dentro de un año más II

No puedo evitarlo. Si, es un fan art, pero está tan la zorra de bien hecho que tengo que ponerlo aqui.

Yo que la WB, busco a su autor y le compro la imagen para usarla de carátula del boxset respectivo en dvd o bluray. A que no harían lo mismo

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com twitter.com/panchocinepata

Anuncios

el fin de una era

Tras profanar la tumba de Albus Dumbledore, el maléfico Lord Voldemort(Ralph Fiennes) se ha apoderado de la legendaria Varita de Sauco, que de acuerdo a la leyenda convierte a su poseedor en el ser más poderoso del mundo de la magia.

Al mismo tiempo, Harry Potter (Daniel Radcliffe), siempre de la mano de sus amigos Ron Weasley(Rupert Grint) y Hermione Granger(Emma Watson) intentan una osada incursión en las bóvedas del Banco Gringotts, única forma de llegar al siguiente horrorcrux, sabiendo que les queda poco tiempo antes del duelo final con el oscuro e innombrable señor de la magia, enfrentamiento crucial del cual sólo uno podrá salir con vida…

Cuesta analizar en frío lo que pasa con Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte 2. No estamos ante un mero estreno de vacaciones de invierno, sino mucho más allá de eso, sino que el último capítulo de la última gran saga literiaria/fílmica de nuestros tiempos. El gran fenómeno popcultural de esta generación, sólo comparable a lo que fue, guardando las proporciones, Star Wars o El Señor de los Anillos.

Nada menos. Por lo mismo, una pega difícil. En 2001, presenciamos el inicio de una apuesta arriesgada como pocas. Por un lado, ¿se imaginan si una de las ocho películas que entonces se planeaban hubiera sido un fracaso? Por otro, estamos ante una historia compleja, que partió como un liviano cuento de aventuras para dar lugar a una narración extensa y no exenta de momentos trágicos y dolorosos.

Como hemos dicho más de una vez, Harry Potter es una serie que, cualquiera sea el formato en que se presente, crece junto a su público. Harry, tal como el lector o espectador, parte siendo un niño (casi) común, crece, sufre la adolescencia, madura -a las malas, por cierto-, y pasa por todo aquello que todos pasamos en el camino de la vida. Así, si alguien lee el primer libro, H.P. y la Piedra Filosofal a temprana edad, queda enganchado de por vida, de una.

Así, no es de extrañar la ansiedad y expectativa generada por esta última parte pues, al igual que su original literario, evolucionó, partiendo como un mero relato de matiné, y que luego de H.P. y el Prisionero de Azkaban (Alfonso Cuarón, 2004, por lejos el mejor filme de la saga) se convirtió, con todos sus altos y bajos, en un evento cinematográfico y generacional hecho y derecho.

Esto le podría haber pesado mucho a su director David Yates, hombre con años de circo en TV, y que, pese a ser el gran responsable de la segunda etapa fílmica del universo Potter (tomó la saga en el quinto filme, de 2007) siempre fue una incógnita, producto de su escasa experiencia en celuloide. Incógnitas que Yates siempre logró sortear en cada una de sus entregas.

Llegamos de este modo al episodio final con el duelo que marcará para siempre el destino del mundo de la magia. Siendo así, el filme es pródigo en secuencias de acción y de combate notablemente construidas. Y no porque la acción sea elemento casi protagónico en este capítulo Yates olvida lo que H.P. es ante todo: una historia sobre el crecimiento y la madurez. Por lo tanto, las secuencias de batalla no se comen los momentos más emotivos y personales de la historia, que se dan en abundancia sobre todo en la última media hora. No nos perdemos detalle alguno de la solución de las distintas subtramas que componen la historia, siendo la relación entre Ron y hermione el ejemplo más claro de ello.

Yates y su equipo consiguen pasar de los momentos tensos de la historia a otros más ligeros, románticos o cómicos, sin perder un pelo la emoción, ordenando y canalizándolos como un todo preciso y compacto, que en vez de restar, suma, lo que es todo un mérito.

(Aunque igual se nota la omisión de ciertos hechos relevantes de la novela en la primera parte de este combo, acaso el único gran error de Yates)

De las actuaciones, nada que decir. Tras 10 años y 8 películas lo menos que puedes tener con tu coestrella es química, y de eso, todo el elenco Potteriano tiene de sobra. Y no hablo sólo del trío principal (Radcliffe-Watson-Grint) sino de todo el cuerpo actoral, incluyendo personajes secundarios, villanos y complementarios. A estas alturas, más que un casting, es una familia.

El fin de Harry Potter marca el cierre de una etapa para más de alguien. De hecho, la coatura de esta columna vio la primera película empezando la enseñanza media y vio esta última ya casada e independiente. Citando a nuestra gran amiga Francisca Solar (@FranSolar, para que la sigan por Twitter) más que un cierre, es el principio de una nueva vida, como personas y como fans. Consecuentemente, tanto nosotros, autores de esta revisión y administradores de este blog, como muchos otros legarán esta saga en papel, disco o lo que exista en ese momento, a nuestros descendientes, que seguro la convertirán, con justicia, en una de sus obras favoritas y en un icono cultural de esos que ya no se dan tan seguido.

J.K. Rowling debe estar orgullosa. La entendemos perfectamente.

****

HARRY POTTER AND THE DEADLY HALLOWS PART 2

Director: David Yates

Intérpretes: Daniel Radcliffe; Emma Watson; Rupert Grint; Ralph Fiennes; Helena Bonham-Carter; Alan Rickman; Bonnie Wright; Matthew Lewis; Tom Felton; Jason Isaacs; Robbie Coltrane; Maggie Smith; Emma Thompson; Jim Broadbent; Michael Gambon; David Thewilis.

Fantasia/Aventuras

2011.

twitter.com/panchocinepata twitter.com/Alexa_Wolf

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com

faldas cortas, ideas ídem

Es la década de los ’50. Una acaudalada mujer acaba de fallecer dejando su enorme fortuna a sus dos hijas. Sin embargo, su ambicioso esposo, padrastro de las chicas, asesina a la menor de ellas y acusa falsamente a la hija mayor del crimen, consiguiendo que sea internada en un hospital psiquiátrico.

En el recinto, el individuo soborna a Blue (Oscar Isaacs) uno de los enfermeros para que consiga la autorización de la Dra. Gorski(Carla Gugino) y lobotomice a la chica antes de que ésta revele la verdad acerca de la muerte de su hermana, algo que la muchacha alcanza a escuchar. Así, mientras pasa los días internada, la chica, que ha adoptado el nombre de Baby Doll (Emily Browining) observa detenidamente el lugar, y el día de la lobotomía, imagina un universo paralelo, donde ella y otras chicas solitarias como SweetPea(Abbie Cornish), Rocket(Jena Malone), Blondie(Vanessa Hudgens) y Amber (Jamie Chung) son forzadas a bailar en un cabaret. Baby Doll se dirige a ellas y dice que conoce la forma de escapar del lugar…

Para ser una carrera tan breve, la de Zack Snyder como director ha sido bastante irregular y controversial. Su adaptación de 300 (2006) fue elogiada por un sector tan grande como aquel que la encontró pretenciosa y aburrida (la vi entera, pero me lateó soberanamente). Por Watchmen fue crucificado por el sector más purista aunque el espectador menos incondicional (ñoño o no) la recibió bien (por mi, dentro de lo que pudo hacer, considerando la matriz que estaba tomando, lo hizo bien). y Ga’hole fue un proyecto animado de 2010 que nadie entendió muy buen para donde iba.

Ese era el escenario en que presentaba su primer filme de creación propia: Sucker Punch: Mundo Surreal (horrendo título en español, vale, pero ajustado al tono de la cinta), cinta fantástica, dirigida claramente a un público adolescente, con estética de videojuego, casting poblado de chicas guapas sugerentemente caracterizadas y canciones pop, para adornar un relato sobre traiciones, realidades paralelas y subuniversos ocultos uno debajo de otro. Algo que para una generación criada por MTV y el Wii debería prender. Y al menos en un principio, lo hace.

Pero si bien es un mérito que una idea original consiga atraer a su público objetivo, eso no es suficiente para hacer una película buena. Y Sucker Punch será lo que quieran pero una buena película, no lo es ni lo será, por mucho que la premisa sea atractiva.

Primero, por esos excesos gráficos tan habituales en la filmografía de Snyder:cámaras lentas, mezclas de colores que podrían dejar con epilepsia incluso a los más sanos, uso y abuso de efectos digitales. OK, muchas películas se han hecho así , de hecho Robert Rodríguez filma todas sus películas frente a pantallas verdes, pero al menos tiene el buen gusto de ponerse en el lugar del espectador. Snyder, no.

Segundo, por el tremendo desorden narrativo que hay. Sabemos que todo es una ucronía imaginada por BabyDoll para facilitar su vida en el manicomio, pero conforme avanza la historia, la chica va metiéndose en niveles cada vez más hondos. Cierto, pasaba eso en Inception, pero donde Christopher Nolan entraba en una realidad tras otra, manteniendo el nexo con el escenario principal, Snyder va armando un plato de tallarines que sólo nos recuerda el extremo original del enredo al final, explicándose de manera, seamos sinceros, algo ingenua para el complicado tinglado construido por BabyDoll.

El guión, hay que decirlo, tampoco colabora mucho, pues entre tantos diálogos sacados del peor cine B, y secuencias que parecen más un mal remake de Moulin Rouge con toques de Kill Bill que una película de ciencia ficción, por muchos elementos cyberpunk y steampunks puestos con forceps en la película, usados hasta la exageración. Así, no pidamos tanto a las actuaciones. Salvo Jena Malone y Carla Gugino, y por ahi aparece también Don Draper…digo, Jon -casifuiSuperman- Hamm el resto del elenco tiene una carrera cinematográfica más bien breve y poco relevante (no me vengan con que Vanessa Hudgens lleva años metida en este negocio…protagonizar las tres partes de High School Musical no la convierte en una personalidad influyente en su medio), y viendo sus performances, entendemos porque seguirán siendo intrascendentes por larto tiempo más (y porque otras como Amanda Seyfried o Evan Rachel Wood declinaron participar en el proyecto…después de todo, tienen unas buenas carreras que mantener).

Así, podemos decir que Sucker Punch es, en breves palabras una idea relativamente buena pésimamente aplicada, donde los momentos apenas entretenidos son más bien escasos.

Como para que lo más emocionante del dvd fueran los trailers de Batman: Arkham City (un videojuego) y de la edición extendida del Señor de los Anillos en blu-ray. Mala idea, entre ambos segmentos de no más de 10 minutos en total, poco pudieron hacer los 100 y algo de minutos del fallido experimento de Snyder. Además, para ver chicas guapas usando armas de fuego, ya tenemos Tomb Raider , Resident Evil, incluso Harry Potter (y la varita mágica acaso no puede ser un arma?) entre otras.

No es lo peor del año como nos hicieron creer (para eso están las adaptaciones de Los Pitufos y Oso Yogui) pero está muy lejos de, al menos, cumplir. Pudo haber sido mejor, o al menos buena.

(Esperemos que Nolan, como productor ejecutivo, se le pegue como lapa a Snyder, para que no deje la crema con el reboot de Superman)

*1/2

SUCKER PUNCH

Director: Zack Snyder

Intérpretes: Emily Browning; Abbie Cornish; Jena Malone; Jamie Chung; Vanessa Hudgens; Carla Gugino; Oscar Isaacs; Jon Hamm; Scott Glenn

Fantasía

2011

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com twitter.com/panchocinepata

Las peores cosas que me han pasado en una sala de cine

(entrada surgida a partir de una conversación por twitter con @XFlint_FBR y @MFerrada)

Si, la experiencia cinematográfica sólo está completa cuando se entra en la sala, frente a la pantalla gigante, se apaga la luz y comienza la proyección.

Pero eso no quiere decir que sea una experiencia gratuita, muchas veces me ha tocado (y a más de alguien, seguro) soportar ciertas situaciones incómodas dentro de la sala de cine. Aqui, algunas de las más lamentables que me han tocado.

-En lo mejor de la película, alguien recibe una llamada por celular. No sólo no lo apaga y contesta, sino que se pone a conversar ahí mismo, más allá del mero “te llamo más tarde, chao”.

Me sucedió en: varias películas, la última de ellas, 2012, ex cine Hoyts Huérfanos.

-No falta el flaite que va con un puntero láser y empieza a apuntar a los personajes principales, riéndose con esa risa tan típica de los flaites, esa risa que me hace desvirtuar a Darwin (el flaite no viene del mono como el resto, más bien aspira a ser por lo menos como el mono). Me sucedió en: Harry Potter 6, en la misma sala, aunque de más que le ha sucedido a alguien en otros blockbusters.

-Te sientas tranquilamente en tu butaca, y detrás de ti se pone una pareja con un cabro chico inquieto. La pareja sólo quiere ir al cine, da lo mismo a que película, y sólo para no dejar al cabro chico sólo en la casa escogieron una de monos animados. El mocoso molesta toda la película, incapaz de quedarse sentado, y empieza a patearte el respaldo de tú asiento. A la tercera pedida de “oye, puedes controlar al niño?” sin respuesta, te levantas, te cambias de asiento, no sin antes echarle un par de puteadas al pelmazo del padre. Me sucedió en Shrek 4, cine Hoyts San Agustín, y en Kung Fu Panda 2, Pavillion Gran Avenida.

-¿A quien mierda se le ocurre entrar con un coche de guagua con guagua y todo a una sala de cine? A la mitad de la película ya le dije a mi mujer “Cual zapatilla prefieres que le lance?” Me sucedió en Harry Potter 7-1, Pavillion Gran Avenida

-Comienza la película, sin audio hasta el minuto 10. Sólo después de que esta toda la sala agarrando a chuchadas al proyeccionista éste atina a rebobinar y poner la película como corresponde. Me sucedió en Enredados. Pavillion Gran Avenida…oops, me siento como hincha colocolino ofendiendo el Monumental.

-Se sienta detrás de ti un grupo de amigos más ñoños de lo que tú eres, en una película que no has visto. Uno de ellos ya la vio y no deja de decirle al amigo que mira “lo que viene, es increíble!” cada cinco minutos. Me sucedió en El Planeta de los Simios, cine Gran Palace.

-Entras en una sala pequeña, sin mucho público en día de semana, creyendo que nadie te va a molestar. Entran tres chicas entre otaku, flaite y pokemonas, todas feas (vieron la escena de la boite de mala muerte de Que Pena Tu Vida? algo así). Cuando sale el trailer de Batman: El Caballero de la Noche, y se ponen a cantar el Señor de la Noche. Y gritan cada vez que sale el actor que iban a ver (en este caso, el ídolo del JPop Rain) gritan como en Festival de Viña. Anda a decirles ssssh, que sales para atrás. Me pasó en: Meteoro, cine Hoyts San Agustín.

-Vale, está bien besarse en un cine, pegarse agarrones, pero poncear y perrear como si estuvieras en plena Kmasú? Y sobre todo cuando la escena la protagonizan dos chicas?!?!?! Me sucedió en Eclipse, cine Hoyts San Agustín.

-Te quedas esperando la escena post-créditos de la que todos hablan, y el encargado del cine está de brazos cruzados al lado tuyo esperando que te vayas para limpiar tu metro cuadrado. Las luces de toda la sala están encendidas, pero te importa un carajo, y cuando pasa la escena en cuestión, miras al barrendero con cara de “te gané”. Bueno, no todo iba a ser tan desastroso, no?

Me sucedió en: X Men 3, X Men Wolverine, Iron Man, Iron Man 2, Thor, y otras.

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com twitter.com/panchocinepata

y este quien es?

El botánico Martin Harris (Liam Neeson) acaba de llegar junto a su mujer, Elizabeth (January Jones) para participar en un simposio de su especialidad, financiado por un benévolo príncipe árabe.

Sin embargo, mientras Elizabeth se registra en el hotel, Martin debe volver al aeropuerto, pues ha olvidado una importante valija. Así, toma un taxi conducido por una chica bosnia, llamada Gina(Diane Kruger) pero el vehículo resbala por la nieve del pavimento y cae al río.

Unos días después, Martin despierta en un hospital berlinés, sin que nadie conozca su nombre ni sus datos personales, por lo que regresa al hotel, donde descubre no sólo que su mujer parece desconocerlo, sino además para descubrirla junto a otro hombre y que alguien quiere verlo muerto…

Sin grandes aspavientos, Liam Neeson se está convirtiendo en un actor fundamental. Desde que se hizo realmente conocido con La Lista de Schindler, Neeson ha desarrollado una carrera de bajo perfil pero grandes logros, aunque sólo hace cinco o seis años cuando se convirtió en el mentor de Bruce Wayne en Batman Inicia. No cualquiera puede decir que ha entrenado a Batman, a Obi Wan Kenobi(Star Wars episodio I), liderado a Los Magníficos, dado su voz a Aslan y encarnado a Zeus en tan poco tiempo. Lo cierto es que eso lo tiene convertido en un actor fundamental del cine actual, toda vez que es un intérprete no sólo respetable, sino que además, taquillero.

Así es como lo tenemos en este filme, Desconocido, bajo la batuta del barcelonés Jaume Collet-Serra, donde Neeson lelva sobre sí el 90% del peso de la narración. Y le acomoda. Ya lo hizo en 2008 en Taken, filme que comparte con éste último más de un elemento: americano perdido en ciudad europea, atrapado en una situación desesperada (antes, rescatar a su hija de un grupo de tratantes de blancas; hoy, salvarse a si mismo) debiendo estrujar al máximo sus capacidades para evitar que lo hagan bolsa. No puedo evitar pensar además en Busqueda Frenética, donde Harrison Ford recorría París para dar con su mujer secuestrada por terroristas.

Claro, Neeson no es Ford, pero vaya que bien ha tomado su relevo como heroe de acción muy a su pesar, a una edad en que no es sano jugar estos juegos. Lo he dicho antes, Neeson es un buen chico bueno, un mejor chico malo y un superior chico bueno jugando según las reglas de los malos. Y claro, Cullet-Serra no es Polanski, pero la mano no le tiembla y, como ya había hecho antes con La Huérfana, maneja la tensión y las emociones fuertes de las que Desconocido tiene de sobra, con precisión y convicción, Y agilidad, ya que la hora cuarenta y tantos que dura el filme pasa volando. Lo que se espera de todo filme de acción.

Entretención. Suspenso. Emoción. Diane Kruger. Malos para patearlos de malos. La combinación que uno espera ver en estas películas. Una que, sin mucha pompa, pasará a la lista de destacados del año de más de alguno.

***1/2

UNKNOWN

Director: Jaume Cullet-Serra

Interpretes: Liam Neeson; January Jones; Diane Kruger; Bruno Ganz; Frank Langella

Acción/Suspenso

2011

fretamalt@hotmail.com fjretamalt@gmail.com twitter.com/panchocinepata