terminar una guerra empezando otra

La guerra contra el narcotráfico parece de nunca acabar.

Especialmente ahora que los carteles fronterizos han encontrado una nueva fuente de recursos, en el ingreso de personas a los Estados Unidos, ilegalmente, lo que ha permitido el ingreso de terroristas de otras latitudes, para cometer atentados dentro de territorio estadounidense.

Convocado para enfrentar esta amenaza, el agente del FBI Matt Graver (Josh Brolin) propone armar una guerra entre carteles, a fin de facilitar a los servicios secretos la reducción de estas organizaciones, para lo cual contacta a un viejo conocido, el mercenario conocido como Alejandro (Benicio Del Toro)…

Una de las grandes películas de 2015 fue Sicario. Dirigida por el gran Denis Villeneuve, era un filme que no se guardaba nada a la hora de mostrar la guerra al narcotráfico por dentro, como un conflicto entre el crimen organizado y las fuerzas de la ley y el orden donde el fin justifica totalmente los medios, aun cuando éstos medios sean tanto o más crueles que los del narcotráfico.

Gran película, aunque debo reconocer que me tomó más de una revisión darme cuenta de lo grande que era. Y no tardó mucho en anunciarse la secuela de la misma, gracias a la gran recepción que tuvo.

Esta vez, Villeneuve no fue de la partida (estaba más preocupado de Arrival y Blade Runner 2049), así que la dirección para Sicario: Día del Soldado recayó en el italiano Stefano Sollima, en cuyo curriculum existe abundante cine de mafias, como por ejemplo, la serie Gomorra, por lo que ya tenía experiencia en retratar el crimen organizado, pues por muchas diferencias que existan entre la mafia siciliana y los carteles mexicanos, sus móviles son prácticamente los mismos.

Ciertamente, hay diferencias cualitativas considerables. Sollima no es Villeneuve, y no tiene su maestría lo que no quiere decir, en todo caso, que la película sea mala, porque no lo es. Muy por el contrario, estamos ante una de las muy buenas películas del año. Primero, porque mantiene a Taylor Sheridan, uno de los escritores más lúcidos del cine actual, (Hell or High Water, Wind River y la primera Sicario), como guionista, un experto en crear historias sobre gente al límite, tipos que ya no tienen nada que perder, más que el alma, y que no se aprobleman a la hora de romper algunos cuantos códigos y límites para lograr su cometido.

Segundo, porque gracias a su experiencia televisiva, Sollima sabe sacar provecho del tiempo, armando una historia ágil, con ritmo, sin tiempos muertos, donde incluso en la escena más piola alguien está haciendo, diciendo o insinuando algo importante.

Historia abundante en tensión, acerca de un ambiente hostil donde como la solución para la violencia termina siendo la violencia misma, donde no cabe una pizca de moral. Sheridan es un gran narrador de este tipo de relatos, y Sollima está más que capacitado para hacer ese relato realidad, a la altura de lo que éste cuento puede dar.

Al igual que en su primer episodio, gran parte de los méritos de Sicario están en su dupla protagónica. Basta con ver a Josh Brolin para darse cuenta que su personaje está dispuesto a llegar a las últimas consecuencias con tal de cumplir su misión (en el fondo, Graver tiene las intenciones correctas, aunque sus métodos no sean del todo correctos), así como Benicio Del Toro, nuevamente robándose la película, cuyo personaje da nombre al filme, en el rol de este individuo que, como dije antes, ya no tiene nada que perder, lo que lo convierte en el agente ideal para aquellas operaciones en que no se sabe si se volverá con vida.

Bebiendo de Sam Peckimpah más de lo que podría reconocerse (Sheridan es devoto fan del fundamental realizador estadounidense), y con todo lo incómodo que pueda ser el tema de la película, su desarrollo y conclusión para el espectador común, esta secuela es una buena demostración de cómo una historia puede cambiar de realizador, de estructura, hasta de tiempos, y seguir manteniendo su espíritu.

Las diferencias cinematográficas entre Sollima y Villeneuve son claras, hasta abismales si se quiere, pero bien en el fondo, el alma de la historia se mantiene intacta.

***3/4

SICARIO: DAY OF THE SOLDADO

Director: Stefano Sollima

Intérpretes: Josh Brolin; Benicio Del Toro; Catherine Keener; Matthew Modine; Isabela Moner; Jeffrey Donovan; Manuel García-Rulfo; Elijah Rodríguez

Policial

2018

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s