a lo que no hay que llegar

En pleno centro de Santiago, un joven delincuente es brutalmente atropellado por un conductor, después de robar un bolso. Minutos después, el conductor, de nombre Gerardo (Marcelo Alonso), es detenido cuando la policía, al revisar su automóvil, encuentra un puñado de armas de fuego de gran calibre.

Cuando la identidad del detenido es difundida en las noticias, Inés (Mercedes Morán), próspera e influyente empresaria, pone en acción toda una red de contactos para mantener a Gerardo recluido en una institución psiquiátrica, de modo que la existencia de este individuo pase lo más inadvertida posible.

¿La razón? Durante el gobierno de la Unidad Popular, Gerardo (Pedro Fontaine), junto a Inés (María Valverde) y el marido de ésta, Justo (Gabriel Urzúa/Felipe Armas), formaron parte de Patria y Libertad, un grupo terrorista de extrema derecha. Esta información, de publicarse, podría perjudicar gravemente la posición actual de Inés…

Siendo ésta una época en que el discurso nacionalista más tóxico, simplón y anacrónico ha ido tomándose la discusión pública, el estreno de Araña, la más reciente película de Andrés Wood, director que ha hecho de la historia reciente de Chile su motivo principal, no puede ser más oportuno.

El ciclo iniciado con Machuca (2004), continuado en La Buena Vida (2009) y en cierta forma aludido en la miniserie Ecos del Desierto (2013), tiene una nueva escala con este filme, enfocado en los individuos que optaron por la vía armada para enfrentar el gobierno de Salvador Allende, encarnado en el grupo extremista Patria Y Libertad, grupo que al alero de la oposición de la época, fue responsable de diversos atentados y operativos que contribuyeron enormemente a la desestabilización del gobierno de la Unidad Popular.

Filmada en Chile y Argentina, y con fondos de ambas procedencias, Araña es un filme que despierta emociones encontradas. Por un lado, porque estamos ante un relato doloroso, pero necesario.

Necesario por cuanto trata de un período, y un sector, respecto del cual podemos hacernos las preguntas pertinentes para entender el país en que nos hemos convertido. Cómo fue que llegamos a serlo –y cómo permitimos que esto pasara- . Doloroso, porque nos lleva a conocer cómo puede funcionar una persona cuando consagra su existencia a los discursos de odio, y lo que pasa a una sociedad cuando cae en esa verborrea.

Una demostración de cuán enferma puede llegar a ser una comunidad cuando da espacios al chovinismo más venenoso.

En lo estrictamente cinematográfico, estamos ante una de las grandes películas nacionales de los últimos años. dije antes que Wood se ha convertido en el gran cronista, a nivel fílmico al menos, de la historia chilena del último medio siglo. A través de su cine, ha demostrado lo clarito que tiene este proceso (bueno, él y Patricio Guzmán, aunque éste último opere principalmente en el campo del documental).

Tal claridad respecto del contexto histórico (y unos cojones enormes para hacer una película que va a incomodar a más de uno), más sus indiscutibles habilidades como director son fundamentales para una adecuada reconstrucción del Chile de antes del golpe de estado de 1973, y ofrecer un fiel retrato del doloroso país actual, ese que, pese a los bonitos discursos, sigue siendo de unos pocos privilegiados que supieron sacar provecho de un hito particular, y de lo que están dispuestos a hacer para no perder sus ventajas, dando lo mismo a costa de qué o de quién.

Wood encuentra apoyo, desde luego, en un muy buen elenco, encabezado por una sólida Mercedes Morán, impecable en el rol de Inés, una mujer poderosa, influyente, capaz de cualquier cosa para no ceder un pelo de sus privilegios. También cabe ponerse de pie y aplaudir a un irreconocible Marcelo Alonso, cuyo personaje de Gerardo se despacha una de las grandes actuaciones del cine chileno de los últimos años.

Sumando todo lo anterior, Araña es una de las grandes experiencias cinematográficas del año, y no sólo a nivel local, pero además, un golpe bajo que debe servir de advertencia a lo que nos espera si, como sociedad, seguimos dando cabida a discursos pasados a toxicidad.

****

ARAÑA

Director: Andrés Wood

Intérpretes: Mercedes Morán; Marcelo Alonso; Felipe Armas; María Valverde; Pedro Fontaine; Gabriel Urzúa; María Gracia Omegna; Mario Horton; Jaime Vadell

Drama/Política

2019

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)