rapido no quiere decir a tontas y a locas

Mientras pasa su luna de miel en Cuba, Dominic Toretto (Vin Diesel), junto a su esposa Letty (Michelle Rodriguez), y su equipo integrado por Roman (Tyrese Gibbons), Tej (Chris “Ludacris” Bridges), Ramsey (Nathalie Emmanuel) se reúnen para una misión de inteligencia junto a su amigo, el agente Lukas Hobbs (Dwayne The Rock Johnson) para capturar un poderoso dispositivo electromagnético EMP desde Berlín. Sin embargo, la operación fracasa cuando Dominic ataca a Hobbes y roba el EMP, desapareciendo, forzando a Hobbs a entregarse a la justicia de ese país, y a sus amigos, desconcertados, a huir a la clandestinidad.

Con ayuda de un jefe de inteligencia aliado, conocido como Mr. Nobody (Kurt Russell), Hobbes, Letty y los demás descubren que Dominic se ha contactado con Cipher (Charlize Theron) la líder de una poderosa red terrorista.

Sabiendo que encontrando a Dominic accederán a Cipher, Letty, Hobbes y el resto deberán unir fuerzas no solo con Nobody, sino también con Deckard Shaw (Jason Statham), el mercenario con quien no mucho tiempo atrás se vieron las caras, antes que la sociedad entre Dominic y Cipher resulte altamente peligrosa para la paz mundial…

¿Quién iba a pensar que una saga que partió tímidamente hace poco más de diez años como otro filme de carreras de autos más para el verano iba a dar para tanto? Y sobre todo ¿Quién iba a decirme que una saga sobre un tema con el que tengo CERO afinidad, como los autos, iba a darme tantas buenas sensaciones, y se iba a convertir en una de mis sagas favoritas?

Yo no hubiera creído si hace diez años me decían que esperaría con ganas cada nueva entrega de esta serie y, como creo haberlo dicho tiempo atrás, Rápido y Furioso 8 era una de las películas que más entusiasmado me tenía este año.

Este octavo capítulo tenía enfrente un desafío no menor: superar la ausencia de uno de sus protagonistas, Paul Walker, fallecido en 2013 durante el rodaje de la séptima entrega, siendo este filme el segundo –sin contar la lamentable F&F 3 Tokio Drift- en que Walker no aparecería. Ahora, es cierto que Walker era pieza fundamental del engranaje de la saga pero, y sin desmerecer su aporte a la mitología de esta serie, pero precisamente por el buen fiato que existe entre todas las piezas que componen el universo de la saga, es que esta octava entrega queda tan bien parada, manteniendo el buen nivel que viene mostrando desde la cuarta película, de 2009. El atractivo se mantiene intacto, y F&F 8 sigue siendo ese potente golpe de adrenalina que se necesita de vez en cuando.

Y es que Rápido & Furioso podrá parecer una serie de películas de pacotilla acerca de un lote de personajes buenos para las carreras de autos, abundante en secuencias ridículamente inverosímiles. Vale, pero quedarse en esa definición es ser injustos. Hace rato que esta saga se volvió algo más. Donde otros miran esto, lo que otros observamos es una gran historia acerca de la familia, el compañerismo, la solidaridad, siendo esos los motores del equipo protagónico.

Rápido y Furioso se ha consolidado además por la coherencia con que se ha contado su historia, y por el cariño, honestidad y dedicación que se ha puesto en su realización, virtudes que ya se quisieran otras películas más “serias”, y con mucha más alma y corazón que otras de su especie (donde F & F cuenta una historia y presenta un grupo humano, cada uno con un trasfondo, una razón de ser, sagas como Tranformers se han quedado en la exposición casi pornográfica de máquinas que se convierten en otras cosas, da lo mismo a pito de que).

¿Puede un filme de autos tener alma? ¿Y por qué no? Salvo en Cars, los autos aún no se manejan solos.

El director F. Gary Grey (Straight Outta Compton, Be Cool) debutante en esta serie (pero no en el género, ya había hecho el bastante digno remake de The Italian Job en 2003, filme que emparenta en muchas cosas con Fast…) captó el espíritu de esta saga a la perfección, y su primer aporte a esta saga es para dar las gracias.

Y si bien difícilmente Vin Diesel funcione en otro tipo de papeles, hay que valorar lo compenetrado que esta con Dominic Toretto, conscientes de que este personaje es la columna vertebral de la historia (de otro modo, ¿como se explica que las dos películas de la serie en que no aparece, sean las más flojas?). El mérito no es del todo suyo: tanto Dwayne Johnson como Jason Statham (y en general el resto del casting) ponen mucho de su parte para que la historia llegue a buen final (me centro en esos dos por la tremenda química que irradian en pantalla, robándose algunos de los mejores momentos).

Para que hablar de Charlize Theron, no solamente una de las mujeres más hermosas del cine actual, sino que aquí nos demuestra por que es una de las actrices fundamentales de la industria hoy por hoy (eso, si es que alguien tiene la osadía de dudar de ello a estas alturas).

F& F 8 es una historia que funciona muy bien como obra aislada y encaja perfectamente como parte de un todo, y de esos que reconforta encontrarse de cuando en cuando para recuperar la fe y redescubrir que el cine blockbuster puede darnos pequeñas grandes joyas como esta. No sé ustedes, pero hasta ahora esta es una de las grandes películas que he visto este año.

***1/2

FAST AND FURIOUS 8 (THE FATE OF THE FURIOUS)

Director: F. Gary Grey

Intepretes: Vin Diesel; Charlize Theron; Michelle Rodriguez; Dwayne The Rock Johnson; Chris Ludacris Bridgers; Tyrese Gibson; Nathalie Emmanuel; Kurt Russell; Scott Eastwood; Luke Evans; Helen Mirren; Elsa Pataky.

Accion

2017

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

La Evolucion del Planeta de Los Simios

Con muy buena evaluación, lo que me tiene la ansiedad por las nubes, llega el próximo jueves a nuestras salas La Guerra del Planeta de los Simios, tercer y ultimo filme dedicado a explicar el origen del universo dominado por simios que se iniciara en 2011. Por eso mismo, rescato y actualizo esta columna que publique hace un par de años en el sitio web amigo Hijos Del Atomo (ver link a la derecha), para prepararnos a lo que estaremos viendo en unos días mas.

Partamos señalando que El Planeta de los Simios surge por primera vez en 1963, como una novela de ciencia ficción escrita por el francés Pierre Boulle, acerca de un planeta donde los simios son una especie inteligente y dominante sobre los humanos. La novela sienta las bases de lo que será esta saga. Nos presenta a los personajes de Cornelius y Zira, y establece las bases de la sociedad simia, dividida en orangutanes (clase intelectual), chimpancés (clase dirigente) y gorilas (clase militar).

La novela fue adaptada al cine en 1968, dirigida por Franklin Schaffer y protagonizada por Charlton Heston, encarnando a Taylor, único sobreviviente de una misión interplanetaria que llega a un mundo habitado por simios parlantes, donde los humanos son seres irracionales, usados como mascotas o animales de servicio. Cuando se descubre que es capaz de hablar y razonar por si mismo, las autoridades simias encabezadas por el Doctor Zaius (Maurice Evans), temen que Taylor pueda influir en otros humanos y llamar a su sublevación, pero antes que pueda ser sacrificado, Taylor huye, ayudado por Cornelius(Roddy McDowall) y Zira (Kim Hunter), dos chimpancés abocados al estudio de la anatomía humana.

Luego de escapar, y para su desazón, Taylor descubre que nunca estuvo en otro planeta, sino en la misma Tierra varios cientos de años después, con el planeta convertido en ruinas, concluyendo que fue el mismo hombre el responsable de su aniquilación, en una de las escenas finales más poderosas de la historia del cine.

Hay que decir que más allá de la mera ciencia ficción la historia tiene, veladamente, muchos alcances sociopolíticosla guerra fríala carrera armamentista (que habrían causado la destrucción de la tierra) así como las luchas por los derechos civiles más allá de razas, clase social o condición, ideas que se estaban imprimiendo con fuerza tras movimientos como mayo’68 en París o la Primavera de Praga.

En una época en que ni Lucas ni Spielberg concebían aún el concepto de franquicias y los objetos de culto multimediales recién estaban partiendo (Star Trek, The Twilight Zone, curiosamente, parte de los guionistas de esta serie intervinieron en el guión del filme de 1968), El Planeta de los Simios fue la primera en jugar con esta idea, con sus secuelas de 1970, 1971, 1972 y 1973, cintas que nos van revelando, aunque no necesariamente en ese orden, los hechos que derivaron en la evolución de la especie simia, la caída de la humanidad, la extinción del mundo como lo conocemos y la conquista del planeta por los antropoides, encabezados por su líder, Caesar, hijo de Cornelius y Zira nacido en el siglo XX.

El Planeta de los Simios dio lugar también a una serie de televisión de corta duración, en 1974 (que trataba sobre la coexistencia entre humanos y simios, ubicándose cronológicamente entre los hechos que trata la quinta película y el inicio de la primera) y una serie animada, Return to the Planet of The Apes, donde se narra el inicio de la subyugación del hombre ante la supremacía simia, y el conflicto de intereses entre Cornelius, quien lucha por la coexistencia pacífica, y Ursus, general que persigue el exterminio del homo sapiens, temiendo que un día éste se alce contra los simios (¿una suerte de Xavier y Magneto simios?, piénsenla, no es tan descabellada la hipótesis).

Pese a la interesante premisa, tampoco duró más de una temporada. Lo cierto es que si bien la serie pasó los siguientes años como un objeto de culto e intercambio de mercancías vintage, El Planeta de los Simios se mantuvo en el baúl de los recuerdos por largo tiempo. El surgimiento de sagas como Star Wars, el auge de Steven Spielberg como realizador de ciencia ficción y el arribo de títulos como Superman o Star Trek a la gran pantalla hicieron que El Planeta de los Simios se viera como algo anacrónico, reducido a maratones de películas e intercambio de merchandising, quedando muy en veremos su reinserción en el inconsciente colectivo.

Eso hasta 2001, cuando se estrena El Planeta de los Simios, dirigida por Tim Burton. Protagonizada por Mark WhalbergTim Roth y Helena Bonham-Carter, la cinta pretendía ser un reinicio de la saga. Sin embargo, pese a que técnicamente estaba mejor lograda que la de 1968 (no había CGI pero los maquillajes y disfraces estaban bastante mejor hechos), Burton introdujo ciertos cambios a la historia que no fueron bien recibidos. El resultado fue un desastre en taquilla y crítica. El propio Burton, las pocas veces que está dispuesto a comentar el tema, reconoce que es uno de sus peores trabajos, y la 20Th Century Fox, propietaria de los derechos de la saga, nuevamente tuvo que meter al congelador el universo simio.

Sin embargo, en 2011, y de la mano de Rupert Wyatt, llega a las pantallas Rise of The Planet of The Apes (Planeta de los Simios: Revolución), que marca la redención de El Planeta…con la crítica y el público, marcando el puntapié inicial para una nueva etapa en el desarrollo de la franquicia. James FrancoAndy SerkisFreida Pinto, Brian CoxTom FeltonJohn Litghow encabezan el elenco de esta nueva incursión fílmica de los simios, realizada con el equipo de Weta Digital tras sus efectos especiales.

Revolución nos presenta a Caesar (interpretado por Andy Serkis) un chimpancé adoptado por el científico Will Rodman(James Franco), quien trabaja en una cura para el Alzheimer. Caesar es hijo de una chimpancé inoculada con el medicamento en cuestión, que al traspasarse a su bebé lo convierte en el simio más inteligente del mundo.

Sin embargo, diversos hechos en las vidas de Rodman y Caesar alterarán las cosas y el simio será forzado a vivir en un refugio de animales, donde conocerá el lado más feo de la especie humana, y comenzará a planificar su emancipación. Todo ello mientras un extraño virus, surgido a partir de los experimentos desarrollados en GenSys, la empresa para la cual Will trabaja, es liberado. Y si bien es inofensivo para los simios, significará el principio del fin para la especie humana.

El Planeta de los Simios: Revolución es un derroche de buenas ideas plasmadas sabiamente en la pantalla. El filme de Wyatt tuvo una inmejorable taquilla y aún superior recepción crítica, destacando por su inteligente desarrollo, abundante fan service y vínculos con las películas anteriores, respetuosa de su fuente, de sus predecesoras y de su público, objetivo o no. Es cosa de haber apreciado en cine la reacción del público en cierta escena clave: todos con la boca abierta y sin que se sintiera otro sonido que el crecer el pelo.

Su lógica secuela fue El Planeta De Los Simios: Confrontacion, estrenada en 2014, que vino a dar continuidad a los hechos y a ordenar los cabos que pudieran quedar entre Revolución y la saga iniciada en 1968. Con la especie humana a medio camino de la extinción, a diez años del brote del virus de los monos, Caesar, ahora alfa de una extensa tribu de simios instalada en las afueras de San Francisco, se debate entre  tender una mano a una especie caída en desgracia o decidirse a conquistarla de una vez por todas. Dirigida por Matt Reeves, las intenciones políticamente correctas de Caesar pasan a mejor vida cuando Koba, uno de sus simios de confianza, quien guarda un gran desprecio por la humanidad, lo desautoriza y encabeza un ataque armado contra la humanidad.

La Guerra Del Planeta De Los Simios nos pone en el conflicto definitivo entre hombres y simios. Caesar y los suyos se han visto bastante diezmados a consecuencia de las hostilidades, debiendo convertirse en nómades. Después de sufrir tantas perdidas, Caesar se cuestiona severamente a si mismo, cuando ve que ninguno de sus intentos por convivir en paz con el hombre han prosperado, y siente que se ha mantenido en la pasividad por demasiado tiempo, considerando seriamente que ya es momento de actuar.

Lo que ocurra aca incidirá en el futuro de dos razas y sin duda enganchara de una u otra forma con lo que se vio en la película de 1968, cerrando el circulo y sirviendo de nexo lógico entre las distintas historias.

Las primeras calificaciones a La Guerra… ya la sindican como un gran serie de trilogía y una de las grandes películas del año. Habrá que confirmarlo entonces, a partir del próximo jueves.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

 

 

la previa a Spiderman Homecoming (cosas que tener en cuenta)

Mañana se estrena Spiderman: Homecoming, el tercer intento de darle una carrera cinematográfica al trepamuros emblema de Marvel Entertainment, y el primero al alero de la alianza Marvel/Disney, en el marco del Universo Cinematografico que la sociedad viene desarrollando desde 2008. Y como es parte integrante de este universo, aclaremos desde ya que lo que hemos visto antes bajo la óptica de Sam Raimi (tres filmes, 2002 a 2007) y Marc Webb (dos filmes, 2012 a 2014), no corre.

Las primeras evaluaciones del filme, dirigido por Jon Watts y con Tom Holland de protagonista son bastante positivas. Lógico es pensar entonces que va a ser un éxito de convocatoria, asi que para no llegar tan perdido a verla, algunas precisiones en torno al personaje, cuya historia nos fue explicada por sus creadores Stan Lee y Steve Ditko hace mas de medio siglo.

Como no es una historia de origen (este filme transcurre luego de los hechos ocurridos en Captain America: Civil War…si a estas alturas no la ha visto, deje de leer de inmediato) le vamos a sugerir tener presente estos antecedentes:

Peter Parker es un joven de Queens, el barrio obrero de Nueva York. Huerfano de padres, fue criado por sus tios Ben y May Parker (unos ancianitos prácticamente) con grandes estrecheces económicas, pero con todo el cariño y dedicación que unos padres darían a un hijo. Peter es un muy buen estudiante, especialmente en los ramos científicos, pero un desastre socialmente, sin amigos, un fracaso con las chicas y habitual blanco de los matones del colegio.

Cierto dia, durante una visita a un laboratorio, una araña sometida a diversos experimentos escapa y pica a Peter en un brazo, lo que hace que el muchacho, de pobre contextura física, caiga noqueado en el acto.

Cuando se recupera, de a poco Peter va desarrollando una serie de habilidades: correr a gran velocidad, dar saltos gigantescos, su fuerza mejora considerablemente, puede trepar paredes y techos y sus sentidos se vieron amplificados, de manera que puede anticipar cualquier movimiento o situación que este ocurriendo a su alrededor.

Eso lo lleva a probar suerte como fenómeno de variedades y a ganar algún dinero como luchador. Tras una discusión con el promotor de un evento, Peter, ahora presentándose como el Sorprendente Spiderman, deja escapar a un ladron que le había robado dinero a este promotor, en venganza. Lo que Peter ignora es que pocas horas después, el mismo ladron atacaría a su querido tio Ben, matándolo en el acto.

Sintiéndose culpable de haber usado sus poderes en beneficio propio, y de haber causado la muerte de su tio pudiendo haberla evitado, recuerda las palabras que este alguna vez le dijo, y que se vuelven su mantra: “Un gran poder trae consigo una gran responsabilidad”, decide emplear sus poderes en beneficio de la comunidad, ayudando a gente en problemas, persiguiendo criminales y efectuando pequeñas buenas obras que lo van haciendo cada vez mas popular y querido entre la gente.

Aunque claro, después tiene unos cuantos problemas que enfrentar: compatibilizar la vida de héroe con los estudios, el trabajo, las dificultades económicas y enfrentar villanos como Green Goblin, Doctor Octopuss, Electro, Venom e ir a clases al otro dia como si nada hubiera pasado.

Spiderman Homecoming no redunda en los orígenes del personaje, sino que lo da por conocido (igual no es mala idea, este ya se ha contado hartas veces) y según se vio en Civil War, plantea algunas diferencias con la historia de Spiderman en el comic.

Peter Parker (Tom Holland) vive en un departamento de Queens, junto a su tia May (Marisa Tomei en modo AILF..la A es por “Aunt”), va a una escuela publica y gana algo de dinero reparando cosas y reciclando tecnología en desuso. Ya lleva cierto tiempo desempeñándose como Spiderman, pero en condiciones muy precarias. Sus hazañas son ampliamente viralizadas y asi es como lo recluta Tony Stark (Robert Downey Jr) para su bando, durante el conflicto que dividio a los Avengers algunos meses atrás. Asi es como Peter mejora considerablemente su arsenal y su lucha contra el crimen, convirtiéndose además en una suerte de aprendiz de Stark en lo que a actividad científica se refiere.

Esta es la idea base de la película, que nos presenta como hace Peter para compatibilizar su nueva vida de héroe con su rutina diaria, especialmente luego de vivir las emociones fuertes y la acción que ha visto de cerca. Ciertamente, la vida de Peter ya no es la misma después de ese viaje relámpago a Berlin…ni tampoco sus problemas.

Spiderman: Homecoming cuenta también con Gwyneth Palthrow, Jon Favreau (quienes vuelven al Universo Marvel del que llevaban varios años ausentes) y suma a Michael Keaton, quien reincide con los superhéroes (tras los Batman de Tim Burton y, en cierta forma, Birdman) pero ahora desde el bando contrario.

Vamos, amigable vecino, la tercera es la vencida…te tengo fe.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

 

ellos estan aqui…nosotros tambien

Somos el secreto mejor guardado de la galaxia.

Monitoreamos, autorizamos y perseguimos toda actividad alienígena en la Tierra.

Somos su primera, su última y su única defensa.

Vivimos en secreto. Existimos en las sombras…

(Y vestimos de negro)

A veces hay que saber estar en el momento justo.

Basada en el comic creado por Lowell Cunningham, publicado alguna vez por Marvel (aunque nunca fue parte de su universo), acerca de la leyenda urbana (por ahí dicen que ni tan leyenda) que habla de la existencia de un servicio de inteligencia ultrasecreto que controla la presencia alienígena que desde hace décadas ha circulado en el planeta, MIB: Hombres De Negro, pudo haber sido estrenada antes o después del momento en que llego a las pantallas y, sin dejar de ser la gran película que es, ciertamente no hubiera producido el mismo impacto.

Con el boom del fenómeno ovni derivado de la revelación de los videos relacionados con el área 51, el caso Roswell y la explotación del tema a través de series como The X Files o películas como Independence Day, MIB tuvo la virtud de estar en el momento y lugar precisos, ya que involucra mucho del tema, y teniendo como protagonistas a esta institución cuya existencia nadie ha desmentido aun.

La historia se cuenta a través de James Edwards III (Will Smith, curiosamente también protagonista de Independence Day, con The Fresh Prince of Bel-Air, la serie que lo hizo popular, recién terminada y retomando su carrera musical), un joven policía de Nueva York, quien persigue por las calles a un sospechoso, a quien alcanza en la azotea de un céntrico edificio. Sin embargo, el sospechoso alcanza a emitir un par de frases incoherentes, James nota algo extraño en la mirada del sospechoso, especialmente cuando este se arroja de la azotea, aunque al mirar no encuentra cuerpo alguno en el suelo.

Los hechos que James relata a sus superiores llegan a oídos de un individuo de traje negro y anteojos que se presenta como K (Tommy Lee Jones), quien interroga al oficial. Pero James tiene más preguntas que respuestas y su insistencia, más sus habilidades, convencen a K de reclutarlo para MIB, la agencia de inteligencia a la que representa.

Mientras James, ahora J, entra a formar parte de la institución, una situación de emergencia se produce cuando dos razas alienígenas entran en conflicto, poniendo a la Tierra como carne de cañón en su conflicto.

Dirigida por Barry Sonnenfeld (director que prometía bastante pero que los últimos años se ha desinflado mucho), MIB es claramente un filme hecho para pasar el rato y divertirse comiendo pop corn. Eso es evidente, pero que tiene unos cuantos puntos a su haber que lo hacen desmarcarse y ponerse por encima de muchos otros filmes de su especie, principalmente su agudeza para referirse a ciertos temas.

Es una película sobre ovnis y extraterrestres que evita caer en el lugar común de que nos vienen a invadir, a hacer pebre, robar nuestras posesiones y llévenme ante su líder, blah blah blah. Si, hay extraterrestres, ovnis y conflictos, pero no todos los personajes que aquí aparecen lo hacen con intenciones hostiles. Es más, varios de ellos solo quieren un lugar donde refugiarse. Y los humanos no somos material prescindible, sino que somos lo bastante de fiar como para que seamos nosotros quienes velemos por la estabilidad interplanetaria.

Es una película sobre verdades ocultas, teorías conspirativas, sociedades y agencias secretas. No necesita la solemnidad u omnipotencia de una novela de Dan Brown para tratar los mismos temas, sino que se basta a sí misma para referirse a estos asuntos de manera que cualquiera los pueda entender. Ahora, que trate el tema de manera más sencilla (amena, entretenida y muy divertida a ratos…piensen en los chistes sobre Elvis Presley o Dennis Rodman no más) no quiere decir que lo haga banalizando el asunto. Sonnenfeld no es el loquito de Alienigenas Ancestrales, por suerte.

MIB es un filme de ciencia ficción que se da el gusto de no caer en grandilocuencias, secuencias y aventuras épicas o explicaciones filosóficas cual más o cual menos rebuscadas. Porque no los necesita. Como dije, es un filme planteado con la suficiente inteligencia para contar su relato, ser entendido por el espectador sin necesidad de haberse visto toda la programación del Discovery Channell y ser disfrutado de principio a fin, gracias al entonces inédito enfoque que se le dio al tema. Sonnenfeld sabe armar su cuento, y supo sacarle provecho a un tópico en boga en el momento de su estreno, construyendo un relato atractivo, divertido y que se disfruta hasta hoy, por mucho que la ufología y la conspiranoia se hayan vulgarizado de tal manera que en cualquier programa de trasnoche con algunos tragos de más sean tema habitual (cofcofSalfatecofcof).

Ayuda en eso la gran química entre Tommy Lee Jones y Will Smith, el primero en un inédito rol de comedia que, paradojalmente, le devolvió la dignidad perdida tras Batman Forever, el segundo justificando porque era la estrella del momento, además de un interesante casting de secundarios, humanos, animatronicos y algunos ejemplos de la incipiente CGI.

Banalizado o no que este el fenómeno ovni y las teorías conspirativas, lo cierto es que MiB sigue siendo una historia disfrutable, que dio lugar a dos secuelas bastante respetables (y a una serie animada que mala no era, pero no supo estar a la altura) por la cual pareciera que no han pasado los veinte años que cumple estos días.

***1/2

MEN IN BLACK

Director: Barry Sonnenfeld

Intepretes: Tommy Lee Jones; Will Smith; Linda Fiorentino: Vincent D’Onofrio; Rip Torn; Tony Shalhoulb

Comedia/Ciencia Ficcion

1997

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

 

Misterios Sin Resolver, Obsesiones Sin Apagar

He comentado mas de una vez mis respetos por David Fincher, a quien considero uno de los directores fundamentales del cine actual. Como no, si nos ponemos a sumar la cantidad de películas increíblemente buenas de los últimos años que llevan su firma (Se7en, The FIght Club, The Game, Panic Room, The Social Network, Gone Girl y su responsabilidad como cocreador y productor de House Of Cards), el comentario no es para nada antojadizo.

Sin embargo, cuando se hace un repaso de su carrera, hay una costumbre de saltarse un título de 2007 que ha pasado injustamente inadvertido. Tanto, que su aniversario número diez hace unas cuantas semanas, paso colado.

Su modesta taquilla de poco más de treinta millones de dólares (versus un costo de producción que supera en más del doble esa cifra) fue la más clara consecuencia de que Zodiac no es una película fácil de abordar por el público, ni tampoco para sus realizadores. Fincher paso por varios estudios con este proyecto, hasta que Paramount y Warner Brothers accedieron a coproducir la película, en las condiciones que el realizador quería hacerla.

No es una historia fácil, convengamos. Zodiac relata parte de la historia de uno de los casos policiales más complejos que han tenido lugar en EEUU: el del asesino en serie conocido como el Asesino del Zodiaco, quien ataco la zona de San Francisco entre la segunda mitad de la década del ’60 y principios de la siguiente, que a más de cuatro décadas sigue sin ser resuelto.

Aunque Zodiaco ya había sido adaptado al cine, indirectamente, en la primera Dirty Harry, con Clint Eastwood y dirigido por Don Siegel, esta película se basa en la novela del mismo nombre del dibujante Robert Graysmith, quien desde su posición de caricaturista del diario San Francisco Chronicle fue testigo..y parte..de la historia.

El caso de Zodiaco, como decía, uno de los más relevantes en la historia policial estadounidense (en el supuesto que efectivamente hubiese sido un único criminal) por tratarse de uno de los más hábiles e ingeniosos en su campo que el mundo pudo conocer, capaz de ir varios pasos delante de sus perseguidores, enviar pistas falsas y recurriendo a toda clase de trucos para distraer y desconcertar a quienes seguían sus pasos (asumamos que en esa época las tecnologías de información que existen ahora y pedir una orden de detención por ejemplo, de una ciudad a otra, podía tardarse días, facilitando la fuga de cualquier sospechoso medianamente apto).

La carrera criminal de Zodiaco no solo afectó a sus víctimas propiamente tales, sino también al prestigio de todo un cuerpo de policías, y a la esfera personal de quienes, de uno u otro modo, se vieron involucrados en el caso. En ellos es en quien Fincher enfoca su relato.

En el caso de Paul Avery (Robert Downey Jr.), periodista del San Francisco Chronicle, y de David Toschi (Mark Ruffallo) inspector de policía, para quienes el caso de Zodiaco fue un hito que dividió sus carreras en un antes y un después en sus carreras. Uno, como el reportaje que lo pondrá en carrera a ganador por el Pulitzer. El otro, como la clave para el ascenso que espera. Ninguno lo lograra, sino que, por el contrario, les va a cambiar la vida en mala, y recuperarse les va a tomar años.

Así llegamos al tercer protagonista de esta historia, Robert Graysmith (Jake Gyllenhaal, impresionante!) quien cae en el caso prácticamente de rebote, como parte del personal del periódico que dedico importantes recursos a la investigación. ¿Qué lleva a un dibujante a involucrarse en la persecución de un asesino en serie que tiene descolocada a más de una persona, natural y jurídica?

En un principio, a Graysmith lo empuja la curiosidad por saber y entender que tiene de particular este caso, que ha obsesionado a tantos y a tal nivel, pero se va metiendo tanto en el tema que termina igualmente obsesionado, y terminando por mandar su vida personal, marital y laboral al mismo diablo.

El triste legado de Zodiaco terminó por afectar las vidas personales, carreras, familias de más de uno, quebrantando a otros cuantos, le jodio el prestigio a varios más, y ninguno de ellos la tuvo fácil para reponerse. Si es que pudo.

Zodiac tiene todos esos elementos propios de la filmografía de David Fincher, principalmente la obsesión. Eso que por distintas razones o motivos rige las vidas de sus protagonistas, llevándolos hasta límites nada de sanos en su persecución. Es lo que sucede en, reenumeremos, Se7en, Fight Club, en La Red Social, en Gone Girl. Ninguna de esas cintas tiene lo que podría entenderse como un final feliz, y sus personajes terminan muy mal sus historias.

Zodiac también se mete de lleno en el campo del fracaso. Nadie gana en este filme (si alguien, se podría decir, que gana, no es el que uno esperaría que lo hiciera) ni consigue su objetivo. Todos fallan miserablemente y uno, como simple espectador, termina muy mal.

Quizás por eso tuvo una taquilla tan esquiva. La gente, dicen los distribuidores, quieren ver cosas felices, aunque sean mentiras evidentes (además, salieron dos o tres olvidables películas más con el mismo tema por la misma época, que poco hicieron para que el público notara cual era cual).

Por mucho que Zodiac hable directamente del fracaso, y al margen de su taquilla, lo cierto es que es un logro gigantesco en lo estrictamente cinematográfico. Es un paso gigante en la carrera de Fincher y que ratifica sus capacidades como realizador, como constructor de mundos y relatos..si es que alguien tuviera la osadía de tener dudas acerca de sus aptitudes.

Zodiac fue por lejos la mejor película que vi el 2007, antes de que este blog surgiera a la vida, por lo que nunca la pude evaluar o analizar, y me había quedado con la bala pasada.

Bueno, diez años después, la deuda ha quedado saldada.

****

ZODIAC

Director: David Fincher

Interpretes: Jake Gyllenhaal; Mark Ruffallo; Robert Downey Jr.; Brian Cox; John Carroll Lynch; Chloe Seigny; Anthony Edwards

Suspenso

2007

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

medicina de otro nivel

Lockhart (Dane DeHaan) es un joven y ambicioso ejecutivo de una gran corporación neoyorkina. Cuando la compañía empieza a hacer aguas, Lockhart es enviado para ir a los Alpes Suizos y traer de vuelta al Sr. Pembroke (Harry Groener), el más influyente de los directores de la empresa, el único capaz de revertir la situación, parcialmente retirado en un sanatorio ubicado en las montañas, en un aislamiento casi total, próximo a un manantial a cuyas aguas se atribuyen milagrosas propiedades curativas.

Luego de un fallido intento de retirar a Pembroke del sanatorio, enclavado en donde solía encontrarse un viejo castillo, y sufrir un accidente carretero, Lockhart termina internado en el mismo hospital. En esa condición intenta acceder a Pembroke, aunque mientras más intenta acercarse, más va descubriendo las siniestras historias que se cuentan en torno al lugar donde el hospital se encuentra ubicado, y sobre las verdaderas motivaciones de sus directores…

La carrera de Gore Verbinski como director debe ser una de las más irregulares que conozco. Es cierto, ha tenido grandes aciertos como el remake de la primera El Aro, la primera Piratas del Caribe o Rango, pero también se ha desinflado con las secuelas de la saga de Jack Sparrow o su versión de El Llanero Solitario, o bien desplomado dolorosamente con la infumable The Weather Man, con Nicolas Cage. Por eso, uno nunca sabe que esperar de sus películas. Si son buenas, grata sorpresa siempre bienvenida. Si no lo son..bueno, la decepción no es tan tremenda.

La Cura Siniestra ,su más reciente trabajo, y una de las deudas que tenía muy pendientes. Y lo cierto es que no es una película fácil de procesar.

Verbinski se vale de un recurso que podría parecer repetido: ese lugar que te venden como el paraíso (en este caso, un hospital/casa de retiro para gente de mucha plata) pero que en realidad es el lugar donde te están mandando derechamente a la muerte..o a la locura. Es un argumento trillado, es cierto, pero Verbinski se las arregla para meter algunos elementos que contribuyen enormemente a crear la atmosfera de desesperación que vive nuestro protagonista.

Lockhart, nuestro “héroe” (¿?), en pos de lograr sus ambiciones, se ha convertido en un ser de hierro al que no le entran balas, pero lo que le tocara vivir, lo que ira descubriendo y los personajes que llegará a conocer durante su estancia en el sanatorio, pondrá en jaque sus convicciones y esa coraza que el mismo construyo alrededor para proyectar la imagen de frio y calculador que necesita para el desempeño de su actividad (especialmente de unos cuantos desordenes familiares que él prefiere mantener archivado en un rincón) se ira desarmando lenta y dolorosamente.

Lo cierto es que el trabajo de Gore Verbinski funciona. La desesperación, el laberinto en el que va cayendo Lockhart, la sensación de que haga lo que haga no hace más que hundirse en un pozo sin fondo, la frustración, la impotencia, se apoderan de uno.

Dije que era una historia difícil de procesar, no solo porque visualmente es bastante choqueante, sino también porque Verbinski comete un par de excesos de información que, por necesaria que sea, por útil que parezca para el desempeño de la historia, la introduce sin la mesura necesaria. Podría habernos contado menos cosas, podría haber permitido al espectador elaborar sus propias conclusiones sin necesidad de bombardear con tanto dato, y la historia se habría entendido igual. De todos modos, con todo esto que le podría sobrar, La Cura… es una historia que tal vez no sea del gusto de todo el mundo, pero a los que les ha gustado, ha gustado con ganas.

¿Recuperamos a Verbinski entonces? No sabría decirlo, pero no por el resultado del filme, que lo pone en muy buen pie, y en muy buen camino. La cosa va por otro lado, por hasta donde cabe hacerse la pregunta. Porque no podemos recuperar lo que nunca se fue…ni tampoco lo que nunca ha sido nuestro.

***

A CURE FOR WELLNESS

Director: Gore Verbinski

Interpretes: Dane DeHaan; Lucas Isaac; Mia Goth; Harry Groener; Celia Imrie

Terror/Suspenso

2016

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

monstruo interior, monstruo exterior

Gloria (Anne Hathaway) ha tocado fondo.

Escritora frustrada, entregada a la bebida y al trasnoche, se ve obligada a partir de Nueva York cuando su novio Tim (Dan Stevens) rompe con ella, harto de sus borracheras.

Sin rumbo, vuelve a su hogar paterno en un pequeño pueblo del interior, donde providencialmente es acogida por Oscar (Jason Sudekis), antiguo compañero de colegio, quien le ofrece trabajo en su bar, y la ayuda a establecerse.

Mientras eso pasa, las últimas noches un monstruo gigantesco, de apariencia reptiloide, ha aparecido de la nada sobre las calles de Seúl, Corea del Sur, desatando el pánico entre la población, destruyendo todo a su paso, antes de desaparecer de la nada.

Una madrugada, saliendo del trabajo, y con algunas copas de más, Gloria observa al monstruo en las noticias, y empieza a reconocer algo familiar en sus movimientos. y aunque el principio le parece una estupidez, de a poco empieza a convencerse que ella y el monstruo están más ligados de lo que racionalmente se podría aceptar…

Esta debe ser una de las lecturas más originales que hemos podido ver respecto del cine de monstruos gigantes y megafauna.

Mostrando un enorme respeto por el cine kaiju, del que debe haber visto mucho a lo largo de su vida, el español Nacho Vigalond (uno de los más aventajados discípulos de esa escuela dedicada al cine fantástico que nació a partir de Alex De La Iglesia y Guillermo Del Toro, pero que se había perdido entre algunos proyectos por encargo) nos presenta Colossal un trabajo que reviste las características de homenaje y reinvención de un género a la vez.

Colosal se puede dividir en dos partes distintas entre sí, pero que terminan confluyendo. La primera, la que nos lleva a pensar que estamos ante un filme kaiju –ese de monstruos y robots gigantes que surgió en Japón como consecuencia de la pesadilla post Hiroshima, cuyos principales exponentes fueron Godzilla o Ultraman-, y como tal funciona bastante bien.

La segunda, que es la que toma una porción mayor del metraje, es la de esta antiheroina, encarnada por Anne Hathaway, un personaje cuya vida ciertamente conoció momentos mejores, pero que se ha ido a pique incapaz de lidiar con sus propios monstruos, demasiado ocupada en enfrentar estos como para pensar en criaturas ubicadas en las antípodas del lugar donde esta parada.

El acierto de Vigalondo está en la forma que hace que ambos relatos coincidan en uno y los vincula de una manera bastante original, que no se había visto antes, y los junta de tal manera que ambas historias tengan un desenlace común, que tanto Gloria como Seúl y sus ciudadanos alcancen su salvación en forma paralela.

Cierto es que por momentos la historia se desvía un poco a la hora de intentar crear un antagonista que, a decir verdad, no sé si era imperiosamente necesario, y pareciera perder el rumbo por un rato, pero Vigalondo consigue a tiempo retomar el control de la historia, logrando un final que, de todos los posibles, es el que uno menos esperaría. El director es capaz de mantener el factor sorpresa hasta el final, y dejar una gran sensación al terminar la película, que otras cintas con mayor escándalo no han sido capaces de dejarnos.

Anne Hathaway es echa encima la historia casi en su totalidad y consigue salir muy bien parada del entuerto, a cargo de una antiheroina a quien las circunstancias llaman a pensar por una vez más allá de su metro cuadrado, lo que le exigirá tomar su propia sartén por el mango, ya que no solo su propia redención está en vilo dependiendo de las acciones que tome. Buen complemento y contrapunto encuentra en Jason Sudekis que se sale por un rato de su zona de confort y también logra un desempeño más que digno.

Con varios meses de atraso se estrenó Colosal en Santiago, y en pocas salas y funciones, así que lo más probable es que dure poco en cartelera (si es que no ha sido retirada a la fecha de esta entrada). No es primera vez que pasa y ya estamos curados de espanto con eso, aunque no deja de dar su poco de lata que títulos como este deban ser tan postergados a causa del blockbuster de turno. En fin, bienvenido al club de los directores de culto, estimado Nacho.

***1/2

COLOSSAL

Director: Nacho Vigalondo

Interpretes: Anne Hathaway; Jason Sudekis; Tim Blake Nelson; Dan Stevens

Ciencia Ficcion.

2016

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata