antes de salvar el planeta, primero salven la película

Cuando era niña, Molly (Tessa Thompson) accidentalmente vio en acción a una pareja de agentes de la organización MIB, y hoy, 20 años después, y tras años de investigación, ha llamado la atención de O (Emma Thompson), líder de la organización, quien le ofrece una oportunidad de probar sus habilidades, enviándola a la oficina londinense de la agencia.

Recibida por el jefe de la delegación, High T (Liam Neeson), es asignada para escoltar a H (Chris Hemsworth), el agente estrella de la oficina, un agente eficaz, pero dormido en los laureles. Ambos deben evitar que mercenarios al servicio del reino del mal llamado La Colmena accedan a una peligrosísima arma. Sin embargo, la posible existencia de un doble agente dentro de la oficina puede complicar la operación…

Que año más triste para el blockbuster. Obviando a Disney y Marvel, y alguna que otra sorpresilla por ahí (Alita, que después de repasarla me gustó aún más que la primera vez, John Wick 3, la única cinta capaz de derribar de la taquilla a Endgame,  Shazam!, cuya mayor virtud estuvo en contarse como comedia, o Cómo Entrenar a Tu Dragón 3 fue el digno cierre de una trilogía que terminó de contarse en el momento justo), en honor  a la verdad la mayoría de estrenos de esta índole han sido, de uno u otro modo, decepcionantes. En taquilla, en calidad, o ambas.

Men In Black: Internacional , cuarta parte de la saga iniciada en 1997, pero en cierta forma un reinicio de la misma, en cuanto pretende reemplazar al casting original (Chris Hemsworth y Tessa Thompson en lugar de Will Smith y Tommy Lee Jones) no es la excepción a la regla. Su paso por salas fue corto e irrelevante, y cuando uno ve la película, entiende por qué.

Y es que estamos ante una película que deja un sabor agridulce, aunque más de agrio que de dulce. Es una historia que parte bien, tiene una premisa interesante (siempre nos preguntamos ¿por qué los extraterrestres sólo invaden EEUU?¿No hay más países que les interesen?), y su primer tercio cumple los requisitos mínimos para dejar enganchado al público. El problema es que el empujón le llega hasta ahí no más, y poco después de la primera media hora, algo pasa. Se pega un bajón en su ritmo que le afecta gravemente y que, pase lo que pase desde ahí hasta el final, no se recupera más.

Para una película que se construye precisamente como una historia donde el factor “contra el tiempo” es el motor del relato, la pérdida de ritmo y los tiempos muertos en que cae, resultan definitivos a la hora de perjudicar, en mala, a la película y su director F. Gary Gray, un director cumplidor, no necesariamente sobresaliente, es incapaz de resolver estos problemas, y las cosas buenas que van sucediéndose, no alcanzan para desequilibrar favorablemente al filme.

Eso gatilla además un nocivo efecto dómino: tener a una pareja protagónica que ha derrochado química en otras películas (Hemsworth y Thompson venían de Thor Ragnarok, y su feedback era notable), aquí pareciera que están obligados a compartir escena. La conclusión es predecible, pero está contada de manera tan floja que no cuaja por ninguna parte. Los personajes secundarios resultan planos e irrelevantes. Elementos que no te mueven un pelo, y “fan service” que no produce emoción alguna. Algo no se hizo bien aquí, teniendo una buena base para ello.

Todo lo que hizo grande a MIB, aquí no está. O si está, no se sabe aprovechar.

Las comparaciones son odiosas pero si ponemos este filme frente a MIB.3, de 2012, la última con la dupla Smith-Jones, filme que concedo tuvo sus imperfecciones, pero que al menos su director Barry Sonnenfeld (mismo realizador de las dos primeras películas de la serie) supo resolver su argumento de manera convincente, atractiva y equilibrada. Esta cuarta parte falla en todo eso, y si bien tiene las condiciones mínimas como para tenerlo a uno esperando ver como termina, pese a lo adivinable del final, la experiencia resulta poco estimulante, dando como resultado otra franquicia que tiene harto más que ofrecer, y de la que se pudo haber hecho algo mucho mejor.

**1/2

MEN IN BLACK: INTERNATIONAL

Director: F. Gary Gray

Intérpretes: Chris Hemsworth; Tessa Thompson; Emma Thompson; Liam Neeson; Rebecca Ferguson; Rafe Spall; Kumanil Nanjiani

Ciencia Ficción

2019

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s