y todo pasó en un solo día

El 25 de octubre de 1985 era un día normal para Marty McFly (Michael J. Fox): otra vez llega tarde a clase y su inspector general lo vuelve a amonestar; su banda es rechazada en una audición; su padre, George (Crispin Glover) debe soportar las bravuconadas de su jefe -y matón de toda la vida- Biff Tannen (Thomas F. Wilson), su madre, Lorraine (Lea Thompson) bebe en grandes cantidades y se le ve muy amargada con la vida, y sus hermanos son unos pelmazos natos.

El único alivio de Marty son los encuentros con su amigo, el físico Emmet L. Brown, “Doc” (Christopher Lloyd), quien esa noche lo ha citado en el estacionamiento de un mall para mostrarle su último invento: un auto De Lorean convertido en máquina del tiempo. Conocedor de diversas ramas de la ciencia, Brown ha desarrollado esta máquina de manera tal que al alcanzar el vehículo la velocidad de 88 millas por hora, y con un golpe eléctrico de 1.21 jigowatts, éste romperá la barrera del tiempo y llegará a la fecha que se desee. Para lograr este prodigio, Doc ha cargado el componente principal del vehículo, el condensador de flujos, con plutonio robado a unos terroristas libios que lo contrataron para que fabricara una bomba, único elemento capaz de generar .

Los libios se han dado cuenta del robo y siguen a Doc hasta el mall, matándolo a balazos. Huyendo, Marty sube al De Lorean y corre hasta superar las 88 millas por hora, lo que lo envía a una fecha que había marcado Doc: el 5 de noviembre de 1955.

Cuando Marty se logra dar cuenta que no está en su época, decide ubicar al Doc de ese año, para pedirle ayuda y volver a 1985. Pero entre medio conoce al que será su padre, a la que será su madre…y no puede evitar que ésta se enamore de él. Ahora tiene dos problemas serios, que comprometen no sólo su regreso al futuro, sino que su propia existencia…

Sigo con mi pago de deudas pendientes, esta vez con una película que vi por primera vez a los 9 años, en el extinto cine Lido, un día domingo de enero de 1986. Y aunque Volver al Futuro me gustó mucho en su momento, y me sigue gustando, la deuda con esta saga era tremenda, ya que sus segunda y tercera parte, por una torpeza mía, no las vi en cine.

Lo cual es grave porque, aparte de ser un filme divertido de principio a fin, es una saga redonda, complicada de rodar pero fácil de entender, que guarda en sus tres partes suficientes elementos como para constituirse en un todo sólido e integrado. No olvidemos que, después de todo, empieza y termina el mismo día calendario.

Por eso creo necesario redimirme.

Espero hacerlo señalando que su director Robert Zemeckis, pertenece a esa generación que surgió en el cine durante los ’80, que, dejando a un lado el cine más existencialista, personal, como quieran llamarle, que imperó durante gran parte de la década anterior, y optó por el divertimento puro y simple. Speilberg (quien produjo esta trilogía), Lucas, Dante, Wes Craven, en fin. Cine como éste fue muy habitual en los ochenta, pero los directores de este sector procuraron que su cine, por muy de entretención que fuera tuviera dos cosas: sesos y alma.

Sesos, porque vaya que contiene información científica, desde la muy básica hasta la más compleja, que otorgue a esta saga el sustento debido para que resulte una historia creíble. Sesos, porque no sólo tiene un buen respaldo científico, sino que además es una historia inteligentemente contada. Sesos, porque harto tuvieron que cabecearse para rodar, sobre todo las dos últimas partes, filmadas en el mismo año (pero en lugares y bajo procesos distintos) estrenadas con meses de diferencia y porque varios de sus protagonistas tuvieron que arreglárselas para interpretar más de un personaje , o bien, empleando más de un efecto (Michael Fox interpreta un Marty joven y otro adulto, en distintas épocas de la historia, y a sus futuros hijo e hija; Lea Thompson se interpreta adolescente, en decadencia, adulta, anciana, en fin, y Thomas F. Wilson pasa por un proceso similar)…bueno, eso más que son sesos, es voluntad de hacer bien la pega, pero cuenta igual.

Alma, porque uno disfruta como niño de cada escena de la película, se rie con sus chistes, se impacta y hasta se emociona a ratos, tanto que cuando uno ha visto la trilogía completa (o por separado, da lo mismo en ese sentido) muchas veces, sigue sintiendo las mismas sensaciones. Películas sin alma se estrenan muchas cada año, y por espectaculares que sean y graciosos que resulten sus personajes, cuando a los días te olvidaste de que se trataba y cuando la vuelves a ver solo dices un “ah, de veras que pasaba esto” es porque las cosas no se hacen bien. Y el primer ingrediente para hacer las cosas bien es echarle ganas y comprometerse con lo que se hace.

En Volver al Futuro así sucede, y cuando uno revisa en los extras de los dvd o br lo mucho que se divertía el equipo, encabezado por Zemeckis y su coguionista Bob Gale, haciendo la película, aprendiendo a tocar guitarra o a montar, y bromeando, bromeando y bromeando. Todas esas sensaciones se transmiten desde la pantalla y el público lo recoge.

Porque Volver al Futuro va más allá de los viajes temporales, sino que su gran trama es, por un lado, la conversión de Marty, de adolescente sin mucho criterio a hombre, aprendiendo a ser responsable, a pensar dos veces antes de actuar y a dar espacio a la superación personal propia o ajena (al mismo tiempo que busca recobrar a su época Marty ayuda a su padre a no ser tan pelmazo, a si mismo y al Doc a vivir más allá del laboratorio). Por otra parte, tenemos un filme de aventuras al viejo estilo, pero con apariencia contemporánea, con un joven héroe, un mentor, una chica y un villano, sometidos todos a fuerzas que están más allá de su control, debiendo el héroe sacar lo mejor de si mismo para salir victorioso.

Si, la misma vieja historia. La misma vieja y buena historia. En el fondo no cambia nada, sólo la manera de contarla. El héroe no anda a caballo, solo maneja un De Lorean que viaja en el tiempo.

Pero en el fondo es la misma vieja historia, y por eso es que 25 años después sigue siendo tan grande.

Algún dia a alguien se le habrá de ocurrir contar como fue que Marty y Doc se conocieron, o que ha pasado después de la tercera película (se hizo, en una serie animada noventera, que no prendió mucho, y en unos cuantos videojuegos bastante pasables), pero las experiencias han sido tan desastrosas (cofcofStarWarscofcof) que mejor cruzo los dedos porque ésta y otras sagas semejantes nunca sean vueltas a tocar ni aún por sus realizadores, y seguirlas disfrutando como las conocimos. A veces, los cambios están de más.

****

VOLVER AL FUTURO/BACK TO THE FUTURE

Director: Robert Zemeckis

Intérpretes: Michael J. Fox; Christopher Lloyd; Lea Thompson; Crispin Glover; Mary Steenbugen; James Tolkan; Elizabeth Shue

Ciencia Ficción/Aventuras

1985 (Part I); 1989 (Part II); 1990 (Part III)

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

Anuncios

Un anillo para pagar una vieja deuda

“Todo comenzó al forjarse los anillos.

Tres se entregaron a los elfos: los señores inmortales, los seres más sabios y mágicos de todos.

Siete para los señores enanos: grandes mineros, amos de las montañas.

Y nueve para la raza del hombre, quienes por sobre todas las cosas ansían el poder.

Estos anillos fueron otorgados para gobernar sabiamente a cada raza.

Pero ignorantes de ello, otro anillo fue forjado.

En la Tierra de Mordor, en los fuegos del Monte del Destino, el Oscuro Señor Sauron forjó un Anillo Maestro, que controlaría a los otros. Sauron depositó en este anillo toda su crueldad y malicia…

Un anillo para someterlos a todos”

(De la introducción de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo)

Aclaremos algo antes de seguir: por razones que creo obvias, tengo o he tenido un lote de películas que he visto y que nunca han tenido cabida en esta publicación. Cuando se estrenaron o no existía este blog, o no había internet -no como ahora al menos- o no tenía pc, ni uso de razón, o ni siquiera había nacido. Por las razones que sean. Por eso es que han visto reseñas de películas del año de la cocoa (como decía mi abuela) o algunas no tan viejas pero que ya pueden ser algo obsoletas de comentar a esta altura. El tema es que en esta calidad se encontraban muchas sagas notables, por lo que creo que es tiempo de ponerse al día con algunas de ellas.

Y ya que se viene la primera parte de El Hobbit a fines de año, y con la inminente presentación en Chile de Lord of The Rings In Concert, por que no repasar la saga que surge como consecuencia de esta obra, esto es la Trilogía El Señor de los Anillos?

Y hay que decirlo, esta trilogía, escrita por J.R.R. Tolkien y publicada originalmente entre 1954 y 1955, como parte de su serie sobre la Tierra Media, fue a lo largo de la historia una suerte de Santo Grial de las adaptaciones cinematográficas. Una serie de novelas que en pocos años se convirtió en objeto de culto, incluso de devoción, al grado de que desde temprano se convirtió en una ambición para cineastas y productores su arribo al cine. Alejandro Jodorowsky, John Boorman, Stanley Kubrick (con los Beatles de protagonistas) entre otros, presentaron sus proyectos al respecto, los cuales todos morían incluso antes de comenzar su preproducción. Y los cada vez más seguidores de Tolkien debieron conformarse con una digna adaptación de La Comunidad del Anillo realizada mediante rotoscopio por Ralph Bashki en 1978 y un mediometraje animado de El Retorno del Rey producido por la Rankin-Bass en 1980 (ambos en youtube).

Eso, hasta que en 1995, Peter Jackson, director neozelandés especializado en cine fantástico de muy bajo presupuesto y gore, pero que se había ganado el respeto crítico con filmes como Criaturas Celestiales y The Freightners, presenta su proyecto para rodar esta trilogía, el cual es aceptado, finalmente, por New Line Cinema.

La historia es conocida: después de haber permanecido dormido durante más de medio siglo, el Anillo Único, forjado por Sauron para la dominación de la Tierra Media, ha despertado, en poder de Frodo Bolsón, de Bolsón Cerrado (Elijah Wood), que lo recibió de regalo de su tio Bilbo (Ian Holm), ambos habitantes de la Comarca de Hobbiton, acaso la comunidad más pacífica e irrelevante de su mundo. Esto ha hecho que Sauron despierte de su prolongado letargo, y ordene a sus siniestras fuerzas recuperar este anillo, no importa cómo. Frodo entonces se ve obligado a buscar ayuda de Gandalf (Ian McKellen) un mago humano, quien consciente de los peligros que encierra la posesión de esta reliquia, ordena su destrucción en el Monte del Destino, el único lugar donde esta destrucción puede ser llevada a cabo. En su camino, Frodo conocerá aliados como Aragorn (Viggo Mortensen) jinete y aventurero, quien lucha por evitar su destino como Rey de Gondor, el mayor reino de Tierra Media, el elfo Legolas (Orlando Bloom) y el enano Gimli (John Rhys-Davies). Junto a este grupo, más sus amigos Sam(Sean Astin), Merry(Dominic Monaghan) y Pippin (Billy Boyd), esta Comunidad deberá correr contra el tiempo, pues no solo Sauron buscará recuperar su anillo, sino además iniciar la conquista final y definitiva de la Tierra Media.

Jackson, junto a su mujer Fran Walsh, y a través de sus productoras Wignut y Weta, trabajaron en el rodaje de los tres episodios de la saga a la vez, entre 1999 y 2001 (aunque todo el proceso tomó desde 1997 hasta 2003) y seguro que más de alguna vez se preguntaron en qué estaban pensando que se metieron en ésto. Obvio, se trata de una historia que muchos declaraban como imposible de adaptar, y con estos antecedentes merecía una inversión de esta magnitud para que quedara bien hecha.

Desafío no menor.

Desde aqui les decimos que se queden tranquilos. Todos sus esfuerzos han valido la pena. Y diez años después del estreno del primer capítulo de la serie, La Comunidad del Anillo, la trilogía original se mantiene fresca y vigente, y así se mantendrá por las próximas décadas.

Porque por sobre los escenarios y efectos digitales (desarrollados por Weta en una versión más evolucionada de los sistemas desarrollados para Jurassic Park algunos años antes), y más allá de los impresionantes escenarios naturales (la película fue rodada íntegramente en Nueva Zelandia, tanto en estudios como en exteriores, por un tema de costos y, sobre todo, geografía) lo cierto es que hay una historia que contar. Una muy potente historia que contar, que pudo haber asfixiado a cualquiera. Hubo realizadores más experimentados que Jackson antes que, como vimos, no tardaron nada en tirar la esponja.

Jackson no la tiró, aunque bien debió haberlo pensado. Pero el cariño por la historia fue más fuerte. El respeto, el aprecio, fueron más poderosos que la comodidad. Y todo eso queda plasmado en pantalla. Una narración que si bien se toma ciertas licencias, éstas son a beneficio de la progresión de la historia la cual fluye con comodidad, y las tres horas de duración de cada filme no se sienten. Ayuda enormemente un sólido casting sin puntos bajos y la notable banda sonora de Howard Shore.

Y si bien cada uno puede tener su opinión en cuanto cual de las tres es mejor película que la otra, lo cierto es que vistas como un todo constituyen una obra superior a la suma de sus partes. Una obra que superó con creces al grueso de la producción cinematográfica de cada año y que supo ser recompensada con 17 premios Oscar (11 de ellos sólo para El Retorno del Rey en 2003, incluyendo mejor director y mejor película, pagando una cuenta que casi le cuesta la cabeza a los miembros de la Academia) y una veintena de otros premios, amén de un fenómeno de taquilla inédito para una serie que dura más de 9 horas, sólo en sus ediciones standart. Y sus lanzamientos en dvd y bluray han sido celebrados con mucho más entusiasmo que cualquier estreno cinematográfico de temporada.

La devoción por esta saga fílmica se justifica totalmente con el desempeño de Jackson, quien logra cotas de grandeza tan altas como de la propia obra. Claramente el proyecto no sólo no le quedó grande, sino que supo dar cuerpo a una historia que hasta entonces nadie sabía por donde abordar. Es cierto, Jackson pagó un precio muy alto por ver la serie de Tolkien hecha realidad, pero cada centavo de ese precio se justificó, con altísimos intereses.

Logrando en celuloide lo que Tolkien antes hizo en el papel: una obra cumbre.

Un imprescindible.

****1/2

THE LORD OF THE RINGS

LA COMUNIDAD DEL ANILLO/THE FELLOWSHIP OF THE RING, 2001

LAS DOS TORRES/ THE TWO TOWERS, 2002

EL RETORNO DEL REY/ RETURN OF THE KING,2003

Director: Peter Jackson

Intérpretes: Elijah Wood; Ian McKellen;: Viggo Mortensen; Liv Tyler; Orlando Bloom; John Rhys-Davies; Hugo Weaving; Christopher Lee; Sean Astin; Cate Blanchett; Sean Bean; Dominic Monaghan; Billy Boyd; Bernard Hill; Miranda Otto; David Whenam; Karl Urban; Andy Serkis

Fantasía Épica.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepataESDLA

como miel sobre hojuelas

Barry B. Benson (voz de Jerry Seinfeld) es una abeja ordinaria, de las miles que habitan en su colmena. Recién graduado, acude junto a su mejor amigo Adam (voz de Matthew Broderick) a buscar trabajo en la fábrica de miel local, pero la rígida organización social de su especie lo tiene totalmente desmotivado.

Por eso, cuando es desafiado por un grupo de miembros de la fuerza aérea de la colmena, encargados de la polinización de las flores, movido en parte por su pisoteado orgullo, en parte por sus deseos de ampliar horizontes, Barry accede a unirse a ellos en una de sus jornadas, lo que le permitirá conocer el asombroso mundo exterior, y a los humanos, realidad que le depara más de una sorpresa…

Si bien sigo con mi cruzada de evitar ver películas por televisión abierta, de vez en cuando tiene alguno que otro acierto. Como este fin de semana, que nos encontramos una mañana con Bee Movie, que por repetida que esté sigue resultando un filme grato de ver. Porque si bien es un filme animado, antes que nada es un filme inteligentemente armado.

Inteligente en sus bromas, en su narración y en el cumplimiento de su cometido. Lo cual viene a ser un arma de doble filo: el público infantil, en su gran mayoría, no enganchó con la película, no con su tema central al menos, porque, seamos claros, la trama central (abeja reivindicando lo suyo frente a los humanos, pero de paso mandándose un guatazo ambiental, sin querer) pudo haber complicado a más de un padre de familia con prole incluida.

Pero eso que parece ser una desventaja, es en realidad una gran virtud pues marca una diferencia a su favor respecto del grueso de películas del género, demostrando que no sólo Pixar o Gibhli pueden hacer filmes animados con una pretensión mayor que solamente vender cajitas felices.

En tal sentido, fundamental resulta el aporte del comediante Jerry Seinfeld, no sólo prestándole su voz, sino que además encabezando el equipo de guionistas del filme. Y si bien la cinta pareciera no tener mucho que ver con la serie que llevaba su nombre y que lo convirtió en una de las grandes figuras de los medios (una serie que se trataba de nada, y una película que se trata de mucho, hay una diferencia) lo cierto es que si tiene que ver con las temáticas por las que éste solía tocar en su programa: la familia, la vida laboral, las relaciones de pareja, la adultez. Así que los fans de Seinfeld no tienen porque sentirse defraudados.

Bee Movie no está exenta de momentos para la reflexión, es cierto, pero como esta no es un curso de autoayuda (menos mal) sino una comedia animada, por lo que no faltan los chistes de diversa temática (no, los mononeuronales que busquen chistes de la cintura para abajo en esta película córranse, para eso están los Wayans), los momentos emotivos y emocionantes y los secundarios chistosos. Y un par de cameos por ahi.

Así que aunque a primera vista no se note, Bee Movie es un filme entretenido, que arriesga (quizás más de lo que debería) por un estilo de contar la historia que puede no ser del gusto de todos (los 287 millones de dólares recaudados dicen lo contrario, en todo caso) pero que se maneja de modo tal que se disfruta y llega a buen resultado. Siempre es agradable salirse un poco del molde, no les parece?

***

BEE MOVIE

Director: Simon J. Smith/Steve Hickner

Voces: Jerry Seinfeld; Renee Zellwegger; Matthew Broderick; Chris Rock; John Goodman; Barry Levinson; Kathy Bates; Rip Torn; Ray Liotta; Sting; Larry King

Comedia/Animación

2007

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

casi parte de la familia

A principios de los años ’60, y tras varios años de universidad, la estudiante de periodismo Eugenia “Skeeter” Phelam, vuelve por algún tiempo a su ciudad natal, Jackson, Mississipi, donde tras ponerse al día con las vidas de sus amigas más cercanas, entre ellas la presidenta del club de damas de la ciudad, Hilly Hoolbrock(Bryce Dallas Howard), pero pronto queda espantada con las enormes diferencias sociales y de trato que tienen éstas con sus criadas afroamericanas, incluso en su propia casa, donde su madre está más preocupada de verla casada pronto, que logrando su realización personal.

Paralelamente, se reencuentra con Aibeleen (Viola Davis) una de estas sirvientas, que ha criado como propios a casi una veintena de niños ajenos a costa de los suyos, sufriendo la indiferencia y desprecios de sus propios empleadores, así como compartiendo sus vivencias y pesares con otras mujeres en su situación, como su mejor amiga Minny(Octavia Spencer).

Skeeter, junto a Aibeleen y Minny, decide entonces una movida radical, pero lo bastante riesgosa dada la severidad de las leyes de segregación vigentes en el estado: entrevistar a la mayor cantidad de criadas que puedan y publicar un libro contando sus vivencias, opiniones y en general, conocer su visión de la sociedad en que les ha tocado vivir, en una época donde muchas cosas están por cambiar a su respecto…

Interesante. La institución de la empleada doméstica, sirvienta, asesora del hogar, criada, nana, llámele como quiera, está arraigada en el país desde su fundación, pero aún hoy, en plen siglo XXI, se mantiene firme, más allá de lo anacrónica que pueda resultar, sino que en cuanto representa una de las mayores manifestaciones de la hipocresía, clasismo y paternalismo tan propios de nuestras clases ABC1. O ¿de que manera quieren que me refiera a viejos que pomposamente dicen “Pero si la nana, así como Dios, es parte de la familia”? Ya pues, si son parte de su familia, por qué la esconden? porqué las mandan a comer a la mesa del pellejo? porqué tienen que dormir en un cuartucho al fondo del sitio y bañarse en una porquería de 2 x 2 donde pueden ducharse, lavarse los dientes y evacuar en el mismo metro? Así agradecen que críe a sus hijos mientras él gana las lucas y ella las gasta en el mall, en el spa o en la sociedad de damas caritativas?.

Por eso no deja de ser interesante que una película como Historias Cruzadas, ambientada en el sur de Estados Unidos en tiempos donde aún existía la segregación, y cuando figuras como Martin Luther King o Malcom X recién comenzaban a sacar la voz, tenga tanto en común con las clases pudientes del Chile de hoy. Esas mujeres que viven para criar familias de otros y descuidar la propia, para atender a familias que creen que no ser aceptados en el Country Club es señal de crisis familiar. Las afroamericanas de hace cinco décadas atrás en el sur tienen mucho que compartir con las nanas de la cota mil de 2012.

Historias… narra una historia que se quiso hacer ver como real. En cierto punto lo es: Aibeleen Jackson existió y trabajó para la familia de la autora de la novela en que se basa, Kathryn Stockett, quienes mantuvieron un largo conflicto legal en cuanto Stockett tomó mucho de la historia de Aibeleen, exagerando algunos aspectos e inventando otros tantos.

Pero más allá de la controversia (de repente hasta gracias a ella) lo cierto es que, donde las historias sobre segregación y minorías suelen estar a medio camino del panfleto y del culebrón, Historias es una, valga la redundancia, historia amena, a ratos emotiva, a ratos entretenida, bastante digna a decir verdad, para un género tan irrespetado como el melodrama racial. Y si bien la última parte de la película se alarga más allá de lo aconsejable, poniéndose un poco lenta y difusa a ratos, lo cierto es que uno queda enganchado, ve la historia hasta el final y hasta queda con ganas de aplaudir a sus protagonistas…entendiendo por tales no sólo a las intérpretes,donde Emma Stone y Bryce Dallas Howard demuestran que son más que caras bonitas: Stone nos arma una Skeeter convincente y Howard logre que nos den ganas de escupir a su Hilly…aunque son Viola Davis y la sorprendente Octavia Spencer (quien se apuntó varios premios por su labor en este filme, incluyendo el Oscar) las que logran los momentos más altos del filme: los más altos en cuanto a emotividad, impacto y hasta chistes.

En suma, más allá de las coincidencias históricas y sociales entre un universo y otro, Historias Cruzadas resulta un filme sobrio, ameno, quizás no estridente, pero logrado y convincente sobre un tema que no por antiguo se vuelve anacrónico. Más que recomendable.

***1/4

THE HELP

Director: Tate Taylor

Intérpretes: Emma Stone; Viola Davis; Octavia Spencer; Bryce Dallas Howard; Sissy Spaceck; Jessica Chastain; Mary Steenburgen

Drama

2011

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

TONY SCOTT 1944-2012

Fue uno de los más célebres directores de cine de acción de los últimos años. Hermano menor de Ridley, Tony Scott terminó con su vida este fin de semana, al lanzarse desde un puente en el puerto de Los Angeles, sin que aún se tengan motivos claros para su decisión.


Scott deja dos hijos gemelos y un legado de cine con harta testosterona, acción y explosiones por minuto, que incluye obras como Top Gun, Días de Trueno, El último Boy Scout, Marea Roja, Hombre en Llamas, y la más reciente, Unstoppable, de 2010.
QEPD

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

cuestión de supervivencia

John Ottway(Liam Neeson) es un guía y cazador residente en Alaska, que se desempeña vigilando los lobos que acechan una planta petrolera local.

Solitario y sin mucha expectativa sobre su vida, Ottway aborda un avión junto a otros trabajadores de la planta al culminar su turno, pero éste no tarda en estrellarse en pleno bosque, muriendo varios pasajeros con el impacto.

Perdidos en pleno bosque, sin muchas provisiones, incomunicados y con la amenaza latente del frío y de los lobos que pueblan la región, Ottway organiza a los sobrevivientes para buscar un poblado, un camino o un claro donde pedir auxilio, tarea difícil dadas las complejas condiciones del terreno…

Claramente el cine no es el mejor aliado para el turismo en Alaska y demás zonas polares: Estación Polar Cebra, La Cosa, Riesgo Total, una de Steven Seagal que se me va el nombre, todos filmes que hacen ver a Alaska como un lugar inhóspito, salvaje e indómito donde sólo unos pocos sobreviven.

Sin embargo, lo que podría poner a Alaska como el peor destino para viajar y volver a los esquimales en unas furiosas máquinas de destrucción masiva, en realidad sirve como gancho para aficionados al deporte extremo y outdoor, así que las cosas en realidad no están tan mal.*

Lo cierto es que el ambiente hostil que se pretende otorgar al subcontinente helado, sirve para armar buenas películas, y Un Dia Para Sobrevivir no es la excepción. Menos si protagoniza el gran Liam Neeson quien, sin proponérselo,se ha convertido en uno de los grandes del cine de acción de la actualidad, aun cuando ya ronda las cinco décadas de edad.

Y menos mal que está Neeson, porque a decir verdad la dispareja dirección de Joe Carnahan (quien en 2010 tuvo un pasar más que digno con el remake de Los Magníficos) si bien cumple en las escenas de acción con nota azul, el resto de la película se vuelve confuso y lento. Demasiado para un filme con vocación de acción, especialmente si al final se va cayendo y existe una escena post-créditos que no aclara mucho.

La presencia de Neeson en el filme, de manera casi omnipresente (aparece fácilmente durante el 95% de la película) mejora las cosas y hace que uno se quede hasta el final, hasta encuentre buena una película que de otro modo no sería tanto. Neeson acapara gran parte de la película, y lo agradecemos por eso.

No es que sin Neeson Un Día… se vuelva un filme para el olvido. Sería un trabajo digno, respetable, pero que podré seguir viviendo al otro día sin haberla visto. La presencia del buen Liam le sube considerablemente los bonos.

Sucede. Para bien o para mal, no es primera vez ni la última que un solo actor levante una película. Así que habrá que acostumbrarse.

***

THE GREY

Director: Joe Carnahan

Int: Liam Neeson; Dermont Mulroney; Frank Grillo; Joe Anderson

Acción

2012

*Si bien a los nativos de Alaska no les moleste la imagen que el cine da de su pueblo, puede que a los animalistas si. Hay varias escenas, algunas bastante gráficas, de violencia contra animales. De hecho, muchos fanáticos reclamaron contra la película por esto. De nada sirve explicarles que, en el peor de los casos, son personas luchando por su vida, y que esto es FICCIÓN, los cuerpos de animales expuestos no son reales. ¿De qué sirve el esfuerzo? Mucho veganismo mata el cerebro parece. 

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

70 años de Bambi…poniendo algunas ideas en orden

Debo confesar que la primera vez que ví a mi mujer, ésta se llevó una horrible impresión de mi, pues tuve la mala ocurrencia de ningunear Bambi.

Pasó el tiempo y luego de redimirme con mi futura cónyuge (esta columna tiene un poco de eso, y otro poco de pagar una deuda pendiente), y ya que la vida suele dar segundas oportunidades, me reencontré con Bambi, esta vez en su versión remasterizada en dvd. Y estaba yo equivocado, porque este filme, que hoy cumple 70 años desde su estreno en Nueva York, en realidad tiene todos los ingredientes para ser considerado un clásico.

La historia, basada en un cuento del austríaco Felix Salten, seguro la conocen: Bambi es un pequeño ciervo, hijo del gran Príncipe del Bosque, que va descubriendo el entorno en que vive junto a su madre y a sus amigos más cercanos, el divertido conejo Tambor y el zorrillo Flor. Bambi, quien algún día se convertirá en señor de este bosque, no tardará en ver el lado feo de la vida cuando aparezca el hombre, lo que le costará la vida a su madre (la escena más trágica y triste del cine animado, al menos hasta la muerte de Mufasa) y la aparición de un padre frío y e indiferente.

Sé que no es una justificación por mi parte, pero caí en un error común: Bambi es un título subvalorado por sus propios realizadores incluso. No goza de la popularidad de las colecciones de Princesas o Hadas de Disney, ni cuenta con los buenos auspicios que otros títulos. No siempre, más bien casi nunca lo encuentras haciendo zapping en los canales de Disney. Preguntas por Bambi en la calle y de cada diez personas siete no la van a recordar y de las tres siguientes una va a dudar antes de responder.

Si, es cierto, ha sido citado por más de una vez en la cultura popular (Los Simpsons, por ejemplo, han recurrido a Bambi algunas veces) pero aún así queda la sensación de poco.

En suma, se trata de un filme que, pese a que ya ha sido lanzado en dvd y blu-ray, aún así no goza del favor de sus propios realizadores. No como deberia al menos, y este es uno de los momentos en que piensa realmente que tienen la cabeza los ejecutivos de Disney que en vez de programar en sus parrillas un filme como éste sí lo hace con esperpentos como Peter Punk o Estoy en la Banda(criando además a las nuevas generaciones con gustos musicales lamentables).

Bambi es un filme completo: tiene acción, romance, drama, tragedia, comedia (Tambor y Flor corren con esa responsabilidad, aportando algunas de las escenas más divertidas del filme), secuencias cuidadamente diseñadas y un complejo proceso de producción, que incluyó a sus dibujantes contemplando durante horas ciervos y otros animales en su habitat natural, cosa que ningún estudio había intentado hacer hasta ese momento, Bambi sienta varios precedentes en cuanto a producción y argumento: es el primer filme animado que no sólo muestra una escena así de trágica como la muerte de Bambi en forma casi explícita, sino que además es por un enemigo real, no un mago ni un ser extradimensional, sino que el mismo hombre, denunciando de paso a que nivel de irracionalidad ha llegado el ser humano.

En ese sentido, su referente más próximo, El Rey León, estrenada 50 años después, guarda con Bambi más de una similitud en cuanto a su contenido. Cambiemos la muerte de la madre por la muerte del padre y quitemos al padre indiferente de uno y en su lugar hagamos que el hijo rechace su destino y se deje devorar por la culpa. Todo lo demás es casi lo mismo, hasta los amigos pasteles (Tambor y Flor, Timon y Pumba).

Siete décadas cumple este ciervito hoy, desde la primera vez que se mostró en la gran pantalla, convirtiéndose rápidamente en un clásico. Clásico que, en mi modesta opinión, y aún cuando, repito, tiene dignas versiones en formatos digitales y hasta una secuela lanzada directamente al formato casero, tengo la sensación que no se le ha reconocido, no se le valora, como corresponde. No se extrañen después si uno no juzga las obras como debiera. Esperemos que las próximas generaciones si aprecien esta obra como corresponde.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata