Los Otros Joker

Finalmente, esta semana se estrena Joker, la esperadísima reinterpretación del más clásico de los villanos del universo de Batman aunque, paradojalmente, en un universo en el que el hombre murciélago está lejos de existir. La película de Todd Philips viene con los bonos muy en alto, amén de un celebrado paso por festivales, y por una crítica que ya coloca a Joaquim Phoenix en carrera para la venidera temporada de premios por su actuación de Arthur Fleck, un completo fracasado que, un día, decide dejar de estar triste y amargado…y sonreír. Con trágicas consecuencias para todos los demás.

Siendo un personaje con 79 años de historia, el también conocido como Guasón, Comodín, Coringa, en fin, ha sido llevado antes al cine y la televisión. Así que aprovechemos la contingencia y recordemos a los principales intérpretes que han asumido la siniestramente pálida cara y verdosa cabellera del príncipe del crimen de Gotham.

CESAR ROMERO (Batman, serie televisiva. 1966-1968)

El primero en encarnar al Joker fue este actor estadounidense de ascendencia cubana, que ya contaba con una carrera de treinta años en cine y televisión, siendo seleccionado para encarnar al villano en la recordada serie televisiva protagonizada por Adam West. Y aunque siempre se resistió a quitarse su bigote, su sello personal, la interpretación de Romero fue clave para empujar la popularidad del villano de maquiavélica sonrisa.

JACK NICHOLSON (Batman, película de Tim Burton, 1989)

Diez millones de dólares de la época, más un porcentaje de la recaudación. Eso fue lo que uno de los grandes actores de los últimos cincuenta años exigió para ponerse en la piel y en los zapatos del payaso criminal de Gotham City, en el reinicio del personaje de la mano del entonces joven promesa director. Considerando la taquilla a nivel mundial de la película, las ventas de merchandising y el reposicionamiento de héroe y villano en la cultura popular, debemos asumir que valió cada centavo.

MARK HAMMILL (Batman: The Animated Series, y en general todas las series del Timmverso -1992-2012-; videojuegos varios -2008-2012-; película The Killing Joke -2016)

¿Cómo pasas de ser el último gran héroe de una galaxia, el líder que derribó a un imperio, al principal enemigo del guardián de una ciudad sumida en el caos? Si te llamas Mark Hammill, descubres la faceta de actor de voz que te empieza a dar frutos, te presentas al casting de voces de la serie que reinventó un género dentro de la animación, y te entregas por entero a tu personaje…para muchos, el Joker de Hammill, por sobre el trabajo de cualquier otro intérprete, es la mejor versión de este personaje.

HEATH LEDGER (The Dark Knight, película de Christopher Nolan, 2008)

Para muchos, la versión definitiva del Joker fuera del papel, y la que por lejos más se acerca al espíritu del personaje: un sociópata, un tipo cruel e inescrupuloso, marcado por un enorme desprecio por la vida ajena. Un energúmeno que no busca dinero, fortuna, quizás un poco de fama que alimente su ego, en cuya retorcida mente cabe tanto la genialidad como la locura absoluta, capaz de poner a una ciudad entera en jaque, sólo porque quiere ver el mundo arder. Aunque falleció sin ver su trabajo en pantalla, Heath Ledger es el mayor referente sobre el Guasón de las últimas décadas, que le valieron una seguidilla de reconocimientos póstumos.

JARED LETO (Escuadrón Suicida, película de David Ayer, 2016)

La más reciente, pero además la más discutida de las versiones del personaje, que nos demuestra cómo un buen actor sucumbe ante una idea mala. Sobre la base de un guión incapaz de sacarle provecho a uno de los intérpretes más talentosos de la actualidad, y con un diseño de personaje lamentable (¿qué significa ese Joker con bling bling y tatuajes?), la actuación de Leto resultó irrelevante, olvidable, y un paso en falso considerando las alturas a las que había llegado su antecesor. Y aunque si revisamos su filmografía hay dos proyectos más para el actor con este personaje, haber debutado en un filme que tarde o temprano será irreversiblemente borrado de la cronología oficial (The Suicide Squad, dirigida por James Gunn será a todas luces un reinicio) es un muy pobre precedente.

Ha habido otros cuantos actores interpretando al némesis por excelencia del vigilante encapuchado de Gotham, principalmente en animación: Zack Galifiniakis (voz, en The Lego Batman Movie, 2017), John Di Maggio (voz, en Batman: Under The Red Hood, 2010); Cameron Monaghan (encarnando a Jerome/Jeremiah Valeska,  la aproximación al personaje presentada en la serie Gotham), entre otros tantos, a los que habría que sumar a Víctor Alcocer y Rubén León, doblajistas para Latinoamérica de las versiones de Romero y Hammill. Sirva este breve repaso para ir conociendo la carrera “actoral” del Payaso Príncipe del Crimen, y a partir de eso, cada uno parta armándose su propia lista de favoritos.

Y esperar a ver qué nos depara Joker.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

el agradable impostor

La revisión de las grandes películas estrenadas ese glorioso año 1999 parece de nunca terminar. Y es bueno que así sea, ya que permite revisar algunos títulos que uno, por equis motivos, no supo apreciar en su momento.

Para cuando se estrenó El Talentoso Sr. Ripley, dirigida por Anthony Minghella (que venía con el vuelo de haber ganado el Oscar por El Paciente Inglés como mejor película y director), a decir verdad, no me llamó la atención (no era el cine que me animaba ver entonces). Una década después sí la vi, aunque tampoco me hizo mucho ruido. Pero en este 2019 que se nos ha ido revisando el último gran año de Hollywood como fuente de arte…nobleza obliga.

Basada en la novela del mismo nombre, publicada por Patricia Highsmith en 1955, y que inicia una serie de libros acerca del personaje de Tom Ripley, un antihéroe sin una pizca de moral y muchas de ambición, la historia arranca en los primeros años de la década de los ’50, en Nueva York, época y lugar en que Tom Ripley (Matt Damon), se gana la vida como garzón y pianista en eventos privados, sobreviviendo a duras penas.

Cierto día, vistiendo una chaqueta con la insignia de un exclusivo colegio local, facilitada por un amigo, el próspero empresario Herbert Greenleaf (James Rebhorn) reconoce la prenda como de aquel colegio al que solía asistir su hijo y, creyendo que Tom lo conoce, le solicita viajar a una pequeña localidad costera italiana, donde Dickie reside desde hace un tiempo, disfrutando de la buena vida y derrochando la fortuna familiar. Sin tener donde caerse muerto, Tom acepta luego de la irresistible oferta monetaria lanzada por el Sr. Greenleaf.

En Italia, en el pueblito de Mongibello, Tom pronto se hace amigo de Dickie (Jude Law) y de su novia, Marge (Gwyneth Palthrow), y no tarda en disfrutar del estilo de vida lúdico y despreocupado que mantienen, haciendo a un lado la tarea encomendada por el padre del muchacho.

No pasa mucho tiempo antes que la presencia de Tom empiece a incomodar a Dickie, quien se lo hace ver muy claramente durante un viaje en bote. Temiendo perder su nuevo estilo de vida, Tom pronto cruzará una línea de la que no tendrá forma de volver atrás.

Tanto Highsmith, en el papel, como Minghella, en la pantalla, plantean la historia partiendo de la misma premisa: ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar para ser alguien?.

Y es que ¿Quién es Tom Ripley al principio de la historia? Nadie. Otro nadie más en un océano de nadies, pero que, gracias a un malentendido, tiene la oportunidad de iniciar un radical cambio de vida.

Tarde o temprano, este cambio de vida lo convierte en alguien. Pero en alguien repudiable, amoral, que no conoce de escrúpulos a la hora de elaborar toda clase de maquinaciones (asesinando, incluso, si es necesario)con tal de conservar ese status que ha perseguido y que no querrá soltar tan fácilmente.

Ese fulano que antes no mataba una mosca, aunque sin ser nadie, se convierte en un personaje retorcido, desconocedor de límites éticos a la hora de alcanzar sus metas y hacer que las situaciones tornen a su favor.

Y aquí se plantea algo interesante, que sucede con los antihéroes en general, y en el caso de Ripley en particular: repudiamos sus medios, sus objetivos y sus motivos…pero cuando los vemos salirse con la suya, libres de polvo y paja, totalmente indemnes de los enredos que ellos mismos han creado, por mucho que nos moleste, nos queda la sensación de decirle, incluso a regañadientes, “bien jugado”.

Aquí es donde uno tiene que sacarse el sombrero ante Matt Damon. Si bien fue Jude Law quien se anotó una nominación al Oscar como Mejor Actor Secundario –en un elenco pródigo en notables interpretaciones de reparto- la actuación de Damon, que en pocos años de carrera ya se alzaba como uno de los grandes intérpretes de su generación, en esta película se convierte en su piedra angular.

Damon se convierte, con suma comodidad, en este personaje frío, que no vacila un instante a la hora de cruzar los límites para lograr sus fines o no perder lo logrado a base de engaños, manipulaciones, crímenes y a una habilidad innata e inédita para entender la naturaleza humana, y aprovecharse de ella a su conveniencia.

Por eso, quizás, ninguna otra adaptación a las demás novelas de Ripley (sin contar A Pleno Sol, de 1960, o El Amigo Americano, de 1977, otras célebres adaptaciones del personaje) ha logrado convencer. Por buenos que hayan sido sus intérpretes, nadie más logró la compenetración que se dio en este filme entre personaje y actor.

En fin, no porque uno no haya tenido la visión, cultura o inteligencia suficiente para apreciarla como corresponde desde un principio, peor hubiera sido que nunca hubiese enmendado ese error. Porque una gran película, como ésta, lo es independiente de que uno haya tardado dos décadas en darse cuenta.

***3/4

THE TALENTED MR. RIPLEY

Director: Anthony Minghella

Intérpretes: Matt Damon; Jude Law; Gwyneth Palthrow; James Rebhorn; Philip Seymour Hoffman; Jack Davenport; Cate Blanchett; Philip Baker Hall

Drama

1999.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)