Oscar 2016: los ganadores

La Academia de vez en cuando nos sorprende para bien. Si, la favorita de muchos no ganó como Mejor Película, pero la que dabamos por sentado que le quitaba el premio tampoco lo hizo, y en vez de decidir salomónicamente como para no herir susceptibilidades, optó por arriesgarse con una película más osada (y complicada, por su temática).

Pagó algunas deudas pendientes.

Y por primera vez, el Oscar se mira y se toca. Aquí, detallado, el palmarés de la última entrega de premios de la Academia.

MEJOR PELICULA: SPOTLIGHT

Dije que era un filme difícil por su temática (la investigación por la prensa acerca de una serie de acusaciones de abuso infantil que dejaron muy mal parados a la Iglesia Católica estadounidense) y que la Academia no se iba a arriesgar con un tema así de peludo. Pero me alegra equivocarme esta vez, con el filme que de la nada se alzó como la tercera gran favorita para el premio este año.

MEJOR ACTOR: LEONARDO DI CAPRIO por El Renacido

Ya era hora!! Aunque sigo creyendo que fue más por dejar de chutearlo, por pagar la deuda y evitar un linchamiento, que por su actuación misma.

MEJOR ACTRIZ: BRIE LARSON por Room

Más que merecido. Entre ella y Jacob Tremblay sostienen toda la película.

MEJOR ACTOR DE REPARTO: MARK RYLANCE por Puente de Espías

Me gustaban más Tom Hardy y Sylvester Stallone, pero bueh, sería el premio para Puente de Espías.

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO: ALICIA VINKADER por The Danish Girl

Aquí tampoco era mi favorita, pero no me quejo. Hizo Ex Machina y no fue nominada por esa, debiendo serlo, así que compensa.

oscar16_01

MEJOR DIRECTOR: ALEJANDRO G. IÑARRITU por El Renacido

Los únicos que no se dieron cuenta de que a muchos no les gustó la decisión fueron la Academia y G. Iñarritu. A mi no me gustó para nada, si en la misma quina estaba George Miller…

MEJOR PELICULA ANIMADA: INTENSAMENTE

No corría sola, pero si con una ventaja gigantesca.

MEJOR CORTO ANIMADO: BEAR STORY dirigida por Gabriel Osorio

El Oscar se mira, se toca y se queda en Chile. En un país donde hacer cine es difícil, especialmente animación, no queda otra que sacarse el sombrero ante PunkRobot.

MEJOR GUION ORIGINAL: SPOTLIGHT

Aquí la peleaba con Intensamente. Muchos considerábamos que si ganaba Spotlight, no ganaba Mejor Película. Nos equivocamos.

MEJOR GUION ADAPTADO: LA GRAN APUESTA

Poca gente tomaba en serio este filme, por eso sorprendió tanto que se haya ido con uyn premio.

MEJOR CANCION ORIGINAL: Writings On The Wall, por Sam Smith, por 007 Spectre

En un año flojo para la categoría, cortaron por la más fácil de recordar…aunque reitero lo que dije antes, es la menos Bond de las canciones Bond.

MEJOR BANDA SONORA: ENNIO MORRICONE, por The Hateful Eight

Merecidísimo.

MEJOR PELICULA EN IDIOMA NO INGLES: SON OF SAUL (Hungría)

MEJOR CORTOMETRAJE: STUTTERER

MEJOR DOCUMENTAL: AMY

MEJOR DOCUMENTAL CORTO: A GIRL IN THE RIVER,THE PRICE OF FORGIVENESS

MEJORES EFECTOS VISUALES: EX MACHINA

Fue una de las grandes sorpresas del 2015 y era prácticamente su única nominación. Muy de acuerdo.

oscar16_02

MEJOR EDICION DE SONIDO: MAD MAX FURY ROAD

MEJOR MEZCLA DE SONIDO: MAD MAX FURY ROAD

MEJOR EDICION: MAD MAX FURY ROAD

MEJOR FOTOGRAFIA: EMMANUEL LUBEZKI por El Renacido

MEJOR MAQUILLAJE Y PEINADOS: MAD MAX FURY ROAD

MEJOR DISEÑO DE PRODUCCION: MAD MAX FURY ROAD

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO: MAD MAX FURY ROAD

Tanto premio para Mad Max nos hizo ilusionarnos, sobre todo Edición, pero bueh…de todos modos igual sacó más que El Renacido.

oscar16_oso e

el equipo de Punk Robot, tras la premiación.

Opiniones? Comentarios? Reclamos?

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

la manera correcta de gritar

nata_vina01

La historia del humor en el festival de Viña, y quizás del humor nacional, se dividió en un antes y después.

No sólo por la arremetida con cual más o cual menos éxito del humor stand up en el más masivo de los estelares de nuestra tv, sino porque su mejor exponente fue una mujer.

Si, en un medio integrado principalmente por hombres (ciertamente los que arman las parrillas de estos espectáculos no han visto nunca Saturday Night Live, o nunca han oído hablar de Amy Poelher, Tina Fey, Sarah Silverman o Amy Schumer, o simplemente tienen la mente demasiado estrecha y no han sido capaces de darse cuenta que hay más humor que el de Morandé con Compañía,) fue la actriz y comediante Natalia Valdebenito quien terminó marcando pauta.

Ovacionada por el público presente; 43 puntos de rating; trending topic a nivel nacional; titular en varios medios y prácticamente tema país por varios días, contar con un público fiel (en algunos casos desde que se hizo conocida a mediados de los 2000 con la comedia Cabra Chica Gritona..me incluyo) y hasta la cantidad de “machos alfa” que se han sentido “afectados” con su rutina (¡siempre hay que bancarse a los que no entienden los chistes!), demuestran lo que he dicho.

¿Cómo podríamos explicar este éxito? Bueno, partamos diciendo que no es ninguna novedad. Es cosa de pensar en el rating de su programa de radio (Café Con Nata, súbela.cl) y en el éxito de su unipersonal Gritona!, que iba a durar un mes y estuvo en escena hasta enero. Eso, y la combinación de uno o más de estos factores.

Primero, Natalia es muy buena oradora. Mucha gente cree que basta con ser gracioso@, con ser simpátic@. Obvio, si pretendes dedicarte a hacer reír a alguien tienes que serlo, pero no es suficiente si no sabes seguir una estructura, una línea narrativa. Muchos caen en el camino por eso mismo, lo que es más grave en el stand-up que, precisamente, se funda más que en chistes aislados, en plantear una situación, un tema a tratar y a partir del cual van saliendo los chistes.

Además, está el factor simpatía y gracia. Pero eso de la mano del factor honestidad. La frase se le ha atribuido a distintos autores, así que no me mandaré ningún carril atribuyéndosela a tal o cual, pero es muy cierta: Hay una receta para el fracaso: tratar de dejarlos contentos a todos. Si a eso le sumamos que Natalia tiene un discurso, una postura social o política definida y que defiende a brazo partido, un poco de honestidad en un entorno donde se busca no quedar mal con nadie, se valora. Sobre todo si es honestidad con un@ mism@ y con sus principios.

Cierto, eso le costó el despido de Via X unos meses atrás, pero murió en la suya. Y a la luz de los hechos ya hemos visto, quien rió al último. Lo que nos lleva a otro factor: tener cojones. Porque para hacer reír, saliéndose de la monotemática imperante en el medio, y asumir que lo que estás haciendo puede que no le guste a todo el mundo, en un medio donde el principio rector es procurar no herir susceptibilidades, hay que tener agallas. E igualmente, cariño y fe en lo que haces.

nata_vina02

Sin exagerar, desde la última vez que actuó Jorge González en el mismo escenario, que no veía tanta transparencia en esta instancia.

Y además, es linda. Si, es una superficialidad, pero que sirve para matar el misógino y asquerosamente zorrón criterio de “ah, claro, tiene que contar chistes para que la pesquen, como todas las feas” (léase como lo leería el Negro Piñera).

Natalia Valdebenito pudo haber tomado el camino fácil, apelando a una cuestión de género, a la piedad o al chiste fácil y estereotipado para salir airosa del desafío, pero prefirió ir por otro lado. Arriesgó, se echó al bolsillo los prejuicios y los comentarios viperinos, y todo fue ganancia.

Y es que habrá partido como una Cabra Chica Gritona, pero las carreras no avanzan en vano, ni por la mera casualidad. Natalia Valdebenito ya no es una cabra chica, pero si que aprendió la manera correcta de gritar…ahora sólo falta que como sociedad aprendamos la manera correcta de escuchar.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

 

 

no estaba muerto

(ni andaba de parranda…perdón, no lo pude evitar xD)

Es 1823, y mientras recorre las nevadas regiones montañosas al norte de EEUU, un puñado de tramperos al mando del capitán Andrew Henry (Domhall Gleason) sufre una emboscada por parte de un grupo de nativos dakotas, que los obliga a abandonar el lugar y volver a su fuerte de origen, a pie, a sugerencia de Hugh Glass (Leonardo Di Caprio) cazador, conocedor del terreno y de las costumbres de los nativos que viven en la región, que sirve de guía a la expedición.

La propuesta de Glass es resistida por parte de la tropa, especialmente por Fitzgerald (Tom Hardy), uno de los exploradores a quien Glass no le simpatiza, ni su hijo Hawk (Forrest Goodluck), mitad nativo, a quienes Fiztgerald desprecia luego de sufrir un ataque de éstos que le costó parte de su cuero cabelludo.

Luego de que Glass fuera atacado y dejado a medio morir por una osa, Fitzgerald accede a quedarse con él, hasta que Glass se sienta algo mejor y pueda continuar el viaje. Cuando el resto de la tropa continúa el trayecto, Fitzgerald aprovecha para dar muerte al hijo de Glass y dar por muerto a este último, antes de seguir a la tropa, ignorando que Glass..no ha muerto…

revenan02

Junté todo lo que tenía que juntar para sobreponerme al hecho de que Alejandro González Iñarritu (digo, Alejandro G. Iñarritu) nos vendiera humo el año pasado con Birdman (y caímos todos redonditos), sobre todo cuando descubrimos que dejó en el camino maravillas como Nightcrawler, Gone Girl, Boyhood o Whiplash.

Pero como en pro del buen nombre de la cinefilia, uno tiene que ser objetivo y riguroso, me hice el ánimo de ver su último trabajo, El Renacido, película basada en la novela del mismo nombre de Michael Punke, y basada en la historia del tramperop Hugh Glass, que hasta hace un tiempo disputaba con Mad Max cuanto premio estuviera en el horizonte, especialmente el Oscar, o así era hasta la irrupción de filmes como Spotlight o Room.

Y voy a ser objetivo. Es una buena película. Tiene sus momentos, sus virtudes, pero…¿la mejor del año? ¿la misma temporada que Mad Max, Spotlight, Creed o The Hateful Eight? Desde luego que no.

Y es que así como tiene sus aciertos, también tiene sus falencias. La más grave, consecuencia de la incomprensible urgencia de G. Iñarritu por ser pretencioso, alargando escenas e introduciendo elementos que, a mi modesto entender, no venían al caso..¿qué era ese meteorito, por ejemplo?¿O esa Iglesia en ruinas que aparece de la nada? Todo esto hace que uno empiece a sumar y concluya que la película tiene entre media hora y 45 minutos de sobra que, de no estar, la historia se hubiera contado y entendido igual, o mejor incluso.

El otro punto a discutir es la actuación de Leonardo Di Caprio. Siempre he desconfiado del criterio de la Academia, pues parece ser que mientras más cambie en escena un actor, mientras más hecho pebre aparezca el protagonista, como que más méritos le encuentran. Pasó con Charlize Theron (Monster), con Matthew McConaghuey (Dallas Buyer’s Club) o Eddie Redmayne (La Teoría del Todo), todos reconocidos por la Academia una vez que han tenido que pegarse un cambio de imagen radical…no obstante haber tenido actuaciones mucho mejores sin necesidad de transformarse tanto. Y aquí es donde se me plantea el problema: quiero que este domingo Leo su primer Oscar..claro que lo quiero, se lo deben hace rato..y después de ver todo lo que sufre su personaje en pantalla, y lo que el debió haber sufrido durante el rodaje, es hasta merecido…pero preferiría que el premio fuera por un papel que no esté a medida de la Academia…y que por cierto, tampoco es su mejor actuación (si pasa, se cumple eso que suele hacer la Academia, premiar por cumplir).

revenan03

Pero dije que tenía sus cosas buenas. Primero, la tremenda actuación de Tom Hardy, nominado al Oscar como mejor actor de reparto, y que sostiene los mejores momentos de la película. Lo mismo puedo decir de la performance de Domhall Gleason (Dios..cuantas películas ha hecho este tipo el último año?) Por otra parte, no seré yo el que objete la siempre impecable fotografía de Emmanuel Lubezki, uno de los puntos innegablemente más altos del filme, y de la banda sonora que contó con la participación del gran Ryuichi Sakamoto.

El Renacido tiene virtudes, buenos momentos que, si bien la llevan a buen puerto, no alcanzan para construir una película calificable como la mejor del año. Por eso la sensación agridulce con la que uno queda tras la exhibición, que tiene muchas posibilidades de llevarse el premio mayor un filme que tiene sus defectos, excesos y excentricidades que se ajustan cabalmente a la mentalidad de la Academia.

Y así es como en un año más, otra vez vamos a estar pensando que G. Iñarritu nos vendió humo.

***

THE REVENANT

Director: Alejandro G. Iñarritu

Intérpretes: Leonardo Di Caprio; Tom Hardy; Domhall Gleason; Forrest Goodluck

Drama

2015

revenan01

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

los rounds de la vida

Desde que fue adoptado por la viuda de su padre biológico, Mary Anne Creed (Phylicia Rashard), a Adonis Johnson (Michael B. Jordan) nunca le faltó nada: buena educación, buenos trabajos y oportunidades en la vida…sin embargo, siente que hay algo que ni todas las comodidades del mundo le han dado, y lo encuentra en el boxeo, participando en pequeñas ligas amateur y peleando en gimnasios de baja estofa.

Con la sensación que carga un legado tremendo sobre sus hombros, ya que su padre biológico fue el desaparecido y recordado ex campeón mundial, Apollo Creed, Adonis viaja a Filadelfia, en busca de la orientación de un viejo amigo y rival de su padre, el ex campeón Rocky Balboa (Sylvester Stallone).

Rocky, quien ya ha visto partir a su mujer y a su mejor amigo, que ha visto distanciarse a su hijo, a diez años de su pelea de despedida, estima que ya no tiene más que darle al mundo, pero la voluntad del muchacho por surgir, le hará reconsiderar su situación en la vida..

creed01

Qué cosas que tiene el box…mientras en la vida real es un deporte permanentemente cuestionado por su agresividad, por su vinculación directa o indirecta con la ilicitud, y por el estilo de vida que extradeportivamente han mantenido Mike Tyson, Floyd Mayweather o Manny Pacquiao con sus recientes declaraciones homofóbicas, en el cine es fuente de tremendas películas acerca de la condición humana.

Repasemos: Toro Salvaje, Million Dollar Baby, The Fighter, recientemente Southpaw, y por supuesto, Rocky, el personaje que en 1977 convirtió a Sylvester Stallone de personaje secundario en estrella, y que retoma, esta vez como personaje secundario, en la recientemente estrenada Creed, para muchos, la gran olvidada por la Academia este año.

E injustamente olvidada, hay que decirlo..pero vamos por partes.

Creed, dirigida por el debutante en el mainstream Ryan Coogler (Fruitvale Station) puede analizarse desde diversos puntos de vista.

Primero, como rescate de uno de los personajes más icónicos y entrañables del cine. Rescate, continuación y homenaje a un personaje que terminó por convertirse en un símbolo cinematográfico de la superación y de la lucha contra la adversidad. Rocky, un completo perdedor, un sujeto condenado al fracaso, que un día tiene su oportunidad y logra reivindicarse consigo mismo. Coogler es consciente de lo que significa este personaje para mucha gente y es realmente respetuoso de ese legado. Por eso, no cuesta nada al fan de la saga encariñarse con Creed como ya lo hizo con la saga que la antecede.

creed04

Creed obedece a ese esquema: personajes solitarios, con grandes carencias en la vida, más allá de las materiales (la única diferencia entre Adonis y el Rocky de sus comienzos es que el ítaloamericano no tenía donde caerse muerto, ni perro que le ladre, cosa que Adonis si cuenta, aunque no le satisfaga) en busca, o en espera de reivindicarse. Desde este punto de vista, el trato dado por Coogler a la película es el correcto, y funciona a la perfección.

(Y si, hay fan service, pero no gratuito, sino que obedeciendo al buen camino de la historia)

Por otro lado, obviando la circunstancia de ser indirectamente una secuela, como película autónoma, resulta una narración autosuficiente y autosustentable, de la cual Coogler tuvo atento hasta el más mínimo detalle, y que tiene bastantes méritos para que de todos modos nos deje con un grato sabor, aun para los que nunca vieron antes ninguna de las películas de Rocky. Coogler arma una historia con buen ritmo, respetando los tiempos, intensidades y circunstancias: divertida cuando tiene que serlo, dramática cuando tiene que serlo, emotiva cuando debe serlo (emotiva, que no es lo mismo que cebollera, ojo), en una narración que prueba que la historia es cíclica, pues pese a las diferencias entre los personajes, de una u otra forma sus experiencias son similares, entendiendo a cabalidad las motivaciones de sus personajes, y la relación que se hace entre ambos, en una na .

Las motivaciones de Adonis, un personaje que ha tenido una vida cómoda, pero que está desorientado, que necesita algo que, por un lado, le haga sentir lleno, y por otro, soportar el peso de un legado que no pidió cargar, lo que se grafica en su insistencia en seguir usando su apellido materno, y no su apellido adoptivo, aún cuando ha pasado una vida en esa calidad.  La actuación de Michael B. Jordan en este rol nos hace entender por qué tanta bronca con la Academia por no haber nominado afroamericanos este año, porque Jordan asume totalmente las características, virtudes y defectos de su personaje.

Las motivaciones de Rocky que, a la luz de los hechos, estas se han ido extinguiendo. Con su mujer y mejor amigo sepultados, sin mayor comunicación con su hijo y con una salud en declive, nuestro querido semental italiano siente que ya ha sido suficiente…hasta la aparición de Adonis, que viene a constituir un empujón para seguir luchando. Stallone quizás no sea un actor extraordinario, pero a la hora de prestarle su cuerpo a su “hijo” fílmico, la identificación es única e irrepetible.

Todo ello sazonado con impecables secuencias de combate, propias de esta saga.

Sintetizando, si la primera Rocky es una historia sobre superar la adversidad, Creed es un canto al hecho de hacer las paces con la vida, con el pasado y con el legado, usando como catalizador el boxeo. Creed las hace, Rocky las hace, y Ryan Coogler…no necesita hacerlas, su trabajo ya está a la altura de las circunstancias.

****

creed02

CREED

Director: Ryan Coogler.

Intérpretes: Michael B. Jordan; Sylvester Stallone; Tessa Thompson; Phylicia Rashad; Tony Bellew; Richie Coster; James “Stich” Duran.

Drama

2015

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

zoociología

Desde su infancia en una granja de zanahorias, a Jody Hopps se le inculcó que no debía tener grandes aspiraciones en su vida, que los sueños no siempre se hacían realidad, y que el desplome después de eso dolía mucho.

Por suerte, Jody nunca hizo mucho caso de esos consejos, y así, a base de una voluntad incuestionable, se convirtió en la primera conejo policía de Zootopia, y aunque sólo le asigna multar autos malestacionados, se entrega a su labor con gran dedicación, esperando su oportunidad.

Cuando desaparece una cantidad considerable de habitantes de Zootopia, Jody tiene su última oportunidad cuando su jefe le da 48 horas para resolver la desaparición de una inofensiva nutria, bajo amenaza de despido. Así, Jody se lanza a la investigación, con la forzada colaboración de Nick Wilde, un zorro con un largo historial de fechorías a sus espaldas…

zootopia01

Antes de Pixar, de Star Wars, de Marvel, etc, hubo un estudio llamado Walt Disney Pictures, que es la columna vertebral de este gigante del entretenimiento. Y al principio, se dedicaba a hacer películas con personajes antropomorfos. Hoy, diez años después, retoma la especialidad, con Zootopia, su más reciente estreno.

Una pregunta recurrente cuando Disney estrena fuera de sus franquicias es si puede funcionar sin éstas. La respuesta, por lo general, es que si, se defiende, funciona, y con buenos resultados. Unos mejores que otros, cierto, pero por lo general, funciona. Y Zootopia es uno de estos casos. Es entretenida, atractiva, tiene momentos muy graciosos…

Convengamos que no es la más extraordinaria cinta animada que Disney ha producido. Ciertamente no sale muy bien parada si la ponemos frente a trabajos como Intensa-Mente, Toy Story o sin ir más lejos, otras cintas Disney como Frozen (el extraño caso de Frozen que la he encontrado mejor después de la segunda o tercera vista), pero claramente está por sobre el promedio.

A ver si así explico mi punto. Antes de Zootopia aparecieron los trailers de Kung Fu Panda 3 y La Era del Hielo 5, secuelas hechas con el claro objetivo de seguir generando ingresos para los estudios y que de otra manera no se explica porqué insistir en ellas. Vale, tal vez sean películas muy entretenidas, pero es una entretención que se olvida al rato, hasta que el niño ve que vienen los juguetitos de las películas con la cajita feliz.

Zootopia está muy por encima de eso. Obviando la necesidad de dejar una moraleja acerca de evitar los prejuicios y promover la integración, cosa que de todos modos resulta oportuna, en esta época donde el bullying está desatado, y de nunca dejar de perseguir los sueños, lo cierto es que Zootopia tiene grandes virtudes para marcar diferencias con todas esas cintas animadas que se hacen sólo para vender juguetes, y de las que se estrenan muchas cada año..lo siento, Zootopia está por encima de todo eso, tiene un contenido que estas otras no lo tendrán ni en sus mejores sueños y ciertamente se disfruta más.

Zootopia no está para revolucionar el género de la animación (para eso está Pixar y para eso está Gibhli..y quizás Laika), pero tampoco es algo que pretenda hacer, sino que se conforma con ofrecer un buen espectáculo audiovisual para toda la familia, con una historia que se entiende y disfruta sin grandes complicaciones, que es lo que uno espera de este tipo de trabajos..pero claro, sin olvidar que ese espectáculo debe justificar el precio de la entrada, y con eso le alcanza para llegar a buen puerto sin sobresaltos. Como pasa muchas veces, menos es más.

zootopia02

***1/2

ZOOTOPIA

Director: Byron Howard; Rich Moore; Jared Bush

Voces en ingles: Ginnifer Goodwin; Jason Bateman; Idris Belba; Jenny Slate; J.K. Simmons; Octavia Spencer; Shakira

Animación

2016

PLUS: En su paso por salas nacionales, se podrá disfrutar junto a Zootopia de Bear Story, el corto de PunkRobot Studios que postula en este momento al Oscar al mejor corto animado, después de un exitoso paso por un sinnúmero de festivales.

¿Qué decir? Orgullo. Más allá del mero patriotismo, da gusto ver que hay cabezas pensando y concretando ideas geniales como ésta. Bellamente construido y con una narración que alcanza niveles sobrecogedores, esta Historia de un Oso justifica cabalmente todos y cada uno de los reconocimientos obtenidos, que la tienen como la favorita para ganar el próximo domingo 28 su categoría. Esperemos que así sea, y si este corto es responsable del primer Oscar para el cine chileno, bienvenido.

bear_story

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

el negociador

Aunque la II Guerra Mundial ya es un recuerdo, la situación mundial es tensa. La guerra nuclear es inminente y por lo mismo, tanto EEUU como la URSS se encuentran en actitud de alerta por cualquier hecho que podría revestir una amenaza. Por eso es que cuando el ciudadano soviético residente en Brooklyn Rudolf Abel (Mark Rylance) es sorprendido intercambiando información con un compatriota, es detenido por el FBI y acusado de espionaje.

A fin de dar la impresión de estar respetando el debido proceso, el gobierno estadounidense contrata al abogado de seguros James Donovan (Tom Hanks) para que asuma la defensa de Abel. Todo esto como mero simbolismo, ya que la opinión pública, y el gobierno incluso, estiman que Abel merece la pena capital sin más trámite, pero Donovan piensa que, dada la situación mundial, es mejor idea mantener a este prisionero con vida…

puente_01

Hace un par de meses, la carrera por el Oscar a la Mejor Película era una carrera de dos, rodeado de unas cuantas comparsas. A principios de año, la cosa era entre Mad Max y The Revenant, y de la nada apareció una camada de títulos que ya no le da tanta estrechez a la competencia, que es lo que pasó con Spotlight, Room, Joy, y con Puente de Espías, la última película de Steven Spielberg, protagonizada por Tom Hanks.

Basada en hechos reales, y con un guión coescrito por los hermanos Cohen (y cuando uno mira la historia le cuadra totalmente y llama a preguntarse por qué no la dirigieron ellos mismos) fue raro lo que pasó con Puente.. Es una de las pocas películas de Speilberg que ha pasado piola. Es decir, es un muy buen trabajo del tío Steven (ya hablaremos de eso más adelante) y anduvo bien en taquilla, pero por alguna razón no hizo el mismo ruido que otros filmes de Spielberg.

Es decir, todos, incluso los no militantes, los no cinéfilos, los que no van al cine, saben cuando se estrena, por ejemplo, un Indiana Jones, un Jurassic Park, en fin…de Puente de Espías, mucho ruido no se hizo..¿poco marketing?¿estrenada en mala época?¿sobrepasada por otros filmes que por una u otra razón tuvieron mejor publicidad? Como fuera, sentí que no hizo todo el ruido que debía. Tal vez me equivoque, pero así me dio la sensación.

Como fuera. Aunque su título arranca anunciándonos que es un filme de espías, lo cierto es que tiene marcadas diferencias con otros títulos del género. Sin ir más lejos, se estrenó por la misma época que otros filmes del género (la quinta Misión: Imposible, The Man From U.N.C.L.E, 007 Spectre) lo que hace que las diferencias entre el standart del espionaje y Puente.

¿Por qué? Porque si las otras películas citadas a modo ejemplar tienen acción, adrenalina, con mayor o menor abundancia, Puente.., se podría decir que no lo tiene. Lo que es raro, incluso, para un director como Spielberg, que normalmente incluye escenas de acción correctamente construidas, pues Puente de Espías tiene apenas una o dos, si es que, porque el enfoque de esta historia es otro.

puente_02

Spielberg aquí hace algo que es inédito para el género de cinematografía de espías (y en cierta forma en su propia filmografía) como es darle mucha importancia al diálogo. A la conversación. Lo que es lógico si pensamos que esta es la historia real de un individuo, Donovan, que pasó a la historia como negociador, por lo que aquí las balaceras, peleas cuerpo a cuerpo y persecuciones no tienen mucha cabida. Haberlas introducido, creo yo, es un error, si pensamos que la principal arma empleada por Donovan es su inteligencia, su perspicacia y su capacidad para ver las cosas con mayor claridad, lejos de la belicosidad y apasionamientos imperantes en el lugar y momento histórico en que le tocó desenvolverse.

Esto, claro, puede que predisponga al espectador a la hora de decidir…”¿cómo?¿una película de espías en que no pasa nada?” Lo cual es, en mi modesta opinión, una manera errada de ver las cosas.

El espectador está tan malacostumbrado a las películas con escenas a mil revoluciones por minuto, que una que se salga del margen le resulta difícil de procesar…¿A dónde ha llegado la flojera?

No es que no pase nada, es que ud.no se da el trabajo de entender la historia, y que estas no necesariamente se cuentan con balazos o combos, sino también con palabras, las cuales además deben estar inteligentemente empleadas para hacer atractivo y entendible el relato. En tal sentido, el guión escrito por los hermanos Cohen junto a Mark Charman implica un cimiento sólido a partir del cual construir la historia, con el conocido oficio de Spielberg para armarla, y con un muy buen casting encabezado por un Tom Hanks que a estas alturas ya sabe lo que tío Steven espera de él. Y se lo da.

Todas piezas que se juntan para hacer una película superior al promedio de su género. Puente de Espías es un filme honesto, que se atreve a salir del prototipo, y no sólo sale bien parada, sino que superando a algunas sandías caladas del género.

***3/4

puente_br

BRIDGE OF SPIES

Director: Steven Spielberg

Intérpretes: Tom Hanks; Mark Rylance; Amy Ryan; Alan Alda; Austin Stowell; Will Rogers

Espionaje

2015

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

un millón que no se da todos los días

La película más vista del cine chileno, Stefan vs Kramer, superó los dos millones de espectadores hace casi cuatro años, y la que hasta la semana pasada ostentaba el segundo lugar, Sexo con Amor, estuvo cerca del millón, hace más de una década.

Así, no todos los días una película chilena supera el millón de espectadores, menos si es estrenada en una época como el verano, en que la gente se pone más floja para ir al cine.

Por eso no hay que menospreciar el logro de Sin Filtro, la reciente película de Nicolás López que, en poco más de un mes de exhibición ha logrado llevar un millón setenta mil espectadores, cosa que es un hecho que no hay que mirar en menos.

Desde su debut con Promedio Rojo, en 2004, López ha sido ninguneado tanto él, como su filmografía. Con el éxito en boleterías de su último filme, y la buena recepción de la crítica, le puso el pecho a las balas y le tapó el hocico a todos aquellos que desde siempre han calificado su cine de superficial y simplón, y que por lo general se trata de estirados que creen que filmar una vaca muerta en la carretera y proyectar su descomposición en cámara rápida es cine, o bien de aquellos personajillos listillos que despotrican contra el que le va bien, siempre porque se cagó a alguien o porque tiene mejores contactos (pero que se descolocan enteros cuando se toman una selfie en el celular).

No voy a repetir lo que puse en la review de Sin Filtro (unas pocas columnas más atrás, es cosa que busquen) pero el éxito del filme es una fórmula bien simple que muchos cineastas que buscan el apoyo de Ibermedia olvidan: López contó un cuento con las suficientes cualidades para que el público se identifique con el personaje principal, sienta la historia como propia, consiguiendo además la complicidad del público para que sean los propios espectadores quienes se hagan cargo de difundir y recomendar la película al resto.

sinfiltrocast

Esos factores superan cualquier estrategia de marketing. En sus mejores cálculos, López pretendía igualar el éxito de las películas Que Pena (las tres promediaron los doscientos mil espectadores), todo lo demás vino por los mismos espectadores.

Claro, los amantes del verdadero cine están con ataque. Como es posible que las películas más taquilleras del cine chileno sean puras comedias livianitas, sketches de estelar televisivo filmados en celuloide (dos de Kramer, Sin Filtro, Sexo con Amor o Fuerzas Especiales) y no sus obras maestras hechas con el vuelto del pan, pero se olvidan de otra cosa. La película no sólo debe ser capaz de generar empatía con el espectador, sino que además el cine es industria y ante todo tiene que asegurar que la gente entre a la sala y pague su entrada.

Si es con películas como éstas, por mi ningún problema.

Si, yo también preferiría que anduvieran con esa misma taquilla títulos como No, o El Club, u otras obras de ese nivel. En Argentina películas de esa connotación, como Relatos Salvajes, lo logran, equilibrando cine de calidad con masividad. A nuestro cine aún le falta un poco para llegar a eso, pero va bien encaminado, y que cintas como las de Kramer, las de López, sean exitosas, permite apreciar algo: que hay un nicho, un público interesado en ver cine chileno, que dejó atrás los prejuicios pelotudos de siempre (el cine chileno es malo porque hablan de la pura dictadura/ habla sólo de sexo/ puro dicen garabatos) y que quiere ver más producciones nacionales.

Eso no garantiza el éxito, claro (aun recuerdo el fracaso que fue, Dios mediante, la película de Che Copete, pero por una cosa bien sencilla, su target no es el que pagaría tres mil por verlo en cine, cuando por un tercio se compra el dvd trucho en la feria y lo ve doce veces, con los niños incluso..o Sebadilla, pero sus películas son tan malas que merecen fracasar en taquilla, a ver si así bajan del pony al guatón pelmazo aquel) pero es saludable, abre las posibilidades de tener más producto nacional en salas, más variedad en los temas y, por añadidura, más gente interesada en pagar por ver producción nacional.

Es un tema para debatir, pero sigo creyendo que es una buena señal, sana y que no tiene nada de malo que sean estas cintas “livianitas” las que saquen la cara por nuestro cine a nivel industrial, demuestra que tenemos sentido del humor . No sé que opinan ustedes…

sinfiltro1

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata