lo que te va quedando

La vida de Katja (Diane Kruger), se vio bruscamente alterada esa tarde, cuando al volver a la oficina donde su esposo Nuri (Numan Acar) y su hijo Rocco (Rafael Santana) la esperan, en pleno centro de Hamburgo, se encontró con el lugar acordonado por la policía, tras un atentado explosivo, y con sus familiares entre sus víctimas fatales.

Como si el dolor por la pérdida de su familia no fuese suficiente, Katja debe enfrentar un proceso policial que se empeña en asociar el atentado al pasado criminal de su difunto marido, no obstante los años de rehabilitado que llevaba, hasta que una declaración suya lleva a encontrar a los presuntos autores del atentado: una pareja de simpatizantes neonazis…

A principios de este año, los miembros de la comunidad cinéfila seguíamos atentos el deambular de Una Mujer Fantástica dentro de la temporada de premios, y eso nos llevó a estar pendientes de su competencia directa. Sabíamos que tenía que competir con The Square, que aunque a mi me pareció bien “meh!” había tenido una buena pasada en salas europeas, pero también con En Pedazos (In The Fade/ Aus Dem Nitchs), del director alemán de ascendencia turca Faith Akim, que venía con un palmarés interesante: Palma de Oro a la Mejor Actriz para Diane Kruger en Cannes’17, Golden Globe, Satellite y Critics Choice Awards como Mejor Película de Habla No Inglesa, y varios premios en su país de origen.

Así, aunque The Square venía como la rival a vencer (más por el buen lobby que por otra cosa) este filme germano era el que tenía mejores antecedentes cinematográficos para disputarle la estatuilla dorada a la película de Sebastián Lelio. Extrañamente, quedó fuera de la quina final de la Academia, lo que era un alivio desde nuestro punto de vista nacionalista, pero una situación confusa desde nuestro punto de vista fílmico.

Estrenada finalmente en salas nacionales, sólo nos cabe sentir alivio. En Pedazos tiene bien ganados todos y cada uno de los premios que se ha adjudicado, y si le ganaba el Oscar a Una Mujer…, nada que objetar.

Y aunque no era de esta película de la que estaba pensando cuando lo dije, hace unos días pensé que hay películas que nos hacen cuestionarnos severamente acerca de la condición humana. Esta es una de ellas. Porque, aunque dudo que su título en español sea literalmente el mismo que su original, no puede ser más idóneo, pues así es como termina uno luego de verla: en pedazos.

Porque pongámonos en el lugar de nuestra protagonista, Jatja (sublime interpretación de Diane Kruger, lejos el gran plus de esta película): pierdes a tu hijo y esposo en un atentado; tu familia política te hace sentir culpable; tu familia biológica –que nunca vio muy bien que se casara con un extranjero y ex convicto además- desconfía de ti; la policía quiere de una u otra forma convertir a la víctima en victimario, y las redes de apoyo se vuelven cada vez más frágiles.

Haciendo eco de los movimientos ultraderechistas que han brotado como las callampas los últimos años, la gran pregunta que nos plantea Akim es ¿qué queda cuando te han quitado todo?¿Qué posibilidades tienes de recuperar por último tu paz mental, tu tranquilidad, siquiera?¿O simplemente ya perdiste todo, te puedes ir al carajo y lo único que te queda es ver quién más se puede ir contigo?

Lo que Akim nos quiere decir es que Katja, aunque no estuvo ahí, es una víctima también. Y su agonía será lenta y quizás más dolorosa que la de su esposo e hijo.

Quizás bien en el fondo este filme no sea ni mejor ni peor que muchos filmes que tratan de lo mismo, hechos a este lado del Atlántico (el tema de la venganza ya es un género en sí mismo), pero la manera por la que Akin plantea el tema, nos hace parte de la situación de su protagonista, al punto que puede que no validemos lo que hace, pero al menos lo entendamos. Y eso marca una clara diferencia con otras cintas de la especialidad, subiendo mucho el promedio.

Buena puesta en escena, y un montaje ágil que divide la trama en tres etapas que nos permite entender el drama por el que nuestra protagonista debe atravesar, fases coherentemente unidas, es una experiencia cinematográfica a la que vale la pena darle una oportunidad. Aunque hay que ir preparado, porque pega fuerte.

***1/2

AUS DEM NITCHS

Director: Faith Akim

Intérpretes: Diane Kruger; Numan Acar; Rafael Santana; Dennis Moschitto; Edda Moller; Ullfrich Brandhoff

Drama

2017

(¿qué?¿pensaban que uno solo vive de blockbusters?)

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata