Este es un trabajo para…

Tras detener y apresar en la Zona Fantasma al criminal Zod (Terence Stamp) el líder científico Jor-El (Marlon Brando) ha informado a las autoridades de su planeta, Krypton, acerca de la inminente destrucción del mismo, a causa de su inestabilidad nuclear, sin poder convencerlos de iniciar la evacuación. Sin embargo, Jor-El ha construido una cápsula de escape, en la que introduce a su hijo recién nacido, Kal-El, para salvarlo de la catástrofe, la cual dirige a un pequeño y distante planeta que reúne las mejores condiciones para que un individuo de su especie se desarrolle: la Tierra.

La cápsula aterriza en un área rural de Kansas, cerca de la localidad de Smallville, y es hallada por la pareja de granjeros Kent, Jonathan (Glenn Ford) y Martha (Phyllis Thaxter) quienes no tardan en sorprenderse con las increíbles habilidades que el niño, al que adoptan con el nombre de Clark, manifiesta.

De adulto, Clark (Christopher Reeve) siente que su presencia en este mundo, así como los increíbles poderes que ostenta tienen una razón de ser. Instintivamente, viaja hasta el Polo Norte, en búsqueda de respuestas, y posteriormente a la gran ciudad de Metrópolis, consiguiendo trabajo como reportero en el popular diario El Planeta.

Por entonces decide usar sus poderes en beneficio de la humanidad. Claro, que ese último trabajo no lo hará él exactamente.

Pues ese será un trabajo para…Superman.

Lo que son las matemáticas: en el año en que se conmemoran los 80 años desde que se publicó Action Comics N° 1, ejemplar que contiene la primera aparición de Superman, dicha revista alcanzó el número 1000 correlativo. Mismo año en que se celebran los 40 años desde el estreno de Superman: The Movie, estrenada con ocasión de los 40 años desde el debut del personaje en papel.

Y, tristemente, el mismo año del fallecimiento de Margot Kidder, cuyo personaje de Lois Lane se volvió tan icónico como el Hombre de Acero.

No vamos a profundizar sobre la importancia de Superman en la cultura occidental. El personaje creado por Joel Schuster y Jerry Siegel en 1938 fue el primero, el fundador, la piedra angular de todo un género dentro de la ficción. Sólo hubo un Batman, una Wonder Woman, un Spiderman, incluso un Chapulín Colorado, luego de que el Último Hijo de Krypton volase por primera vez.

El Hombre de Acero fue pionero también en el campo audiovisual. Abrió la puerta a los superhéroes en el formato serial de matiné, en la televisión, en la animación y, gracias a la película de Richard Donner de 1978, el primer superhéroe en llegar al mundo del largometraje, con una historia independiente (en el entendido que la película Batman, de 1966, no era más que una extensión del éxito televisivo, por lo que no cuenta, como tampoco los desastrosos live-action de superhéroes tanto de DC Comics como de Marvel, e incluso héroes sin una editorial detrás de ellos que los auspicie).

Estrenada en una época en que el cine estadounidense retomaba la vocación por la entretención (gracias a Spielberg y Lucas), Superman viene a ser el primer filme de superhéroes propiamente tal, por lo cual establece muchos elementos y conceptos que serían considerados tópicos básicos del género.

El impacto de Superman: The Movie trasciende lo estrictamente cinematográfico. Si bien Superman ya llevaba, entonces, cuatro décadas como uno de los íconos más reconocidos de la cultura occidental, el filme de Richard Donner grabó a fuego al Hombre de Acero en el inconsciente colectivo. Después de 1978, uno dice Superman, Clark Kent, Luisa Lane, Lex Luthor, Krypton, Kryptonita, El Planeta, y a menos que vivas en otro planeta, universo o dimensión, sabrás inmediatamente de qué se trata.

Si antes de la película Superman ya era un personaje popular, luego de ella se volvió un símbolo universal de la lucha por el bien, que tuvo en Christopher Reeve su encarnación más representativa.

Pero más allá de su calidad de ícono cultural, Superman es una gran película.

Se dio en pleno auge del cine de entretención. No pudo ser en mejor momento, cuando en las salas de cine se volvía a respirar un aire positivo con historias que invitaban a soñar con mundos nunca antes imaginados, con héroes que vivían hazañas majestuosas. ¿Quién mejor que Superman, el más importante, el más influyente, el más querido de los héroes, el mayor exponente de la gran mitología del siglo XX, para encabezar este movimiento?

Donner entiende la importancia del personaje cuya encarnación le fue encomendada, y su fascinación por él es evidente, y fundamental para lograr su cometido. Trabajando sobre la base de un guión que contó con Mario Puzo entre sus firmantes, construye los primeros años de vida adulta de Clark Kent, en tanto reportero del Diario El Planeta, así como su misión como Superman, de modo tal que, aun sin ser su biografía canónica a nivel de cómic, construye una historia para el personaje que para gran parte de la población mundial es su biografía oficial.

¿Quién es?¿Cómo llegó a ser Superman?¿Quién es Lois Lane y por qué es tan importante para el Hombre de Acero?¿Qué hizo para que Lex Luthor lo odie como lo odia? ¿Cuáles son las razones que lo motivan a ponerse un traje azul y rojo, y luchar por el bien y la justicia?

Con espíritu de serial de matiné (no necesita ser otra cosa), la película se hace cargo de responder estas interrogantes, de una manera que respeta la esencia del personaje y sus conceptos fundamentales. La cinta es capaz de convencer, tanto a los fanáticos del personaje, como a quienes nunca lo siguieron más allá de la página dominical del diario.

No es que el fan de hace cuarenta años fuera más ingenuo o más conformista con poco, ante la inexistencia de opciones. Nada que ver. El fan de entonces, simplemente, no era como el niño rata actual, más preocupado de sentirse dueño de la verdad que de disfrutar algo, sólo porque la película no la hicieron como él quería. Para el fan que hizo que Superman: The Movie se convirtiera en el hito que llegó a ser, bastaba con disfrutar, apreciar y ensalzar un trabajo bien hecho.

Superman deja una grata sensación en el paladar, conteniendo una inyección de optimismo que siempre se agradece (no en vano, su tagline era “Creerás que un hombre puede volar!!”). Vaya que hacía falta un relato como éste en los EEUU, y en el mundo, de la segunda mitad de los ’70. Sin pretender otra cosa que un filme para disfrutar en familia, Richard Donner terminó entregándonos una película que, tal como sucedió en las revistas, definió las bases sobre las cuales se construiría todo un género a lo largo de las décadas siguientes.

****

SUPERMAN: THE MOVIE

Director: Richard Donner

Intérpretes: Christopher Reeve; Margot Kidder; Gene Hackman; Marlon Brando; Glenn Ford; Phyllis Thaxter; Terence Stamp; Sussanah York; Valerie Perrine; Ned Beatty; Jackie Cooper; Marc McClure

Superhéroes

1978

fretamalt@hotmail.comn   @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s