mejor? si, es posible

Aunque el terrorista Solomon Lane (Sean Harris) lleva dos años en prisión, luego de ser detenido por el agente de la Fuerza de Misión Imposible Ethan Hunt (Tom Cruise), y su organización llamada Syndicate ha sido disuelta, su legado ha quedado en manos de un grupo criminal llamado Los Apóstoles, quienes han encabezado una serie de atentados a lo largo del planeta.

En el proceso, tres unidades de plutonio, suficientes para crear una poderosa arma nuclear, circulan en el mercado negro, y existe una alta posibilidad de que caiga en manos de Los Apóstoles, quienes, se especula, lo venderían a un líder fundamentalista llamado John Lark. Hunt, junto a sus allegados más próximos, Luther Stickell (Ving Rhames) y Benji Dunn (Simon Pegg) viajan a Berlín e intentan hacerse del plutonio, sin embargo la operación es saboteada y el plutonio sustraído.

Hunt y su equipo organizan una nueva operación, esta vez en París, para recuperar el plutonio y detener a Lark y desarticular a los Apóstoles. Sin embargo, y sin que el Secretario a cargo de la agencia, Alan Hauley (Alec Baldwin) no puede evitar que la CIA, desconfiando de la capacidad y lealtades de Hunt, infiltre a August Walker (Henry Cavill), uno de sus agentes, en la operación…

No son muchas las sagas cinematográficas que superan los cinco capítulos manteniendo el nivel. Rápido y Furioso, una. Rocky (más su bonus track Creed), otra. Harry Potter y James Bond han estado cerca (tienen episodios algo más bajos que el resto, pero ninguno se cae a nivel dramático, además que la primera ya venía con el background de las novelas). Vacas sagradas como Star Wars y Star Trek no lo han logrado, y ni hablar de cierto universo cinematográfico que anda por ahí, que sí, tiene momentos notables, pero no deja de hacernos sentir que en el fondo es el mismo cuento contado varias veces.

El caso de Misión: Imposible, la saga iniciada en 1996 a partir de la serie de televisión del mismo nombre, es un caso excepcional. No sólo se trata de una más que digna reinvención de un clásico, capaz de actualizarlo sin pasar a llevar su espíritu, y que se las ha arreglado para mantener el buen nivel, sino que además, que es lo que pasa en su más reciente episodio Misión Imposible: Repercusiones, lo mejora exponencialmente.

Sí, es cine industrial, 100% hecho en Hollywood, con sus reglas, sus recursos y dentro de sus parámetros. El trabajo de Christopher McQuarrie, que repite en la dirección en esta serie, se mueve dentro de tal marco, pero es lo bastante listo para armar una producción capaz de trascender de éste. Que sea un marco no quiere decir que sea un obstáculo para la gestación de producciones que aspiren a algo más que el éxito de taquilla ocasional. Y McQuarrie, empleando los mismos recursos y reglas que casi toda la producción hollywoodense, es lo bastante hábil para entregar un filme que se salga del molde.

Un argumento inteligentemente planteado; vueltas de tuerca por montones y legítimamente sorprendentes; secuencias de acción espectaculares (si, tal vez algunas puedan parecer demasiado inverosímiles para algunos aburridos, pero aún así..esta no es esa inverosimilitud que da más risa que otra cosa. No, esta es una inverosimilitud que dan ganas de felicitar), diálogos que de verdad aportan al desarrollo de la trama y a entender los motivos de los protagonistas; personajes creíbles; chistes que entran en el momento y circunstancias exactos.

Más una fotografía impresionante que saca mucho provecho de las locaciones (la fotografía de Rob Hardy hace que París, Londres, sean tan protagonistas de la historia como los actores involucrados en ella, al mismo tiempo que a uno le den todavía más ganas de conocerlas). Bueno, McQuarrie toma todos esos elementos, y los une, logrando una mezcla muy superior a la suma de sus partes, en un episodio que, por primera vez, es consecuencia directa del capítulo anterior, y no un relato aislado.

El espionaje es un género de larga data dentro de la ficción, y si bien la situación política del mundo no es la misma hoy que cuando este género vio la luz, es por trabajos como éste que la especialidad ha sobrevivido a los vaivenes de la situación mundial, conservando su popularidad y atractivo intactos.

Aunque, para qué andamos con cosas, el gran responsable de la grandeza de esta saga es Tom Cruise. Podemos criticarlo por todo lo que querramos (sea porque ha dedicado gran parte de su filmografía a rendirse culto a sí mismo, sea por la cienciología, sea porque ya no está en edad de hacer ciertas cosas, de lo que quieran, hay trolls para todo) pero no por eso vamos a desconocer cuánto disfruta haciendo estas películas.

Vale, Misión Imposible no es su creación, ha tenido una rotativa de directores (Brian de Palma, John Woo, J.J. Abrahams –quien se mantiene como productor-, Brad Bird y el actual McQuarrie), pero Cruise es el factor que ha mantenido vigente la saga a lo largo de las dos décadas y algo que lleva funcionando, el motor de que ésta historia permanezca en la cresta de la ola, y llevándonos a preguntar por qué no vemos más blockbusters de este tipo más seguido.

Y si bien esta saga tiene en Ethan Hunt su gran protagonista, no es menos cierto que se trata de una historia coral, de equipo. Por personaje principal que sea, Hunt es uno más de una fuerza donde cada uno de sus componentes es igualmente importante, cosa que Ethan Hunt tiene muy presente, y muy en claro. Y eso ciertamente humaniza al personaje, despojándolo del hálito de invulnerabilidad que hay en torno a un James Bond, por ejemplo, dándole una identidad y características propias con las que desenvolverse y que han sido claves para mantener esta saga por más de 20 años.

Cruise sabe lo que uno espera de Misión Imposible. Y lo da.

Película formidable, de principio a fin, donde todo lo que está pasando en pantalla importa, donde no te quieres perder un solo detalle. Si Hollywood, como reza el mantra, es una fábrica de salchichas que de cuando en cuando hace obras de arte, aquí cabe agregar que a veces lo hace con muchas ganas. Quizás lo mejor que he visto este año dentro del mainstream, y no veo en el horizonte nada que pudiera hacerme cambiar de idea. Imperdible.

****1/3

MISSION IMPOSSIBLE: FALLOUT

Director: Christopher McQuarrie

Intérpretes: Tom Cruise; Henry Cavill; Rebecca Ferguson; Simon Pegg; Ving Rhames; Sean Harris; Michelle Monaghan; Wes Bentley; Alec Baldwin; Angela Bassett; Vanessa Kirby

Espionaje/Acción

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)