No es otra rubia tonta, ni otra tonta comedia adolescente

Las apariencias engañan, eso es una verdad indubitable y empíricamente comprobada. Y el cine no es la excepción a esta regla, para nada.
Así tenemos ese sinfín de directores y obras que nos hacen creer que son la expresión última del cine como arte. Lars Von Trier y toda su filmografía lo demuestran. Quien siga pensando que Bailarina en la Oscuridad, Dogville o cualquiera de las burradas que filma con sus amigotes de Dogma’95 es cine del bueno, tome una piedra grande y golpéese la cabeza con ella. Lo mismo se podría decir de Wim Wenders, Emir Kusturica y Gus Van Zant, buenos directores que no obstante haber tenido un gran pasado, sus últimas realizaciones son unas creaciones horriblemente pretenciosas, vacías y definitivamente lateras.

Providencialmente, en la vida aun impera el equilibrio, y asi como se da el fenómeno anterior, de vez en cuando sucede a la inversa y aparecen películas aparentemente idiotas y malas, pero que vistas con atención resultan ser notables tratados acerca de la vida.

Eso es lo que me pasa con Clueless: Ni Idea la comedia dirigida por Amy Heckering y que nos cuenta la vida de Cher(Alicia Silverstone en su mejor papel). Cher vive una vida de comodidades y lujo, en la mansión de su padre, Mel Horowitz(Dan Hedaya) el abogado mejor pagado de Beverly Hills, va a un exclusivo colegio de la zona y se rodea de amigos bien con quienes visita malls y discos de moda. La llegada de su hermanastro Josh(Paul Rudd), quien ha venido a pasar sus vacaciones a su casa, empieza a revolverle un poco las neuronas, pues el estilo de vida hedonístico de la chica choca con el modo más intelectual de Josh, quien no duda en tratarla de superficial y egoísta cada vez que puede. Cher se propone demostrar lo contrario, y para ello intentará enamorar a los profesores más pelmazos de su colegio y convertir a su nueva compañera de curso Tai(Brittany Murphy, irreconocible) de grunge a chica top. Y en el camino, que le dará más de un costalazo, Cher termina por aprender que vivir es más complicado de lo que cree, y que va más allá de Calvin Klein, el mall y conocer minos.

 Había visto esta película antes. Por algún tiempo, Alicia Silverstone fue mi actriz favorita (okey, okey, después fui viendo más y más cine y mis opiniones cambiaron, además a Alicia le costó rearmar su carrera cuando a fines de los 90 atinó que ya no estaba en edad de seguir cultivando la imagen de sex-symbol-sub-20, pero ya saben, el primer amor no se olvida). Pero nunca la había visto con tanta atención como ahora que me di cuenta de su verdadero alcance, el de una potente cinta sobre eso que llaman madurez.Así, Clueless se queda en el grupo de aquellas películas que, encasilladas como comedias adolescentes, la verdad es que constituyen notables historias acerca de lo grande que puede ser la vida cuando un@ quiere hacer que sea mejor. Aunque a Cher el golpe le duele, ella, y el espectador, termina reconociendo que todo ha sido para mejor.

O al menos hasta que Nickelodeon adquirió la franquicia y la convirtió en una triste sitcom del montón. Por suerte circula una edición especial en dvd que aun espero atinen y la traigan a zona 4. Esperemos.

 

 

 

fjretamalt@gmail.com
fretamalt@hotmail.com

 

 

 

Pantallas chicas, grandes…y muuuuy grandes

 

El fenómeno de las series de TV como objeto de culto no es nuevo. Aunque se producen seriales prácticamente desde la masificación de la TV, a mediados de los ’50, recién en la década siguiente se empezó a hablar de estas series como un fenómeno colectivo. Vale, no es el culto que se rinde ahora a productos como Lost, Héroes o Los Soprano, pero la devoción a que dio lugar una serial como Star Trek.

Con la consolidación del cable, internet y el dvd como medios de entretenimiento masivo, pero de un alcance de proporciones universales ayudó a convertir a las series de TV en objeto de culto y por que no decirlo, devoción. Las producciones televisivas ya no miden su impacto sólo en relación al rating, sino que además ahora consideran variantes como merchandising, cantidad de páginas web y discusiones que son capaces de generar, presencia en el inconsciente colectivo y en otros medios o géneros distintos del propio. Por ejemplo, cuando al darte cuenta de una equivocación y dices D’OH!!

Como en Hollywood todo es, principalmente negocio (redondo, limpio o derechamente sucio, pero negocio al fin) no es de extrañar que, con cada vez más frecuencia, algunas de las más exitosas seriales televisivas terminen transplantadas a pantalla gigante. A veces en forma muy prematura (no había transcurrido la segunda temporada de Lost cuando ya se hablaba de un apoteósico final de la serie con un largometraje que resolviera todos los enigmas planteados en la historia. Y de vez en cuando resurge el rumor de que ahora si viene la película de 24)

Estos proyectos suelen apelar a dos ingredientes. El primero, es la nostalgia. Es sabido que adaptar una serie de hace unos 20 o 30 años es irse a la segura, por esa tincada de ver como se amoldaría un personaje clásico a los tiempos modernos. Los resultados tan dispares entre sí impiden definir una reacción unánime de público y crítica a la tendencia: o son muy buenos y aplaudidos(El Fugitivo, Misión Imposible) o al menos permiten pasar un buen rato (Los Angeles de Charlie, El Super Agente 86) o son simplemente un asco digno del fracaso comercial en que resultan (La Hechizada, Los Dukes de Hazzard).

El segundo factor en juego es la devoción. Si una serie ha logrado llevar al menos cinco temporadas al aire y con buenos resultados de audiencia, a muchos productores les abre los ojos y les dice “Hagámoslo”. Con mayor razón si la serie ha concluido y existen muchos viudos de la misma historia. El factor taquilla, está asegurado.

Ahora bien, eso basta para hacer una buena película? Claramente no. Por mucho que la taquilla esté asegurada, más de una vez ha quedado la sensación de que la historia daba para mucho más.

Es lo que pasó con Los Simpsons, el año pasado. Siendo una película chistosa y entretenida, lo cierto es que hasta los fans más recalcitrantes de la serie comentaron que ha habido episodios de la serie bastante mejores que la película. Lo mismo podría decirse de Sex and the city, caso en el que además cae en otro defecto común de estas adaptaciones, es decir, llegar a su público objetivo (enorme, por cierto)…y se acabó. A la media hora de estar viendo la película de S.&.T.C., la corté. Tanta referencia a Vogue, Manolo Blanhik o Prada me asfixió y la dejé hasta ahí.

Ahora bien, el ejemplo más reciente de este fenómeno es Los Expedientes X: Quiero creer…película que estoy en la duda si vale la pena el esfuerzo de verla. Yo dejé de ver la serie (una gran serie por lo demás, que ya había tenido una impecable adaptación cinematográfica en 1998) cuando David Duchovny abandonó el buque, al mismo tiempo que se iba poniendo cada vez más complicada de entender. Y aquí me preguntó si vale la pena retomar una franquicia que terminó por cansancio y/o abuso y/o exceso, cuando merecía haber concluido de una manera mucho más espectacular.

Y eso que la primera película, Expedientes X: Combate el futuro(1998) era un sólido filme que se sostenía por si mismo: una historia atractiva, bien contada y que incluso podía entender quien nunca hubiera visto la serie, y que además servía para enlazar la quinta y sexta temporadas de la serie. Con esos antecedentes, es como lógico que la nueva adaptación de los X salga para atrás, incluso sin necesidad de haberla visto antes.

 Supongo que no saco nada con esperar que los productores sean más cuidadosos a la hora de adaptar series y que tengan un criterio más cinematográfico que contable para la próxima que quieran traspasar una serie de una pantalla en la que funciona a otra, donde las exigencias son manifiestamente distintas. El día que vea 2 and a half men en cine me gustaría reírme tanto o más que durante la media hora diaria de programa. Total, la registradora va a dar cifras azules de todos modos.

fjretamalt@gmail.com  

fretamalt@hotmail.com

  

Hannibal Lecter fue votado como el mejor villano de la historia del cine

Son fanáticos de las eestadísticas los ingleses. Al menos una vez a la semana sale un nuevo ranking elaborado por los medios provenientes del UK. A veces atinan y plantean asuntos interesantes como este.
El personaje Hannibal Lecter, protagonizado por el británico Anthony Hopkins en la película El Silencio de los Inocentes (1991), fue votado como mejor  villano cinematográfico de todos los tiempos, según un sondeo  publicado hoy en Gran Bretaña.

De acuerdo a la encuesta, que entrevistó a 2.500 británicos,  el personaje de Hopkins “es el mejor villano de la historia”.

En segundo lugar se ubicó Darth Vader, el malvado de La  Guerra de las Galaxias, interpretado por David Prowse y con la voz de James Earl Jones, delante del villano Tommy DeVito, papel  realizado por Joe Pesci en Buenos Muchachos (1990).

En el cuarto puesto quedó Javier Bardem por su papel de Anton Chigurh en Sin lugar para los débiles (2007), en tanto que en  el quinto lugar se ubicó Alan Rickman por su interpretación del  villano Hans Gruber en Duro de matar (1988).

La única mujer entre los primeros diez es Kathy Bates, en su  papel protagónico de la enfermera Annie Wilkes en Misery” (1990).

En tanto que Robert De Niro, por su papel de Al Capone en  “Los Intocables” (1987), quedó en el décimo puesto.

fjretamalt@gmail.com   fretamalt@hotmail.com

en el mes del murciélago…discusiones acerca de un caballero nocturno

no ha sido menor la que ha dejado el estreno de El Caballero de la Noche. No sólo porque estamos hablando de un fenómeno de taquilla que en pocos días ya ha reventado algunos cuantos records. Además estamos en presencia de uno de los filmes mejor evaluados de la temporada, que ha dado para múltiples interpretaciones y análisis, incluso en círculos sociopolíticos poco habituales al tema cinematográfico.

Recorto aqui dos discusiones que han aparecido respecto al tema y que demuestran que la efervescencia por The Dark Knight está muy lejos de pasar.

http://blogs.elmercurio.com/wiken/2008/07/18/yo-no-vere-batman.asp
Alberto Fuguet intenta quedarse al margen de este fenómeno…está en todo su derecho, pero la forma de hacerlo no ha sido la más acertada…

http://blogs.elmercurio.com/cultura/2008/07/22/polemica-por-escenas-violentas.asp
Acerca de las escenas más violentas que contiene la película…o mejor dicho, como algunos quedaron choqueados cuando vieron que Batman ya no es el gordito de malla que golpea y hace “punch!”

nótese que existen algunas intervenciones de su bloguero favorito por ahi. Lean, disfruten, opinen, o lo que quieran…

fretamalt@hotmail.com  fjretamalt@gmail.com

Partida de caballo inglés

Es triste lo que pasa con Manoj Night Shyalaman.

Después de un largo tiempo como guionista y asistente, campos en que había ganado cierto prestigio, debutaba como director en 1999 con un filme que, en el mismo año que se estrenaron el Episodio I de Star Wars(regular a mala) y el debut de The Matrix (a cuyas secuelas tambien les vendria bien el titulo de esta columna), sorprendía por su simpleza y efectividad. Sin mayores efectos especiales, Sexto Sentido producía eficazmente aquello que el terror hollywoodense había dejado de lograr hacía mucho: asustar, estremecer, intimidar, valiéndose tan solo de la historia de un niño con facultades extrasensoriales. Ello, más la notable música de James Newton Howard, la actuación sobresaliente de Bruce Willis (saliéndose del cliché del tipo duro) y un final que sigue descolocando a quienes ven la película (incluso más de una vez) convirtieron a Sexto sentido en uno de los mejores filmes de ese año, de la década y a Shyalaman en la gran esperanza de Hollywood.

El secreto de este cineasta de origen hindú se fundaba tanto en el buen ojo de Shyalaman a la hora de filmar y un muy buen trabajo de edición y estructuración de la narración, a fin de que el espectador quedara con la boca abierta sin necesidad de mostrar explícitamente cadáveres, sangre ni órganos por doquier.

La tendencia se repitió cuando cambió los fantasmas por los superhéroes en El Protegido(2000, nuevamente con Bruce Willis) y luego por extraterrestres en Señales(2002), otro de sus grandes trabajos, con Mel Gibson, un buen actor cuando no quiere serlo(y un mal y pretencioso actor-director en el caso contrario).

Pero…

En 2004 la espera termina para muchos de sus fans que esperaban anhelantes su nuevo filme, estrenado ese año: La Aldea, con Joaquim Phoenix y Adrien Brody a la cabeza. Sin embargo, y sin ser una película mala, las reacciones fueron más cercanas a la decepción. La historia que mezcla una comunidad tipo amish, espectros, y detenciones en el transcurso del tiempo (mucho antes que Lost) resultó, por decir lo menos, confusa y enredada.

Los problemas de Shyalaman con su estilo narrativo se agravaron con su producción de 2006 La dama del agua. Abandonando por un momento el género del suspenso, incursiona en la fantasía, con esta especie de cuento de hadas, acerca de una princesa de un universo paralelo y los esfuerzos por una comunidad de vecinos por retornarla con vida a su elemento. La cinta no sólo fue otro paso en falso de Shyalaman en cuanto a su pérdida de aptitudes en lo narrativo, sino también, una soberana lata.

Llegamos al 2008, y nos encontramos con El Fin de los Tiempos, cinta que prometía devolvernos al M. Night Shyalaman de otra época. La historia prometía ser interesante: en un día cualquiera, personas comunes y corrientes comienzan a suicidarse, sin motivo aparente. Atendida la circunstancia que sólo afecta a la población de un sector del país, comienza el éxodo masivo, antes que ésta epidemia arrase con todo lo que se mueva, o al menos antes de perder la razón.

Y Mark Whalberg protagonizando…todo parecía indicar que estábamos ante algo grande.

Pero…

Una vez más la historia le desobedece a Shyalaman. Se le va de las manos, en el sentido que de las abundantes fallas y vacíos que tiene la historia, su objetivo principal se frustra: NO ASUSTA.

La explicación de las causas, consecuencias y conclusiones del fenómeno a que se refiere el título en inglés (The Happening) resulta floja, improvisada y absurda (pareciera que llegaron al último día de rodaje y de repente se acordaron que tenían que escribir ese diálogo). Mark Whalberg no es ni la sombra de lo que ha sido en otros roles como Boogie Nights o Los Infiltrados y la actuación de John Leguizamo es un volador de luces. Da la impresión inicialmente de ser un personaje esencial en la historia pero al ginal ni un brillo. Lo único que me motivó a seguir la película hasta el final fue Zooey Deschannel, una de las chicas más hermosas de la actualidad.

¿Cómo se jode tanto una carrera que prometía tanto?

Está bien creerse el cuento, pero no exageremos. A veces tirar tantas flores resulta contraproducente. Y Shyalaman recibió muchas. Tanto, que debe haber llegado a pensar que haga lo que haga se le iba a aplaudir sí o sí, por el hecho de llevar su firma. Equivocado. A Scorsese no se la perdonan cuando se ha equivocado. Ni a Coppola, ni a De Palma, ni a Allen, ni a Altman ni a Burton ni a Tarantino. Ningun director por increiblemente buena que haya sido su filmografía es inmune a cometer errores ni es impermeable a las bajas evaluaciones.

Ojalá Shyalaman recupere la humildad perdida y lo tengamos haciendo nuevamente buenas películas. Talento tiene.

Pero una errada concepción de si mismo, también.

fjretamalt@gmail.com   fretamalt@hotmail.com

 

opinando sobre el Caballero de la Noche(ojo, spoilers!!)

Hace aproximadamente un año de la caída del imperio del crimen dirigido entre El Espantapájaros, Carmine Falcone e indirectamente la Liga de la Sombra, y Ciudad Gótica se ha convertido en un lugar algo más habitable, entre otros motivos gracias a la recientemente creada Unidad de Crimenes Mayores encabezada por el teniente James Gordon(Gary Oldman), la implacable labor del actual Fiscal Harvey Dent(Aaron Eckhart) y los esfuerzos de aquel vigilante conocido como Batman(Christian Bale).quienes separados y sobre todo conjuntamente han mantenido el delito a raya. A su vez, el crimen organizado se encuentra acéfalo y se encuentra en medio de un dificil conflicto de poderes. Aqui es donde entra en escena un individuo desfigurado, sin pasado, sin remordimientos y sin miedo a nada, conocido como el Joker(Heath Ledger). Hasta ahora conocido como un delincuente dedicado a saquear bancos de la mafia, el Joker irrumpe en el hampa con una oferta tentadora: matar a Batman. Pero convertirse en el amo del crimen de Gotham es una aspiración demasiado simple para este maníaco…

Sigo a Batman prácticamente desde que aprendí a leer. ¿Eso me inhabilita para comentar este filme? Tal vez, pero por suerte no soy el único que opinta que B-TDK supera con creces a la anterior Batman Inicia, y ese film no sólo es una tremenda película, sino también una pieza fundacional en lo que es el cine de superhéroes.

La premisa de este film va por el lado de la siguiente disyuntiva: que hace un médico cuando el enfermo no quiere sanar? o lo deja sin tratar y que muera sin remedio o seguir tratándolo aunque al final del día no tenga sentido insistir, no importa cuanto. Pues bien, Ciudad Gótica es el enfermo que no quiere sanar, y que para peor, es víctima de males cada vez peores. Y Batman el médico en la disyuntiva de sanarla o dejarla morir. Y que tal vez no sea el médico que necesita, sino que el que se merece, precisamente porque es hijo de esa enfermedad.

Asi es como debe entenderse la versión de Christopher Nolan, pues a diferencia del mito urbano de Tim Burton, o del icono fluorescente de Schumacher, este Batman es un producto del mundo corrupto en que surge. Como es el personaje en el comic, ni más ni menos.

El nivel de actuaciones ayuda a formarse esta convicción de que la saga sigue una curva ascendente. El batitraje ya resulta una segunda piel para Christian Bale. Aaron Eckhart le impone a su Harvey Dent el dramatismo que no pudo darle un actorazo como Tommy Lee Jones en 1995 y el personaje de Rachel Dawes creció en todo: presencia, intensidad, talento, hasta en físico, con el cambio de Maggie Gyllenhaal por Katie-lareligióndemiesposomecoartólacarrera-Holmes. Pero los laureles van, con justicia para la sobrecogedora o más bien estremecedora interpretación de Heath Ledger en el rol del Joker, el papel más difícil y mejor logrado de su tristemente corta carrera. Hasta ahora la mejor película del 2008. 5/5.

BATMAN, THE DARK KNIGHT

Director: Christopher Nolan

Intérpretes: Christian Bale, Heath Ledger; Aaron Eckhart; Gary Oldman; Maggie Gyllenhaal, Morgan Freeman; Michael Caine.

2008

 

al robot le faltaban amigos, al oso le sobraban kilos

WALL-E

Dir: Andrew Stanton

2008

El momento ha llegado: la Tierra se ha vuelto un lugar inhabitable, y los humanos se han trasladado al espacio, en colonias como la astronave Axiom. En el planeta, sólo ha quedado un habitante, un robot de clase W.A.L.L-E, encargado de recolectar basura y chatarra, compactarla y amontonarla. Este aparato, que se hace llamar a si mismo Wally, pasa sus días haciendo su trabajo, pero tambien recolectando residuos de lo que alguna vez habitó el planeta, y revisando videos de comedias musicales, sin más compañía que un pequeño saltamontes. Eso, hasta que aterriza una nave espacial, de la que desciende una moderna robot llamada Eve, para estudiar la situación del planeta. Al conocerse ambos robots descubrirán por primera vez la amistad, y vivirán algunas aventuras increibles…

KUNG FU PANDA

Dir:Mark Osborne-John Stevenson

Voces(en ingles): Jack Black; Dustin Hoffman; Angelina Jolie;Jackie Chan; Seth Rogen; Lucy Liu; David Cross; Ian McShane

2008

En la milenaria China, un panda llamado Po(Black) sueña con llegar a ser el más grande guerrero de kung fu…en su imaginación. En realidad no hace más que ayudar a su padrastro, el ganso Ping, en su restoran. Cierto día,el anciano maestro Oggway anuncia la elección del llamado Guerrero Dragón. Su discípulo Shifu(Hoffman) presenta a sus mejores alumnos, los llamados cinco furiosos: Tigresa(Jolie), Mono(Chan), Grulla(Cross), Serpiente(Liu) y Mantis(Rogen) pero el elegido resulta ser…PO, quien ha caído desde el cielo tras un accidente con fuegos artificiales. Tanto Po como Shifu discuten la decisión de Oggway, pero este, a medio camino entre la sabiduría y la demencia senil, confirma su decisión. Lejos de ahi, un leopardo llamado Tai Lung, antiguo aprendiz de Shifu, ha escapado de prisión, jurando vengarse de su maestro…

Los dos proyectos de animación estrenados recientemente tienen en común, aparte de su objetivo más propio(que la gente compre su entrada y el merchandising asociado) el tratarse de obras producidas por los estudios que han estado a la vanguardia de la creación artística en lo que a animación se refiere. Mas allá de las coincidencias, hay aspectos que impiden mirarlos con la misma lupa. El ambito de sus ambiciones (aunque la palabra es algo impropia)

Los estudios Pixar son los que han dado de comer a Disney los últimos años, no sólo por la taquilla, sino tambien por la recepción critica de sus obras. Los Increibles (2004) fue una de las grandes peliculas de su temporada y Ratatouille(2007) se repitió mucho en los top 10 del año pasado, y no hay que extrañarse que Wall E haga lo mismo. Y la apuesta era arriesgada. El riesgo estaba en que pensando en el público objetivo de la animación(los niños) como podrían recibir un filme que de situaciones de acción no tiene mucho, y de dialogo, el justo y necesario. Pero funciona, sobre la base de la “actuación” de los personajes principales. Sus emociones, anhelos y esperanzas nos dejan claro sin mas que chirridos, monosílabos y gestos. Ello, más una bien disfrazada ironía acerca de la automatización de las sociedades(los humanos que aparecen son gordos y holgazanes, que todo lo hacen apretando teclas) hacen que esta sea una de las mejores películas del año, por lejos.

Las ambiciones de Kung Fu Panda puede que no sean tan altas, pero eso no le quita méritos ni la hace menos digna. La aventura del panda que aprende a quererse a si mismo y a creerse el cuento no pretende cambiar la historia de la animación ni sentar precedente alguno, pero funciona dentro de lo que promete, es decir abundante diversión y risas por doquier.

Evaluacion:

Kung Fu Panda: 3,5/5

Wall-E:4/5

fjretamalt@gmail.com   fretamalt@hotmail.com