donde está la trampita

Estamos en los Estados Unidos de 1850.

Solomon Northupo (Chiwetel Ejiofor) es un violinista afroamericano de Nueva York.

Libre y padre de familia, durante una gira por el sur del país es secuestrado por esclavistas y vendido como tal a diversas familias de granjeros.

Desde ese día, Solomon luchará incansablemente por su verdad y recuperar su libertad, lo que será difícil, sobre todo cuando caiga en manos del maníaco algodonero Epps (Michael Fassbender).

12_years01

Estamos ante una de las grandes favoritas para adjudicarse gran parte de los premios de la Academia este año. 12 Años de Esclavitud reúne todo eso que a la Academia le encanta a la hora de repartir premios: historia de época, con harto sufrimiento, injusticias, dolor físico, malos enfermos de malos y un héroe dispuesto a enfrentar toda clase de obstáculos, cada vez mayores, para lograr su reivindicación.

Pero seamos justos. Cierto que es una película hecha a medida de los premios a los que aspira, con todos los clichés y recursos pertinentes, especialmente aquellos hechos para que llore hasta el más duro. Pero si le quitamos todo eso, donde muchas otras películas altamente galardonadas han caído irremediablemente, 12 años…constituye una honrosa excepción, por cuanto el trabajo de Steve McQueen va mucho más allá de la lágrima- y premio- fácil.

Basada en la novela autobiográfica del mismo nombre, McQueen construye un relato que subsiste y convence más allá de la fórmula. Saquemos los clichés y los recursos obvios, y la historia nos va a llegar igual.

Lo que es un avance en la carrera de McQueen, cuyas anteriores obras no han sido exactamente del gusto de todos (una de sus anteriores películas, Shame, la corté antes de media hora, cosa que no me pasó con 12 años…, que seguí hasta el final)

Las actuaciones cumplen un rol fundamental a la hora de hacer de 12 años.. una experiencia grata. Chiwetel Ejiofor tienen momentos sobrecogedores y soporta muy bien el hecho de que gran parte de la película gira en torno a él. Pero es Michael Fassbender quien se alza con gran parte del mérito del filme, al encarnar a Epps, el antagonista principal de la historia: algodonero, esclavista, racista y religioso hasta lo enajeado. Su actuación traspasa lo meramente convincente y logra hacerse odiar enormemente. Con ganas.

Me voy haciendo el ánimo de que 12 Años de Esclavitud, se vaya con una buena cantidad de Oscares a su casa, en perjuicio de Gravedad o El Lobo de Wall Street (que siguen siendo mis favoritos de esta temporada), pero al menos me deja la sensación de que, con todas sus obviedades, es una película capaz de defenderse por sí sola. Quizás con algunos clichés menos, le hubiera comprado más.

***

12yearPoster

12 YEARS AS A SLAVE

Director: Steve McQueen

Intérpretes: Chiwetel Ejiofor; Michael Fassbender; Lupita Nyong’o; Benedict Cumberbach; Paul Dano; Paul Giamatti; Brad Pitt

Drama

2013

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

historias de amor, historias de rock

La vida de Christine Campbell, veinteañera, estudiante de la Universidad de Albuquerque, hija mayor de una familia común, transcurría sin sobresaltos, hasta que vio en televisión a la banda Messengers From The Past.

Y cambió aún más cuando, al asistir a un concierto de la misma banda en su ciudad, sus ojos se cruzaron con los de Jay Pareto, el carismático frontman de Messengers From The Past.

30segundosMFTP

Este es sólo el principio de A 30 Segundos Del Paraíso, novela recientemente publicada, que marca el debut en la escena literaria nacional de Cristina Mars.

Y como dice Anton Ego, hay veces en que un crítico se la juega por algo nuevo. Pues bien, desde mi modesta tribuna, le doy mis fichas a Cristina Mars, a quien, en pro de la transparencia lo digo, tengo el gusto de conocer en persona desde hace años, y considerarla una muy buena amiga.

A 30 Segundos… es una interesante novela, desde  más de un punto de vista. Fan del rock desde siempre, Mars hace gala de un respetable bagaje cultural musical, y los amantes del dato, de la curiosidad, del detalle insólito no quedarán defraudados. Pero más allá de estos datos, que se agradecen, esta novela no es un recuento de notas al paso, sino que éstos son un acompañamiento de la historia central.

Si usted es de esas personas que le encantan las historias de amores imposibles, no exentos de dificultades u obstáculos, está novela le va a gustar mucho. Pero a los que no, no se asusten, por suerte ni esta es una novela rosa ni su autora es una Corín Tellado de la era digital. Aquí no hay protagonistas que se quedan ciegas o inválidas mientras esperan al príncipe azul, y que les devuelvan la guagua robada.

Claro que no, en nuestros días se agradecen los personajes femeninos fuertes, independientes y capaces de luchar por sí mismas por lograr sus objetivos. Christine Campbell, nuestra heroína en cuestión, si bien deberá superar más de un reto para llegar al hombre que ama, antes que nada tiene un gran respeto por sí misma y antes que un galán, lo que busca es un lugar en el mundo.

La narrativa de Cristina Mars es ágil, entretenida y atractiva. El lector realmente quedará enganchado con cada episodio en la vida de Christine y no querrá perderse detalle, de una historia que se puede leer y disfrutar de una sola vez y que, finalmente, te deja con ganas de más.

No sé de otra manera de partir una carrera literaria que ésta, con una historia que atrapa de principio a fin y termina con un lector pendiente de qué vendrá después y cuando. Cristina Mars aún tiene mucho que contar, harto que decir y seguro que tendremos noticias suyas en algún tiempo más. Y las espero con ganas.

30segundos

A 30 SEGUNDOS DEL PARAISO

Cristina Mars

Aldea Creativa, 2013

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

grandes peces, pequeñas lagunas, vidas extraordinarias

Edward Bloom (Ewan McGregor/Albert Finney) ha tenido una vida extraordinaria.

Desde su infancia y hasta su vejez, Edward ha vivido las más insólitas aventuras, conocido a los personajes más asombrosos y atravesado las hazañas más sorprendentes, lo que lo ha convertido en un héroe para su comunidad y su entorno…excepto para su hijo Will (Billy Crudup) quien ve en las historias que su padre cuenta un intento desesperado por no dejar de ser el centro de atención.

Tras algunos años alejado de su familia, Will, próximo a ser padre, debe volver con prisa al hogar familiar. Edward ha enfermado gravemente, y muy posiblemente no sobreviva. Will ve este reencuentro como la oportunidad perfecta para averiguar, de una vez por todas, la verdad acerca de las historias que Edward ha contado a lo largo de su vida…

GPez02

Para mucha gente, Gran Pez es la última gran película de Tim Burton antes de lanzarse en un torbellino de filmes fallidos, repetitivos y superficiales del que recién viene saliendo ahora. Cierto es que filmes posteriores no tienen la grandeza de toda su obra anterior, pero de ahí a pasar a la categoría de crucificables falta mucho todavía. Aunque una cosa es cierta, Gran Pez es una obra superior por donde se le mire, y es por lejos uno de los puntos más elevados de la obra de este autor.

Gran Pez, basada en una novela de Daniel Wallace, retoma un tema recurrente en su filmografía: la relación padre-hijo. Es cosa de revisar gran parte del trabajo burtoniano para darse cuenta que el tema de la paternidad está presente, en mayor o menor medida. El cine de Burton es pródigo en padres ausentes (Batman, El Joven Manos de Tijera), distantes (Charlie y la Fábrica de Chocolates), sustitutos (Ed Wood) y recién en Gran Pez nos encontramos con una relación padre-hijo relativamente estable, aunque lejos de ser perfecta. De hecho, si hay una distancia entre ellos, pero no es el padre el causante de ella, sino el hijo. No es el padre el que se distancia, sino al revés, el hijo es el que se aleja aún cuando su padre sólo quiera hacer mejor las cosas.

Y es que, a diferencia de lo que Will cree, su padre no ha hecho del contar historias un estilos de vida porque sea un mentiroso compulsivo, oculte una doble vida o simplemente le guste ser el centro de mesa. Nada más lejos que eso. Edward sólo busca, a través de la exageración, dar a su hijo una vida extraordinaria, un mundo donde cada día sea una experiencia nueva y más increíble que la del día anterior.

GPez03

Will parece no entender (o no querer entender) esta posición, y por eso se propone descubrir la verdad tras las historias de Edward Bloom, aunque ni el mismo tenga claro que pretende con eso. ¿Salir de la duda?¿Revancha?¿Decir “te lo dije”?¿Hacer las paces con su padre y, de paso, con su pasado? ¿Perdonarlo? ¿Entenderlo? Nada de eso, o un poco de cada cosa, pero bien en el fondo lo que pretende es aceptarlo. Porque en poco tiempo Will será padre también. Y algo muy dentro suyo le avisa que heredará de su progenitor ese aspecto. No es casualidad que Will sea periodista, profesión encaminada precisamente a contar historias. Y es el mismo Edward quien le hace ver que son más parecidos de lo que Will voluntariamente esté dispuesto a asumir.

Y es que más allá de aceptar o no el estilo de vida de su antepasado, el gran objetivo de Will al buscar confirmar las historias de su padre, por bobas o irrisorias que le parezcan, es confirmar que estas sean reales, y así seguir recordando a Edward como el ser extraordinario que conoció. Y con lo que alcanza a averiguar le resulta más que suficiente.

Y es que no es fácil la relación padre-hijo. El vínculo entre madre e hijo se da natural e instintivamente, no así el vínculo con el padre. Y cada hombre en el mundo debe poner de su parte para crearlo. Edward optó por el suyo..y cuando vemos las últimas escenas del filme, nos damos cuenta que lo logró. Que fue feliz en su vida, que dio a su familia un increíble entorno donde desarrollarse y que forjó un lazo irrompible con su hijo, por mucho que los egos los hayan distanciado física y temporalmente. Y ese ciclo lo repetirá Will con su hijo, y así sucesivamente.

GPez05

Y es que ser un gran pez en el pequeño lago que es tu mundo, es mejor que ser uno más en el océano donde nada es especial, todo es igual y nada resulta realmente trascendente.

Después de esta película, al menos para mi, que Tim Burton haga lo que quiera. Con Edward Scissorhands, Ed Wood y Gran Pez ya se ganó un lugar en mi top 5 personal de directores y da lo mismo lo que haga, de ahí no se va a bajar.

****

BIG FISH

Director: Tim Burton

Intérpretes: Ewan McGregor; Albert Finney; Billy Crudup; Jessica Lange; Marion Cotillard; Allison Lohman; Danny De Vitto; Steve Buscemi.

Fantasía

2003

GpezBR

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

PHILIP SEYMOUR HOFFMAN 1967-2014

AlmostLester

Quizás su nombre no les suene mucho, pero  si empiezo a enumerar las películas en que se le vió seguro usted lo recordará de inmediato. Si usted vio alguna de éstas, sabe de quien estoy hablando.

Perfume de Mujer (1992); Boogie Nights (1997); El Gran Lebowski (1998); Patch Adamas(1998); Felicidad (1998); Magnolia (1999); El Talentoso Mir.Ripley (1999); Casi Famosos (2000, encarnando al legendario crítico de rock Lester Bangs, acaso mi personaje favorito suyo); Embriagado de Amor (2002); La Hora 25 (2002, peliculón, acaso la única película de Spike Lee que de verdad me ha gustado); Dragón Rojo (2002); Mi Novia Polly (2003, demostrando que también tenía dedos para la comedia), Capote (2005, que le valió un Oscar como mejor actor); Misión Imposible III (2006, demostrando que no le hacía asco al cine más mainstream); Charlie Wilson´s War (2008); Antes que el Diablo Sepa Que Has Muerto (2008, otro peliculón, esta vez de la mano del gran Sidney Lumet); La Duda (2008); The Boat That Rocked (2009, excelente comedia inglesa acerca de la lucha de las radios de rock contra el monopolio de la BBC); Moneyball(2011); The Master (2012); Los Juegos del Hambre: En Llamas (2013).

philip-seymour-hoffman-picture-2

De más que usted ha visto alguna de estas películas, varias de ellas impresionantemente buenas, que tenían ya fuera de protagonista o secundario a Philip Seymour Hoffman. Lo importante es que en todas ellas, se hacía notar

Actorazo que hoy ha sido encontrado muerto en su casa, víctima de una sobredosis de drogas, adicción que lo tenía bien a mal traer desde hace un tiempo, y que lo obligó a someterse a rehabilitación desde mediados del año pasado.

Desde aquí deseamos que este grande descanse en paz.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

cuestión de fidelidad

Mi tienda se llama Championship Vynil. Vendo música punk, blues, soul y rythm and blues, un poquito de ska, algunas cosillas indies, pop de los sesenta, en fin, de todo un poco, pero pensando más que nada en el coleccionista discográfico serio (…) Estamos en una calle básicamente tranquila de Holloway, situados estratégicamente para atraer a un mínimo de mirones (…)

Sobrevivo gracias a la gente que hace un esfuerzo especial por venir a comprar aquí los sábados y gracias a los pedidos(…) Me anuncio a través de las revistas de música y recibo cartas de jóvenes dispuestos a gastar una cantidad desproporcionada de su tiempo buscando singles descatalogados de los Smiths y álbumes de Frank Zappa en los que destaque el rótulo “Grabación Original-No Reeditada”. Tampoco les falta para estar locos de remate lo que, en el fondo, da lo mismo.

Me sentiría culpable de recibir su dinero si…si no fuera uno de ellos

(Alta Fidelidad, Nick Hornby,1994)

AF2

Quien lo diría. 20 años antes y a muchos kilómetros de distancia, y cuando aún tenemos en la contingencia la quiebra de Feria del Disco, una de mis novelas favoritas –y mi película favorita de todos los tiempos- ya daba la clave por la cual, cuando las megatiendas de música y entretenimiento están yéndose a pique, las tiendas especializadas son las que han terminado por sobrevivir y sacando la cara por una industria que hace aguas, incapaz de reconocer que eso se debe a sus propios errores, preocupada más de echarle la culpa a internet que a su propia falta de visión.

Porque el futuro de la industria lleva años estando ahí: no en megalocales con docenas de empleados, sino que con pequeñas superficies con dos o tres funcionarios a lo sumo, pero bien entrenados y conocedores de lo que venden. Si al fin y al cabo, la clave es esa: pasión por lo que ofreces, cariño por tus gustos y respeto por tus clientes como te respetas a ti mismo.

Fidelidad, precisamente. Estas pequeños negocios quizás no revolucionen el mercado, pero si han sabido salir airosos de una época donde las cifras azules no son tan frecuentes. Fidelidad, respeto e interés en los gustos de tus compradores. Ofreces eso, y el resto vendrá solo. Lento quizás, pero seguro.

Esto fue lo que las megatiendas dejaron de tener hace rato. Que ironía que el slogan de Feria del Disco haya sido durante mucho tiempo “Pasión por la Música”, cuando si hubieran tenido un pelito más de eso, otro gallo les habría cantado.

championship-vinyl

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata