su nombre es Bond..Jane Bond

Si, fue un mero rumor, un trascendido, pura especulación. Pero por los mil demonios, que me gustó la idea!!!

Todo por una encuesta que circuló por ahí, luego de confirmado que Daniel Craig no continuará encarnando a James Bond, idea a la que le venía dando vueltas desde hace un tiempo. El punto es que se preguntó a los fans a quien querrían ver como el nuevo 007?

Se barajaron los nombres de Idris Elba, Tom Hiddleston, entre otros, pero en un golpe de timón que no conviene dejar pasar, apareció en un altísimo lugar..la actriz Gillian Anderson, la recordada doctora Dana Scully de los revividos X Files.

504F41129068DBC7518B80365CF43E16

Tal fue el impacto que hasta dio pie a un fan poster que ilustra esta nota. La propia Gillian se manifestó muy ahalagada con la imagen, pero ella misma salió a desmentir el rumor.

A mi la idea no me desagrada para nada, para serles franco, aunque en un personaje tan arraigado en el inconsciente colectivo como intrínsecamente masculino, sé que se ve difícil llevar a la práctica (sobre todo por el nivel de niñoratismo de ciertos fans, que a la primera de cambio se pegarían una pataleta de aquellas…) Como quiera, a mi, insisto, no me molestaría darle una vuelta de tuerca al mito 007. Por una película que sea.

Soñar no cuesta nada.

(Y que tanto si nos estamos haciendo eco de un rumor?? Muchos se tragaron lo de la película de los Thundercats y nadie les dijo nada!!)

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

mucho antes de un día tan hermoso

En una época de desorden social, escasez energética y caos, las pandillas se han tomado las carreteras, que son mantenidas a raya a duras penas por la pequeña fuerza policial existente, a la cual pertenece el oficial “Mad” Max Rockatansky (Mel Gibson).

Luego de una persecución policial en la que el pandillero conocido como Nightrider y su amante mueren, un puñado de sus compañeros, encabezados por Toecutter (Hugh Keays-Byrne), juran venganza y pronto cobran ésta en Jim Goose (Steve Bisley), compañero de Max, quien toma este hecho como una señal de que actuar dentro de la oficialidad no es suficiente…

La mejor película del año tuvo nombre: Mad Max Fury Road. Lo que muchos parecían ignorar es que se trataba del cuarto capítulo de una saga iniciada en 1979. Y a muchos se les despertó el apetito por conocer el pasado de este ex policía devenido en viajero, aventurero, mercenario, renegado, en fin. Conocer…o revisitar en mi caso.

madmax79_02

Así fue como llegué a reencontrarme con Mad Max filme que explotó un área dentro de la ciencia ficción que no había sido explotada hasta entonces. No de esa forma, al menos. Esa ciencia ficción que habla de mundos colapsados, envueltos en el caos y en estado de guerra constante, muy lejos de las ideas de “mundos felices” que algunos soñaron (idea que ya había sido explotada, por ejemplo, en El Planeta de los Simios). Muy lejos de las utopías de algunos visionarios excesivamente optimistas.

Por el contrario, Mad Max (llamada “el policía loco” en sus primeras versiones en betamax) explota una idea del mundo hecho añicos tras un inevitable holocausto nuclear. Las comunidades sobrevivientes subsisten en una guerra permanente a fin de dominar los escasos recursos existentes. Ese es el escenario que proyecta George Miller en su película, de la cual también fue guionista. Si bien este aun no se presenta como un mundo en caos permanente, como se desarrollaría en los siguientes capítulos, si permite hacernos la idea de que para allá va, pues el mundo como solíamos conocerlo, vive sus últimos estertores.

Miller, en ese sentido, fue un visionario: propuso un escenario de calentamiento global y desertificación mucho antes que Al Gore lo pusiera de moda.

En un escenario donde escasean los tipos buenos es que surgen figuras como la de Max Rockatansky, un tipo que, bien en el fondo, busca hacer lo correcto, pero que ha descubierto que actuar dentro de ciertos marcos ya no es suficiente. Eso, más una serie de circunstancias personales, son los que terminan por definirlo como el personaje que es: un hombre sin rumbo, sin destino. Un hombre que terminará por tener una noción vaga sobre de donde viene, pero sobre ¿donde va? A lo que venga.

madmax79_01

Mad Max no sólo marca el inicio de una de las sagas más célebres del cine (por mucho que hayan pasado casi 30 años entre su último capítulo y su reinicio, décadas que no se resienten tanto) sino también el debut de George Miller como director, iniciando una carrera donde la versatilidad está a la orden del día (Miller también tiene a su haber, además de la tetralogía del loco Max, comedias como Las Brujas de Eastwick, dramas como Un Milagro Para Lorenzo o cintas infantiles como Babe y Happy Feet) y ya nos dejaba claro su oficio para contar historias, crear universos y armarlos con precisión, donde cada uno de sus elementos aporte lo que tiene que aportar, y en su medida justa, para que la historia llegue a buen puerto. Mad Max no supera los 95 minutos, pero son suficientes para contar completa y precisamente su cuento, sin dejar cabos sueltos, generando entre película y espectador la química necesaria para que este último quede enganchado no sólo con la película misma, sino que se quede preguntando ¿qué viene ahora?

El mérito no es sólo de Miller. Antes de que se pusiera a dar jugo con películas como ese festín gore que fue La Pasión de Cristo o se pusiera a proferir insultos antisemitas al ser detenido pasado de copas (suerte que los últimos años ha empezado a reivindicarse), Mel Gibson solía ser un crack. Por películas como ésta y por Arma Mortal es que terminamos agarrándole aprecio a este actor australiano. Con este papel le bastó para convertirse en un ícono del cine de todos los tiempos, al encarnar a este hombre cuyo rumbo no está tan claro como sus principios y, hasta cierto punto, sus motivos.

Mad Max fue el puntapié inicial de una de las sagas menos convencionales del cine (sus cuatro capítulos no siguen un orden estrictamente correlativo, y no necesariamente obedecen a las leyes físicas más elementales..al punto que el mismo actor que encarna a Toecutter, Hugh Keays-Byrne, se repetiría treinta años después como Inmortan Joe, el villano de la cuarta película) y ciertamente no tuvo el mismo auspicio que otras sagas como Star Wars o similares…pero no le hizo falta para convertirse en un objeto de culto. O mejor dicho, de devoción.

***1/2

madmax79_br

MAD MAX

Director: George Miller

Intérpretes: Mel Gibson; Joanne Samuel; Hugh Keays-Byrne; Steve Bisley; Tim Burns

Ciencia Ficción

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

bajando el orgullo, ignorando los prejuicios

Estamos por terminar el siglo XVIII, y en un lugar de la campiña inglesa vive la familia Bennett, compuesta por el señor y la señora Bennett (Donald Sutherland y Brenda Blethyn) y sus cinco hijas: Jane (Rosamund Pike), Elizabeth (Keira Knightley), Mary (Talulah Riley), Liddy (Jena Malone) y Kitty (Carey Mulligan).

Los Bennett son una familia de pequeños burgueses, algo venida a menos, por lo que la urgencia de la sra. Bennett por buscar a sus hijas maridos de buena posición queda en evidencia cuando llega a la comunidad el aristócrata Charles Bingley (Simon Woods), quien es conquistado de inmediato por Jane, y la atracción es recíproca.

Junto a Bingley llega su amigo, el Sr. Darcy (Matthew MacFayden), cuya fuerte personalidad choca de inmediato con la de Elizabeth, aunque diversas circunstancias con el correr de los días, los hará reencontrarse más de lo que hubiesen querido…

orgullo_02

Hay un viejo chiste, o viral, o lugar común, como quieran llamarle, muy misógino, que descalifica descaradamente el llamado subgénero de las “chick flicks”, burlándose del cine femenino de manera bastante ácida, calificándolo de sobrevalorado, superficial, excesivamente azucarado y sólo para “minas gritonas e hiperventiladas”.

Puede ser, hay ciertos filmes que explotan ese tipo de personajes y espectadoras (Sex and the city, una verdadera oda a la superficialidad, y que ciertamente pareciera haber sido creada, tanto la serie como las películas, por alguien que definitivamente odia a las mujeres), pero meter a todas las películas de chicas en el mismo saco es hasta malintencionado.

Víctima habitual de este ninguneo es Orgullo y Prejuicio, la adaptación modelo 2005 de la novela de Jane Austen, y dirigida por Joe Wright. No son pocas las veces en que este título es expuesto como el arquetipo de película que ven las mujeres en la casa, solas, un viernes por la noche, con una cassatta de chocolate de un litro y medio en una mano, y cajas de pañuelos Elite repartidas por el living. Lo que es una crueldad para espectadoras y obra.

No lo voy a negar, Orgullo.. es una historia esencialmente romántica, con protagonistas que desde la primera vez que se ven advertimos la tensión sexual entre ellos y que, ellos mismos, no están dispuestos a reconocer, precisamente por las características que dan título a la obra. Además, la imagen de Mr.Darcy hace rato que superó la idea de Príncipe Azul implantada por los cuentos de hadas, al menos a nivel adulto.

¿Eso es motivo para despreciarla y ponerla al nivel de, por ejemplo, cualquier docurreality de E!? Por supuesto que no. Porque uno de los grandes aciertos de la película, así como de su obra matriz, no es sólo quedarse en el mero romance, sino que dar cuenta de la gran observadora que Austen fue de su cultura, de su época y de su entorno, mirando el contexto de su época, desde la óptica de quien le tocó vivirla, y sin la solemnidad y distancia de los libros de historia.

orgullo_01

Ahora, es cierto que el relato no tiene esa distancia, pero si existe tal entre su protagonista y su entorno, su mundo. Aunque sabe que en algún minuto deberá casarse, porque es lo que reza la tradición, porque prácticamente desde que nació se le inculcó ello y porque de lo contrario, lo más probable es que se muera de hambre, para Elizabeth no es una prioridad, al punto de llegar a rechazar a un pretendiente porque es claramente un tarado.

Es cierto, Orgullo… transcurre en una época en que el concepto de “mujer buscando su realización personal más que ser una fábrica de hijos” no existía, pero Elizabeth, así como otros personajes de Jane Austen, encarna en cierto modo un germen, un embrión, del movimiento que más tarde iniciaría la emancipación de la mujer y su lucha por la igualdad.

Por eso no es difícil que el público objetivo de la literatura –y adaptaciones- de Austen enganche con facilidad, incluso ahora, a dos siglos de diferencia, con sus personajes. Se trata de heroínas con carácter, con personalidad y motivos propios, más allá de las convenciones o costumbres. Pero también con sentimientos. Si, Elizabeth espera al hombre de su vida, pero para compartir ésta, no para ser trofeo.

Ahí puede que esté la clave para entender por qué la obra de Jane Austen se mantiene tan vigente al día de hoy. Y por eso es que se le sigue adaptando al cine y a otros formatos. Esta versión de 2005, gracias al oficio de Joe Wright (fue con esta película que comenzamos a escuchar más seguido de él) y que ayudó a consolidar a Keira Knightley como estrella (créanme, a mi me convenció más con esta película que con la saga de Piratas del Caribe…además que la química con su coprotagonista Matthew McFayden es completa) permitió acercar a las actuales generaciones al universo Austeniano, marcando diferencias claras con otros filmes “para chicas” y conquistando espectadores que jamás habrían imaginado que lo podrían disfrutar.

***1/2

orgullo_br

PRIDE AND PREJUDICE

Director: Joe Wright

Intérpretes: Keira Knightley; Matthew McFayden; Brenda Blethyn; Donald Sutherland; Rosamunde Pike; Jena Malone; Carey Mulligan; Simon Woods; Kelly Reilly; Judi Dench.

Drama/Romance

2005

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

en el bunker

Poco después de cortar con su novio, Michelle (Mary Elizabeth Winstead) viaja en su auto por la carretera, hasta que protagoniza un accidente contra otro vehículo que viajaba en sentido contrario.

Algunos días después, Michelle despierta en una habitación sin ventanas, y con una pierna encadenada. Acto seguido, aparece un hombre llamado Howard (John Goodman) quien se presenta como el conductor del vehículo que chocó con ella, y que la ha traído a este refugio secreto, aduciendo que sobre la superficie se ha producido un ataque nuclear que ha hecho inviable la existencia humana.

Aunque duda de los motivos de Howard, la existencia de otro individuo en el refugio, Emmet (John Gallagher Jr) y el ver a una malherida mujer tratando, desesperadamente, de entrar al lugar, convencen a Michelle de la real situación, y se resigna a ella, aunque encuentra pequeños detalles que la harán dudar de la buena voluntad de su anfitrión…

cloverfield10_01

Una de las grandes películas de 2008 fue Cloverfield. Dirigida por Matt Reeves y producida por J.J. Abrams, esta historia sobre un grupo de amigos atrapados en el centro de Nueva York quienes, cámara en mano, registran el ataque de una gigantesca criatura que, lisa y llanamente, apareció ahí, destruyendo todo a su paso.

Ocho años más tarde, y nuevamente con Abrams de productor, la idea se retoma, esta vez en Avenida Cloverfield 10, esta vez con Dan Trachtenberg, y después de dar bote durante varios años, hasta que cayó en manos del citado J.J., quien propuso vincularla con la cinta de 2008.

¿Cómo se vinculan? Una transcurre durante el ataque de un monstruo de otro mundo sobre Nueva York, la otra en un bunker ubicado en medio de la nada. Una es protagonizada por un puñado de personas en una situación extrema (salvarse como puedan del ataque de una criatura gigante aparecida de quien sabe donde) la otra también (tres personas en un bunker, que podrían ser las últimas personas en el mundo, y donde una de ellas es una bomba de tiempo a punto de explotar). Ambos grupos intentan salvarse como puedan. Y ambas historias nos tienen al borde del asiento ¿Les parece poco?

Si, hay un vínculo más próximo entre ellas, pero no voy a andar revelando aquí ciertos detalles que ustedes tienen que descubrir.

Lo cierto es que aquí se cumple una vez más el adagio aquel: menos es más. Avenida Cloverfield es una película de pocos recursos (quince millones de dólares, una minucia para el entorno hollywoodense, claro): un solo escenario, dividido en unos pocos ambientes, y un elenco reducido. Este suele suceder el caldo de cultivo de las buenas ideas, y vaya que funciona bien.

cloverfield10_02

Entendiendo por “funcionar bien” el estar totalmente metido en la película. En que la historia no sólo sea realmente atractiva, sino que además esté bien contada. Bien construida y bien armada, con un casting muy bien afiatado en el que si bien destaca el siempre impecable John Goodman, en nada empaña a sus compañeros de escena, logrando el equilibrio y armonía ideales para que la cinta llegue a buen puerto. Funciona bien en cuanto la sensación de angustia, encierro, aislamiento, se transmite al espectador, al punto que es imposible no sacarle la madre a alguien cada cinco o diez minutos.

Avenida Cloverfiel no es una secuela, no en el sentido estricto, pero si como el segundo paso de una gran historia que de a poco se va armando y que, tarde o temprano construirá un interesante universo fílmico. Esperemos que el buen nivel de obras y sus directores se mantenga con el tiempo. Sería una pena que un concepto que ha dado tan buenos frutos, termine muy a mal traer.

***1/2

10 CLOVERFIELD LANE

Director: Dan Trachtenberg

Intérpretes: Mawy Elizabeth Winstead; John Goodman; John Gallagher Jr.

Suspenso

2016

cloverfield10_03

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

caminando sobre el vacío

Ningún desafio es menor para Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt), equilibrista francés.

Por eso, tras atravesar las torres de la catedral de Notre Dame en una cuerda floja, sufre una ligera desmotivación, hasta que descubre en un diario, la noticia de la próxima inauguración del World Trade Center de Nueva York.

Es 1973, y con las Torres Gemelas en el centro de la atención mundial, Philippe y su insólita tropa de colaboradores, estudia con sumo detalle ambos edificios para ver la factibilidad de la hazaña que lo pondrá en la historia.

walk02

Es bien correcta la filmografía de Robert Zemeckis. Para mi siempre será el responsable de esa gran trilogía que es Volver Al Futuro, y siempre será su punto más alto. Pero a diferencia de muchos directores que tienen una obra maestra y después dan botes todo el resto de su carrera, la de Zemeckis es pródiga a la hora de filmar películas notables.

Quizás no sean todos sus filmes igual de espectaculares, pero todos, cual más, cual menos, tienen su gracia.

Es el caso de su título más reciente, The Walk: En La Cuerda Floja. Ciertamente, no la puedo poner al nivel de joyas como Quien Engañó a Roger Rabbit?, Náufrago o Forrest Gump (de Volver al Futuro ni hablar), pero del mismo modo, es una película varios peldaños más arriba de otros estrenos comerciales del año.

Porque de ese tipo de directores es Robert Zemeckis, que no por pertenecer al gremio de los blockbusters, del cine mainstream, es de los que vende cualquier porquería. No. El cine de Zemeckis se caracteriza por constituir una filmografía respetuosa del espectador, que cuenta sus historias sin paternalismos o lisa y llanamente mala leche (no es un director que de por sentado que el espectador es tonto), con agilidad y armando cada cosa en su punto exacto. Sazonado con imágenes visualemente espectaculares y ambientes muy bien construidos (No en vano, hablamos del hombre que hizo interactuar a Tom Hanks con Kennedy, Nixon y Lennon).

Aquí es donde se enmarca The Walk, y vaya que debe haber costado. Después de todo hablamos de reconstruir no sólo una época, sino que además, armar de manera convincente y realista el entorno dentro del cual el auténtico Philippe Petit llevó a cabo su hazaña. Zemeckis lo logra, y lo hace de tal manera que el vértigo, en los momentos en que Petit se encuentra desarrollando y llevando a cabo su acto, se transmite. Lo hace en la versión casera, quizás como habrá sido en salas (se exhibió en 3D e Imax).

walk01

Zemeckis no se queda sólo en la reconstrucción (difícil, si pensamos que las Torres Gemelas hace década y media que no existen..y aún así no habría sido posible recrear para el cine la prueba de Petit)sino además, haciendo gala de su capacidad para relatar con eficacia historias de personas que por equis razones se encuentran en situaciones extremas.

Donde Marty McFly debe viajar entre épocas para salvar su propia existencia, o Forrest sin darse cuenta triunfa en cada escenario que se le presenta, u otra vez Tom Hanks luchando por no desfallecer ni ceder ante la locura en una isla desierta, Philippe Petit se encuentra en una instancia clave: la de hacer lo que nunca antes había hecho. Bueno, este es el tipo de historias que Zemeckis ama construir y contar. Y el tipo de personajes que Zemeckis ama presentar.

Es tanto el gusto que siente Zemeckis por su personaje, que hace que un tipo obsesivo hasta el desagrado como Petit, muy buena encarnación de otro amigo de la casa, Joseph Gordon-Leavitt, termine por caernos bien y nos tenga enganchados ¿Lo logrará? ¿Llegará al otro lado?

La de Robert Zemeckis es una filmografía que no necesita grandes complementos para ser de nuestro agrado. Simplemente le basta con contar historias que por pequeñas, por individuales que parezcan, Zemeckis tiene esa capacidad de convertirlas en grandes epopeyas. Que siga filmando a su manera, que siga estrenando, es signo de buena salud para todos.

***1/2

walk03

THE WALK

Director: Robert Zemeckis

Intérpretes: Joseph Gordon-Leavitt; Charlotte Le Bon; Ben Kingsley; James Badge Dale

Drama

2015

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Alex De La Iglesia: mi top 5

delaiglesia

El estreno en Chile de Mi Gran Noche, la cinta de humor negro éxito de taquilla en España, que trae como gran gancho el regreso al cine de Raphael, el legendario cantante español, nos trae de regreso a las salas nacionales al gran Alex De La Iglesia.

Y ya que hablamos de este hombre, que popularizó esa inédita fusión entre lo fantástico, el terror, el cine B y el humor negro, y responsable de una de las filmografías más respetables de las últimas décadas, hagamos un repaso de cinco de sus obras fundamentales (en mi modesta opinión, claro).

EL DIA DE LA BESTIA (1995)

Tras su auspicioso debut de 1992, Acción Mutante, acerca de un grupo de marginados combatiendo un sistema sociopolítico que los deja afuera por no cumplir sus exigentes cánones estéticos, vino esta comedia que terminó de poner a De La Iglesia en el mapa.

El Día.. coescrita junto a su habitual guionista Jorge Guerricaechevarría, relata la cruzada de Angel, un cura vasco (Alex Angulo) que ha descifrado el día y lugar exactos del nacimiento del Anticristo. Secundado por un descerebrado trasher, José María (Santiago Segura) y un charlatán televisivo llamado Cavan (Armando De Razza) comienza una loca seguidilla de maldades tratando de llamar la atención del hijo de Satanás, para enfrentarlo cara a cara y, de ese modo, salvar a la humanidad.

delaiglesia01

El Día De La Bestia

La cinta, mezcla de terror, demonología y comedia, fue un éxito de taquilla en su país y fuera de él, incluso acá donde pese a que se exhibió en muy pocas salas y pocas funciones, estas fueron tan concurridas que terminó por convertirse en un objeto de culto.

MUERTOS DE RISA (1999)

La cuarta película de De La Iglesia, posterior a su primera incursión en el cine estadounidense, Perdita Durango (1997, con Rosie Pérez y Javier Bardem, en una suerte de secuela de Corazón Salvaje, de David Lynch, de hecho, sus protagonistas vienen de ese filme), volvió a la comedia negra con este filme que lo reúne con Santiago Segura y Alex Angulo, dos de sus actores fetiche.

Es la historia de Bruno (El Gran Wyoming) y Nino (Segura) los comediantes más populares de España. Famosos desde mediados de los ’70 por una rutina realmente estúpida (todas terminan con Bruno dándole cachetadas a Nino), el público los adora, pero ellos se odian y con los años se trabará una verdadera guerra a muerte entre ellos.

LA COMUNIDAD (2000)

Carmen Maura pasó de ser la musa de Almodóvar a ser la musa de De La Iglesia (hay que decir que entre ambos directores existe una muy buena relación, así como amistades con otros realizadores como Guillermo Del Toro, Alfonso Cuarón, Alejandro Amenábar y hasta Nicolás López) en esta comedia, muy negra también, acerca de una corredora de propiedades que descubre que, en un departamento que intenta vender en un lamentable edificio céntrico, vivía un anciano recientemente fallecido, y que guardaba en su interior, una apetecible cantidad de dinero en efectivo. El problema es que los vecinos del edificio también lo saben. Y la guerra entre ambos bandos no tarda en desatarse.

delaiglesia2

Muertos De Risa

800 BALAS (2002)

Más que el terror y la comedia negra, esta debe considerarse un ejercicio de nostalgia y homenaje por parte del buen Alex al cine que lo formó.

Julián (Sancho García), alguna vez doble de acción encabeza una pequeña comunidad de Almería, que en el pasado sirvió de locación para spaghetti westerns, aunque tras la caída del género, esta comunidad pasó al olvido, y subsiste ofreciendo recorridos turísticos por lo que alguna vez fueron escenarios de clásicos del género, donde entre otros actuó el mismísimo Clint Eastwood, de quien Julián dice ser amigo personal.

La llegada de Laura (Carmen Maura), una agresiva ejecutiva de bienes raíces, quien ve en el poblado una buena oportunidad de negocios, pone en alerta a Julián y los suyos, pero encuentran un aliado en Carlos (Luis Castro), un fanático del western y que pronto descubrirá que entre él y Julián los une algo más que la pasión por el cine.

Quizás le falte humor negro y suspenso, pero este filme tiene emoción, sangre y cariño por el cine de sobra, motivo más que suficiente para añadirla a esta selección.

delaiglesia3

CRIMEN FERPECTO (2004)

Toda la negrura que muchos echaron de menos reapareció en este filme a medio camino entre el thriller y la comedia, en el estilo tan propio de De La Iglesia.

Rafael (Willy Toledo) es el vendedor más exitoso de una gran multitienda de Madrid. Ganador, seductor y de gustos refinados, ve su reino amenazado por Antonio (Luis Varela), a quien accidentalmente mata tras una pelea. La única testigo es Lourdes (Monica Cervera) otra dependiente del local a quien Rafael siempre despreció por fea, que aprovecha la oportunidad para vengarse, chantajear al vendedor y convertirlo en su amante y luego marido, situación que se volverá insostenible con el paso de los días.

Bonus track: LOS CRIMENES DE OXFORD (2008)

La segunda incursión de Alex De La Iglesia en el medio anglosajón, y una de las pocas veces que no ha trabajado con material original. En este caso, se trata de una adaptación de la novela Crimenes Imperceptibles, de Guillermo Martínez.

Es la historia de Martin (Elijah Wood) un estudiante de matemáticas que llega a Oxford, becado, para preparar una tesis junto al destacado profesor Arthur Seldom (John Hurt). todo se desenvuelve sin inconvenientes, hasta que la dueña de la casa donde Martin se hospeda aparece muerta, y Martin encuentra una serie de pistas que van desafiando su matemática inteligencia.

Es una película muy fuera del modelo de De La Iglesia, por origen, género y hasta desarrollo, pero en lo general, funciona, así que hay que nombrarla igual.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

no era para castigarlas tanto

Si en algo ayuda el tiempo es a darle perspectiva a las cosas. Y en el cine, eso no es una excepción. Sucede muchas veces que cintas que en un minuto nos parecieron extraordinarias, a la segunda o tercera vez que las vemos descubrimos que en realidad no lo eran tanto (me pasó, y me sigue pasando, con Avatar). O al revés, eso que nos pareció una lata con el tiempo se ha convertido en un objeto al que, a decir verdad, tenía igual su qué se yo.

Es lo que me pasó con dos películas de 2015, que vi estos días y que en su oportunidad dejé pasar. Tanto Tomorrowland como Pan son cintas que fueron bastante castigadas por la crítica, en un caso, y el público, en la otra.

Dirigida por Brad Bird, Tomorrowland es la aventura de Casey (Britt Robertson) una adolescente con una insaciable curiosidad científica, quien es reclutada para trasladarse a una dimensión paralela conocida bajo el concepto que da nombre a la película. En su aventura, conoce a Frank Walker (George Clooney), un amargado inventor que le podría ayudar en su camino a esta dimensión.

A su vez, Pan es la historia de Peter (Levi Muller) un huérfano inglés que, durante la guerra, es secuestrado desde el orfanato en que vive en un barco volador, y empleado como esclavo de BarbaNegra (Hugh Jackman), un salvaje pirata y explotador de una mina, que busca la conquista del reino de las Hadas.

Sintiendo que su llegada a este reino va más allá de una mera coincidencia, Peter se une a otro esclavo, Garfio (Garret Hedlund) para escapar de Barba Negra y ayudar a combatir al ambicioso corsario.

tomorroland_br

Ambas tuvieron un paso relativamente fugaz por cartelera, no sólo acá (donde la falta de salas y público que meter en ellas hace que el paso de ciertas cintas menores sea prácticamente por cumplir) sino también en Estados Unidos, y creo que eso no les hizo justicia.

Tal vez Tomorrowland no sea la mejor película de su realizador, responsable de tremendos filmes de animación como The Iron Giant, Los Increíbles o Ratatouille (estas últimas dos obras categóricamente superiores al promedio) pero eso no le quita méritos. Porque si algo debemos destacar de Tomorrowland es el respeto y cariño que Bird profesa a la ciencia ficción más clásica, al retrofuturismo, a la utopía y a la ucronía. Muchos de esos elementos ya estaban presentes en su anterior filmografía, y como el buen narrador que es, logra una idea que funciona (pese a lo poco carismática que resultó su protagonista…¿el presupuesto no alcanzó para Jennifer Lawrence?).

Por el lado de Pan, en términos generales está harto mejor armada que la anterior. De la mano de Joe Wright, que aunque la fantasía y los cuentos de hadas no son lo suyo, a decir verdad es un narrador bastante eficaz, que hace que el relato fluya con agilidad, pero procurando explicar los hechos, sus antecedentes y circunstancias fundamentales con claridad, sin dejar cabos sueltos o enredos. Eso hace que la historia, estéticamente lograda, se disfrute más.

En una época en que se ha dado por reconstruir los cuentos de hadas con mejores y peores resultados, Pan es una buena actualización del mito, harto más digna que varias de sus similares…¿en qué falló como para que no la acompañara la taquilla? Buena pregunta.

Lo cierto es que ambas son películas que se disfrutan en una tarde dominical pues su espíritu fundamentalmente es ese. Su pretensión no es más que acompañar o amenizar una tarde de fin de semana, feriado o descanso. En ese sentido, creo que los formatos caseros las favorecen harto.

panbr

TOMORROWLAND ***

Director: Brad Bird

Intérpretes: Britt Robertson; George Clooney; Hugh Laurie; Raffey Cassidy; Tim McGraw

Ciencia Ficción

2015

PAN *** 1/2

Director: Joe Wright

Intérpretes: Levi Muller; Garrett Hedlund; Hugh Jackman; Rooney Mara

Fantasía

2015

fretamalt@hotmail.com