Ahora, te voy a contar mi secreto…

…Veo gente muerta.

Al menos hasta el 31 de diciembre de este año no… nos vamos a cansar de celebrar y recordar ese glorioso 1999 cinematográfico. El último año en que cine netamente comercial y el de autor podían coexistir pacíficamente en salas, e incluso confundirse. Un año en que se estrenaron…sí, se estrenaron en salas (aunque fuera por unos pocos días) una cantidad interesante de películas (las que llegaban directo al video, o al entonces en pañales formato dvd, eran, al revés de ahora, la excepción) todas dignas de calificación por sobre las tres estrellas. Una de ellas, se estrenó un 6 de agosto de 1999, convirtiendo este día en una fecha clave.

Esa película es Sexto Sentido.

Estamos hablando de un hito no menor. El primero de ellos fue marcar el debut como director de Manoj Night Shyamalan, después de varios años como guionista de cine y televisión. Es cierto que, dentro de la siguiente década, su nombre estaría ligado a una serie de trabajos decepcionantes, pero para el momento de presentar su ópera prima, su aparición significó aire fresco para la industria cinematográfica.

El trabajo de Shyamalan sirvió además como aire fresco para el cine fantástico y de terror. Para el momento en que Sexto Sentido vio la luz por primera vez, esta especialidad estaba dominada por el revival del slasher, gracias a películas como Scream, Sé Lo Que Hicieron el Verano Pasado o Leyenda Urbana (más el fallido revival de Halloween, H20). Es decir, un terror basado en el impacto visual. Y esa era la punta del iceberg, más abajo seguía vigente ese cine de terror –que nunca se ha ido, en realidad- que desafía el aguante con tanta sangre, tripa y órgano corriendo por la pantalla. Sexto Sentido, desde ese punto de vista, es una alternativa oportuna, necesaria y que modificó las reglas del juego.

Pero vamos de a poco.

Nuestra historia comienza cuando, luego de volver de una ceremonia de premiación, y de una tensa conversación con su esposa Anna (Olivia Williams), el psicólogo infantil Malcom Crowe (Bruce Willis) recibe la visita de Vincent (Donnie Wahlberg), antiguo paciente suyo, víctima de alucinaciones, en virtud de lo cual, se suicida, tras disparar en el abdomen al especialista.

Algunos meses más tarde, empujado por la culpa, y con serias dudas sobre su propia capacidad profesional, Malcom toma como paciente a un niño llamado Cole Sear (Haley Joel Osment), también víctima de alucinaciones, que hacen de este pequeño, hijo de una madre soltera, Lynn (Toni Colette), en un chico solitario, sin amigos –más bien huye del acoso constante de sus compañeros- y que lo tiene en una situación desesperada. Según él, ve personas muertas.

Decía poco antes que Sexto Sentido constituía una opción necesaria dentro del cine fantástico y del terror. Es cierto, este es un género respetable, y muy exigente consigo mismo, si pensamos que busca precisamente remecer al espectador desde el campo de sus temores más profundos. Cuando el terror es entendido así por los realizadores, las posibilidades de tener una obra maestra crecen exponencialmente, y así ha pasado los últimos años, con cosas como El Conjuro, The Babadook, The Witch, Hereditary…eso que últimamente pasa con una o dos películas al año, no era el caso cuando Shyamalan estrenó su ópera prima, en una época en que el género primaba el impacto, el shock, la náusea instantánea.

Shyamalan apela a otros factores para estremecer. Cierto, hay algunas imágenes en particular que golpean con la sola vista (se trata de un niño que ve gente muerta, y no toda la gente se muere plácidamente durmiendo en su cama), pero son momentos puntuales, porque lo que pone los nervios de punta al espectador, no es lo que estamos viendo, sino la atmósfera que rodea a nuestros personajes, lo que están viviendo y vivimos a través de ellos.

Lo que viven ambos personajes: por el lado de Cole, por supuesto, el eje principal de la cinta. Esta aptitud extrasensorial, que le permite no sólo ver a los muertos, sino además escucharlos y hasta interactuar con ellos, que lo atormenta. Sumado a su permanente soledad, y al acoso constante de sus condiscípulos, Cole es un personaje que, a temprana edad, está totalmente dañado, y sus posibilidades de salvarse se vuelven cada vez más escasas.

Esta es la oportunidad que aparece para Malcom (aunque Willis llevaba una década interpretando al icónico John McClane, esta es la actuación por la que será recordado..bueno, ésta y Unbreakable, junto al mismo Shyamalan) redimirse de todas las culpas que carga consigo, de lo que sólo se da cuenta tras  el atentado sufrido a manos de su antiguo paciente, que además gatilla sus dudas tanto profesionales como personales, al sentir que su matrimonio venía haciendo aguas y que, tras los hechos ocurridos al inicio del filme, éste se está yendo irremediablemente al precipicio. Su salvación, en más de un sentido, pasará por conocer a este atormentado niño y ayudarle a vivir con sus muertos.

La genialidad de Shyamalan queda de manifiesto al combinar la situación de estos personajes y la retroalimentación entre ambos, y la forma en que esta relación se va desenvolviendo, nos va poniendo los pelos de punta, sin recurrir al shock instantáneo más allá de lo necesario y práctico para el rendimiento de la historia, prepararnos para la conclusión…y demostrándonos que esa preparación no nos servía para nada, porque el cierre de esta historia no era el que hubiéramos esperado.

Y por eso aplaudimos a Shyamalan. Y lo garabateamos. Y le agradecimos. Y nos dolió la cantidad de años perdidos, dedicados a una filmografía olvidable luego de Señales (2002) y antes de The Visit (2015). Y por eso celebramos su resurgimiento con Glass hace un par de años.

Veinte años de Sexto Sentido. Veinte años que aún no podemos recuperarnos de esa historia, y de ese final, y del golpe que esta película fue para el cine de Hollywood. Pero..realmente…¿alguien querría recuperarse?

****

THE SIXTH SENSE

Director: Manoj Night Shyamalan

Intérpretes: Bruce Willis; Haley Joel Osment; Toni Colette; Olivia Williams; Donnie Whalberg; Mischa Barton

Terror/Fantasía

1999

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)