Harley Quinn en 10 razones

Con perdón de todos los que correspondan. Sé claramente que Catwoman/Gatúbela es la enemiga/amiga más importante del universo batmaniano, y el mayor objeto del deseo del encapotado. Talia Al’Guhl es su rival más letal, pero además, la madre de su hijo. Vicky Vale es lo más parecido a una pareja estable que tuvo Bruce Wayne a lo largo de su vida. Y claro, Barbara Gordon, Huntress (post Crisis), Poison Ivy, Sasha Bordeaux, en fin, demás que se me escapa alguna otra.

Va a empezar el trolleo masivo en breve, lo doy por hecho, pero debo admitirlo, mi chica favorita del universo Batman es, por lejos, Harley Quinn. Y aqui expondré mis razones:

1-Porque ha sido el primer personaje de cómic en hacer el camino inverso: debutó como sidekick del Joker en Batman: The Animated Series, en 1992 y su popularidad fue tal que en 2000 tuvo que ser incorporada al universo DC, sin perder un pelo de popularidad.

2-Por la evolución que ha tenido: de una ingenua psicóloga llamada Harleen Quinzel, que recién graduada entra a trabajar al Asilo Arkham donde rápidamente cae seducida por el Payaso Príncipe del Crimen, en una de las villanas más importantes de su medio. Y en medio del camino, pasando en algún minuto cerquita del bando de los buenos.

3-Porque su principal motivación no es la fortuna, ni el autobombo ni la autocomplacencia, sólo el amor. La carrera criminal de Harley gira en torno a la posibilidad de que algún día su amado señor J, el Joker, deje de mirarla como suche y saco de golpear, y le corresponda sus sentimientos. Con un objetivo tan difícil en la mira, no le ha quedado otra que desarrollar el instinto de superación.

4-Porque, por lo mismo, el motivo de su enemistad con Batman es distinto del resto de sus criminales. Para Harley, Batman es el obstáculo que se interpone entre ella y su felicidad eterna junto al Sr. J.

5-Porque se mantiene leal al Joker pese a los combos, los insultos y los desprecios…lo que viene a siendo la primera referencia explícita de un cómic a la violencia intrafamiliar.

6-Porque aún cuando ha mejorado sus capacidades con los años, siempre estará ese momento en que vuelva a ser una adolescente que sueña con un amor platónico, lo que nos provoca una serie de sensaciones que van desde la compasión, hasta la ternura, pasando por la empatía. Vamos, si queremos saber que fue lo que convirtió a Harley en un personaje popular, fue precisamente ésto.

7-Porque al que diseñó el look de Harley en el juego Arkham Asylum/Arkham City hay que darle el premio Nobel en como hacer que una sexy villana se vea aun mejor: más sexy y más perversa.

8-Porque la más triste consecuencia de la muerte de Heath Ledger fue el no poder volver a contar con el Joker, al menos en la versión Nolan, lo que nos dejó sin una caída de cajón aparición de Harley en live-action. Por demás, ¿que actriz podría estar a la altura?.

9-Porque, aunque no lo diga abiertamente, el Joker igual le tiene su cariño, y por mucho que el 90% de las veces quiera asesinarla, siempre hay un 10% de ocasiones en que quiere sentirla cerca. Cosa que nadie ha logrado ni logrará jamás.

10.-Porque es el personaje batmaniano favorito de mi mujer…aunque ahora que lo pienso, esta razón debió haber ido en el primer lugar.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

alianzas invencibles

Se estrena Avengers, y se me vino a la mente el tema de las grandes alianzas que se han dado en la historia del rock. Hay muchas, por lo que aqui se reseña son sólo las que tuve más a la mano de recordar.  Asi que vamos al grano.

DAVID GILMOUR & PAUL MCCARTNEY

No sólo han colaborado, sino que además son muy buenos amigos desde que a fines de los ’60 compartieran los estudios Abbey Road grabando con Pink Floyd y con los Beatles, respectivamente. Hay que decir que McCartney ha declarado que una de las grandes cosas que le ha pasado en la vida ha sido conocer de cerca a la banda de Gilmour. Hasta ahora, Gilmour ha tocado con Paul McCartney como guitarrista invitado en canciones como No More Lonely Nights(1984) y en el disco Flowers in the Dirt (1989), además de tocar ocasionalmente con Sir Paul, como queda registrado en el dvd Live At The Cavern Club.

JOHN LENNON & DAVID BOWIE

Corría 1975 y Lennon se encontró con Bowie en los estudios Record Plant, en plena grabación del disco Young Americans de este último. Bowie, y su guitarrista y brazo derecho Carlos Alomar, estaban pegados con un acorde con harto de soul y funk, y no sabían que hacer con el, hasta que Lennon apareció y dio en el clavo. El resultado? Fame, el megahit de Bowie que le permitió consolidar su popularidad a medio construir en EEUU. Lennon además tocó guitarra e hizo segundas voces en otros temas del álbum.

GEORGE HARRISON & ERIC CLAPTON

La historia data de cuando ambos eran parte de los Beatles y Yardbirds/Cream, respectivamente. Participaron juntos en el concierto para Bangladesh organizado por Harrison. Pronto Clapton haría de sesionista para los Fab Four, en lo que conoció a Patty Boyd, mujer de Harrison, de quien se enamoró al toque, llegando a dedicarle la canción Layla, acaso una de las mejores baladas rock de la historia. Todos sabemos el final, pese a la ruptura entre Patty y Harrison, éste y Clapton siguieron siendo grandes amigos hasta la muerte del primero, en 2001.

DAVID BOWIE & DAVID GILMOUR

Bowie es un fan declarado de Pink Floyd. Nos quedó claro cuando en 1974 publicó el disco de covers PinUps, incluyendo una versión de See Emily Play, y las no pocas veces que citó a Syd Barrett como uno de sus héroes. Así, era cosa de tiempo que Bowie y algún Floyd se uniera. Y así pasó, en el Royal Albert Hall, en 2006, cuando Gilmour lo invitó a cantar Arnold Layne (otro clásico de la era Barret) y a cubrir las partes de Roger Waters en Comfortably Numb, una de las mejores versiones de este temazo.

ROGER WATERS & ERIC CLAPTON

Recién salido de Pink Floyd, Waters estrenó su disco solista The Pros and The Cons of HitchHiking, en 1984, sumando al Dios de la Guitarra como guitarrista principal. La unión se remitió al disco y a algunas pocas presentaciones en vivo. Corta duración, cierto, pero poderosa.

DAVID BOWIE & QUEEN

Otra colaboración de breve duración. Fue en 1981, cuando tras largos intentos por trabajar juntos, Queen y Bowie lograron entrar juntos al estudio, para publicar el single Under Pressure. Sin embargo, nunca la tocaron en vivo conjuntamente: Queen la incorporó a su setlist hasta la muerte de Freddie Mercury, en 1991, y Bowie sólo la puso en el suyo a mediados de los 90. Sólo una remezcla publicada en 1999 hizo posible escuchar en vivo las voces de Mercury y Bowie unidas.

U2 & GREEN DAY

Una de las colaboraciones más recientes tuvo lugar en 2008, cuando la banda de Bono invitó a la banda de Billy Joe Armstrong a grabar un tema para el compilado U218Singles. The Saints Are Coming era uno de los dos temas inéditos lanzados en esa colección, y hay que reconocer lo bien que suena.

DAVID BOWIE, IGGY POP Y LOU REED

Aqui se arma un enredo más o menos. Para 1973, Bowie ya era un músico popular y respetado en Europa y se abría paso a duras penas en EEUU. Lou Reed venía de separarse de la Velvet Underground y comenzaba su carrera solista, e Iggy Pop la llevaba en el underground con su banda The Stooges. La unión hace la fuerza, y mientras Bowie le producía a Reed su disco Transformer (1973, a la larga su disco más clásico) y apadrinaba a los Stooges, Reed y Pop le ayudaban a instalarse en el medio estadounidense. Aparte de las no pocas canciones y sugerencias que se mandaban entre ellos. Lust for Life, de Iggy, está de hecho compuesta a medias por Bowie y Satellite of Love, de Reed, tiene una evidente influencia del Bowie de entonces, aparte que el mismo Bowie era un fan declarado de los Velvet, cuyo sonido trató de igualar en varios pasajes del disco Hunky Dory, de 1972. Las consecuencias de esta unión se dejan ver en muchos músicos hasta el día de hoy (U2, Smashing Pumpkins, Nirvana, Nine Inch Nails citan esta etapa del trío como una de sus mayores influencias) y se aprecian a cabalidad en el documental The Sacred Triangle, estrenado el año pasado en el In-Edit.

THE TRAVELING WILBURYS

(Agregado a última hora, bajo amenaza de divorcio).

Todo comenzó en 1987, cuando coincidieron George Harrison, Tom Petty, Roy Orbinson, Bob Dylan y Jeff Lynne. Tenían todos unos días libres y por pasar el rato, fueron a la casa de uno de ellos y alguien dijo “Préstame una guitarra”. Y se armó. En esa misma semana ya tenían compuesto y grabado su álbum debut, titulado simplemente The Travelling Wilburys Vol. I. Y aunque poco tiempo después Orbinson dejaría este mundo (a lo más apareció en el clip Handle With Care porque fue grabado el mismo día en el estudio, pero no alcanzó a aparecer en el segundo y último video, Last Night) esta sola placa les bastó para convertirse en una superbanda como nunca más ha vuelto a darse. Ni siquiera ellos mismos pensaron el alcance de su tarde libre.

Otra curiosidad Wilbury: todos eran guitarristas. ¡Cinco guitarras a la vez! Aqui entraba a veces el bueno de Ringo Starr para tocar la batería en algunas ocasiones. Ya saben, Ringo, siempre listo para ir donde lo llamen.

De todos modos, hubo un disco más, llamado simplemente Vol. III (el volumen 2 es el documental making of del vol. I) que surgió luego de otra semana libre.  Y es que hay casualidades en la vida que se agradecen.

y ustedes, conocen otras grandes colaboraciones?

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

superestrella

Desde esta semana, John Cusack, ese actorazo que es más bien el amigo que todos queremos tener,y actor fetiche de este blogger, tiene su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Ya era hora que se le reconociera al bueno de John como el maestro que es. Aunque, en rigor, estos reconocimientos oficiales siempre se tardan en llegar. Menos mal que lo homenajearon estando aún con vida.

Ya le tocará al buen John su Oscar. Pero para ser franco, no los necesita. Así son los grandes no más.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

un más que digno tributo

Esta es la historia de Jude(Jim Sturgess), un joven obrero portuario de Liverpool, que a mediados de los ’60 decide viajar a Estados Unidos, en busca de su padre, un ex soldado americano que conoció a su madre durante la Segunda Guerra.

Una vez haber cruzado el Atlántico, conoce a Max (Joe Anderson) un indisciplinado universitario más interesado en recorrer el país que en darle en el gusto a su conservador padre. Pronto ambos hacen amistad, y así Jude conoce a Lucy(Evan Rachel Wood), la hermana menor de Max quien se une a ambos en su viaje, el cual concluye en Nueva York, donde se unirán a un inusual grupo de personajes que les abrirá las puertas a una nueva e inusitada manera de ver el mundo…

Actualizaba mis listas de películas hace unos días y me vine a dar cuenta que había visto muchas cosas que por varias razones, nunca había comentado aqui. La principal de ellas, la falta de oportunidad para hacerlo, ya que cuando se estrenaron este blog aún no veía la luz. Así que aprovechando que la cartelera está bastante floja (aunque se viene el estreno de Avengers y luego los estrenos de vacaciones de invierno), creo que no ha sido mala idea comentarlas ahora y ponerme al corriente.

Ya lo hice con Forrest Gump, con V de Venganza y ahora es el turno de Across The Universe, filme tan musical como dramático, de Julie Taymor, estrenado en 2007, con un guión basado principalmente en las letras, biografía y contexto histórico en que se desenvolvieron The Beatles.

La apuesta de Taymor es tan a ganador como arriesgada y ambiciosa. A ganador, porque parte de una base que es una sandía calada, como son las canciones de los Beatles, acaso piedra angular del rock y de la música popular de todos los tiempos. Y por lo mismo, arriesgada, pues el repertorio Beatle no es algo con lo que se pueda jugar así no más. Correr un riesgo así es como jugar la ruleta y apostar los códigos secretos para activar el arsenal nuclear de la defensa nacional (espero que ningún presidente de la república haya leído esto último, conociendo a algunos capaz que lo hagan).

Lo cierto es que Taymor sale airosa del desafío. Pudo optar por el camino fácil y simplemente poner a los personajes a recitar las canciones de los Fab Four (pero para eso están los pelmazos de Glee. Les basta con eso, y ya ven lo que pasa).Por el contrario, toma el repertorio Beatle y selecciona sus mejores momentos para contar esta historia de un grupo de personas de distintos orígenes y condiciones, y la manera en que enfrentan los grandes cambios sociales y el momento histórico que les tocó enfrentar.

Sin el excelente guión de Dick Clement, Ian la Frenais y la propia Taymor, difícilmente estaríamos hablando de lo bien logrado de esta película. No son los personajes meros intérpretes tributo del repertorio de los Beatles, sino que es la música de estos últimos la que está al servicio de la narración.

Esto no quiere decir que las canciones de los Beatles ocupen un lugar secundariio o meramente accesorio, sino que complementario a la historia principal. No hace falta ser fan de los Beatles para disfrutar esta película, se los aseguro, pero los fans de los Beatles tampoco se sentirán defraudados, tanto por el hecho de que sus canciones no están relegadas al simple acompañamiento, como por cuanto las canciones seleccionadas y recreadas aqui lo han sido mediante versiones que salen bien paradas del entuerto, aun cuando ninguno de sus intérpretes sea cantante de profesión. Y claro, abundantes elementos que cualquier beatlemaníaco podrá reconocer.

***

ACROSS THE UNIVERSE

Director: Julie Taymor

Intérpretes: Jim Sturgess; Evan Rachel Wood; Joe Anderson; T.V. Carpio; Dana Fuchs; Martin Luther McCoy; Eddie Izzard; Bono; Joe Cocker; Salma Hayek

Drama/Musical/Romance

2007

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

cosas imposibles

Mientras en Budapest, Hungría, un agente de la Fueza de Misión Imposible (FMI), Hanaway (Josh Holloway) es asesinado para robar una valiosa información militar, en Moscú, una pequeña unidad de la misma fuerza libera de prisión a su mejor agente, Ethan Hunt (Tom Cruise), como último recurso para una arriesgada operación.

Hunt, junto a sus liberadores, Jane Carter(Paula Patton) y Benji Dunn(Simon Pegg), debe penetrar al Kremlin y extraer los códigos secretos del arsenal nuclear ruso, pero un atentado explosivo contra dicha instalación, atribuido a Cobalt(Michael Nyvquist), un reconocido experto nuclear y terrorista altera totalmente los planes: ante una inminente guerra nuclear, el gobierno norteamerican activa el Protocolo Fantasma, congelando la FMI y quitando todo apoyo a sus agentes.

Encima, Hunt debe evadir a Sidorov(Vladimir Mashkov) agente de la inteligencia rusa que persigue a Hunt tras su fuga, sindicándolo como responsable de la destrucción del Kremlin…

¿Qué se puede hacer cuando el cine de autor, con nominaciones y premios a cuestas, no prende a nadie?. Volver a nuestros queridos blockbusters. Digan lo que quieran, pero nadie puede negar el poder entretenedor de estos filmes y que, de repente, pueden ser ejercicios cinematográficos realmente válidos y respetables. Este es uno de esos casos.

Porque si algo ha tenido la saga de Misión Imposible en cines, ha sido la virtud de no ser un asco de remake como suele suceder con las adaptaciones de series de tv. La primera película de la saga (Brian De Palma, 1996) era un filme redondo y sin puntos bajos; la segunda (John Woo,2000) fue algo más superficial pero alcanzó para mantener en un nivel aceptable la saga; la tercera (J.J. Abrahams, 2006) recuperó los bonos perdidos, y ésta última, Misión Imposible: Protocolo Fantasma no sólo mantiene estos valores, sino que los sube considerablemente.

Debut en el género de acción, y de paso, en el mundo del live-action para Brad Bird, director de varios episodios tempraneros de Los Simpson y de esas joyas de la animación que son Los Increíbles y Ratatouille, lo cierto es que el cambio de formato no le ha producido jetlag alguno. No en vano, estuvo cerca del género de la acción y el espionaje con Los Increíbles (acaso una de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos) y MIPF es, ante todo, un filme de acción. Pero de acción con más sesos que otros del género. Alegra saber que Brad Bird está más cerca de Michael Mann, del mismo De Palma de sus mejores años, de Christopher Nolan, que de Michael Bay.

No sólo se agradece eso, sino además, el tremendo respeto que Bird profesa por los códigos del cine de espías: escenarios impresionantes (no es fácil filmar en la Plaza Roja) exóticos (Dubai, Bombay), alta tecnología, chicas guapas, en fin.

Y aunque claramente el filme es un autohomenaje hecho por Tom Cruise a su propia persona (lo que puede generar anticuerpos en muchos espectadores) hay que reconocer que en ningún caso se hace ver a Ethan Hunt como una suerte de Superman del espionaje (que fue lo que le bajó el puntaje a MI2). Su personaje comete errores, desaciertos, se cae, se lesiona, se muestra más humano que en otras oportunidades, lo que tiene sentido si pensamos que Cruise está 17 años más viejo que desde la primera entrega. Se valora eso, así como se valora que éste ceda protagonismo en sus personajes de apoyo, entre ellos el cada vez más sólido Jeremy Renner, o en Simon Pegg, quien no pierde oportunidad de ser gracioso, genuinamente gracioso, incluso en un filme tan serio como éste.

Todo esto para armar un filme que se disfruta y se aplaude, cuando lo que uno pide de películas como ésta es poder decir “P*talah*e@” con frecuencia. MIPF logra eso y va más allá, al generar emociones fuertes que, dentro de lo inverosímiles que puedan resultar, terminan siendo absolutamente creíbles.

Que algún filme del verdadero cine haga la misma, poh.

***1/2

MISSION: IMPOSSIBLE; GHOST PROTOCOL

Director: Brad Bird

Intérpretes: Tom Cruise; Paula Patton; Michael Nyvquist; Simon Pegg; Jeremy Renner; Lea Seydoux; Josh Holloway; Tom Wilkinson

Acción

2011

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

caos y cosas de familia

Si usted tuviera una casa, varias propiedades y un buen pasar en Hawaii, lo lógico es que se sintiera en un paraíso, a menos que se llame Matt King (George Clooney)

Administrador de una vasta propiedad costera perteneciente a su familia, a King se le multiplican los problemas. Su esposa Elizabeth permanece en coma luego de un accidente en lancha. Su hijas de 10 años, Scottie (Amara Miller), y de 17, Alex(Shaileen Woodley) tienen problemas disciplinarios en el colegio, cada una a su manera. Su suegro vive culpándolo del coma de su mujer y toda su familia lo presiona para que venda al mejor postor las propiedades familiares.

Cuando, a poco de desconectar a una Elizabeth que ya no tiene cura, se entera que ésta le fue infiel con un conocido vendedor de propiedades, Matt decide ponerse en su búsqueda, en momentos en que está a punto de colapsar…

Con Los Descendientes creo que ya estoy más o menos al día con los titulos rezagados, al menos con los que estaban nominados a algo. Y aunque no fue una descisión consciente dejarla para terminar, resultó providencial verla a esta altura. Porque junto con La Invención de Hugo, fue de lo mejor del puñado.

Ojo, dije lo mejor, no lo mejorcito.

Alexander Payne ha formado una carrera fundada en la base de personajes a lo que el mote de “disfuncional” no les viene del todo. O más bien, llamarlos disfuncionales es tomarlos a la ligera, pues en rigor son personajes que están por mandarlo todo al carajo.

Por eso, esta historia, basada en la novela debut de la escritora Kaui Hart Hemmings, le viene tan al pelo. Porque le gustan a Payne estas historias sobre el desorden personal o familiar, y vaya que les saca provecho (tanto que le valió una nominación al Oscar como mejor director, premio que sí ganó por mejor guión adaptado. Peor es nada).

Payne narra con tal soltura la historia de esta familia hawaiiana que está muy lejos de vivir en el paraíso, que uno queda legítimamente atraído por el relato y hasta con ganas de invitarle una cerveza al personaje de Matt King, por último para tratar de hacerlo sentir mejor.

Contribuye a la llegada a buen puerto de este filme el buen desempeño de sus protagonistas, especialmente George Clooney, quien carga con gran parte del peso dramático del filme. Raro, Clooney ha sido reconocido por papeles en películas más flojas que ésta (Michael Clayton, su único Oscar a la fecha), pero igual se fue con un Golden Globe, merecido por cierto. Como para recordarnos que cuando se pone las pilas puede ser un muy buen actor…o recordar que lo es.-

La suma da números azules para Los Descendientes, y lleva a uno a pensar, por enésima vez, qué es lo que tienen en la cabeza los gilipollas de la Academia. Cuando películas con cojones, sentimiento y osadía para pasarse por encima instituciones como la familia (vamos, un personaje en coma por lo general nunca es culpable de nada…hasta este filme) se van con las manos casi vacías del Kodak Theater, mientras que cintas en blanco y negro hechas ex profeso para dejar llorando a los jurados arrasan con las categorías importantes, realmente dan ganas de hacerse terrorista y dinamitar ciertas instituciones, por inútiles.

****

The Descendants

Director: Alexander Payne

Intérpretes: George Clooney; Shaine Woodley: Amara Miller; Robert Foster; Beau Bridges; Mathew Lillard; Judy Greer

Drama

2011

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

remember, remember

El 4 de noviembre fue el día que todo cambió para Evey Hammond(Natalie Portman).

En un Reino Unido regido con puño de hierro por el Primer Ministro Adam Sutler(John Hurt) y su partido, el Fuego Nórdico, los derechos de los ciudadanos son pisoteados y reprimidos duramente.

Esa noche, miembros de la policía secreta sorprenden a Evey volviendo a casa luego del toque de queda, y la atacan cobardemente. Pero la chica es salvada por un hombre enmascarado, quien acto seguido la invita a contemplar la destrucción de un simbólico edificio londinense.

Aunque la prensa informa que la explosión fue planificada, las transmisiones televisivas son interrumpidas por el mismo enmascarado, que se hace llamar V (Hugo Weaving) quien se atribuye el atentado, reta al gobierno actual a detenerlo antes del cinco de noviembre del año siguiente, fecha que ha fijado para la destrucción del Parlamento y del orden establecido…

Remember, remember, the fifth of november..

La culpa fue de Anonymus y el uso que hacen de máscaras inspiradas en el revolucionario Guy Fawkes, quien en 1605 intentó volar el Parlamento inglés. A Alexa Wolf le picó la curiosidad y quiso saber el origen de esta máscara. Eso nos llevó a revisitar V de Venganza filme de 2006, dirigido por James McTiegue, producido por los Hermanos Wachowski y basada en la serie de novelas gráficas creadas por Alan Moore (quien una vez más rechazó ser acreditado en pantalla) y David Lloyd durante los ’80, y que nos presentaba a un revolucionario de nombre desconocido que combatía al régimen conservador impuesto por Margaret Tatcher. Y que, a falta de mejores cosas que comentar (perdón, pero de lo que he visto últimamente cosecha 2011-2012 pocas ganas me han dejado de comentar), no viene mal repasar por aqui. Sobre todo cuando se trata de un filme que, con los años, he aprendido a apreciar mejor.

Como suele suceder con las adaptaciones, incluso con las que tienen las mejores intenciones, V no alcanza a ser ni la sombra de su original. Eso pasa, y es normal que pase. Imposible adaptar a cabalidad una serie que se publicó por casi una década en dos horas de metraje. Lo que aquí espantó a varios fueron los cambios introducidos, especialmente en cuanto elimina la Inglaterra tatcheriana de los 80, por un gobierno ultraderechista sin época determinada.

Tantos fueron los cambios introducidos por los Wachowski, que Alan Moore, padre intelectual de V, abandonó la producción y exigió no ser mencionado en momento alguno de la cinta.

¿Esto hace que la película sea mala? No necesariamente. Moore así lo ha hecho prácticamente con todas las adaptaciones de sus obras (From Hell, La Liga Extraordinaria, Watchmen). Eso no convierte a una película en mala, pero sí sienta un precedente grave en su contra.

Con esos antecedentes, con su propio creador desautorizándola, es difícil entusiasmarse con la película, más aún considerando el pobre currículum de su director (McTiegue hizo por años de director de segunda unidad, pero como director es poco lo que ha podido ofrecer) y los antecedentes de los Wachowski (partir bien con Matrix y luego joderla con las dos secuelas).

Con todo, y si uno no es fan del cómic (ni freaks de aquellos que se persignan antes de tomar un cómic de Moore) lo cierto es que la película se disfruta y se deja ver bastante bien. Cumple con lo que todo espectador persigue al ver una película: pasar un buen rato. Y punto.

Además, supeditar la calidad de una película a una pataleta de sus realizadores es cruel y arbitrario para con quienes además si hicieron su pega con dedicación. Natalie Portman, por ejemplo, que nos tiene acostumbrados a grandes performances y que aqui no falla. Lo mismo los siempre impecables John Hurt, Hugo Weaving y Stephen Rea, quienes no tienen el hábito de decepcionar. Son ellos, prácticamente, los que mantienen en alto la película.

Aléjese de los prejuicios. Hace bien, no sólo socialmente (que de esto la película tiene mucho) sino que además le costará menos disfrutar de las cosas que ve en pantalla.

***

V FOR VENDETTA

Director: James Mc Tiegue

Intérpretes: Natalie Portman; Hugo Weaving; John Hurt; Stephen Rea; Stephen Fry

Aventuras

2006

me está gustando esto de rescatar títulos del baúl de los recuerdos. Podemos revisitar cintas que en su momento no comentamos o reivindicarnos con uno que otro título. Seguiremos con esto entonces.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata