el hombre del piano

Con ustedes, Elton John (Taron Egerton), una de las más importantes estrellas de la música popular del siglo XX.

Aunque, el camino por el cual el joven Reginal Dwight se convirtió, de un prodigio del piano a temprana edad a uno de los cantantes más populares a nivel mundial, no fue fácil, y no estuvo exento de problemas, conflictos y excesos de todo tipo.

Esta es su historia, y él mismo nos la va a contar…

Más allá de su calidad, el éxito de Bohemian Rhapsody abrió las puertas a un nuevo subgénero dentro del cine biográfico: las biografías de estrellas del rock.

Mientras aún se especula sobre posibles biopics de David Bowie y Elvis Presley, llegó a la luz Rocketman, basada en la vida y obra de Elton John, película realizada no sólo con la aprobación del músico, sino que además, participó en ella como productor.

Pero tranquilos, que Elton John sea el productor de la película que narra su vida personal y profesional, no quiere decir que lo haga como un tributo a sí mismo o una celebración de su propia vida, abundante en elogios y autocomplacencia. Por el contrario. La película dirigida por Dexter Fletcher-irónicamente, el guionista de Bohemian Rhapsody y que debió terminarla tras la salida de Bryan Singer- se esfuerza por ser lo más objetiva posible y no se guarda detalle.

La vida de Elton John, tanto sobre como fuera del escenario, fue dura, tormentosa, abundante en excesos con drogas, alcohol, promiscuidad, y la película (que abarca su biografía desde una infancia difícil, marcada por unos padres más preocupados de pelear entre ellos que de quererlo, hasta fines de los ’80, cuando puso sus cosas en orden) no lo desconoce. Y esa honestidad es un plus para la cinta, que en ningún caso pierde su vocación biográfica, consagrándose como un filme bien equilibrado entre lo lindo y lo feo de la carrera del músico.

Decir que Rocketman es un relato autobiográfico, contado y cantado por su propio protagonista, no es un desatino: Elton John produce, la película usa las canciones más importantes en la carrera del músico como hilo conductor del cuento que narra, unido a la soberbia actuación de Taron Egerton, convertido prácticamente en Elton John, llevan a esbozar esta conclusión, alzándose además como las grandes fortalezas de una película que tiene hartas.

Okey, sé que es tentador comparar esta película con Bohemian Rhapsody, como el referente más próximo de este subgénero –el único, más bien- sobre todo pensando en el hate que esta última fue ganando luego de que empezó a figurar en la última temporada de premios. Pero no lo haré, por una razón simple: por mucho que se traten de lo mismo –biopic sobre figuras fundamentales del rock- obedecen a estructuras y formas de narrar diferentes.

Donde Bohemian… es, a fin de cuentas, una biografía bien estándar, Rocketman es una fantasía, donde la música cumple un rol fundamental en la narración. Ello resulta completamente coherente con lo que ha sido su protagonista: aunque no fue parte ni del glam-rock (con David Bowie como su gran referente) ni del llamado art-rock (que tuvo en Peter Gabriel uno de sus principales exponentes), Elton supo absorber estas influencias e hizo de la extravagancia, la espectacularidad, incluso de la exageración, parte fundamental de su repertorio. No hay que extrañarse que su biografía siga un patrón similar, totalmente funcional al relato y a su personaje principal.

Temo que la pasada de Rocketman por salas haya sido, a nivel mundial, como la que tuvo en Chile, que a la semana de exhibición ya había sido relegada a una o dos funciones diarias en no más de dos o tres salas, hablando sólo de Santiago (pensando en que ahora por cada mall hay entre cines de entre cinco a doce salas, saquen la cuenta y entenderán lo dramático del asunto).

Aunque en rigor, tampoco me extraña tanto. Si bien Elton John es conocido, y tiene una base de seguidores fieles, y una buena rotación radial, esta cantidad de seguidores e impacto es claramente mucho menor a la de otros como los Beatles, Queen o Led Zeppelin, por poner un ejemplo (es cosa de recordar, de estos tres grupos se publicaban en cassette sus discografías casi completas, de Elton, el disco de turno y alguno que otro compilado ocasional, y tampoco se encontraban en todas las disquerías). Ello, ciertamente, conspiró para que la vida de este filme en cartelera fuera tan exigua.

Así es como nos farreamos disfrutar una película que gusta, levanta el ánimo una enormidad, y es totalmente digna de verse –y oírse- en la mejor pantalla posible.

***3/4

ROCKETMAN

Director: Dexter Fletcher

Intérpretes: Taron Egerton; Jamie Bell; Richard Madden;: Bryce Dallas Howard; Charlie Rowe; Gemma Jones

Drama biográfico

2019

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)