la fe ante un momento de crisis

Por lo que más queremos películas como The Visit (2015) y Split (2016) es porque nos trajeron de vuelta al M. Night Shyamalan que nos conquistó, por la renovada visión que nos estaba dando del género fantástico y del terror, al menos hasta 2004 (The Village no es mala película, cierto que no estaba a la altura de sus trabajos anteriores, pero no era un trabajo desechable..todo lo que hizo después y hasta 2013 –la evidentemente por encargo After Earth- sí que lo fue).

Hasta 2002, y con tres películas (Sexto Sentido el ’99, Unbreakable el 2000 –continuada con Split y cuyo cierre con Glass esperamos con ansias- y Señales el 2002), Shyamalan se estaba convirtiendo en uno de los directores fundamentales del cine actual, que se fue diluyendo con sus desaciertos siguientes. De ahí que su reaparición, sin mucho escándalo con The Visit fue tan agradecida.

como ya repasamos Unbreakable algunos meses atrás, y Sexto Sentido prefiero dejarla para sus 20 años –no falta tanto, después de todo-, y como Joaquim Phoenix también está creando ansias con su versión de The Joker, no viene mal que repasemos Señales, filme que marca el acercamiento de Shyamalan a la paranoia alien, vista no por autoridades o héroes invulnerables, sino desde el punto de vista del hombre común.

Este hombre común es Graham Hess (Mel Gibson), granjero de las afueras de Pennsylvania, y ex pastor, cuya fe en Dios quedó gravemente en entredicho tras una tragedia familiar. Junto a él viven sus hijos Morgan (Rory Culkin), que padece asma, Bo (Abigail Breslin recién salida del jardín), una pequeña que tiene la costumbre de llenar vasos con agua de la que se toma menos de la mitad, y su hermano Merrill (Joaquim Phoenix) también granjero y promesa frustrada del beisbol local.

Una mañana, Graham y los suyos observan su plantación de maíz destruida por extraños círculos dibujados en ella. Graham sospecha de unos vecinos conocidos en la ciudad por las bromas pesadas que suelen jugar al resto, sobre todo cuando Bo, unas noches más tarde, dice que hay alguien en la casa.

Aunque se informa en las noticias de fenómenos similares en diversas partes del mundo, y de avistamientos de luces y otras entidades sobre los cielos, y aunque Morgan se muestra cada vez más convencido, Graham se resiste a creer que se trate de extraterrestres, incluso luego de haber visto una pierna verde corriendo entre sus plantaciones…

Muy similar al caso de Sexto Sentido, Shyamalan fue capaz de armar un filme estremecedor sin necesidad de apelar a recursos visuales más allá de lo estrictamente necesario. En Señales no hay un minuto de tranquilidad, de sosiego. Sea por la situación misma que está afectando al planeta (una invasión extraterrestre), pero principalmente por la situación personal de la familia Hess, una familia que nunca volvió a ser la misma desde la muerte de la madre, y la crisis de fe que atraviesa el jefe de hogar.

La tragedia que ha marcado a los Hess han convertido a Graham (esas actuaciones que Mel Gibson solía dar con frecuencia y que nos hacen ser más compasivos con muchos de sus descalabros posteriores, delante la cámara, detrás de ella y sobre todo fuera de la pantalla) en un hombre amargado y escéptico, convirtiéndolo en quien más se tarda en cuantificar la amenaza que les rodea, pese a su evidencia, pese a tenerla al frente, y pese a que su propio hijo ha tenido la película muy clara incluso desde mucho antes, y aún cuando su propio hermano, con el correr de los días, ha hecho un lado su escepticismo.  Y se mantiene intransigente en ese punto.

Dicen que en las catástrofes, hasta el más ateo se acuerda de rezarle a Dios y que, a la inversa, la fe más sólida se ve puesta a prueba en situaciones extremas..pero ¿qué pasa con un hombre en plena crisis de fe –si bien ha renunciado a su labor ministerial, Graham no ha dejado de creer en Dios, aunque sólo sea para insultarlo- cuando ve que lo poco que le va quedando, también lo está perdiendo?

La presencia de criaturas alienígenas en nuestro planeta (nunca nos queda claro si vienen a conquistarnos, destruirnos o simplemente conocernos…criaturas a las que recién vemos relativamente cerca bien avanzado el largometraje) es al fin y al cabo la excusa para conocer y comprender el proceso personal de Graham, de cómo se convirtió de promotor de la paz en un hombre incapaz de estar en paz con su propia vida, y si en estas condiciones tiene alguna posibilidad de salvación.

Señales es de esas películas que permite entender por qué nos dolió tanto el bajón que Shyamalan se pegó desde su siguiente filme y del que sólo hace tres años se recuperó, y por qué el muy buen desempeño de sus recientes trabajos nos hizo salir a celebrar. Porque ese director que supo estremecer, que nos dejó luego de la función con la sensación de que nos observan, sudando frío y mirando de reojo a todo el que se nos cruce, sin necesidad de mostrar un cadáver o alguna mala cara, había vuelto. O más bien, se había dormido en los laureles y despertado, con nuevas energías para contar historias asombrosas como ésta.

***3/4

SIGNS

Director: M. Night Shyamalan

Intérpretes: Mel Gibson; Joaquim Phoenix; Rory Culkin; Abigail Breslin; Cherry Jones; Patricia Kalember

Ciencia Ficción/ Terror

2002

fretamalt@hotmail.com   @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s