40 años contra la pared

Han pasado tantas cosas, en tan poco tiempo, que me cuesta creer que desde que Chile entró en ebullición el pasado 18 de octubre aún no hayan pasado dos meses. Pero ha sido tiempo suficiente como para que la vida, individual y colectivamente, nos haya cambiado tanto.

Y a la par de las cosas que han sucedido, están aquellas que hemos dejado pasar, la mayoría de las cuales, y como dije en una columna anterior, son aquellos que nos permiten desconectarnos un poco de las cosas que han estado pasando, o que nos ayudan a hacer catarsis con eso.

Sin embargo, no se nos iba a pasar el aniversario 40 del álbum doble The Wall, de los ingleses Pink Floyd. Una, porque esta banda es tema recurrente en este blog. Dos, por la importancia musical, y extramusical, de la placa. Tres, porque perteneciendo este trabajo a la etapa “política” de PF (iniciada con Animals, en 1977, y concluida con The Final Cut, en 1983), sus canciones e iconografía han estado presentes a lo largo del movimiento social que despertó en el mes pasado.

Para recordarlo, aquí tenemos una serie de hechos relacionados con la publicación y contenido de este trabajo, que ya había sido protagonista de diversos especiales en ese lejano año 2009, cuando se cumplían treinta años desde su lanzamiento:

-The Wall fue publicado el 30 de noviembre de 1979 a través de la entonces CBS Records, aunque desde 2000 el disco pertenece al repertorio de EMI(tras adquirir esta disquera la discografía floydiana producida por la primer<) precedido del single Antoher Brick In The Wall Part II.

-Fue producido por Roger Waters, David Gilmour y Bobn Ezrin. Su grabación tuvo lugar en París, Francia, y Los Angeles California, entre abril y noviembre de 1979, por un equipo encabezado por el ingeniero James Guthrie. Entre los colaboradores estuvo el compositor Michael Kamen en arreglos orquestales.

-Comprende 26 canciones, divididos en dos discos de vinilo, dos cds y, en su momento, dos cassettes –aunque en algunas latitudes, aquí, por ejemplo, se publicó en un cassette más largo-. 22 de éstas pertenecen en exclusivo a Roger Waters, mientras que David Gilmour coescribe tres canciones (Young Lust, Comfortably Numb y Run Like Hell) y The Trial fue coescrita por Bob Ezrin.

-Siguiendo la línea de la creación floydiana, y del rock progresivo en general, The Wall es lo que se dice un disco conceptual, donde letra y composición son el soporte para tratar un tema o narración determinada, de principio a fin.

The Wall plantea la historia de Pink, un rockstar que, harto de todo, se encierra en su cuarto de hotel. Vencido por el alcohol y las drogas, su mente se ve invadida por recuerdos del pasado, como la muerte de su padre en la segunda guerra, la presencia de una madre dominante y sobreprotectora, una educación rígida y castradora, un fracaso matrimonial.

Durante la jornada, Pink sufre una sobredosis, quedando inconsciente. Durante este lapsus, se ve a sí mismo como un despiadado líder fascista, inmisericorde con las minorías, pero que se vuelve un disfraz del verdadero Pink, un individuo débil y quebradizo, oculto tras una pared que lo aísla del mundo.

-La idea se le ocurrió a Roger Waters durante la gira 77-78 de la banda, cuando descubrió en primera fila un fan moviéndose frenéticamente y totalmente enajenado al compás de la música de la banda. Waters lo odió al verlo y quiso golpearlo (sobre todo al comprender que el fulano no tenía la menor idea de lo que la banda intentaba decir en ese momento), pero sintió que había una especie de barrera invisible entre él y el público, que derivó inicialmente en un par de temas y finalmente en el disco doble publicado hace cuatro décadas.

-Pese a su éxito (The Wall es el disco más vendido de la banda después de The Dark Side of The Moon) el alto costo de su montaje en vivo, que incluía animaciones, marionetas gigantes, la réplica de un avión y una gigantesca pared que se derrumba al término del espectáculo, hizo que éste fuese montado sólo en cuatro ocasiones en Londres (lanzado en 2000 en el disco doble Is There Anybody Out There?), Los Angeles y la entonces Alemania Federal, lo que implicó un duro golpe para las finanzas de la banda.

-Fue en este show en Dortmund, Alemania, al que asistió el director Alan Parker. Poco después, se entrevisó con la banda y les propuso realizar un nuevo concierto para filmarlo y exhibirlo posteriormente en cines.En algún instante cambió el curso de los acontecimientos y esta grabación terminó por convertirse en la película del mismo nombre, estrenada en 1982, y que aún nadie sabe a ciencia cierta si es una joya o una reverenda porquería.

-Tanto el disco como el montaje y la película contaron con imágenes del ilustrador y animador Gerald Scarfe, quien corrió con toda la parte gráfica del disco, llevando al papel la demencial gráfica preboceteada por Waters. The Wall es el único disco de Pink Floyd que no es ilustrado por Storm Thorgeson y su estudio Hipgnosis.

-The Wall marca varios momentos cúlmines. En cierto modo, fue el fin de la primera gran época del rock progresivo, en cuanto las bandas insigne del movimiento en los 70 dejaron las composiciones largas, las melodías y arreglos ambiciosos y el virtuosismo para dar paso primero a canciones de cuatro minutos de fácil rotación radial, y segundo para dejar espacio a la nueva generación de bandas que tomaron la escena prog, como Marillion, Pendragon, Dream Theater.

Marca también el fin de la formación clásica de Pink Floyd. El siguiente disco The Final Cut(1983, suerte de segunda parte apócrifa de The Wall) era expresamente un trabajo de Roger Waters interpretado por PF, sin el tecladista Richard Wright. Un par de años después, sería Waters quien daría un paso al costado, iniciando un largo conflicto judicial por las regalías de la banda.

-Lo cierto es que The Wall sigue sirviendo, como puerta de entrada para quienes empiezan a conocer la obra Floydiana. Me pasó a mi, cuando con seis años vi el trailer de la película por televisión, y a los 14 vi la película un domingo de julio por TVN. Ahí empezó todo.

Y si bien The Wall podría no ser el mejor disco de Pink Floyd y sean efectivos los muchos defectos que se le achacan, es el punto a partir del cual se llega a los mejores momentos de una banda fundamental del rock. En mi caso, a mi banda favorita.

Tracklist:

Disco 1

-In The Flesh?

-The Thin Ice

-Another Brick In The Wall Parte I

-The Happiest Days Of Our Lives

-Another Brick In The Wall Parte II

-Mother

*

-Goodbye Blue Sky

-Empty Spaces (en vivo y en la película, sustituida por What Shall We Do Now?)

-Young Lust

-One Of My Turns

-Don´t Leave Me Now

-Another Brick In The Wall Parte III (en vivo, extendida con The Last Few Bricks)

-Goodbye Cruel World

Disco 2

-Hey You

-Is There Anybody Out There?

-Nobody Home

-Vera

-Bring The Boys Back Home

-Comfortably Numb

*

-The Show Must Go On

-In The Flesh

-Run Like Hell

-Waiting For The Worms

-Stop

-The Trial

-Outside The Wall

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)