Policilandia

Lo peor de cometer un error es perseverar en él. De ahí la importancia de repararlo. Por eso, cuando tiempo atrás andaba de compras cinéfilas, di con Cop Land: Tierra de Policías (James Mangold, 1997), me encontré con la oportunidad de salvar una omisión de casi dos décadas. Me acuso de haber dejado pasar una película notable, y de un género que me gusta, por pura negligencia mía.

Nuestra historia transcurre en Garrison, un pequeño pueblo a medio camino de Nueva York y Nueva Jersey, conocido como CopLand, pues la gran mayoría de policías de las grandes ciudades cercanas tienen su domicilio en este pueblo, cuya autoridad máxima es el alguacil Freddy Heflin (Sylvester Stallone), un policía solitario, pero muy amable, abocado cien por ciento a su trabajo, en la tranquila comunidad.

Las cosas empiezan a complicarse cuando, Murray “Superboy” Babitch (Michael Rappaport) un joven y promisorio policía de Nueva York, luego de un confuso incidente asesina a dos individuos, creyendo que lo amenazaban. En el lugar pronto se apersona Ray Donlan (Harvey Keitel), tío de “Superboy” y su superior en la fuerza, quien junto a sus subalternos lleva a cabo un plan para resolver el entuerto de manera que su sobrino y su equipo salgan lo menos mal parados posibles de la situación.

Como no es primera vez que Donlan y sus muchachos están involucrados en hechos confusos, el departamento de asuntos internos, encabezado por el teniente Moe Tilden (Robert De Niro), toma cartas en el asunto, e involucrando a Heflin en el proceso, quien por las malas aprende que no todo en su institución era como creía.

Ciertamente James Mangold no es Martin Scorsese, aunque se nota su influencia, no sólo por tener algunos rostros de uno de los filmes clásicos del cineasta de ascendencia italiana en su casting (De Niro, Keitel y Ray Liotta), sino también en lo argumental: no es descabellado encontrar parentescos entre Cop Land y filmes como Calles Peligrosas, Buenos Muchachos, Casino, y cualquier espectador menos observador podría pensar que, efectivamente, estamos ante una película del buen Martin.

No lo es, pero bebe mucho de él (y si desmenuzamos, también encontramos cosas de Michael Mann y del antiguo Brian De Palma, y las sabe enlazar bastante bien) Y si bien hay que tener claro que Mangold es un director de rendimiento, por lo general,correcto, hay que decir que es de aquellos que cuando quiere hacer las cosas bien, le salen mucho mejor de lo que podría esperarse.

Cop Land sigue ese camino. Si bien adolece de un par de secuencias que se alargan más de la cuenta, sin aportar mucho, o se apartan de lo que nos está realmente contando, consigue mantener las manos sobre el timón, haciendo no sólo que la cosa llegue bien a puerto, sino además dejándonos una grata sensación en el paladar.

Todo ello apoyado en el poderoso elenco que sirve de base a la historia. No vamos a ahondar en los aportes de actores como De Niro, Keitel, Liotta, y del más que respetable elenco de personajes secundarios. Donde sí vamos a enfocarnos es en el desempeño de Sylvester Stallone. Porque siento que esta película debería llevar, antes de que comiencen los créditos finales, la mención “Dedicado a todos esos gaznápiros que insisten que Stallone es un pésimo actor”.

Porque si bien Stallone enfocó su carrera principalmente a la acción –fue uno de los rostros fundacionales del cine de acción estadounidense de los ’80 y ’90, ese cine abundante en testosterona que en esos años hizo nata, elevándole el orgullo patrio a los estadounidenses, con esos personajes que, con todo en contra, siempre encontraban como vencer.

Bueno, con su interpretación en Cop Land, Stallone manda todo eso a buena parte. Si, su alguacil Heflin comparte con el resto de sus personajes el ser un buen tipo que quiere hacer lo correcto aún cuando está todo en contra. Sin embargo, en este caso tenemos un personaje consciente de que no va a ser fácil, la victoria no va a salirle barata, habrá heridos en el camino, él mismo incluso, sobre todo cuando de a poco vaya descubriendo que todo en lo que creía, todos en los que creía, no eran tal, y que lo que está a punto de destapar huele irreversiblemente a podrido.

Muy lejos del orgullo de la nación al que nos tenía acostumbrados durante gran parte de su época de oro. Ello nos da a la mejor versión de Stallone desde las primeras Rocky.

Notable película por donde se le mire. Haberla encontrado después de tantos años fue un hito, una señal que no se pueden dejar pasar. Quizás qué catástrofe a nivel universal iba a suceder si lo volvía a ignorar.

***1/2

COP LAND

Director: James Mangold

Intérpretes: Sylvester Stallones: Robert De Niro; Harvey Keitel; Ray Liotta; Michael Rappaport; Noah Emmerich; Janeane Garofalo; Anabella Sciorra; Cathy Moriarty; Peter Berg; Robert Patrick

Policial

1997

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)