vidas como la de uno

Richard (Paul Giamatti) y Rachel (Kathryn Hahn), una pareja de intelectuales neoyorkinos –él, dramaturgo y director teatral; ella, escritora- con años de matrimonio en el cuerpo, han pasado gran parte del último tiempo dedicados a tratar de tener hijos, aún cuando ambos padecen graves casos de infertilidad.

El ir y venir entre clínicas de fertilidad, oficinas de adopción y demás opciones alternativas, la presión social y el apuro de hacerlo antes que la edad se vuelva otro obstáculo, ha empezado a desgastar el matrimonio, y a hacer más difícil la situación entre ellos…

Al autofinanciarse, Netflix puede hacer prácticamente lo que se le dé la gana. Lo que es una ventaja, ya que da espacio y recursos para que filmes como Private Life tengan una oportunidad de darse a conocer, sin los problemas que tendría en su exhibición de salas.

Una historia como ésta, la odisea de un matrimonio ya entrado en años tratando de agrandar la familia, con suerte tendría una o dos semanas de exhibición, en la sala más alejada de la mano de Dios del multicine, a horarios imposibles (muy temprano o muy tarde) y saldría de cartelera sin que nadie la eche de menos.

La distribución a través del gigante del entretenimiento en streaming evita a las películas pasar por esas humillaciones, asegurándoles una exposición y alcance mayor que lo que tendrían de someterse a la dictadura de las multisalas.

Y sería una pena que un trabajo como éste, regreso a la dirección de la interesante guionista y directora Tamara Jenkins tras años dedicada a la televisión, pasara inadvertido.

Es que es interesante lo que Jenkins nos está contando. Y la manera en que lo está contando.

Les explico: hace unos años, me diagnosticaron infertilidad. Obvio que en esas condiciones, me iba a interesar la película. Y quizás no sea la primera vez que se toca el tema en la ficción, ni la última. El problema es que, como toda historia sobre condiciones médicas o enfermedades, suele abordarse como historias de superación, de lucha contra la adversidad, con abundantes escenas de llanto, pianitos tristes y fanfarrias de victoria con una escena final de una familia congelándose, adquiriendo tono sepia y un texto final diciendo qué pasó con los “fulanos de tal” después.

Private Life no se va por ese lado, y eso ya de por sí le sube los bonos. En el caso particular de mi mujer y mío, también pasamos por las mismas pellejerías, los mismos papeleos, el mismo estrés por el que pasa la pareja protagónica (un soberbio Paul Giamatti y una sobresaliente Kathryn Hahn), y lo hace de una manera que se siente cercana. Una manera que uno puede decir “me llegó”, pero no en el sentido de ‘me llegó, rápido, traigan un cajón de pañuelos desechables, que me lo he llorado todo’, sino de ‘me llegó, así es, sé lo que se siente, bro’.

El relato no sólo tiene sus méritos en eso, sino también en la habilidad de Jenkins para retratar el proceso que viven los protagonistas y cómo les afecta a ellos personalmente, como pareja, y a su entorno más próximo –de ida y de vuelta-), con las dosis justas de cada ingrediente: risas de buena gana cuando corresponde, risas nerviosas cuando corresponde, pena cuando hay que sentirla.  Y, ojo con ésto, son situaciones risibles sin ser crueles con sus protagonistas, y dolorosas sin convertirlos en mártires. Nos reímos con ellos, no de ni a costa de ellos. Nos duele con ellos, pero tampoco los volvemos mártires. Todo en su justa proporción. Su habilidad para combinar matices (al final, la vida no es más que una suma de ellos) es admirable, y es uno de los puntos fuertes de su obra.

Por mucho que Netflix siga haciendo series que (salvo honrosas excepciones) a la segunda o tercera temporada guatean, si eso le permite abrir la puerta a realizadores a quienes el resto de la industria se las cierra, y patrocinar de una u otra forma trabajos como éste, pues que las siga haciendo.

***1/4

PRIVATE LIFE

Director: Tamara Jenkins

Intérpretes: Paul Giamatti; Kathryn Hahn; Molly Shannon; John Caroll Lynch; Kailye Carter; Dannis O’Haire

Comedia/Drama

2018

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

 

Anuncios