue el único. Acaso el más conocido, y el que tuvo mejor prensa (Spielberg). Pero la historia ha consignado la existencia de otros ciudadanos alemanes, austriacos y demás naciones del Reich que, arriesgándolo todo, fueron contra la corriente y resistieron la ocupación, sea dándoles batalla, sea protegiendo a las mismas víctimas de la opresión, salvando no solo a algunas cuantas decenas, centenas, miles, de terminar en la cámara de gases, sino que además dando todo un subgénero dentro del cine de la II Guerra Mundial.

La Lista de Schindler, The Black Book (¿quién iba a pensar que un director tan de pacotilla como Paul Veerhoveen iba a tener un segundo aire tan potente en Europa?), La Ladrona de Libros, y ahora se suma la aún sin fecha de estreno por aquí The Zookeeper’s Wife.

Basado en la novela de Diane Ackerman, que a su vez compilo los diarios que Antonina Zabinski escribió durante la ocupación nazi y como su zoológico sirvió de escondite para más de trescientos judíos que vivieron para contarlo, y las no pocas peripecias que tuvieron que enfrentar para mantener el secreto.

La hazaña no tuvo nada de fácil. Estamos hablando de una pareja joven, uno o dos empleados leales y un gran peladero que supo de tiempos mejores, manteniendo a decenas de perseguidos ocultos en las mismas narices de las tropas hitlerianas ¿Cuánto tiempo iba a resistir la farsa? ¿Cuánto iban a durar los recursos, las excusas? ¿Cuánto iba esta pareja a resistir la presión?

Es cierto que la directora Niki Caro simplifica la historia y se salta los detalles más escabrosos, lo que no por eso debilita la historia, la cual hace bastante justicia en su narradora principal, Antonina (en otra notable interpretación de Jessica Chastain, la cual hace rato tengo en un puesto alto de mis actrices favoritas). Es a través de ella de quien se cuenta la historia, quien canaliza los diversos sucesos que su familia debe atravesar durante la ocupación nazi.

Dije que la simplifica, si, pero sin llegar a extremos patéticos como Jakob The Liar y la infumable La Vida Es Bella. Cierto es que Zookeeper’s … no alude tan explícitamente a los momentos más duros de la ocupación nazi sobre Polonia (como si lo hizo Spielberg con Schindler, que dedica gran parte del metraje a la invasión, a la vida en el gueto y a su traslado a Auschwitz, por citar el ejemplo más recurrente) pero creo que no lo necesita. Y si lo hubiera hecho, creo que hubiera desvirtuado mucho la historia.

Por lo demás, no existe constancia de que Antonina Zabinski ni nadie de su familia hubiese estado en el gueto o en el campo de concentración, mal podría hacer referencia a estos hechos.

Con lo que nos cuenta es más que suficiente para entender el drama de los judíos (nadie en su sano juicio y con un mínimo de humanidad lo celebraría o validaría) y lo malditos que fueron los nazis.

Es una película correcta en su construcción, en su desarrollo y en su relato, precisa en cuanto a los hechos que debe contar, que no pretende marcar un antes y un después en la historia de su género. Es una película que se disfruta, impacta y emociona cuando y como tiene que hacerlo. Eso es lo que uno espera cuando uno ve una película, y bajo el actual yugo del blockbuster, eso es algo que hay que agradecer.

***

THE ZOOKEEPER’S WIFE

Director: Niki Caro

Interpretes: Jessica Chastain; Daniel Bruhl; Johan Heldenberg; Iddo Goldberg; Efrat Dor

Drama

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

El Gigante Amistoso

Al hablar de animación..¿que estudios se nos vienen a la mente? De inmediato, Disney/Pixar, Ghibli, Laika…luego podemos hablar de todos los demás: Dreamworks, Illumination, Blue Sky, Toei, incluso Netflix, en fin…pero…y Warner Bros? Bien, gracias.

Ello porque por mucho que Warner ha compartido el reinado de Disney en la animación televisiva y a nivel doméstico (especialmente los últimos 25 años, tras adueñarse del otrora gigante de la animación, Hannah Barbera, de marcas como Cartoon Network, Lego o DC Comics) lo cierto es que la presencia de WB en el espectro del cine animado es bastante baja.

Solo hace un par de años, con el lanzamiento de las películas de Lego en cines, ha tratado de compensar todo el tiempo perdido. Tiempo que ha perdido por su propia culpa, pues, desde mediados de los ’90, su producción en este campo ha sido o muy pobre de contenido, o muy pobre en su difusión.

Cuando hablaba algunas semanas atrás de Batman: La Máscara Del Fantasma, convinimos que siendo una gran película, esta no anduvo bien en taquilla, principalmente por la poca fe que la propia WB tenía en el producto, estrenándola en menos salas (pocas en comparación con las que aparecen tomadas por el blockbuster de turno..y ni hablar de su distribución fuera de EEUU) de las calculadas originalmente, y sin poner muchos recursos en publicidad. Y lo mismo paso algunos años después, en 1999, con El Gigante de Hierro, otra joya que ha pagado las consecuencias de una mala promoción.

Este filme, basado en un cuento del autor Ted Hughes, marca el debut como director de Brad Bird, animador que ya sumaba en su curriculum una carrera de al menos quince años como asistente, animador, editor, en fin, en diversas laboras dentro del género, y como director se había anotado una cantidad no menor de capítulos de Los Simpson, para luego ser reclutado por Pixar, firmando dos de los capítulos más gloriosos de este estudio: Los Increíbles y Ratatouille, y hasta ha incursionado en el cine live-action con la cuarta parte de Misión Imposible, y la subvalorada Tomorrowland, nuevamente para Disney. Bueno, aquí partió todo.

Es 1957, y Hogarth Hughes, un chico que no debe tener más de diez años, alucina permanentemente con la ciencia ficción, los viajes espaciales y las aventuras fantásticas que ve en las películas que ve y en los comics que lee. De pocos amigos, por no decir ninguno, Hoghart vive con su madre, Annie, camarera de un restaurant y que renta las habitaciones de su casa para solventar sus gastos, quien normalmente debe lidiar con las consecuencias que van dejando las jugarretas de su hijo.

Cierto día, en el restaurant, Hoghart escucha una historia increíble, acerca de un navegante que se salvó de naufragar durante una tormenta por una criatura increíble, un gigante metálico. Nadie de los presentes le cree al narrador, pero esa misma noche, durante un apagón, Hoghart descubre que es verdad, cuando descubre que el causante es un humanoide de varios metros de altura, que ha dejado abundante destrucción a su paso.

Con la ayuda de Dean McCoppin, un escultor frustrado devenido en cuidador de un depósito de chatarra cercano, de quien se ha hecho medianamente amigo, Hoghart mantiene en secreto la existencia del gigante y le enseña algunos conceptos básicos de la vida en comunidad, como el bien y el mal, la protección al más débil y como usar sus increíbles habilidades para ayudar y no para destruir. Todo ello, mientras un egocéntrico y ambicioso agente federal, Kent Mansley, también está en busca del gigante, temiéndolo una amenaza proveniente de alguna nación enemiga, en los primeros años de la guerra fría.

El Gigante… es un claro homenaje de su autor a la ciencia ficción de la vieja escuela, esa que surgió a mediados de los ’30 y que tuvo un revival durante los primeros años de la posguerra, coincidiendo con el pánico por una inminente guerra nuclear y el auge de las teorías conspirativas que crecieron como la mala hierba durante el surgimiento de la guerra fría. No sería el último homenaje de Bird a esta etapa de la cultura popular. Tanto en Los Increíbles como en Tomorrowland se aprecia su gran devoción por esta clase de sci-fi.

El tributo no se queda en la mera estética y contenido vintage, muy respetable y digno, por lo demás. Lo que en verdad celebra esta historia es  la imaginación, la creatividad y esa sed de aventuras que encuentra en la infancia su terreno fértil. Ello está reflejado en la actitud del niño para con el gigante. Donde muchos ven una amenaza, Hoghart ve a alguien tan solitario como el, y por alguna razón que un niño con una creatividad febril como la suya, le enseña cómo sacarle el jugo al potencial de bondad que existe dentro de la criatura. A como usar sus increíbles habilidades para ayudar a otros, no para destruir o sacar provecho personal de eso. Que Hoghart tome como ejemplo de conducta para el gigante a Superman, estereotipo contemporáneo del personaje que usa sus extraordinarias dotes para procurar el bienestar ajeno antes que el propio es prueba de ello.

Entretenida, emocionante y emotiva en partes iguales, El Gigante de Hierro es una de las grandes víctimas de las malas decisiones ejecutivas. En el diccionario debería salir como ejemplo de la injusticia el trato que la Warner le dio a este filme en su minuto, por lejos una de las grandes películas animadas de la historia. Suerte para todos que la historia ha hecho lo suyo, y las versiones en dvd y bluray han compuesto un poco las cosas.

****

THE IRON GIANT

Director: Brad Bird

Animacion

1999

P.D.: Ojo con el cameo/homenaje a The Iron Giant que aparece en el trailer de Ready Player One…¿querían obras que dejaran legado? Aquí tienen una.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata