se busca vida (y muerte)

La vida de Wesley Gibson(James McAvoy) es para deprimir a cualquiera. Vive en un departamento lamentable frente a la línea del tren. Su novia lo ningunea a cada segundo, su mejor amigo se acuesta con su novia, su jefa es una gorda insoportable  que lo humilla a la menor provocación, y su trabajo de contable no lo lleva a ninguna parte. Adicto a los ansiolíticos, Wesley es observado de lejos por un individuo sin nombre, hasta que es abordado por una mujer conocida como Fox(Angelina Jolie), segundos antes de que se inicie una balacera. Fox luego lleva a Wesley ante su superior, Sloan(Morgan Freeman) quien revela al muchacho la existencia de una milenaria organización de asesinos conocida como La Fraternidad, y que Wesley está llamado a pertenecer a ella. Wesley no le cree, pero a los pocos dias, al darse cuenta que su vida normal no lo lleva a ninguna parte, Wesley piensa que no tiene nada que perder si se une a la organización.

Otra adaptación de un cómic en un año particularmente productivo para el género(Ironman, Batman, Hulk y las próximas The Spirit y Watchmen), solo que nunca supe de su existencia, asi que no tengo un parámetro como para decir si fue bueno el transplante o no. Pero eso me da por lo menos la libertad de opinar sin prejuicios. Y así las cosas, me divirtió bastante. Aunque se nota mucho que el director vio antes El Club de la Pelea o The Matrix, porque hay unas cuantas escenas calcadas, y sin ir más lejos la base de la historia es parecida (empleado loser que bota sus tensiones mediante la violencia) pero fuera de las cosas obvias, la cinta entretiene bastante y vale su precio. El tipo de películas que el partido republicano cree que convierten a las personas en armas de destrucción masiva…suficiente argumento como para recomendarla. Eso si, si te asquean los ratones…ve la película bajo tu propìo riesgo. 3,5/5

SE BUSCA-WANTED
Director: Timur Bekmambetov
intérpretes: James McAvoy; Angelina Jolie; Morgan Freeman; Terence Stamp; Thomas Krenchman
Acción
2008

Asi va el box office

Y sucedió no más
Aunque por taquilla acumulada desde su estreno sigue imbatible (US$ $ 489 millones), al menos hasta ahora, The Dark Knight fue finalmente desbancado del ranking estadounidense. Y, ni más ni menos, por un par de comedias (curioso, una película en que el villano viste como comediante, desbancada por dos filmes de humor…y eso que hasta ahora se había mantenido imbatible, enfrentando con hidalguía momias, jedis hechos en CGI e imitadores de Abba).
Estrenada hace dos semanas atrás, Tropic Thunder, donde Ben Stiller, Jack Black y Robert Downey Jr., son un grupo de extras enviados por error al campo de batalla, lleva igual lapso en el tope de la taquilla estadounidense, y fue la responsable de derribar al Caballero de la noche de dicho puesto. Alguna gracia debe tener (y le tengo fe a este casting).

En segundo lugar, The house bunny, recién ingresada a la cartelera, ya acumula US$ 14.5 millones. Protagoniza Anna Faris, me agrada esta chica. No son muchas las mujeres que se dediquen a hacer cine cómico (aunque en TV abunden) excluyendo claro a las teen stars que hacen musicales Disney. Claro, está Jennifer Aniston, está Molly Shannon y está Tina Fey…y paramos de contar. Además, Anna es rica. Bastante. Se agradece.

Tercera, la cinta de acción Death Race, con Jason Stathman, aunque no creo que recuerde mucho esta cinta los próximos meses.

 

 

The Dark Knight ha quedado relegado al cuarto puesto, seguido de la decepcionante Star Wars, the clone wars, que en taquilla no ha funcionado todo lo que debería, y en opinión menos. Primer episodio de SW que no me produce nada(menos cuando la serie de Genndy Tartakovski fue diez veces mejor que las dos primeras precuelas). Se viene su comentario pronto).   

corazón de Leon

LOS ANGELES, agosto 21. El actor francés Jean Reno se encuentra ingresado en la unidad de cuidados cardíacos de un hospital de la isla caribeña de Martinica, después de sufrir un serio ataque al corazón, informó hoy la revista People.

Reno, de 60 años, fue trasladado de urgencia en un vuelo medicalizado hasta el CHU Fort-au-France de Martinica desde la St.Barts, una isla próxima donde pasaba unos días en casa de su amigo Johnny Hallday, un músico francés.

Los médicos no han dado a conocer el estado de salud del actor de películas como “The Da Vinci Code” (2006) o “French Kiss” (1995), si bien tuvo “un muy serio ataque al corazón”, según fuentes de People.

 

Hallday y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, fueron los padrinos de la boda de Reno en julio de 2006.

El actor es originario de Casablanca, hijo de españoles en el exilio, y se trasladó a vivir a Francia cuando tenía 12 años.

Actualmente alterna entre su residencia en París con la casa que tiene en Los Ángeles

 

le tengo buena a Jean Reno, a quien conozco desde esa gran película que fue Leon, el Profesional. Mejorate pronto, Jean, tu país te necesita.

fjretamalt@gmail.com  fretamalt@hotmail.com

una mente ¿sin?recuerdos

-I could die right now, Clem. I’m just… happy. I’ve never felt that before. I’m just exactly where I want to be

 Podria morir ahora mismo, Clem…simplemente porque estoy feliz. Nunca lo habia sentido asi antes. Estoy justo donde quería…

Una de las mejores frases de una de mis peliculas favoritas de esta decada, Eterno resplandor de una mente sin recuerdos,que por fin pude tener en un dvd decente. Cualquier dia de estos les convido algo mas de este peliculón.

fretamalt@hotmail.com

fjretamalt@gmail.com

cumpleañeros

Casi seguidos, dos personajes con muchas cosas en común, han cumplido años este fin de semana. Los dos son actores, han sido directores, han sido muy influyentes en lo suyo, y se llaman Robert.

ROBERT DE NIRO llegó ayer a los 65 años con dos películas a punto de estrenarse (entre ellas Righteous Kill, donde se une por tercera vez a su colega y amigo Al Pacino) y ya trabaja cuatro títulos para el próximo año. Y pensar que aca a los 65 años se jubila…

ROBERT REDFORD cumple hopy 72, quizás no tan productivo como su tocayo, pero cada vez que filma, sobre todo dirigiendo. Gente como uno(1980) es simplemente un filme clave…y no sólo respecto de su carrera sino de la cinematografía mundial.

Simplemente, felicidades!!

fjretamalt@gmail.com   fretamalt@hotmail.com

Nuevas palabras de Woody

Hubo una época en que cada nuevo filme de Woody Allen era estrenado con ansias. Es decir, aun lo son, pero por una tonelada de razones, los distribuidores terminan estrenándolos prácticamente al año siguiente. En el mejor de los casos, seis o siete meses después. Como van las cosas, Vicky, Cristina, Barcelona terminará por estrenarse el 2009. Eso desmotiva a cualquiera. De hecho, su filme de 2007, Cassandra’s dream recién se estrenará por aqui a fines de este mes.
Pero no hay mal que por bien no venga, y aunque ya he visto Cassandra’s dream un par de veces en dvd, la iré a ver de todos modos para saldar una antigua deuda que tengo con el maestro: ver su obra en pantalla gigante. No sé cómo ni donde, pero lo haré.

Me hago eco de lo sostenido por el propio Allen, en una entrevista concedida a revista Premiere y que apareció publicada ayer en Wiken, en este párrafo que subrayo y reproduzco.

¿Le importa a usted que sus cintas se vean en una pantalla grande, en contraste con la TV o pantallas más pequeñas como la de los celulares?
Si, prefiero que se vean en una pantalla grande. De eso se trata el cine. Ahora, a la larga, supongo que se estará en casa, en el cuarto de TV y se tendrá alta definición y una pantalla de 1,85 que tiene 2,15 metros por 3 de alto y no habrá mucha diferencia con el cine. Pero la verdad es que mi película está hecha para estar en una pantalla de cine, una más grande que la vida, con el público que llena la sala, y cuchichea sobre ella, y sale y opina. Es una experiencia comunitaria.
Asi que no me encantaría que vean mis películas por primera vez en DVD, pero no se puede hacer nada, porque la cultura ha tomado esa dirección.
Si ud. lo dice, maestro…en mi defensa, es culpa de la poca visión de los distribuidores…en fin, el 28 de agosto estaremos viendo como corresponde la tercera incursión europea de Woody Allen.

fjretamalt@gmail.com
fretamalt@hotmail.com
 

 

 

quiero creer, pero…

Aunque hace años ha dejado de trabajar para el Gobierno, la doctora Dana Scully(Gillian Anderson), actualmente cirujano de un hospital parroquial, cierto día recibe la visita de dos agentes del FBI con un encargo especial: contactar a su ex compañero del FBI, Fox Mulder(David Duchovny). Mulder, apodado Spooky por sus colegas federales por su obsesión con lo paranormal y los fenómenos inusuales, vive retirado en una casa de campo luego de abandonar el servicio por motivos poco claros. Sin embargo, accede a la petición de Scully, con quien alguna vez conformara la división conocida como Expedientes X, y se dirige junto a ella a los nevados campos de Virgina, donde han sido secuestradas varias mujeres entre ellas, una agente del FBI. El único testigo aparente de estos hechos es el Padre Joe(Billy Connolly), un religioso acusado de pedofilia con poderes de clarividencia, cuyas visiones solo un investigador poco ortodoxo como Mulder puede interpretar…

 

 

 

Nunca fui fan de los X Files..o sea, vi la serie, me gustó, tuve una polera adhoc, vi la pelicula, copié los especiales que se lanzaban de vez en cuando en VHS, me parecía una de las mejores producciones vistas en TV y una de las más osadas de su medio, y me quedé con las ganas de tener una chaqueta con el logo del FBI…pero dejé de verla cuando David Duchovny dejó la serie por allá por 2001, cosa que se notó, pues sin su personaje central, la serie acabó siendo un pálido refrito de si misma y acabó en 2002. Por eso, para el público en general no-fanboy no-militante, no dejó de ser una sorpresa enterarse del estreno de esta película. Considerando el desarrollo de la última etapa de la serie, no sabía como hacerme las expectativas, no obstante el propio Chris Carter, creador de la serie, dirigiría el filme. La verdad es que la película no es capaz de sostener el legado de la serie que le da título y de la película que la antecedió(1998, dirigida por el desconocido pero eficaz Rob Bowman). Siguiendo la tónica de sus últimas temporadas, Expedientes X- Quiero creer no logra prender mucho. Por un lado la historia es confusa y la manera de narrar de Carter no ayuda mucho al respecto. La serie, en su mejor época (1993-1998) tuvo capítulos varias veces más emocionantes y mejor montados que este filme que pudo haber sido mucho mejor. Lo que tiene de rescatable, eso si, es una impecable fotografía y la enorme química existente entre la pareja principal que, pese a los años de distancia se conserva intacta. El secreto de la verdadera amistad…pero que no alcanza a hacer una buena película. Además, mala idea estrenarse justo después de The Dark Knight…la diferencia es abismante. 2/5

 

THE X FILES: I WANT TO BELIEVE

Director: Chris Carter

Interpretes: David Duchovny; Gillian Anderson; Amanda Peet; Billy Connolly, Xzibit; Mitch Pileggi

Ciencia ficción

2008

yo le di mi corazón, ella me dio un lápiz!!

no pienso hacer una apologia de la descarga de peliculas por internet, pero cuando los medios normales no atinan o son demasiado inalcanzables(amazon) el burrito de emule y sus derivados ayudan mucho. De otra forma no habria dado con esta joya, dirigida por Cameron Crowe, un capo a la hora de hacer películas con alma (salvo quizás la débil y por encargo Vanilla Sky), en 1989.

Digan lo que quieran,(Un gran amor en España) es más que otra historia de chico conoce a chica.El chico es Lloyd(John Cusack, en el tipo de personaje que más le acomoda), quien acaba de salir de cuarto medio. Pobre como una rata, vive con su hermana y el pequeño hijo de ésta. No tiene muy claro que hará en la vida, salvo ganarse algunos pesos en el gimnasio donde entrena kickboxing.La chica es Diane(Ione Skye), la mejor alumna del curso, la más linda y la más destacada, quien se acaba de ganar una beca para ir a estudiar a Inglaterra.
john as lloyd
john as lloyd
Lloyd y Diane se conocen, se enamoran e inician un romance, que el padre de Diane, un mediano empresario dedicado a auspiciar asilos de ancianos, reprueba. Al punto que convence a Diane de dejar a Lloyd por poca cosa. Diane, que adora a su padre casi en forma idólatra, cede a la presión y rompe con Lloyd.
Las cosas empiezan a cambiar cuando Lloyd se da cuenta de ello y tal vez en una de esas sea verdad y ya vendria siendo tiempo de tomarse la vida más en serio, y cuando Diane descubre que su padre sea perseguido por Impuestos Internos por supuestos fraudes testamentarios..

Disfrazada como otra de esas comedias simplonas que han proliferado desde los ochenta (aunque hubo algunas de ellas que tenian un tremenda emotividad, El club de los cinco, Fast times and ridgemont high con un irreconocible Sean Penn) Digan lo que quieran pertenece a aquel género de películas que uno cree que se hicieron pensando en uno. Donde uno se siente mejor persona después de verla, es capaz de empatizar y solidarizar con el protagonista y sentirse bien consigo mismo despues de ver al héroe de turno enfrentar al destino y cumplir sus metas. Fue además el filme que puso en el mapa a John Cusack y a Cameron Crowe y que nos hizo querer que fueran amigos nuestros.

fjretamalt@gmail.com   fretamalt@hotmail.com

 

 

 

download

 Esta columna pertenece a Pedro Peirano, dibujante, guionista, director de TV y cofundador de Aplaplac, una de las productoras que más ha aportado buenas ideas al medio nacional, entre ellas el entrañable noticiero 31 Minutos. Apareció publicada el pasado domingo 3 en el suplemento cultural de la Tercera. Como las cosas buenas son para ser compartidas, reproduzco a continuación:

 

 “Si voy a un Blockbuster buscando algo más que los últimos estrenos, estoy recreando la escena del mateíto de pueblo que tiene que contentarse con las migajas de la bibliotecucha municipal. Un videoclub no es una videoteca, eso está claro. El problema es que NADA lo es. Ni el catálogo de las costosas tiendas especializadas se acerca a un servicio público al nivel de la Biblioteca Nacional. Los frustrados ratones de videoteca han cargado siempre con esa deficiencia. Muchos estudios serios y famosos sobre cine están plagados de errores sólo porque sus autores tenían que citar las películas de memoria, intentando descifrar claves sin poder separar las escenas reales de las que habían aportado sus floridas imaginaciones. El video trajo más posibilidades, pero jamás una videoteca. Un lugar que ofrece películas gratis es inconcebible, donde las bibliotecas públicas casi también lo son. Si creen que con esto estoy justificando la piratería, casi estarían en lo cierto, pero no. Eso es mucho más anticuado de lo que pretendo parecerles hoy.

 

La piratería es un negocio paralelo a la industria y se rige bajo las mismas necesidades inmediatistas. No venden el Macbeth de Orson Welles en las cunetas. Cuando hablo de una videoteca, claro que estoy hablando de clandestinidad. Imaginen una comunidad de gente que comparte películas y videos y las deja a disposición de todos, sólo esperando que a cambio todos hagan lo mismo. Eso no es legal, pero dista de ser feo. Esta suerte de utópico Fahrenheit videístico existe ya, y su nombre es decepcionantemente obvio: internet. Quienes bajan y suben películas cometen un pecado, pero ese pecado es tan demasiado más moderno, proviene de un sentido común tanto o más grande que ni todas las familias mexicanas del mundo(como la del comercial antipiratería) pueden hacerte sentir culpable.

 Mientras la industria cree que nos enmudece en nuestro asombro al cambiar de un disco a otro tipo de disco (el blu-ray), los usuarios intuimos que el punto es que ya no debiera haber discos. Que es más ecológico y lógico que se supere todo soporte extraíble para la información, sobre todo uno que se raya. La industria quiere que almacenemos estos discos. Los consumidores, más avispados, sospechamos que no tiene sentido almacenar algo que siempre “está ahí” en la red, potencialmente esperándonos. Si has bajado un par de películas, es fácil concebir que por ahí va el futuro y no por las tiendas de video. No creo que eso mate al cine, pero seguro le hará una feroz cirugía. La democratización del consumo corre paralela a la democratización de la producción. La calidad técnica es la única realmente en jaque. Hay quienes aún nos negamos a ver El Padrino pixelado y que preferimos el cine siempre que se pueda. Pero si tengo curiosidad por conocer alguna remota película que nadie reeditará y un generoso australiano la pone a mi disposición, lo siento, pero bienvenido sea. Nada de lo que propongan los que siempre han cobrado caro parece más atractivo que la gratuidad de esta comunidad anónima de miles.¿Lentitud? eso se supera. ¿Calidad?Paciencia. La gente aprendió a apostar por la tecnología. La pesadilla de la industria es que los usuarios ya saben demasiado”.

 

 Bueno, cada cual sabe donde le aprieta el zapato, pero no deja de tener razón…además, mientras no se comercialicen no estamos haciendo nada malo.

 

fjretamalt@gmail.com   fretamalt@hotmail.com

de maestros y discipulos…

En la edicion de ayer de La Nacion Domingo, apareció esta columna escrita por el artemarcialista, doble y actor Marko Zaror, protagonista de dos de las más originales películas hechas en Chile el último par de años, Kiltro y Mirageman, a propósito de aquel que lo llevó a introducirse en el mundo del arte marcial y celuloide…un hombre que en si mismo fue un mito, genio y figura: Bruce Lee. Como esta tan bueno, lo reproduzco. Comillas:

La primera vez que vi “Operación Dragón” en la tele, de niño, me di cuenta que quería dedicarme a las artes marciales. Él fue quien trajo las artes marciales a Occidente a través del cine. Es como Pelé en el fútbol: el Rey siempre va a ser el Rey, aunque se diga que eran otros tiempos y que los futbolistas de hoy lo superen por mucho. Todo evoluciona, pero Bruce Lee siempre va a ser Bruce Lee.

Lo que más admiro es su filosofía. Se adelantó 30 años. Lo que predicó en su libro “Jeet kun do” es lo que estamos viendo hoy en las peleas de “Vale todo”. Hace no mucho, se hizo un campeonato en Estados Unidos de todos contra todos, para poner a prueba las diferentes artes marciales y estilos y los resultados corresponden a lo que dijo y escribió Bruce Lee antes: tú como artista marcial, debes abrir tu camino propio, buscar diferentes técnicas y ver cuál es para ti. Fue el primero que empezó a entrenar como un atleta dentro de las artes marciales y tuvo entrenamiento de boxeo dentro de las artes marciales. En el ‘Vale todo’, donde el combate es llevado a lo más efectivo posible, a la realidad, todos entrenan de esa forma: hacen boxeo tailandés, tae kwon do, lucha en el suelo, etcétera; cada uno tiene su estilo, diferente al otro. Bruce Lee tuvo esa visión. Es un gran maestro. Siempre va a estar ahí.

En “Kiltro”, especialmente, quise hacer un homenaje súper gráfico: en una toma, agarro los nunchakus de la misma forma que Bruce Lee lo hace en “Operación Dragón”, su última película. He seguido mucho su línea filosófica. Desde chico creí mucho en transmitir lo que uno es a través de las películas y artes marciales. Y en la vida, lo más difícil es ser honesto contigo mismo, más en una sociedad como esta. Eso es lo que me marcó más de Bruce Lee: el arte es libertad. Mi arte marcial es extrema, se trata de llevarla a un alto nivel atlético, a lo mejor no enfocado al combate, sino al desarrollo de la potencia, la velocidad y la acrobacia, además de las diferentes técnicas de artes marciales que uno muestra en el cine, que es también espectáculo.

Después de ver a los niños a la salida de “Kiltro” y “Mirageman” alucinados, tirando patadas y combos como lo hice yo en mi infancia al ver películas de Bruce Lee, no me queda más que mirar hacia arriba y decirle gracias. Es devolverle la mano.

ya que todos estaremos mirando hacia Oriente gracias a los Juegos Olímpicos, bien podría echarse un vistazo a lo que está sucediendo con el cine del Sol Naciente…a ver que sale

fretamalt@hotmail.com   fjretamalt@gmail.com