aun no es tiempo de requiém

Cuando se masificó el CD con todas sus ventajas y virtudes, muchos dieron por muerto y sepultado al formato vinilo, pero pocos años después, el disco de vinilo se había convertido en un objeto de culto, un fetiche de colección, y una reliquia en vida. Hoy es cool tener unos cuantos discos de vinilo entre tus pertenencias..por mucho que el formato CD y sus derivados como el mp3 gobiernen sin contrapeso la industria musical,todos los que botaron sus vinilos y sus tornamesas a la basura, hoy están dándose con piedras en el pecho.

puros vhs

¿Sucederá lo mismo con el formato VHS? Capaz. Es cierto que el formato palidece frente a las enormes ventajas del dvd, el hd-dvd y el blue-ray, que el día que se haga más accesible ahi si que va a quedar la escoba. Y aunque cada dia se lanzan menos películas en VHS, lo cierto es que el videocassette aún da sus últimos estertores. En su favor hay que decir que hay aún cientos de películas que difícilmente sean lanzadas en dvd, o que no existen en zona 4 como para que cualquier hijo de vecino las presencie.

Es el caso de Tinta Roja, cinta de Francisco Lombardi basada en la novela de Alberto Fuguet y que hace poco encontré cachureando entre un canasto lleno de cintas.

redink

Difícilmente el vhs vuelva en gloria y majestad como pasó con el disco de vinilo. Eso el tiempo lo dirá, pero por lo menos el cassette aun se defiende.

fjretamalt@gmail.com   fretamalt@hotmail.com

Sidney Pollack 1934-2008

Esta mañana el cáncer se ha llevado al director estadounidense Sidney Pollack.

pollack

Conocido por su polifuncionalidad (además de dirigir, fue productor y actor) algunas de sus obras más reconocidas fueron Ausencia de Malicia(1981), Nuestros años felices (1973), Africa Mia(1985) y más recientemente, La Intérprete(2005)

pero yo siempre lo recordaré por la hilarante comedia Tootsie(1982) protagonizada por Dustin Hoffman, Jessica Lange y el gran Bill Murray.

Desde aqui, mis condolencias.

fretamalt@hotmail.com   fjretamalt@gmail.com 

tootsiedvd

A propósito del Dr. Jones…

Es 1957, el mundo ha cambiado las últimas décadas. La guerra ha concluido(la visible al menos), pero los bandos en pugna son otros.
Un grupo de soldados de la U.R.S.S., encabezados por la ambiciosa coronela Irina Spalko(Cate Blanchett) irrumpe en una bodega militar americana en Nuevo México, con un prisionero, el conocido profesor de arqueología y explorador Henry Jones II..o Indiana Jones(Harrison Ford), para sus conocidos. Spalko fuerza al Dr. Jones a revelar la ubicación de un olvidado cargamento de restos fósiles. Hecho, Indiana consigue escapar apenas de una muerte segura, refugiándose en un campo de pruebas nucleares.
Si bien salva de ambas situaciones, “Indy” ha sido fichado por el FBI por haber ayudado a los soviéticos. Con su honor manchado y su prestigio académico en entredicho, y sin amigos que confiar(su padre y su mejor amigo Marcus Brody murieron hace años), Indiana decide dejar la cátedra universitaria. Pero poco antes de partir a Londres, un joven llamado Mutt Williams(Shia LeBeouf) le trae un mensaje de un antiguo colega y amigo, Harold Oxley(John Hurt), perdido hace años en una expedición a la selva peruana. Indiana intuye que su amigo se traía algo grande entre manos, y el saber que la KGB sigue sus mismos pasos, decide unir fuerzas con Mutt y volver a las andadas…

indyvol4

Si algo hay que reconocer en Steven Speilberg y George Lucas es que su aparición sirvió para devolver el cine a las masas y a la entretención pura y simple, recuperando ese espíritu que caracterizó en su tiempo a las viejas seriales y películas de matiné con que se criaron, y que había sido dejado de lado. Y aunque muchos les critican por haber banalizado el cine, es un porcentaje menor respecto de quienes les agradecen haber devuelto el cine a la simpleza de contar una historia entretenida. De hecho, otros directores de la misma época y mucho mejor evaluados, como Scorsese, Coppola, De Palma, respetan los logros de ambos realizadores, e incluso son amigos muy cercanos.
Hoy, mientras Lucas está por estrenar una nueva película de Star Wars en animación 3D(de todo el paño que queda por cortar entre epísodios III y IV entender porqué insisite con una etapa cerrada de la saga es difícil), Speilberg retoma a uno de los personajes que lo convirtió en lo que es. Y aunque tanto Indiana como su intérprete, Harrison Ford están 20 años más viejos, la energía y la sed de aventuras y sorpresas no se acaban.
Puede que El Reino de la Calavera de Cristal no esté a la altura de las tres primeras partes de la saga, pero entretiene, emociona, hace reír, estremecerse, en fin. Todo lo que se espera de una película del Dr. Jones, imitado, jamás igualado(de hecho, antes de Indy, se deja ver el trailer de La Momia 3, quizá el más obvio de los hijos putativos filmicos de Indy. Harrison Ford, quien se sometió a un estricto régimen alimenticio y atlético para responder a la exigencia, sabe lo que se espera y se le pide. Y lo da.
Un par de críticas que leí de Indy es “hacía falta?” Puede que no. Pero lo que abunda no daña, y ver de vez en cuando entre tanta cosa que se filma con pretensiones épicas, a un viejujo armado sólo con un látigo, no hace mal. Es como estar viendo a un viejo amigo que dábamos por muerto y nos demuestra lo equivocados que estábamos al ignorarlo. 4/5

Indiana Jones and the kingdom of the crystal skull
Direccion: Steven Speilberg
Interpretes: Harrison Ford; Cate Blanchett; Shia Le Beouf; John Hurt; Ray Winston; Jim Broadbent; Karen Allen
Aventuras
2008

fretamalt@hotmail.com
fjretamalt@gmail.com

En el municipio

Es año de elecciones municipales, no está de más recordar esta notable cinta de Harold Becker, estrenada en 1996, LA SOMBRA DE LA CORRUPCION

favoritos1

Todo comienza cuando muere un niño accidentalmente involucrado en un tiroteo entre detectives y narcotraficantes.  El alcalde de Nueva York, John Pappas(Al Pacino)  promete mano dura con el crimen y mayor seguridad para los ciudadanos comunes y corrientes. Sin embargo, su mano derecha, el idealista asesor Kevin Calhoun(John Cusack), quien ha empezado a indagar por su cuenta el hecho, descubre algunas cuantas verdades que le podrían costar el puesto a su jefe…

La película cuenta además con actuaciones de Bridget Fonda y Martin Landau(impecable como siempre) y es bastante buena, pero lo que me llevó a verla fue la presencia de mis dos actores favoritos Al Pacino y John Cusack y la tremenda química y empatía que se produce entre ambos. Esta relación es la que justifica grandemente el precio de la entrada, o del arriendo o del dvd…

Llegué a City Hall solo por eso y salí más que agradecido…asi da gusto que las instituciones funcionen…

cityhallpost

fretamalt@hotmail.com

fjretamalt@gmail.com

El mirón del barrio…

Durante un caluroso verano, el destacado reportero gráfico L.B. Jeffries(James Stewart) se ve obligado a pasar la temporada en silla de ruedas, luego de sufrir un accidente laboral. Encerrado en su departamento, sus únicas entretenciones son las visitas de su enfermera, Stella(Thelma Ritter) y de su novia, la reportera de sociales Lisa Fremont(Grace Kelly) y mirar por la ventana a sus vecinos, habitantes de un edificio contiguo, y observar sus rutinas. Como aquel vecino compositor que no da con la melodía que anda buscando, o aquella señora ya entrada en años que sale a broncearse, o la chica de la ventana de enfrente que ensaya sus rutinas de ballet…o con el matrimonio de Lars Throwald(Raymond Burr) y su esposa, una relación más o menos tirante. Cierta noche, Jeffries escucha un terrorífico grito desde uno de los departamentos. En el acto examina los ventanales vecinos, y al ver todo en relativa calma, se aleja, pensando que el encierro lo está haciendo desvariar…hasta que descubre al señor Throwald comportarse muy nervioso, removiendo maletas y empleando toda clase de herramientas, lo que despiera las sospechas del fotógrafo…
gracejames

Movido por la ansiedad de ver más y mejor cine, y luego de haber leído y repasado el imprescindible libro “Una vida crítica”(Hector Soto/Alberto Fuguet/Cristián Ramírez) el año 2008 se me ha ido más que en revisar estrenos, en revisitar y conocer directores que por x motivo no había pescado antes: Truffaut, Cassavettes, el Woody Allen de sus primeros años, y por supuesto Alfred Hitchcock. Y quería ponerme al día. Y redimirme.

Pues bien, así es como llegué a la obra hitchcockiana, a la de sus mejores años (1949 hasta mediados de los sesenta), Ignoro como habría sido Hitchcock en su fuero íntimo, pero a la hora de filmar, las cosas las tenía clarísimas. Me puedo dar cuenta que todo lo dicho del maestro del suspenso es la pura verdad y es imposible de contradecir: hasta la escena más piñufla de su película más mala tiene litros de emociones que expeler…es una capacidad de armar 100 minutos de largometraje sin dejar de observar con atención. Para Hitchcock el fenómeno del cine se explica en cuanto este medio sea capaz de ello: de hacer sentir al espectador parte de un juego lleno de intrigas y de contener el aliento hasta que corre el último de los créditos. La gracia es que si bien su género es el suspenso y el misterio, pocas veces hizo uso de recursos gráficos evidentes (como mostrar cadáveres, mutilaciones o muertes de esas que se ven con tanta frecuencia en el cine anterior y posterior). Unánimemente reconocido como uno de los grandes directores de todos los tiempos por su buen gusto, buen ojo y sobriedad, siendo La Ventana Indiscreta una más de sus no pocas obras maestras. Si nunca has visto nada del maestro, este es un muy buen punto donde empezar. 4,5/5

ventana

LA VENTANA INDISCRETA
The Rear Window

Director: Alfred Hitchcock

Intérpretes: James Stewart; Grace Kelly; Raymond Burr; Wendell Corey; Thelma Ritter

Suspenso

1951

fretamalt@hotmail.com   fjretamalt@gmail.com

 

Algo que dijo Richard Linklater

Actualizo para compartir estas palabras que encontré de Richard Linklater, un director que, sin tanta parafernalia, se ha mandado unas cuantas películas imprescindibles para la vida (Antes del amanecer, Escuela de rock)

“Siempre he sentido que las vidas normales son dignas de una película. Creo que mucha gente se siente alienada de la mayoría de las cintas porque estas retratan un mundo muy alejado de nuestras experiencias. Uno sale del cine deprimido, achacado, pensando ‘mi vida no tiene interés, para lo único que sirvo es para absorber historias ajenas’ Mis películas intentan celebrar el dolor y la alegría del diario vivir”
(Revista Rock & Pop, 1995)
sculofrock
Dios, que frasesota!!

fretamalt@hotmail.com
fjretamalt@gmail.com
antesdel

El color del talento

Llegué a El Color del Dinero mediante la recomendación de Alberto Fuguet en su web y de Hector Soto en “Una vida crítica”. Este libro se ha vuelto un material de consulta imprescindible para todo aquel que dice saber de cine. Me tomo la libertad de reproducir el comentario de Soto:

 
” Si es cierto, como lo escribió hace años un crítico francés, que las películas de Martin Scorsese tienen su contrapartida en el cine del propio realizador, entonces lo más probable es que Después de hora sea el reverso de Taxi Driver y El color del dinero la réplica a El rey de la comedia.
La conexión entre El color del dinero y El rey de la comedia podría progresar a través de las claves freudianas que estableció en esta última cinta el crítico Robin Wood, al interpretarla como metáfora de la destrucción y el asalto a la autoridad patriarcal. La obra era protagonizada por un individuo patético (Robert de Niro) obstinado en llegar a la televisión, que emulaba y admiraba al animador de un show (Jerry Lewis, en su primera actuación dramática) de alta sintonía con el claro propósito de aniquilarlo y sustituirlo, valiéndose hasta del secuestro.La relación entre maestro y discípulo -o entre “padre” e “hijo”- vuelve a plantearse en el último largometraje de Scorsese, pero esta vez el relato no se ajusta al punto de vista de quien amenaza la autoridad patriarcal sino de quien se propone retenerla. El protagonista es Eddie Felson, un personaje de abolengos cinematográficos que en 1961 encarnó el mismo Paul Newman en El audaz, la memorable realización de Robert Rossen. Han pasado 25 años desde entonces -ahora Eddie anda por los 52- y el legendario virtuoso de las mesas de billar está transformado en agente de un oscuro negocio de licores. El filme de Scorsese comienza cuando descubre a un muchacho (Vincent, a cargo de Tom Cruise) con habilidades naturales para el billar, semejantes a las que él explotó en su juventud, y ve en su candor maleable y adolescente una fuente de lucro. Decide de inmediato apradrinarlo y asociarse para la comisión de los mismos fraudes que realizó en otra época: entrar a las salas de billar, ocultar su maestría en el juego, inducir a los jugadores incautos a cruzar elevadas apuestas y derrotarlos luego con facilidad y fuertes ganancias. La relación entre Eddie y Vincent deviene en una sociedad de timadores donde el muchacho coloca su carisma y su destreza y el instigador aporta la doble estretegia de corrupción del joven y la explotación del fraude.
paul y tom
Aunque el contubernio no está libre de las tensiones generadas por la dificultades de Vincent para dejarse ganar cuando debe, dado que ese trance lesiona su inmadura arrogancia, el negocio marcha extraordinariamente bien durante la primera parte de la cinta. Eddie dispone y Vincent, una vez limadas las asperezas, ejecuta. La fractura en la relación se produce no por desentendimiento entre ellos ni por rebeldía del discípulo sino a raíz de la humillación de Eddie ante otro timador que lo derrota con las mismas tretas en las cuales se creía un maestro. A partir de ese momento su autoridad se desploma, la sociedad se deshace y la película cambia de rumbo. Cada uno por su lado, Eddie entra en un período de confusiónen el curso del cual consigue recuperar su antiguo prestigio en las mesas de juego. Después volverá a encontrar a Vincent en una partida donde el muchacho no logra abatirlo sobre el tapete verde del billar, pero sí en el arte del engaño y, superado por su alumno en su propio terreno, debilitado en lo que creía más fuerte de sí, enfrentará un proceso de afirmación personal como jugador y como individuo dotado de conciencia moral que culminará en su retorno al billar, ahora sin fraudes, y con su propia redención espiritual.

Como de costumbre, el manejo que Scorsese impone a la dimansión moral del filme econoce cauces perturbadores. La emoción está manejada en términos tales que el espectador no puede menos que suscribir y adherir a la sombría pedagogía socrática con que Eddie pervierte a su discípulo en los mecanismos de la estafa. Cada éxito que obtienen, cada despojo que realizan, tiene asegurada la simpatía de los espectadores, en esa medida el realizador transforma a la platea en una legión de tramposos. Cuando Eddie es burlado por un tahúr más listo que él, la sensación de disgusto e incomodidad es tremenda y entonces el público es arrastradoal mismo sentimiento de indignidad en que cae el protagonista. Por supuesto la experiencia es desagradable: a nadie le gusta compartir el fracaso y el autodesprecio. El filme pierde la incondicionalidad emocional con que había avanzado hasta ese momento. El espectador está incómodo, disociado de un personaje que resultó más vulnerable de lo que hizo creer, y la narración todavía debe avanzar un buen tramo para que el público vuelva a hacerse parte no ya de los ardides de estafador del protagonista sino de la recuperación de una dignidad espiritual. Esa satisfacción en cualquier caso es muy breve. Apenas el espectador vuelve a identificarse con Eddie la cinta termina y Scorsese -sin concesiones, como siempre- priva a la audiencia conformista del “happy end”.Hermosa película. Hermosa como historia, como reflexión ética, como lección de continuidad de la obra de un realizador, como modelo de observación de ambientes y personajes, como ejercicio casi compulsivo, cardíaco, de maestría en inteligencia cinematográfica. Si no fuera porque su obra está profundamente asociada al concepto de redención -tal como El toro salvaje, este filme no deja dudas al respecto y el hecho es herencia seguramente de sus días en el seminario jesuita de Nueva York- se diría que la prosa fílmica de Scorsese, por la magnitud de sus arrebatos y la volputuosidad de su imaginación, no reconoce otra moral que el cine, tal como el en caso de Hitchcock. Curiosa similitud: artistas de sensibilidad católica ambos, comparten también una devoción por la forma y una suerte de malignidad análoga en la administración de la puesta en escena. En las películas de uno y otro, el gran cine, traducido a inclementes movimientos de cámara, a difíciles soluciones formales, a osados manejos de la compaginación y la banda de sonido, está invariablemente unido a una red de complicidades y guiños que transiten, en forma paralela, agudos comentarios sobre el oficio. hay una indudable tensión en el hecho de recluir a Newman en un personaje hierático y distante si se tiene en cuenta el perfil sincopado e intenso de su mito de actor. Es posible que también haya una cuota de ensañamiento sobre la figura de Tom Cruise, destituido aquí de su pedestal de actor de moda y encerrado en un notable personaje en el cual la torpeza y la fantochería venial coexisten con ese tipo de inocencia que no proviene de la virtud sino más bien de la barbarie. Su Vincent es quizás el gran hallazgo de la película y en él habitan las tradicionales debilidades de Scorsese por los personajes ambivalentes y complejos.
dvdcolor
Martin Scorsese tiene 44 años, una estatura que apenas sobrepasa el metro sesenta, una filmografía que a estas alturas es gigantesca y un futuro superior, en términos de potecialidades, al que ningún otro cineasta en la actualidad pueda garantizar”
  

Héctor Soto, 1986, republicado en 2007.

Comprense Una Vida Critica…les cambiará la ídem

fretamalt@hotmail.com    fjretamalt@gmail.com