No me quiero ir, señor Feige…

Corría el año 2015. Mientras el éxito de Avengers: Age Of Ultron indicaba que Marvel Studios estaba en lo correcto al construir un universo unificado de personajes y películas, Sony Pictures, titular de los derechos cinematográficos de Spider-Man, observaba impotente el fracaso en taquilla de la segunda película del personaje protagonizada por Andrew Garfield (la quinta hecha por el estudio, sumando las tres dirigidas por Sam Raimi).

Ya que el personaje se estaba volviendo un problema para el estudio, y que Marvel quería desesperadamente incorporar al personaje más emblemático de su empresa de cómics, se sentaron a negociar, y al año siguiente, en Captain America: Civil War, Spider-Man debutaba en el MCU, en el que de una u otra forma intervino, hasta la fecha, en cinco películas.

Cinco películas en cuatro años (vs las mismas cinco de Sony en trece). Eramos felices y no lo sabíamos. Porque ayer, en un golpe que sacudió el medio, Sony le quitaba los derechos del personaje a Marvel, y no existe posibilidad de que el arácnido vuelva a ser parte del MCU.

Pensando en la taquilla de las películas que en algún lado lleven el logo Marvel los últimos años…¿Cómo pasó esto?

Recapitulemos: los derechos cinematográficos de Spider-Man pertenecen a Sony, pero para que el personaje pudiera ser usado por Marvel Studios en las películas del MCU, ambos acordaron filmar películas con el personaje, vinculadas al concepto de universo cohesionado. Es decir, Spider-Man podía aparecer en películas de Marvel, pero a la vez en sus propias películas realizadas por Sony, siempre dentro del marco narrativo del MCU, repartiéndose sus ganancias, debiendo pasar un 5% de las ganancias de sus respectivas películas en que apareciera el personaje al otro estudio.

Así, por cada película de Spider-Man producida por Sony, éste estudio pasaba el 5% de la ganancia a Marvel,Y por cada película Marvel en que apareciese Spider-Man, Sony recibió el 5% de cada una.

Por poner algunas cifras, Sony recibió 300 millones de dólares por tres películas Marvel en que apareció Spider-Man (Civil War, Infinity War y Endgame) mientras que Marvel, por dos películas que hizo Sony (Homecoming y Far From Home), 90 millones. Lo que resulta lógico, pensando la taquilla Marvel vs la taquilla Sony.

Y ahora que Marvel quiso renegociar el contrato, repartiendo 50/50 las ganancias, Sony puso el grito en el cielo. Después de todo, tenía la gallina de los huevos de oro, ganando tanta o más plata por películas de otros que por las propias. Las negociaciones quedaron en punto muerto, y Sony optó por finiquitar y retirar a Spider-Man del proyecto Marvel.

(¿Qué?¿Pensaban que era por la disconformidad de Sony por el trato dado por Marvel al personaje? Más allá de la calidad de las películas, uno de los grandes reparos al Spider-Man MCU, es haber terminado como el Robin, el pupilo de Ironman, usando trajes de alta tecnología, que se va de gira de estudios a Europa mandando a buena parte al héroe del barrio que no tiene donde caerse muerto, que a duras penas llega al otro mes y con un arsenal hecho a partir de la escasez de recursos. Bueno, lamento informarles que la discusión nunca fue por ahí).

Cierto es que esto es ,ante todo, un negocio, pero entiendo la posición de Marvel: de la mano de Kevin Feige la marca se ha vuelto un suceso de taquilla y en las finanzas, no así las películas de Sony que, taquilleras y todo, no llegaban ni a la sombra de lo que recaudó, por ejemplo, Endgame. Y eso de que Sony se estuviera forrando con películas de otros, bueno, se ve feo.

¿Quién gana alguien con esto? Nadie, por el contrario, todos perdemos. El MCU se queda una vez más, sin el personaje ancla de la editorial (obligando a arreglar sobre la marcha sus planes, en los que Spidey, tras los hechos de Endgame y Far From Home, tendría un papel preponderante); Spider-Man ve pasar a mejor vida su historia cinematográfica, por tercera vez en menos de dos décadas; los fans, pierden la posibilidad de tener, en el mediano plazo más películas para repud…disfrutar!!; y Sony, aunque ahora crea que su estrategia fue de total genialidad, en realidad ha cometido un error fatal, pues podrán tener la totalidad de derechos del personaje, y a su alero hayan aparecido islas de genialidad como el segundo Spider-Man de Sam Raimi o Into The SpiderVerse (la mejor película del arácnido en toda su carrera), varias veces ha tomado decisiones erróneas con el chico de Queens, ni tiene un Kevin Feige que convierta hasta la idea más pelotuda en ganancia.

Fuiste bueno, Spidey. Que la fuerza te acompañe.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s