tres décadas contra el muro part II

Esta columna está dedicada a Alexa Wolf…por todo lo que ya sabes y por mucho más.

Hoy nos vamos con el gran final del especial sobre los 30 años de Pink Floyd The Wall, repasando algunos datos que vale la pena saber en cuanto a este disco doble de 1979.

1-Pink Floyd “The Wall” fue publicado el 30 de noviembre de 1979 a través de la entonces CBS Records, hoy BMG/Sony (actualmente el disco pertenece al repertorio de EMI) precedido del single Antoher Brick In The Wall Part II.

2-Fue producido por Roger Waters, David Gilmour y Bobn Ezrin. Su grabación tuvo lugar en París, Francia, y Los Angeles California, entre abril y noviembre de 1979, por un equipo encabezado por el ingeniero James Guthrie. Entre los colaboradores estuvo el compositor Michael Kamen en arreglos orquestales.

3-Comprende 26 canciones, divididos en dos discos de vinilo y dos cds. 22 de éstas pertenecen en exclusivo a Roger Waters, mientras que David Gilmour coescribe tres canciones (Young Lust, Comfortably Numb y Run Like Hell) mientras que The Trial fue coescrita por Bob Ezrin.

4-Siguiendo la línea de la creación floydiana, y del rock progresivo en general, The Wall es lo que se dice un disco conceptual, donde letra y composición son el soporte para tratar un tema o narración determinada, de principio a fin. The Wall plantea la historia de Pink, un rockstar que, harto de todo, se encierra en su cuarto de hotel. Vencido por el alcohol y las drogas, su mente se ve invadida por recuerdos del pasado, como la muerte de su padre en la segunda guerra, la presencia de una madre dominante y sobreprotectora, una educación rígida y castradora, un fracaso matrimonial. Durante la jornada, Pink sufre una sobredosis, quedando inconsciente. Durante este lapsus, se ve a sí mismo como un despiadado líder fascista, inmisericorde con las minorías, pero que se vuelve un diasfraz del verdadero Pink, un individuo débil y quebradizo, oculto tras una pared que lo aisla del mundo.

5-La idea se le ocurrió a Roger Waters durante la gira 77-78 de la banda, cuando descubrió en primera fila un fan moviéndose frenéticamente y totalmente enajenado al compás de la música de la banda. Waters lo oidó al verlo y quiso golpearlo, pero sintió que había una especie de barrera invisible entre él y el público, que derivó inicialmente en un par de temas y finalmente en el disco doble publicado un día como hoy.

6-Pese a su éxito(The Wall es el disco más vendido de la banda después de The Dark Side of The Moon) el alto costo de su montaje en vivo, que incluía animaciones, marionetas gigantes (antes que Iron Maiden), la réplica de un avión y una gigantesca pared que se derrumba al término del espectáculo, hizo que éste fuese montado sólo en cuatro ocasiones en Londres (lanzado en 2000 en el disco doble Is There Anybody Out There?), Los Angeles y la entonces Alemania Federal, lo que implicó un duro golpe para las finanzas de la banda.

7-Fue en este show en Dortmund, Alemania, al que asistió el director Alan Parker. Poco después, se entrevisó con la banda y les propuso realizar un nuevo concierto para filmarlo y exhibirlo posteriormente en cines.En algún instante cambió el curso de los acontecimientos y esta grabación terminó por convertirse en la película del mismo nombre, estrenada en 1982, y que aún nadie sabe a ciencia cierta si es una joya o una reverenda porquería.

8-Tanto el disco como el montaje y la película contaron con imágenes del ilustrador y animador Gerald Scarfe, quien corrió con toda la parte gráfica del disco, llevando al papel la demencial gráfica preboceteada por Waters. The Wall es el único disco de Pink Floyd que no es ilustrado por Storm Thorgeson y su estudio Hpgnosis.

9-The Wall marca varios momentos cúlmines. En cierto modo, fue el fin de la primera gran época del rock progresivo, en cuanto las bandas insigne del movimiento en los 70 dejaron las composiciones largas, las melodías y arreglos ambiciosos y el virtuosismo para dar paso primero a canciones de cuatro minutos de fácil rotación radial, y segundo para dejar espacio a la nueva generación de bandas que tomaron la escena prog, como Marillion, Pendragon, Dream Theater.

Marca también el fin de la formación clásica de Pink Floyd. El siguiente disco The Final Cut(1983, suerte de segunda parte de The Wall) era expresamente un trabajo de Roger Waters interpretado por PF, sin el tecladista Richard Wright, y un par de años después, sería Waters quien daría un paso al costado, iniciando un largo conflicto judicial por las regalías de la banda.

10-Lo cierto es que The Wall sirve, paradojalmente, como puerta de entrada para quienes empiezan a conocer la obra Floydiana. Me pasó a mi, cuando con seis años vi el trailer de la película por televisión, y a los 14 vi la película un domingo de julio por TVN. Ahí empezó todo. Y si bien The Wall podría no ser el mejor disco de Pink Floyd y sean efectivos los muchos defectos que se le achacan, es el punto a partir del cual se llega a los mejores momentos de una banda fundamental del rock. Y a mi banda favorita.

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

 

 

 

Anuncios

cómoda inconsciencia

Siguiendo con el tema The Wall, para esperar el verdadero aniversario 30 de su lanzamiento (este lunes, vendrá posteo de rigor), que importa que la canción más conocida del disco sea el single Another Brick In The Wall, a mi juicio el mejor tema del disco viene en su volumen 2, pertenece a Roger Waters junto a David Gilmour y se titula Comfortably Numb.Traducida algo así como Cómodamente Inconsciente, marca uno de los momentos clave del disco, cerrando el tercer acto del mismo (si se pudiera llamar así), e iniciando el clímax de la obra, convirtiéndose en una pieza fundamental en el sonido Floydiano, y ostenta el título del mejor solo de guitarra de la historia del rock, según los ingleses. Todo un mérito para una canción que no responde a los cánones del single radial (aunque lo fue, con Hey You, en el lado B)

Lo cierto es que ha tenido varias versiones, tanto por la propia banda, por sus miembros obrando separadamente, e incluso un cover. Todas versiones disponibles en youtube. Démosle:

5.-Cover por Scissor Sisters, 2006. Rock progresivo convertido en música bailable? Si, puede parecer una blasfemia, una herejía o un insulto. Pero no hay que ser tan grave, ¿para qué? Además, como placer culpable funciona.

4.-Roger Waters con Van Morrison y The Band, Berlín,1990. Versión grabada en el montaje realizado y dirigido por Waters en la capital alemana, pocos meses de la caída del muro (aunque en estricto rigor, nada tiene que ver una cosa con otra). Snowy White y Rick Di Fonzo corren con las guitarras, sin igualar la majestuosidad de Gilmour. Igual es una versión muy buena del tema. Lo bastante como para que Martin Scorsese la incluya en el soundtrack de Los Infiltrados. Y hasta sonó en algún episodio de Los Sopranos.

3.-Pink Floyd, tour The Delicate Sound Of Thunder,1988. Versión a dos voces, a cargo de Richard Wright y Jon Carin, en la sección que cantaba Roger Waters, y David Gilmour en los coros. Estremecedora versión de entre ocho a once minutos, dependiendo de la edición (el disco o el video).

2.-The Wall, 1979 y en el filme de 1982, además del compilado Echoes(2001). Waters y Gilmour en voz. La versión tradicional del track.

1.-David Gilmour y David Bowie, Royal Albert Hall, 2006. Desde sus inicios, Bowie ha sido un fan declarado de Pink Floyd y eran permanentes sus ganas de trabajar con ellos. Y si bien PF ya no corre, el encuentro entre Davides no estuvo exento de emotividad. Bowie canta las partes de Waters de uina manera muy personal, única e inimitable, logrando construir la mejor versión de esta pista. Si para ud. estas razones son pocas, entonces se trata de la unión de mi solista favorito, con una parte de mi banda favorita. Con eso me basta.

se viene el 30º Aniversario de The Wall, y como dije antes, se viene una entrada adhoc

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

 

recuerdos de verano

vaya, me puse a cachurear en archivos de tiempos pasados y que he dejado en el olvido y me encuentro con esta reseña de un libro que leí hace poco más de un año, cuando este blog comenzaba, tímidamente a tomar forma. La rescato entonces y publico para todos uds.

Conozco a María José Viera Gallo desde 1995, cuando leía en la Zona de Contacto su columna Anita Santelices, suerte de diario de vida de una chica de 17 años algo ingenua, algo santurrona y que en su primer año de universidad sale a conocer un mundo del cual, pese a haber estudiado tanto en el colegio, no tenía la menor idea. Con toda la ñoñez e inocencia del personaje, que no carreteaba, que iba cada domingo a Misa y que creia firmemente en el hacer el bien sin mirar a quien, era una columna adictiva y que te dejaba metido esperando el proximo capitulo.

Me reencontré con María José varias veces al leer una que otra columa suya en el Mercurio, en la misma Zona, en webs y hasta en TV, comentando cine en Plaza Italia (canal 2). He leído cuentos de ella que han aparecido en diversas antologías, y siempre me han gustado. Recuerdo particularmente Dejen la música a los niños; publicado en MP3; que versaba sobre las peripecias de un joven chileno en Londres, al ritmo de David Bowie. Poco a poco me voy enterando que María José estudió en Francia, Italia, y actualmente reside en Nueva York. Esta chica me podría llegar a gustar, pienso.

Asi es como me encuentro con una novela suya de 2006. Verano robado. Es la historia de Livia Spector, una chica de 17 años, recien salida de cuarto medio, que en su primer verano post colegio se ve obligada a quedarse sola en una enorme y semiabandonada propiedad de Ñuñoa, cuando su madre, quien desde que se unió a un grupo de filosofía y autoayuda que perdió la brújula, la dejase castigada sin vacaciones por algo que sucedió pocos días después de graduarse. Livia, acompañada sólo de su hermanastro menor, un skater llamado Dangil, se verá enfrentada a una difícil situación que bien la podría llevar a su autodestrucción.

Si algo hay que agradecerle a María José Viera Gallo es que se aleja del subgénero de la “literatura femenina”(ya saben, Marcela Serrano y todas sus secuaces que en vez de jugar bridge y pelar, escriben para pelar). Y nos encontramos con una novela amena, entretenida y de buen ritmo, que logra emocionar y, no me averguenza decirlo, sacar alguna que otra lágrima. Pero que te deja esa sensación de que la protagonista, si bien cae por un abismo, logra caer de pie. Y salir de él. Por cierto, si los libros tuvieran soundtrack, el de Verano Robado debiese ser genial: Shogun, Pánico, New Order, Joy Division…ufa! Quiero ese disco! (si existiera, claro)

Una excelente novela para leer en cualquier época del año, invierno o verano. Haganme caso, consulte en su biblioteca mas cercana, o derchamente cómpresela (en TXT la encuentra varios miles más económica que en los malls del libro). Se la recomiendo, y cuando me he equivocado con algun libro?

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

 

esto es el acabóse

Una lluviosa tarde, el científico estadounidense Adrian Hemsley(Chietel Ejiofor),de paso por India, visita una excavación dirigida por un colega, observado un progresivo y acelerado calentamiento de las placas interiores del subsuelo. Impactado, Adrian vuela de inmediato de regreso a Washington a poner al tanto de sus descubrimientos…

Años después, en el verano de 2012, y mientras la costa oeste estadounidense sufre constantes y cada vez más violentos temblores, Jackson Curtis(John Cusack), un mediocre escritor de ciencia ficción y ocasional chofer, lleva a sus hijos de vacaciones al campo, para toparse con una laguna seca, un equipo del Ejército, y un desarreglado hippie de nombre Charlie(Woody Harrelson) quien le previene acerca de que lo peor recién está por venir…

El día perfecto de Roland Emmerich es aquel en que abre el diario y se entera de terremotos, huracanes, inundaciones, tsunamis y estoy seguro que cuando efectivamente se acabe el mundo, su reacción será orgásmica.

Pero se maneja en el tema del acabóse este Emmerich. Ya ha hecho zumbar el planeta en Independence Day, Godzilla y El Día Después de Mañana. Y cuando uno ve 2012, estrenada oportunamente en plena psicosis colectiva por el eventual fin del mundo según los mayas, tiene que reconocer que no será un gran director, pero por Dios que lo pasa bien uno viendo sus películas.

Porque películas de catástrofes han habido desde que los efectos especiales existen(en los 70 se dieron por docena) y muchas de ellas vaya si que han tenido resultados catastróficos (partiendo por el hecho de haberse estrenado). Se le pueden quitar muchas cosas y achacar otras cuantas a 2012, pero decir que uno no lo pasa ver viéndola es escupir al cielo.

0

Y en 2012 observamos algunos elementos propios del género de las catástrofes: la venida de un hecho fuera del alcance y control humano (y del cual el responsable es por lo general, humano), la sucesión de medidas cada vez más desesperada por resolverlo y un elenco coral integrado por personajes de diversos ámbitos que en algún minuto verán cruzarse sus caminos.

Y cuidándose, claro, de no perder el sentido del humor, porque momentos graciosos abundan y ayudan a hacer menos traumático el evento. Porque si uno va a un cine un sábado en la tarde, lo que quiere es divertirse, y Emmerich con todas sus imperfecciones lo logra (e insisto, y sabiendo que los puristas me van a crucificar, el primer objetivo del cine es hacer pasar un buen rato al espectador). Y teniendo a un par de notables como John Cusack (raro verlo en una superproducción de esta naturaleza) y Woody Harrelson en su elenco, no puede ser de otro modo.

Sé positivamente que muy pocos van a querer colocar 2012 entre sus filmes favoritos de 2009, y comparto en cierto modo esa tendencia. Tampoco uno va a cambiar su visión de las cosas tras este filme. Pero quien niegue haberse divertido de lo lindo con este acabo de mundo, abundantes escenas de acción, un par de teorías conspirativas involucradas y el increíble aparataje visual incorporado, necesita ayuda especializada urgente. No hay mayor catástrofe que ser un fome.

***

2012

Director: Roland Emmerich

Intérpretes: John Cusack: Woody Harrelson:; Chiwetel Ejifor; Amanda Peet; Thandie Newton; Oliver Platt; Danny Glover

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

 

di algo, cualquier cosa

Cuantos saben realmente lo que quieren? Digo, muchos dicen saberlo, verdad? Pero en realidad no lo saben. Pues entonces, no lo sé. Pero al menos estoy seguro que no lo sé

 

Hoy John Cusack trata de salvar el pellejo en 2012 (que ya espero ver este fin de semana), pero 20 años atrás, luchaba por salvar el día, y si alcanzaba, su futuro en Digan lo que quieran, dirigido por el siempre respetable Cameron Crowe. JC encarna a Lloyd Dobler, quien acaba de egresar del colegio, no le ha ganado a nadie, no tiene claro que hacer con su vida, y aunque su padre es delegado militar en Europa, no tiene un centavo y vive con su hermana y su sobrino en el pequeño departamento de ésta, al que contribuye enseñando kickboxing en un gimnasio local.

Esta actitud de “da lo mismo y vivir con lo justo” cambia cuando conoce a Diane Court (Ione Skye), la mejor egresada de su generación, muy buenas notas, excelentes referencias, antecedentes intachables, que se anota distinción tras distinción. El flechazo, pese a las radicales y obvias diferencias, es inmediato. Aunque el padre e Diane (John Mahoney), un asesor de inversiones forrado en $$ no comparte esa visión.

Digan lo que quieran (Say Anything) sólo está disponible en zona 1, y en locales especializados o amazon, pero tengo la sensación que más temprano que tarde caerá en mis manos…además, ahora que está bajo el dólar…)

 

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

 

dos de tres

¿Es posible publicar tres libros en un mismo año? ¿Tres libros de diferente temática? ¿Y que los tres sean muy bien recibidos?
 
 Es lo que hizo Patricio Jara (Antofagasta,1974) quien en un año lanza la novela juvenil Las Zapatillas de Drácula, la investigación Prat y la novela de época Quemar un Pueblo.

Pero a no confundir, que Jara haya lanzado tres novelas en un año no quiere decir que las hubiese armado de un día para otro. Eso es para los autores de autoayuda, y algunos autores de best sellers. Patricio Jara, por el contrario, es un autor muy serio y detrás de cada uno de sus trabajos, centrados al menos dos de ellos en la situación chilena del siglo XIX, especialmente hacia el norte grande, hay un largo proceso de investigación cuyos resultados se aprecian en el resultado final. Que sus tres libros hayan sido publicados el mismo año no es sino una (feliz) coincidencia.

.
Prat nos plantea la biografía de nuestro principal héroe naval, concentrándose en los meses previos al 21 de mayo de 1789, poco después del retorno de Arturo Prat Chacón desde el Uruguay, en misión de espionaje, y dejando constancia de los no pocos roces entre Prat y la alta jefatura naval, e incluso con varios de sus compañeros de armas, dada la formación universitaria del futuro capitán de la Esmeralda. Considerando el contexto familiar y social en que Prat se encontraba, y considerando datos normalmente pasados por alto como su profesión de abogado, ejecutor de piano, conocedor de diversos idiomas que hablaba con fluidez, lector habitual sobre todo de filosofía y ocasional pianista, la visión que Jara ofrece de Prat dista totalmente de lo que habitualmente nos muestran los textos académicos, construyendo la biografía de un héroe romántico y virtuoso, que pese a las dificultades que debió enfrentar a la hora del combate, se mantuvo de pie. Personajes que en nuestra literatura no son precisamente abundantes.
Ya hubiese conocido Alan Moore a Prat en la versión que ofrece Jara, seguro que lo agregaba a su Liga de Extraordinarios Caballeros.
 
 Quemar un Pueblo sigue un leitmotiv distinto: cuenta la historia de Lucio Carbonera, ex contrabandista devenido en empresario, que luego de rescatar de las ruinas de un sanatorio a un hombre de dos cabezas oculto en una bodega de herramientas, reúne un pequeño grupo de individuos con deformidad física y arma un pequeño circo ambulante de fenómenos, con el que recorre parte del cono sur, logrando un relativo éxito pese a las reticencias de la sociedad de su época.
 En ambos trabajos notamos algunas caracteristicas que ya veníamos viendo en anteriores libros de Jara. En primera, una rigurosa investigación previa. Pero sin asfixiar al lector con múltiples datos, pero si darle la info suficiente como para que éste pueda ubicarse en el contexto histórico social del cuento que lee.En segundo, el autor nos deja claro cuanto conoce y cuanto quiere su lugar de nacimiento. Y tercero, los libros de Jara no suelen superar las 150 páginas de relato ameno y de buen ritmo, de manera que la lectura de sus obras se va rapidito y se disfruta mucho.
 (más que el 90% de todas esas “obras literarias” que a dos días de su lanzamiento ya están en todas las veredas del país)

Dos razones más para pensar que 2009 ha sido un buen año para las letras nacionales. Signos de que su buena salud no pasa tanto por bajar precios o perseguir cuneteros, sino que por saber transformar las buenas ideas en papel.

 

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

 

tres décadas contra el muro part I

Fue en noviembre de 1979 que Pink Floyd publicó The Wall, monumental disco doble con que la banda cerró la más fructífera de sus etapas, tanto en lo creativo (desde 1971 se despachó los mejores discos de su carrera y un par de ellos piezas fundamentales del rock progresivo en su etapa más clásica) como en rentabilidad (todos estos trabajos tuvo muy buena venta, sobre todo The Dark Side of the Moon-1973-, toda una hazaña para una banda que no lanzaba singles radiales). The Wall fue lanzado oficialmente el 30 de noviembre de 1979, y un día como hoy, apareció el single que adelantaba el álbum, Another Brick in The Wall part II, por lo que la celebración será por partida doble.

Ironizando con el sistema educacional británico de antaño(ironía que se entiende mejor escuchando además The Happiest Days of Our Lives, track inmediatamente anterior a Another… en el disco), el single rápidamente fue un éxito, aunque personalmente prefiero otras canciones del disco.

PFanotherbrickinthewall1

Así, aqui va mi top 10 de canciones que hacen de The Wall un trabajo imprescindible

(título, autores, ubicación: LA,B,C,D en vinilo, L1 o 2 en cassete, CD1 O 2)

Confortably Numb

(Waters-Gilmour, LC, L2, CD2)…dicho sea de paso, contiene el mejor solo de guitarra de la historia del rock, o al menos según los ingleses.

Run like Hell

(Waters-Gilmour, LD, L2, CD2)

Hey, You

(Waters, LC, L2, CD2)

Nobody Home

(Waters, LC, L2, CD2)

The Thin Ice

(Waters, LA, L1, CD1)

One of My Turns

(Waters, LB, L1, CD1)…fue además el lado B del single Another Brick in The Wall

Young Lust

(Waters-Gilmour, LB, L1, CD1)

Goodbye, Blue Sky

(Waters, LB, L1, CD1)

What Shall We Do Now?

(Waters)…no aparece en el disco The Wall, pero fue interpretada en vivo en la presentación del disco, como una extensión de Empty Spaces, y aparece en la película de 1982.

When The Tigers Broke Free

(Waters)…tampoco aparece en el disco, y sólo fue agregada para la película de 1982, aunque si aparece en el compilado Echoes (2001)

hay más tela que cortar acerca de The Wall, pero eso será el tema central de la columna de rigor, así que por ahora sólo cabe decir

CONTINUARÁ

PFanotherbrickinthewall2

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com