el sacrificio del héroe

En Noviembre de 1992, se marcó un hito dentro de la cultura popular, de esos que detienen el curso del planeta. Ese mes, DC Comics inició la publicación de una saga que desde su título, revelaba como iba a concluir: La Muerte de Superman.

La noticia causó expectación mundial: todo el orbe sabe quien es Superman, lo que lo caracteriza y define. Por eso, enterarse que el ser más poderoso sobre la faz de la Tierra, podía morir, no dejó indiferente a nadie.

En una época sin internet, ni descargas, ni redes sociales, lo cierto es que en Latinoamérica la expectación se mantuvo por meses. Si bien el ejemplar que narraba precisamente la muerte del Hombre de Acero fue de febrero de 1993, recién en octubre de ese año vinieron a aparecer las primeras versiones en español de la historia.

Yo recién la vine a leer casi dos años después de su publicación original. Si la hubiera leído oportunamente, hubiera quedado en shock, pero como no fue así, la verdad me dejó con un sabor muy a poco. Y con el tiempo, sentí que no envejeció del todo bien, y su carácter de hito mediático no tuvo aval dentro de la cronología del Universo DC: si bien ha soportado los distintos reinicios que ha tenido este universo las últimas dos décadas, sin ser borrado, es repasado apenas como una anécdota.

Por eso no dejé de extrañarme cuando hace pocas semanas se anunció el estreno directo al dvd/br de un nueva adaptación animada de esta historia. Ya lo había sido en 2007, con la cinta Superman:Doomsday, (y citada en Batman vs Superman) aunque esta vez, la adaptación corre a cargo del equipo encabezado por Jay Oliva, y dentro del marco del universo animado que DC/Warner han venido construyendo la última década, con resultados bastante aceptables.

Obviamente, The Death Of Superman viene a ser una reinvención de la historia antes aludida, ajustada al marco en el que se desarrolla este universo cinematográfico, y arranca en un escenario en el que la Liga de la Justicia lleva años funcionando, teniendo en Superman a su principal representante.

Compatibilizando su trabajo como héroe, Clark Kent intenta avanzar en su relación con su compañera de trabajo Lois Lane, aunque tiene sus dudas en orden a revelar su doble identidad como reportero y héroe.

Clark deberá interrumpir sus planes cuando se advierta la existencia de una destructiva criatura, un ser irracional del cual nadie sabe nada (sólo que vino del espacio, arrasando con una estación, con un pelotón de guardias de Atlantis y con todo lo que se le cruce) que avanza a Metropolis dejando un reguero de muerte y devastación. Cuando los esfuerzos de la Liga de la Justicia resultan inútiles, Superman acude al campo de batalla, donde deberá darlo todo para detener a esta bestia.

No es fácil compactar en menos de noventa minutos una historia que se publicó durante cuatro meses, a razón de al menos tres ejemplares por mes (al menos 12 números de 24 páginas), pero el guionista Peter Tomasi se las arregla no sólo para compactarlo, eliminando los no pocos rellenos que se introdujeron en la historia para justificar su extensión en papel. Tomasi consigue que la historia resulte ágil, atractiva, y cale hondo en el que la está viendo, lo cual consigue dejando establecido lo que Superman es, lo que simboliza para la humanidad y hasta qué punto es capaz de llegar por sus principios, sus valores y en la lucha de lo que considera más valioso.

La inclusión de la Liga de la Justicia clásica (Batman, Wonder Woman, Flash, Aquaman, Linterna Verde, J’onn J’onnzz, Cyborg y Hawkman) en vez de la versión noventera de la misma fortalece aún más el relato. Nada contra la Liga tipo sitcom concebida por Giffen y DeMatteis en los ’90, pero nunca me cuadraron mucho en una historia así de dramática. La participación de la formación clásica de la Liga (los héroes más poderosos de todos cayendo inmisericordemente ante la criatura conocida como Doomsday) hace que uno dé más valor al sacrificio del Ultimo Hijo de Krypton.

Vaya que hace falta un Sam Liu en el universo cinematográfico de DC/Warner. Quizás no sea un gran realizador, y no todas las películas animadas que llevan su rúbrica sean todo lo buenas que hubiéramos esperado, pero al menos ha sido capaz de armar un cuento ordenado, a un nivel parejo y con los marcos bien definidos.

***

THE DEATH OF SUPERMAN

Director: Sam Liu; Jake Castorena

Animación

2018

Por cierto, estamos cerquita de la columna 1400…y tiene mucha relación con lo que hemos conversado en esta oportunidad.

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata (Twitter/Instagram)