cuarenta años después…

En la noche de Halloween de 1978, la pequeña comunidad de Haddonfield, Illinois, fue azotada por una tragedia, cuando el asesino serial Michael Myers atacó a un grupo de adolescentes que a esa hora, se encontraban cuidando a los hijos de sus vecinos, antes de partir de fiesta.

Cuarenta años después, Myers se encuentra internado en una institución psiquiátrica.

Mientras tanto, Laurie Strode (Jamie Lee Curtis), la única sobreviviente de aquella matanza, vive aislada del mundo, en una granja en las afueras de Haddonfield, sumida en la obsesión de prepararse para el día que vuelva a verse las caras con Myers. Ello la ha llevado a distanciarse de su propia hija, Karen (Judy Greer), aunque intenta reconstruir la relación con su nieta Allyson (Andi Matichack).

La víspera de Halloween, mientras es trasladado a un nuevo centro de reclusión, aprovechando el volcamiento del bus en que viajan, Michael Myers escapa, dirigiéndose a Haddonfield.

Apenas se difunde la noticia, Laurie sabe que ha llegado la hora…

Cuando hablábamos de los 40 años de Halloween, hace una o dos columnas atrás, mencionábamos la importancia del filme de John Carpenter como punto de partida oficial del género del slasher, del asesino en serie.

El éxito de la película obviamente le abrió el apetito a la industria, que a lo largo de los años siguientes aparecieron siete secuelas (Halloween 2 a 6, 1981 a 1995, más H2O: Halloween 20, en 1998), y dos reboots fallidos (Halloween Resurrection, en 2002, y Halloween, de 2007 más la secuela de ésta en 2010). Sin embargo, la calidad de los filmes fue decreciente, y aunque el reinicio de 2007, dirigido por Rob Zombie, tuvo sus gracias, el efecto fue efímero y, aunque estaba programada una nueva secuela para 2012, ésta fue abandonada, y la franquicia mandada al archivo.

Hasta 2015, cuando la productora Blumhouse (¿qué?¿Ustedes creían que A24 no más hacía películas de terror y fantásticas geniales? Lo que pasa es que Blumhouse estaba pasando más piola), anuncia que ha adquirido los derechos de la serie, y que estaba trabajando en un nuevo proyecto con ésta.

El resultado se estrenó hace pocos días, Halloween, coincidiendo con los 40 años de la película, bajo la dirección de David Gordon Green, director formado en la comedia (suya es la notable Pineapple Express, de 2008…de hecho, uno de sus protagonistas, Danny McBride, es uno de los productores de la película). Y decir que es un digno homenaje a la película original es quedarse corto, ya que esta versión 2018 brilla con hartas luces propias.

Partamos de la base que esta versión toma una decisión radical: borrar lo que pasó después de la primera película. Las secuelas no existieron, ni los reiniciones, ni nada de eso. En 40 años hubo un principio, los hechos ocurridos en 1978, y lo que ocurre actualmente, nada más. Ello altera enormemente el escenario en que transcurre la historia. Por un momento, nos presenta a un Michael Myers subsistiendo con una sed de sangre que ha debido reprimir, hasta el punto en que ya no puede aguantarlo más, volviéndose aún más violento y sanguinario.

Por otra parte, nos permite redimensionar al personaje de Laurie, ya no como la heroína –muy a su pesar- que debió ser desde 1978, sino como una persona que quedó con secuelas graves luego de tener a este asesino enfrente. Ese daño se traduce en la obsesión, en la paranoia, que la ha llevado a distanciarse del mundo, esperando el momento de volver a enfrentar a su agresor. Aunque su enfrentamiento duró unos pocos pero largos minutos, hace cuatro décadas, Laurie es la única que tiene claro que apenas Myers tenga una mínima oportunidad, volverá a matar.

Aunque Curtis ya ha encarnado a este personaje antes, esta debe ser la mejor interpretación que entrega de Laurie, desde la película original.

Ellos son los pilares de una historia, sazonada con algunos elementos paralelos, como la situación del psiquiatra a cargo de Myers, o el caso de Allyson, la nieta de Laurie, con quien tiene una relación algo más cercana, aunque prácticamente a escondidas, quien cumple con todos los requisitos para caer en las garras de Myers si es que llegan a cruzarse.

O Green hizo bien sus tareas o es fanático de la película original, porque esta cinta, además de cumplir con los requisitos del género slasher, cosa que hace sobradamente, tiene todo el respeto, el aprecio, el cariño por la película de 1978, y todo lo que fue establecido por ella, que no se vio en ninguna de las secuelas que hubo en medio. Y con poco menos de 100 minutos (película corta, en relación a las dos horas diez que alcanza el promedio de estrenos actuales) le basta y le sobra para armar una narración que se explica por sí sola, y se basta a sí misma para moverle el piso al espectador que, dicho sea de paso, está bien metido en la historia a los pocos metros de celuloide.

Green la supo hacer: no sólo actualiza y revaloriza un clásico fundacional, sino además pone de su propia cosecha para armar un filme que engancha totalmente al que nunca vio la original.

En tiempos en que el remake, el reboot, la secuela están a la orden del día, Halloween juega en ese mismo campo pero con sus propias cartas, reinventando un mito, respetando lo que lo convirtió en tal, y poniendo de su parte para hacerlo aún más grande. Una vuelta de tuerca que se agradece.

***1/2

HALLOWEEN

Director: David Gordon Green

Intérpretes: Jamie Lee Curtis; Judy Greer; Andi Matichack; Halluk Bilginer; Will Patton; Jefferson Hall; Rhiann Rees; James Jude Courtney

Terror

2018

fretamalt@hotmail.com   @panchocinepata (Twitter/Instagram)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s