obligados a conocerse mejor

Querido Señor Vernon:

Aceptamos el hecho de tener que venir un sábado de castigo por lo que sea que hayamos hecho. Pero usted está loco si piensa que vamos a escribir un ensayo acerca de qué es lo que nosotros pensamos que somos. Porque usted nunca dejará de vernos como usted quiera vernos, en términos simples y según las más básicas definiciones. Por lo que nunca dejaremos de ser…

…un cerebro.

…un atleta.

…una desquiciada.

…una princesa.

…y un criminal.

¿Responde eso a su pregunta?

Con sincero afecto,

The Breakfast Club.

Este fin de semana se cumplieron 35 años de un hito del cine de los ’80, y de una película fundamental.

En plena edad del plástico, como cantaron Los Prisioneros, la época en que creció la industria del consumo y de la entretención, esa fábrica de salchichas que de vez en cuando produce obras de arte llamada Hollywood, surgió una película que bien puede considerarse como una de éstas. Me refiero a la notable The Breakfast Club/ El Club de los Cinco.

Dirigida por John Hugues, un especialista en comedias adolescentes de la época, y con un casting que reunía a varias de las caras más reconocibles del género en esa época (y que la prensa farandulera conocía como el Brat Pack, a consecuencia de los escándalos en que se vieron involucrados, principalmente por sus hábitos nocturnos), estamos ante un filme que vio la luz en plena época de auge de este género. Sin embargo, con marcadas diferencias en su desarrollo y contexto.

Porque donde la mayoría de cintas de la época se trataba de adolescentes con las hormonas en ebullición y las ganas de terminar reventados de tanto carretear (Porky’s, La Venganza De Los Nerds, Fast Times At Ridgemont High, Colegio de Animales), la opción de The Breakfast Club iba por otro camino.

Es un día sábado, en pleno invierno, y cinco alumnos de la secundarias Shermer, en Illinois, deben pasar un día de castigo, por diversas faltas cometidas. Sólo ellos cinco. Cinco jóvenes que apenas se ubican entre sí, pertenecientes a grupos distintos dentro del alumnado, que mayor contacto entre ellos no tienen.

Brian (Anthony Michael Hall), es el mateo, caído en desgracia tras bajar el promedio en artes manuales, es detenido portando un revólver. Claire (Molly Ringwald), la niña rica, hija de padres divorciados que usan a la chica para atacarese entre sí, es castigada por hacer la cimarra e irse de compras. Andrew (Emilio Estévez), deportista y miembro del equipo de lucha del colegio, es castigado por herir a un compañero con cinta adhesiva, supuestamente a modo de broma. Allison (Ally Sheedy), la chica rara del colegio, está ahí sólo porque no tenía nada mejor que hacer –nunca dice por qué la castigaron- y Bender (Judd Nelson), el chico malo del colegio, insolente, agresivo, peleador, está castigado, una vez más, ahora por vender marihuana en el colegio.

Dadas las claras diferencias entre ellos, al principio no se hablan, prácticamente no se soportan y, sobre todo Andrew y Bender, han estado a centímetros de irse a los puñetes. Sin embargo, con el paso de las horas, lentamente van acercándose, comunicándose en forma racional entre ellos, y descubriendo las cosas que tienen en común, más allá de los arquetipos y etiquetas.

Así, por ejemplo, vemos que personajes tan diferentes como Brian y Andrew son víctimas de la presión familiar por ser los mejores en su campo. O cómo Allison, Claire y Bender han sufrido el desprecio familiar, una por indiferencia, la segunda como el arma que tienen sus padres para atacarse entre ellos, él por la violencia que vive a diaro en su entorno.

Al término de la jornada no son los mismos que eran al entrar. Ahora son amigos. Pero quedan con la incertidumbre si el lunes, cuando vuelvan a clases, a la jornada normal, seguirán siéndolo. Supongo que eso nos toca imaginarlo a nosotros.

Como historia secundaria, tenemos al Sr. Vernon (Paul Gleason), profesor del colegio, encargado de vigilar a los castigados del día, un individuo lleno de frustraciones, que hace rato perdió la vocación de enseñar, si es que alguna vez la tuvo, que desahoga sus decepciones con la vida de la única forma que conoce: menospreciando a sus alumnos, retándolos y descalificándolos cada vez que puede, en especial a Bender, con quien mantiene una guerra personal.

Sin ser un director extraordinario (más bien lo contrario, no era precisamente un prodigio de la dirección), Hugues nos legó una de las grandes cintas de la década. Aparentemente otra tonta comedia americana de la época, lo cierto es que está muy lejos de serlo. Es un filme que hay que agradecer, ya que disfrazada de comedia adolescente para ver una tarde de fin de semana, uno termina entrando en un viaje de conocimiento mutuo.

Cinco personajes diferentes entre sí, que van conociendo mejor a otros, aprendiendo mejor de ellos y, de paso, tras entender mejor a otros, van descubriendo cosas valiosas sobre sí mismos.

Aprendiendo a aceptar a otros, han aprendido mucho de sí mismos, y han vuelto a casa con una nueva perspectiva frente a la vida que les tocó.

Una película que, quizás en su momento habrá pasado piola entre otras de su género, pero que ha envejecido mucho mejor que sus pares, que ha tenido la trascendencia que las demás de su generación no tuvo (hoy por hoy, ya no vemos Porky’s o La Venganza de los Nerds de la misma forma, cosa que no pasa con Breakfast) y que se le valora mucho más ahora que en su oportunidad.

De ese sábado ya han pasado 35 años. 35 de una película que sólo ha crecido para convertirse en un filme fundamental e influyente.

****

THE BREAKFAST CLUB

Director: John Hugues

Intérpretes: Judd Nelson; Molly Ringwald; Ally Sheedy; Anthony Michael Hall; Emilio Estevez; Paul Gleason: John Kapelos

Comedia

1985

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s