héroe en pleno desarrollo

Aunque no es un mal chico, el adolescente Billy Batson (Asher Angel), ya colmó la paciencia de los servicios sociales. Abandonado por su madre desde que era pequeño, Billy ha pasado de una familia de acogida a otra, y es asignado a una nueva familia, con la advertencia de que será la última.

Pese a su incomodidad, traba cierta amistad con uno de sus hermanos adoptivos, Freddie Freeman (Jack Dylan Grazer), a quien en una ocasión, salva de los matones del colegio.

Huyendo de éstos, Billy va a parar, misteriosamente, a la caverna de un solitario hechicero (Djimon Honsou), quien le informa que ha sido elegido para portar los poderes de Shazam (Zachary Levy) un legendario guerrero místico, dotado de grandes poderes.

Con la ayuda de Freddie, fanático de los superhéroes, comienza a investigar sobre los poderes y habilidades adquiridos, y aprende a sacar provecho de ellos. Sin embargo, eso lo pone en la mira de Thaddeus Sivana (Mark Strong), un inescrupuloso personaje que, alguna vez convocado por el hechicero, busca hacerse de estos poderes para sus propios fines..

La historia editorial de Shazam!, ha sido errática desde sus comienzos. Personaje insignia de la editorial Fawcett Comics, con el nombre de Capitán Marvel, creado durante los ’40 ha debido atravesar por toda una serie de problemas. Primero, cuando la naciente DC Comics demandó a Fawcett al estimarlo un plagio descarado de Superman. Luego, cuando ambas editoriales llegaron a un acuerdo –finalmente DC adquiriría Fawcett-, debió enfrentar cuestionamientos provenientes desde Marvel, al existir un personaje del mismo nombre (que luego daría pie a nuestra querida Capitana Marvel) que sólo se resolvieron cuando DC accedió a suprimir el nombre del personaje, pasándose a llamar únicamente Shazam, hace no muchos años.

Este manto de duda ha hecho que, pese a su atractivo, la popularidad siempre le ha sido esquiva a este personaje. Sin embargo, las últimas reinterpretaciones que se han hecho a Shazam, aprovechando los constantes reinicios que el universo DC ha atravesado las últimas décadas, le han dado un empujón suficiente para reencantar al público, y convencer a Warner Bros para darle su propia película, en el marco de su accidentado proyecto fílmico junto a DC.

Y, digámoslo, es una de las que mejor ha funcionado, no sólo con una gran taquilla, sino que porque es una de las que más ha acertado en su lectura del héroe. Y eso es, simplemente, recoger lo que ha hecho brillar a este personaje en el papel los últimos años: asumir que antes que los músculos y habilidades (adquiridos de Salomón, Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio) Shazam es un niño, un adolescente, en el cuerpo de un adulto con poderes.

Esa es la idea que sigue el filme encabezado por el director David F. Sandberg y que la ha convertido en una de las grandes películas de esta temporada: traspasar, acertadamente, la idea del adolescente, con mentalidad de tal, al cuerpo de un adulto, quizás del más poderoso del universo –después de Superman, claro- con todo lo bueno, y lo malo que ello conlleva.

Aprender de los poderes de que se ha visto dotado, no para un bien personal esporádico, sino para un beneficio para todo su entorno, que redundará en un bien para él mismo, al entender su lugar en el mundo, su destino y para qué se le otorgaron esos poderes.

Como diría aquel personaje de la competencia, cuya mayor popularidad se ha dado siendo un adolescente, un gran poder…ya saben.

Para ser una película de superhéroes (con muy buenos momentos propios de la especialidad, cortesía de un más que convincente Mark Strong a cargo de un Sivanna sanamente alejado de la caricatura que terminó siendo el mismo villano dentro del cómic) hay que decir que sus grandes momentos están en el proceso de descubrimiento/aprendizaje por el que pasa Billy/Shazam (algunos para reír a carcajadas), respecto de sus poderes y de cómo debe usarlos correctamente. Y claro, la constante del niño en el cuerpo de adulto que, por responsable que sea en el uso de sus habilidades, sigue siendo un joven con ganas de divertirse. Acertada, en ese sentido, la elección del comediante Zachary Levy para el rol del héroe.

Si a veces no se necesita mucho para hacer bien las cosas. En este caso, hacer una lectura correcta del personaje que estás presentando y de la historia en que quieres ponerlo de protagonista.

Shazam es una película que recordaremos en el futuro, con cariño, por las más que gratas sensaciones que fue capaz de provocarnos. En mi caso personal, fue lo que me hizo amar y disfrutar el cine. Si Shazam es capaz de encantar de la misma forma a las futuras generaciones de cinéfilos, entonces su valor será aún mayor con los años.

***3/4

SHAZAM!

Director: David F. Sandberg

Intérpretes: Zachary Levy; Asher Angel; Mark Strong; Jack Dylan Grazer; Adam Brody; Djimon Honsou; Grace Fulton

Superhéroes/Comedia

2019

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s