como no cometer un robo (y como si cambiar la historia del cine)

Parecía un trabajo fácil.

Siete hombres armados. Entrar a una joyería. Llevarse los diamantes. Escapar.

Pero no: la policía los estaba esperando, y la carnicería no tardó en estallar.

Los integrantes de la banda, los que alcanzaron a escapar, se reúnen en el sitio preparado para esta situación. Mr Pink (Steve Buscemi), Mr. Brown (Michael Madsen); Mr. White (Harvey Keitel) y el moribundo Mr. Orange (Tim Roth) encaran a Joe Cabot (Laurence Tirney), su jefe, mientras discuten el motivo de su fracaso, concluyendo y coincidiendo que existe un informante entre ellos…

Hablemos de un momento clave para el cine estadounidense.

El estreno de Perros De La Calle, en 1992, es uno de aquellos momentos que constituyen un hito en la evolución de un arte o industria, como lo es el cine. A través del estreno de su opera prima, el cineasta natural de Knoxville Tennesse, Quentin Tarantino rompió unos cuantos cánones en lo que a cinematografía se refiere.

Sin estudios formales de cine, pero fanático del séptimo arte desde que tuvo uso de razón, Tarantino se desempeñaba como dependiente de Video Archives, un videoclub de Manhattan Beach, el paraíso para cualquier fanático del cine. Ello y algunos libros sobre el tema que leyó, fueron la mejor escuela para este realizador en desarrollo. Sin dejar de lado los cursos de teatro que tomó durante el colegio, donde aprendió a redactar guiones.

Devoto declarado del western, el cine noir, los policiales de los ’70, el blaxplotation, el terror, sobre todo el europeo, del cine asiático en general (de artes marciales y samuráis en particular), el joven Quentin ya acumulaba varios borradores a su haber, que filmaba con sus amigos al no poder venderlos.

Cierto día, a través de sus empleadores, conoció al productor Lawrence Bender, a quien mostró sus guiones. Éste quedó gratamente impresionado e hizo una propuesta irresistible: “Si lo haces ver como una película real, no como un filme para tus amigos, te lo produzco” dijo Bender al destacar uno de los guiones leídos. Tarantino hizo caso.  Arregló el borrador, se lo pasó de vuelta a Bender y éste lo compartió con su amigo Harvey Keitel. El resto, es historia.

Estrenado que fue este guión, no tardó en hacer ruido. Perros… fue presentado en diversos festivales, con Tarantino en los puestos de director y guionista. La crítica la amó. En una época en que no había internet ni redes sociales, el boca a boca hizo lo suyo, y fue tan grande, que llamó la atención de los grandes medios (Rolling Stone, MTV), que alzaron a QT como la gran esperanza del cine estadounidense.

Para escozor de los estudiantes de todas las escuelas de cine del mundo, que veían cómo un tipo sin estudios formales, sin más preparación que haber trabajado en un videoclub y haber visto centenares de películas de los más simplones géneros, conquistaba el mundo.

Es esta devoción por el cine como arte de contar historias la que hizo que Perros de la Calle golpeara tan fuerte, así como su autor. Muchos años antes de que se alzara el conflicto entre forma/efectismo vs contenido, mucho antes del pataleo por un cine con más consistencia y emociones de fondo y menos adornos y efectos digitales, Tarantino hacía escuela con una mezcla de estilos y formas de rodar/montar/narrar donde la forma y el efecto están al servicio del cuento que se está contando.

Okey, es cierto: lo primero que llamó la atención de Perros.. fue lo que se convertiría en un elemento que Tarantino repetiría a lo largo de su filmografía, convirtiéndose en su marca de fábrica: romper con las narraciones lineales. ¿Para qué contar una historia pasando por 1, 2, 3, 4 hasta llegar a 5, si puedes contarla partiendo del 3, siguiendo el 2, luego el 4, 1, y llegar a 5, disfrutarla y entenderla igual?

No es que no se hubiera hecho antes. En el pomposamente llamado cine de autor hubo ejercicios en ese sentido muchas veces antes, sólo que Tarantino lo hizo no como un experimento, sino que pensando en la historia a contar, de manera que ésta se disfrute y se entienda. Tarantino juega con el desarrollo de la historia, de manera que estos juegos contribuyan a engrandecerla. No es un mero experimento audiovisual, sino un estilo de narración que replicó durante gran parte de su filmografía.

Lo cierto es que, más allá de cualquier otra calificación, de cualquier otra marca de fábrica, ante todo lo demás, Tarantino es un creador, un cultor del arte de narrar, y lo hace con un relato atractivo, capaz de sorprender al público y sostenerse por sí mismo. Tanto, que Perros..podría narrarse como cualquier película standart, en orden cronológico y lineal, y aún así la encontraríamos buena. Y no puede ser de otra manera. Esta historia acerca de un asalto fallido, donde nada podía salir mal, y sin embargo sale mal, tal vez se haya contado antes, pero no de la forma en que Tarantino lo cuenta, y con el cariño y entusiasmo que pone en ella. Lo que convierte a Perros… de una obra que podía parecer standart, en una obra de muy mayores proporciones.

Dándose el gusto de reinventar la manera de hacer películas, la manera de contar historias y reencantando al público con una película donde el diálogo recupera la importancia perdida y gana tanta cabida como los balazos, haciendo que todo lo que pasa en pantalla tenga sentido. Haciendo que uno se vaya interesando en la existencia de estos personajes, armando en su cabeza el puzzle cuyas piezas esta tirándonos encima el realizador, y cuando descubres la conclusión, la solución definitiva al entuerto…¡¡¡ PAF!!! Es como si te dieran con una barra de hielo en la cabeza.

Así lo ha hecho Tarantino en cada una de sus películas –con la honrosa excepción de Jackie Brown, en 1997, otra que tendremos que repasar pronto y que, ciertamente, es la única que sale de la formula QT, siendo esa su principal virtud-, con la gracia que no por repetido que esté el modelo, este parezca agotado. Todo lo contrario. Sus películas, desde Pulp Fiction hasta The Hateful Eight aplican en todo o parte la fórmula, y no por repetida aburre, sino que demuestra que Tarantino es un realizador, director, guionista, narrador o como quieran llamarlo eficaz, capaz de contarnos un mismo cuento de distintas maneras y siempre resultarnos atractivo.

Supongo que eso lo convierte en un realizador imprescindible.

****

RESERVOIR DOGS

Director: Quentin Tarantino

Interpretes: Harvey Keitel; Tim Roth; Steve Buscemi; Michael Madsen; Chris Penn; Lawrence Tirney; Quentin Tarantino

1992

…y ya son 1200

fretamalt@hotmail.com   @panchocinepata

Hannibal antes de Hannibal

Hace un par de semanas atrás, cuando se anunció la muerte de Jonathan Demme, diversos medios lo citaron como el director responsable de El Silencio de los Inocentes. Hasta ahí bien. Pero cuando agregaron “la película que dio inicio a la saga de Hannibal Lecter” dije “QUEEEEEEEEEEE!!!??”

Quizás para el gran público lo sea, pero el verdadero cinéfilo y fan de Hannibal Lecter sabe que su debut fue en 1986, con su corta aparición en la injustamente olvidada Manhunter: Cazador de Hombres dirigida por el gran Michael Mann (aunque ahí aparece como Lecktor y no Lecter…detalles, detalles).

Esto puede deberse a que la misma historia fue recontada en 2003, con el título de Dragón Rojo. Dirigida por Bret Ratner y con un casting de primera línea, que incluía a Anthony Hopkins, Edward Norton, Emily Watson, Philip Seymour Hoffman y Ralph Fiennes. Esta adaptación no estuvo del todo mal, pero ciertamente no está a la altura de su antecesora/secuela dirigida por Demme en 1991 y ganadora del Oscar a la Mejor Película ese año, gozando de popularidad más que nada por estar más fresca en el inconsciente colectivo.

Manhunter ha quedado relegada a un inmerecido estado de postergación. Tanto, que cuando la tuve en dvd fue porque la encontré en una edición bien precaria entre los saldos del supermercado. True story. Ello ha hecho que muchos ignoren que antes de un Hopkins o incluso un Mikkelsen existiera un original Lecter, encarnado por Brian Cox.

La historia, escrita por Thomas Harris, padre literario de Lecter, transcurre cronológicamente antes que El Silencio.. y relata la cacería, por el FBI de un peligroso asesino en serie, conocido como Tooth Fairy. La lista de víctimas de este criminal crece a tal velocidad que la agencia debe requerir incluso a oficiales retirados como Will Graham (William Petersen) para ayudar en la investigación.

Intentando descifrar lo que hay en la mente de Tooth Fairy y asi adelantarse a sus próximos movimientos, Graham acude al psicólogo y filántropo Hannibal Lecktor (Brian Cox), asesino en serie, confinado a una institución psiquiátrica por actos de canibalismo, a quien Graham arrestase antes de su retiro, en una operación que le pudo haber costado la vida.

A estas alturas, todos conocemos la temática habitual del cine de Michael Mann: la persecución, el juego de gato y ratón, pero contada de modo tal que al poco rato nos damos cuenta de no saber, realmente, quien es uno y quien el otro. Quien es el perseguidor, y quien es el perseguido. Así lo ha hecho en sus filmes fundamentales como Heat (1995) o Colateral (2004). Manhunter también nos permite conocer al clásico protagonista de sus filmes: ese personaje solitario, algo apático, melancólico, con algunas cuantas obsesiones a cuestas. Pueden los personajes de Mann ser grandes maridos, muy buenos padres de familia, pero aun así, sienten sus vidas vacías, y que solo encuentran la realización personal..o más bien la satisfacción de sus obsesiones…en lo que mejor saben hacer: su trabajo.

Pensemos en Vincent Hanna (Al Pacino, en Heat); en Jeffrey Wingand (Russell Crowe, en El Informante); en Melvin Purvis (Christian Bale en Enemigos Publicos). Will Graham sigue ese patrón: es un buen padre y esposo. Ama a su mujer y a su hijo, pero solo se siente en plenitud cuando vuelve al servicio, sintiéndose vacío cuando estuvo fuera de él. Tal vez se está metiendo en algo que podría costarle la vida. Tal vez le cueste caro, pero es donde se siente más cómodo consigo mismo, y está dispuesto a pagar el precio.

Si bien solo es el tercer filme de Mann, ya venía de dirigir por casi dos años la serie Miami Vice, acerca de un dúo de detectives antinarcóticos del popular balneario, serie que recordamos más que por los trajes a la moda, los autos de lujo y la música pop de la época, por la inteligencia que Mann imprimía en sus historias policiales, atrapantes y de gran interés.

Mucho de ello hay en Manhunter. Con la experiencia ganada en televisión, Mann arma un relato cautivante, capaz de mantener cautivo al espectador, realmente metido en la historia, y motivarlo para elucubrar sus propias teorías, y de quedarse hasta el final para ver si su hipótesis coincide con la oficial.

Cierto, Mann pulió su estilo con los años, pero Manhunter fue un buen borrador de lo que vendría después.

¿Y Lecter? Bueno, no sé si los minutos que alcanzó a aparecer en pantalla hubieran bastado para lograr la calidad de mito a la que ascendería con Anthony Hopkins. Ciertamente, Brian Cox no tiene la impronta de su sucesor que se adjudicó un Oscar por el mismo papel, pero desconocer el aporte de Cox en la construcción del mito lecteriano, como su primer intérprete en cine, siendo su actuación uno de los puntos altos.

Indudablemente Dragón Rojo goza de mayor publicidad y del recuerdo más fresco en el cine (15 años contra 31), pero da lata que sea más fácil relacionar el trabajo correcto de Brett Ratner a costa del primer gran hito de un realizador fundamental del cine estadounidense actual.

***1/2

MANHUNTER

Director: Michael Mann

Interpretes: William Petersen; Dennis Farina; Tom Nooan; Joan Allen; Stephen Lang

Suspenso

1986

Se nos viene la columna 1200 dedicada a un filme que marcó un antes y un después en la historia reciente del cine. No, no es Star Wars..espérenla y salgan de la duda.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Star Wars 40 (40 razones para celebrar)

Han pasado cuarenta años desde que Star Wars vio la luz por primera vez, marcando un antes y un después en la historia del cine. Para conmemorarlo, aquí lanzo 40 razones por las cuales este hito tiene la relevancia que ostenta. Démosle.

1.-Porque devolvió la alegría al hecho de ir al cine. Los ’70 fue una gran década para el cine norteamericano, y varias de las mejores películas de su historia, desde El Padrino hasta Apocalipsis Ahora vienen de esta época. Pero se trataba de un cine muy adulto, muy serio. La llegada de Star Wars a las salas en mayo de 1977 devolvió a la fantasía, a la magia, al soñar con grandes aventuras, el ligar que había perdido en la pantalla.

2.-Porque revoluciono la forma de producir películas. Al renunciar a su sueldo como director en beneficio de la película, a cambio de las regalías, George Lucas no solo encontró una forma de hacerse más rico, sino una manera de hacer que las películas se costearan a sí mismas.

3.-Porque gracias a lo anterior, Lucas pudo concebir Industrial Light and Magic, Skywalker Sound, Lucasarts, Lucasdigital y el conglomerado Lucasfilm, ampliando hasta el infinito las opciones para llevar a la realidad las más grandes historias jamás imaginadas.

4.-Porque Star Wars no es sino la realización de la historia que su autor siempre quiso contar: una epopeya espacial que involucra los grandes temas de la ficción: la aventura, el romance, la intriga, la comedia, el suspenso, la acción. Reconstruyó además, a su manera, aquellos géneros que lo hicieron gozar de lo lindo en su juventud: el western, las artes marciales, el cine bélico, el policial, el género épico. Todo dentro del envase de la sci-fi de matiné.

5.-Porque recoge los personajes fundamentales de toda fantasía: el héroe, la heroína, el pícaro convertido en caballero, el maestro, el villano, el gracioso.

6.-Por Luke Skywalker: el joven que escapa de un destino intrascendente para alzarse como el héroe que salvara una galaxia completa.

7.-Por la Princesa Leia. ¿Doncella en apuros? Nah!! ¿Cuándo se había visto una heroína tan hecha y derecha, capaz de defenderse sola, imponerse, no trepidar para enfrentarse a lo peor de lo peor y liderar exitosamente a un pelotón?

8.-Por Han Solo, el canalla convertido en héroe. Aquel que descubre su verdadero valor al dejar de mirar su escaso metro cuadrado y darse cuenta que no vive solo en el mundo.

9.-Por Darth Vader, el gran protagonista de dos tercios de esta saga. De esclavo a libertador, de libertador a tirano, de tirano a la redención.

10.-Por Chewbacca, C3PO y R2D2. Los compañeros fieles, voces de consciencia, ejemplos de lealtad y recursos cómicos, todo en uno.

11.-Por Obi-Wan Kenobi. El noble guerrero, clave para recuperar la libertad de su mundo, convertir a nuestro protagonista en héroe y de paso, lograr su propia redención.

12.-Porque luego de Star Wars vendría El Imperio Contraataca (1980), demostrando que las segundas partes no solo pueden ser buenas, sino además mejores que sus antecesoras.

13.-Por la Batalla de Hot. Si ya era difícil hacer efectos especiales en escenarios oscuros, imaginen lo mismo en uno claro y mezclándolo con stop-motion. Pero valió la pena. Es mi batalla favorita de la saga.

14.-Por Yoda. La sabiduría, el valor y el heroísmo no tienen nada que ver con la estatura, el largo de tu espada o como uses tus puños.

15.-Por el duelo en Bespin, la Ciudad de las Nubes. El primer encuentro entre Luke y Vader. Y por esa frase que nos cambió todo lo que sabíamos de Star Wars:

“YO SOY TU PADRE”.

16.-Porque luego vino El Regreso del Jedi (1983). Si, quizás sea la menos buena de la trilogía original, pero es la que nos permite distinguir al verdadero fan de aquel de cartón.

17.-Por los Ewoks. El que les tenga mala pesque sus cosas y váyase, no es digno de Star Wars..y de paso deje de leer esta columna!! Dios mío, hasta Barney Stinson lo sabe.

18.-Porque aunque no supimos nada de Star Wars en más de 15 años, los fans se encargaron de mantener vivo el mito, generando el llamado Universo Expandido. Si, a ratos tan expandido que era fácil confundirse, pero..igual no más!! Novelas, comics, videojuegos, películas caseras, que aportaron grandes ideas a la saga principal (Mara Jade, el Imperio Carmesí, Shadows of the Empire) y con la venia del mismísimo George Lucas. Lástima que Disney no piense de la misma forma…

19.-Porque cuando al 20th Century Fox finalmente tuvo distribuidora en Chile para sus películas en vhs, a través de Etv, ¿Cuál creen que fue una de las primeras películas en lanzarse, para irse a la segura?

20.-Porque en 1997 llegaron las ediciones especiales y pudimos volver a disfrutar de Star Wars en cines. Si, renieguen todo lo que quieran de ellas, pero igual fueron al cine y las disfrutaron (en todo caso, Han disparó primero).

21.-Porque podemos creer que las precuelas son todo lo nefastas que quieran, pero sirvieron para mantener viva la mitología Star Wars, presentarla a las nuevas generaciones e introducirlas en la trilogía original.

(Además el Episodio II y el III igual tienen sus gracias…o sea…Natalie Portman!!)

22.-Porque en el marco de las precuelas tuvimos Clone Wars, la serie animada de Genny Tartakovski, una de las grandes animaciones de la historia, que además nos introdujo un personaje fundamental: Grevious.

23.-Porque cuando ya creíamos que la historia estaba cerrada, Disney se hizo cargo de ella. Y así tuvimos Rebels, The Force Awakens y la imprescindible Rogue One. Y eso que aún le queda paño que cortar.

24.-Por Alec Guiness, Peter Cushing, Christopher Lee, Max Von Sydow…que otra serie de películas ha reunido un casting así de poderoso?

25.-Porque en cuarenta años ha alimentado la cultura pop más que ninguna otra saga: homenajes, referencias, citas, parodias, frases para el bronce. Los Simpsons, How I Met Your Mother, Friends, The Big Bang Theory, y muchas series y películas más han bebido del poder de la Fuerza.

26.-Porque como ninguna otra saga, ha hecho grandes aportes a la igualdad de género. Leia, Padme, Rei, Jynn Erso, Ashoka, Mara Jade, Mon Mothna incluso villanas como Phasma o Asajj Ventress: mujeres de armas tomar, que no necesitan de un caballero que las rescate. Al contrario, muchas veces han sido ellas las rescatadoras. Y muchas veces con la película mucho más clara que sus pares masculinos.

27.-Porque cuando la historia original falló (si, aceptémoslo, cuando ves cosas como Club Penguin Star Wars es porque algo no andaba bien), aparecieron las parodias: Family Guy, Robot Chicken, Phineas & Ferb, Angry Birds…aunque parodias con cara de homenaje, reconozcámoslo.

28.-Porque Barney Stinson tiene un stormtrooper tamaño real en el living de su departamento, y cada tres años vuelve a ver la trilogía original junto a sus amigos Marshall y Ted, ritual necesario para replantearse ciertas cosas y mirar el futuro con la frente en alto. Star Wars te hace cool.

29.-Porque su influencia se ha dejado sentir incluso acá en Chile, la última cola de tierra en el planeta. Consulte el fundamental compilado Por La Razón O La Fuerza (2015) o el filme Renacimiento, y verán de que estoy hablando.

30.-Porque no puedes fiarte de los gustos musicales de alguien que no se emocione con el tema principal, compuesto por John Williams, o que la marcha imperial no le ponga la carne de gallina, o que no le den ganas de revolverla con la banda de la cantina.

31.-Porque mucha gente respetable terminó por dedicarse al cine (como director, guionista, actor, compositor, director de arte, experto en efectos especiales) luego de ver Star Wars. Algunos de ellos como Kevin Smith lo reconocen abiertamente, con orgullo y rindiendo el justo tributo.

32.-Porque mas allá de las naves espaciales, Star Wars tiene un gran respaldo en el realismo y en la historia. Hagamos un paralelo entre el Imperio y el Tercer Reich. O entre la Primera Orden e Isis. ¿Ven? Star Wars puede ayudar a entender la situación mundial (esta fue una colaboración de @Alexa_Wolf).

33.-Relacionado con lo anterior: la influencia de Star Wars en la cultura occidental, más alla de lo meramente pop. Star Wars y la cultura universal (política, historia, filosofía, religión, etc) se han retroalimentado desde siempre, convirtiéndose en objeto de estudio en las más prestigiosas universidades del mundo, cosa que no todos los fenómenos pop han logrado (¿Quiénes más?¿Los Beatles? Y seria).

34.-¿Qué otra saga ha sabido encantar al menos a tres generaciones seguidas, sin parecer añeja, desgastarse sin dejar de estar vigente? El padre vio la trilogía original en cine, el hijo por televisión, el nieto las precuelas, y el bisnieto y los que vengan después lo harán en el formato que está por venir. Otra colaboración de @Alexa_Wolf.

35.-Porque Star Wars ha sido el común denominador a partir del cual se han forjado amistades, grandes amores que han durado una vida, familias han surgido a partir de ella y hasta se han construido relaciones laborales.

36.-Porque cualquiera puede haber tenido un mal día, pero una dosis pequeña de Star Wars basta para arreglarlo.

37.-Porque aunque es una de las contiendas mediáticas más comentadas de las últimas décadas, los fans de Star Wars y los de Star Trek se han respetado, coexistido y retroalimentado lo mas bien. Ya se quisieran la política, la religión y el futbol, ese nivel de tolerancia entre sus aficionados.

38.-Porque aunque los cinéfilos más sesudos, aquellos que rasgan vestiduras enarbolando la bandera del “verdadero cine” (que todavía no me dicen cual es) acusan a Star Wars de haber banalizado el cine, igual la tienen entre su colección de películas, y la repasan de vez en cuando.

39.-Porque Star Wars es la vida. Y no es un eufemismo. En Star Wars hay amistad, amor, compañerismo, ves hombres convertirse en padres, hermanos que se reencuentran, un hijo que redime a su padre, un nieto que busca rescatar el legado de su familia (vale, quizás no por las vías políticamente correctas), trabajo en equipo…lo bueno y lo malo. La luz y la oscuridad en las que todos nos hemos encontrado alguna vez y seguiremos estándolo…¿la vida no se trata de eso? Otra contribución de @Alexa_Wolf.

40.-Porque mi vida nunca volvió a ser la misma luego de aquella mañana del verano de 1984, cuando mis papás me llevaron al extinto cine Bandera y en la pantalla apareció esa frase que marcó mi vida…y la de muchos.

“HACE MUCHO TIEMPO, EN UNA GALAXIA MUY, MUY LEJANA…”

Felices 40 años, y que la Fuerza este con todos nosotros…siempre.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

 

 

pura historia.

Eso es lo que nos presenta esta foto, tomada el fin de semana durante un evento destinado a celebrar los 45 años desde que se estrenase El Padrino.

En este evento, se reunio el elenco original de la cinta, mas Robert De Niro, quien encarno al joven Vitto Corleone en la secuela de 1974, El Padrino II, y a su director Francis Ford Coppola. No estuvieron, por razones obvias, Marlon Brando (Don Vitto Corleone), John Cazale (Freddo Corleone) y Mario Puzo, autor de la novela y coguionista de las dos primeras películas, junto a Coppola (todos fallecidos).

Asi, en la foto podemos apreciar, de izquiera a derecha a Diane Keaton (Kay Adams), Robert De Niro (Vitto Corleone), Robert Duvall (Tom Hagen), Francis Ford Coppola, James Caan (Sonny Corleone), Al Pacino (Michael Corleone) y Talia Shire (Connie Corleone).

No es un evento menor. No en vano, hablamos de la que es para muchos –incluyendome- la MEJOR PELICULA DE LA HISTORIA, y que llegue a superar las cuatro décadas, rozando las cinco, y manteniéndose vigente e influyente, no es un hecho menor.

Y claro, siendo una de mis películas favoritas de todos los tiempos (una de las tres fundamentales de mi vida cinéfila) ¿pensaban que me iba a quedar indiferente? Hace rato que no escribia nada de El Padrino, película a la que le doy una repasada al menos una vez al año por lo demás.

Como siempre, fue una oferta que no pude rehusar.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

harto menos que la suma de las partes

Aunque ya no son prófugos de la justicia, los Guardianes de la Galaxia conservan la facilidad para meterse en problemas.

Esta vez Starlord (Chris Pratt), Gamora (Zoe Saldanha), Drax (Dave Bautista), Rocket (voz de Bradley Cooper) y Baby Groot (voz y movimientos de Vin Diesel) huyen de la flota de combate del planeta Sovereign, luego de que Rocket cometiera algunas indiscreciones que enfadaron a la familia gobernante de dicha comunidad.

Perseguidos por un millar de naves y unos cuantos cazarecompensas, los Guardianes reciben la inesperada ayuda de Ego (Kurt Russell), un extraño y poderoso personaje que tiene algunos temas pendientes que resolver con Starlord…

La primera Guardianes De La Galaxia (en adelante GOTG) fue una de las grandes sorpresas del 2014, y una apuesta arriesgada para Marvel Studios. Al no gozar de la popularidad de unos X Men, Avengers o los Fantastic Four, sin nada que perder, pero mucho que ganar, Marvel optó por la mezcla de ingenio y humor, aventura, un importante factor épico y un soundtrack cargado al pop de los ‘70s, que le dieron excelentes resultados de taquilla y, sorprendentemente, una muy buena recepción crítica.

Caballo bueno repite, y nuevamente con la dirección de James Gunn, Guardianes De La Galaxia Volumen 2 aparece, repitiendo en todo la fórmula de su predecesora. Bueno, en casi todo.

Están los chistes. Están las conversaciones absurdas (donde Drax, Rocket, Yondul y el pequeño Groot se roban algunas de las mejores secuencias del filme). Está la espectacularidad visual. Está el soundtrack calidad filete. Está el factor emocional, representado en una serie de mensajes acerca de la amistad, la familia y el compañerismo. En fin, esas cosas que hicieron de GOTG la tremenda película que sigue siendo…y que VOL2 no consigue.

¿Por qué lo digo? VOL2 reúne los elementos que funcionaron a la perfección en GOTG, pero le falta eso que permite que dichos elementos hagan una mezcla uniforme, coherente, cohesionada..una suma de grandes momentos que hacen un gran momento gran.

Ese factor se llama argumento. El que puede ser lo suficientemente potente para adjuntar todas y cada una de las piezas de un relato y adjudicarse la gloria. Bueno, VOL2 cuenta con argumento, liviano, simplón, incapaz de hacer un gran momento gran a partir de los buenos ingredientes que este filme tiene aisladamente considerados, y hacerlos navegar a buen puerto.

GOTG es, resumiendo, un gran momento resultante de una suma de grandes momentos. VOL2 se queda en los grandes momentos aislados.

Otra cosa en que VOL2 se cae: no hay muchas referencias con el resto del universo cinematográfico Marvel. Si las hay, son demasiado rebuscadas. Esto daría lo mismo en otras circunstancias, pero cuando se acerca a pasos agigantados el megaevento Infinity Wars (¿Cuánto falta? ¿seis películas, ocho? A ritmo de tres películas al año, no falta tanto si lo piensan), y en ese sentido GOTG se mantiene alejada peligrosamente de la realidad Marvel. No parece buena idea.

Aclaremos algo. No he dicho que VOL2 sea una mala película. Nada que use Mr. Blue Sky de la Electric Light Orchestra en su secuencia de créditos inciales puede ser malo, ni me arrepiento del precio de la entrada (para eso estuvo Suicide Squad). Es sólo que James Gunn se limitó a repetir al pie de la letra una fórmula probada, olvidando que esa fórmula sólo funciona si se construye sobre una base a la altura de las circunstancias.

VOL2 es un filme que se disfruta mucho cuando las expectativas no son tan altas. Cuando uno va buscando sólo chistes, canciones pegajosas y unas cuantas escenas de acción, funciona. Si uno se olvida de la historia, todo bien. El problema es cuando su director también la olvidó.

***

GUARDIANS OF THE GALAXY VOLUME 2

Director: James Gunn

Intérpretes: Chris Pratt; Zoe Saldanha; Dave Bautista; Bradley Cooper; Vin Diesel; Michael Rooker; Kurt Russell; Karen Gillan; Pom Klementieff; Sylvester Stallone.

Ciencia ficción/Superhéroes

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

vidrio y acero

El propio M. Night Shyamalan lo confirmó ayer en su cuenta de Twitter, aunque era algo que suponíamos que caía de cajón luego de ver su notable rehabilitación en Split: en enero de 2019, se estrenara el filme que vincula a Kevin, el esquizofrénico protagonista de esta historia (James McAvoy) con David Dunn (Bruce Willis) y Elija Price (Samuel L. Jackson), la dupla que protagonizó El Protegido (Unbreakable), la excelente película de 2000 que sucedió a la exitosa Sexto Sentido –ya le llegara su momento de ser revisitada- y que para muchos es su obra cumbre.

Dadas las circunstancias, y como un modo de refrescar la memoria, echémosle una repasada a la aludida, que se adelantó mucho, en temática y calidad, al boom de los superhéroes en que vivimos hoy en día.

Todo comienza cuando durante los ’60, un niño afroamericano, Elijah Price, es diagnosticado con osteogenesis imperfecta, o más simplemente “huesos de cristal” que lo convierte en un niño retraído, melancólico y solitario, que con solo dar un paso podría fracturarse fácilmente una pierna.

Para motivarlo a rehabilitarse y aprender a vivir con su enfermedad, su madre le compra un comic de superhéroes, ofreciéndole a comprar un nuevo ejemplar según avance en su recuperación. Desde entonces, su pasión por estos personajes se convirtió en obsesión, hasta de adulto (Samuel L. Jackson) llegando a mantener una galería de arte dedicada al tema.

En el presente, David Dunn, un guardia de seguridad de algo más de 40 años, pasa por un momento difícil de su vida. Viviendo un matrimonio en crisis, y padre de un hijo con el cual existe una distancia cada vez mayor, vuelve a Filadelfia tras una fallida entrevista de trabajo en otra ciudad. Durante el viaje, el tren que lo lleva descarrila, muriendo todos sus ocupantes..excepto David quien solo recibe algunos rasguños y moretones aislados y sin gravedad.

El caso de David alcanza cierta notoriedad, luego de que se filtra que este jamás se había enfermado o tenido antes accidente alguno. Y aunque el incidente es rápidamente olvidado, Elijah Price contacta a David pues ve en el al personaje que ha perseguido a lo largo de toda su vida.

Dije antes que con El Protegido, Shyamalan se adelantó prácticamente una década al boom de los superhéroes, pero lo hizo desde una perspectiva diferente. Cierto que recurre a un elemento clásico: la lucha entre el bien y el mal, encarnada en un personaje dotado de inimaginables poderes por un lado, y un villano impredecible y dispuesto a cualquier cosa con tal de lograr sus propósitos. Superman y Lex Luthor. Pero

¿Cuál es esa perspectiva diferente? Una harto más sombría, por cierto. Nuestro héroe, David Dunn, está lejos del modelo de virtud y éxito personal que encarna Superman, por ejemplo. David es un completo perdedor. Estancado en un trabajo de pacotilla, luchando por salvar a su familia del quiebre. En tal escenario, usted en el lugar de David ¿tendría algún interés en descifrar porque nunca se ha lesionado, nunca se ha roto un brazo, nunca ha tenido un resfrió?

El otro extremo es el representado por Elijah Price, pero ¿’es exactamente un villano? Es un personaje inestable, de todas maneras, cuyo sentido del equilibrio, de la estabilidad, quedaron en entredicho hace rato. Prisionero de sus obsesiones (en el mundo de Price, si existe un personaje tan frágil como él debe existir su opuesto perfecto, un ser prácticamente invulnerable), Price habita en un mundo donde los límites entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, se vuelven confusos. Sus intenciones pueden ser loables (Price no busca ese hito que eleve su ego hasta el cielo, ni la fama, ni la fortuna, sino simplemente encontrarle sentido a su existencia) pero sus métodos distan de ser los adecuados.

Price encuentra en Dunn eso que le de el sentido a su existencia, mientras que Dunn necesita desesperadamente saber cuál es el de la suya. Y aunque al principio David rechaza al discapacitado, la necesidad de respuesta, saber para donde va su vida y si vale la pena, termina por ceder. Por mucho que la teoría de Price le parezca absurda (David tiene superpoderes y podría aprovecharlos para hacer el bien), tal vez sea esa la opción que le permita salvarse.

Todo esto sazonado con abundantes referencias al género de los superhéroes y al comic en general. Referencias estéticas por ejemplo, con Shyamalan construyendo algunas escenas como si estuviésemos viendo viñetas de historietas. U otras menos tangibles pero que los fans reconocerán, como el hecho que el protagonista tenga las mismas iniciales para su nombre y apellido, David Dunn (Peter Parker, Lex Luthor, Matt Murdock, Scott Summers, Reed Richards…quieren que siga?) y la coexistencia de héroe y villano más allá de encontrarse en bandos opuestos, armando Shyalaman un filme fundamental para entender el género sin recurrir a los trajes de colores y los efectos especiales, sino que recurriendo a una historia sobria, jugando con la intriga, el suspenso y la sorpresa como Shyamalan sabe (sabia-y-volvió-a-saber) construir.

La lectura de Shyamalan del subgénero de superhéroes tiene marcadas diferencias con todo lo que vino después. Ni siquiera la adaptación de Watchmen, la obra cumbre del género, publicada en 1985 y estrenada nueve años después tiene las cotas de grandeza del trabajo de M. Night. Respetuosa de su fuente, a la que homenajea dándole la grandeza que merece en sus tres cuartos de siglo de existencia (o los que hubieran transcurrido, desde el debut de Superman en 1938..ok?) Eso la convierte en una obra imprescindible de la especialidad y que nunca está de más revisitar.

****

UNBREAKABLE

Director: M. Night Shyamalan

Interpretes: Bruce Willis; Samuel L. Jackson; Robin Wright; Spencer Treat Clarck; Charlayne Woodward

Fantasia/Superheroes

2000

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

 

JONATHAN DEMME 1944-2017

Un cancer al esofago y complicaciones derivadas de distintas enfermedades cardiacas se llevaron hoy a Jonathan Demme, prolifico realizador estadounidense.

En tratamiento por la segunda razón mencionada desde 2010, Demme ostentó una carrera bastante interesante, incursionando en géneros tan diferentes como el suspenso, el espionaje, el drama, el romance, el documental y hasta la comedia. Carrera que arranco en 1975, pero que tuvo su primer gran golpe en 1984, al estrenar el documental Talking Heads: Stop Making Sense!, registro en vivo de la célebre banda post punk neoyorkina.

La carrera de Demme como decía fue bastante variada, y se fue consolidando con títulos como Casada Con la Mafia (1988), Philadelphia (1993), Beloved (1988), The Manchurian Candidate (2004), Rachel Getting Married (2008) y hace un par de años, Ricki And The Flash (2015) donde convirtió a Meryl Streep en una ex rockera con ansias de retomar su carrera.

Pero el punto más alto de su carrera se dio en 1991, con la adaptación de la novela de Thomas Harris El Silencio De Los Inocentes, por lejos su mayor trabajo, que reportó, entre otros galardones, cinco premios Oscar (película, director, actor –Anthony Hopkins-, actriz –Jodie Foster- y guion adaptado). Imágenes de aquella ceremonia ilustran esta nota.

Tremendo el talento el que se nos acaba de ir.

QEPD

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata