cuando ellas son las que sacan la cara

Gracias a la bendita ola feminista que vivimos actualmente, el especímen machista-futbolero-chelero-chovinista que manda a la cocina a la mujer que tiene la mala idea de pasar al lado de la tele cuando está viendo un partido, está volviéndose una especie en extinción. A ello debe sumarse que Chile haya quedado fuera del actual Mundial (por weones, sobre todo), mientras que su similar femenina, con mucho menos bombo, menos auspicios ni recursos, haya sacado la cara, clasificándose a la copa del mundo de su especialidad.

En Chile esto es un fenómeno reciente. Pero en el hemisferio norte (Europa y EEUU) el fútbol femenino es una realidad tan potente como su similar masculino. Sí, un equipo completo femenino sigue manteniéndose con un presupuesto anual que debe ser un décimo de lo que Neymar gana en un mes, pero al menos sus jugadoras pueden dedicarse exclusivamente a su actividad, sin tener que trabajar part-time en otra cosa.

Que la jugadora estadounidense Alex Morgan despierte en su país tanta o más pasión que la que despierta Messi en Barcelona o en Argentina, es prueba de ello.

Ese es el escenario en que, por allá por 2002, vio la luz este gran filme inglés llamado Bend It Like Beckham (que aquí circuló en dvd como Jugando Con El Destino), que con el fútbol femenino como telón de fondo, relata una historia sobre cómo pasarse por buena parte algunas convenciones.

La historia se enfoca en Jessminder “Jess” Bhamra (Parminder Nagra), hija mayor de un matrimonio de inmigrantes hindúes en Londres. Su familia está empeñada en que entre en la universidad, estudie leyes y tenga la profesión que le permita acceder a un mejor nivel de vida. Y fiel a sus tradiciones, ya está prometida para casarse. Sin embargo, Jess está muy lejos de compartir esas aspiraciones, pues le gusta mucho el fútbol, que juega prácticamente a escondidas, inspirada en su ídolo, David Beckham.

Jess traba amistad con Juliette “Jules” Paxton (Keira Knightley), jugadora estrella de un equipo femenino de su barrio, que la invita a formar parte de éste, y Jess no tarda en convertirse en figura, llamando la atención de su entrenador, Joe (Jonathan Rhys-Meyers), ex futbolista cuya carrera quedó truncada tempranamente a causa de una fuerte lesión.

La película se sostiene a partir de los malos entendidos y los no pocos choques culturales que tienen lugar en ella. Por un lado, la doble vida de Jess, que se ve obligada a vivir a escondidas de su pasión por el fútbol versus la intransigencia de su familia derivada de su férreo apego a las tradiciones. Por otro, la madre de Jules ve con preocupación su devoción por el balompié, su poco femenina actitud y duda gravemente de la condición sexual de su hija (llevándose algunos de los momentos más hilarantes del filme). Y claro, el factor comedia-romance producto de la tensión que surge entre las dos jugadoras y su entrenador (aunque esto último es un factor más bien accidental, ninguna de ellas anda persiguiendo al príncipe azul..otro punto para este relato).

Todo en el marco de la muy buena campaña que está haciendo el equipo de las protagonistas en un importante torneo, y la aparición de un agente en busca de jugadoras para el importante medio estadounidense.

Como buena comedia inglesa, Bend It Like Beckham es una cinta que no tiene un pelo de tonta. Por el contrario, estamos ante un trabajo agradable, realmente gracioso y que plantea, de un modo muy ingenioso los conflictos culturales, étnicos y generacionales, sin caer en melosidades y discursillos políticamente correctos. Tampoco cae en estereotipos étnicos que caben muy bien en una publicidad de Bennetton, o en un comercial mundialero de Coca Cola, pero que en cine resultan caricaturescos (todo lo que no hizo esta película y que sí hizo Slumdog Millionaire, que terminó apuntándose el Oscar a la Mejor Película a fuerza de lugares comunes y clichés).

Que sea dirigida por un realizador de ascendencia hindú ayuda mucho a facilitar la identificación con este relato, como no lo habría logrado algún director a sueldo puesto por el estudio.

Todo lo contrario. Plantea estos temas de una manera ingeniosa, que la convirtió con justicia en uno de los mayores éxitos de taquilla del cine británico de las últimas dos décadas, y que se ha mantenido a lo largo de los años como un exitoso musical.

Así que, amigo futbolero, ya no se malgaste tanto andando con el ceño fruncido, y deje su orgullo de macho alfa a un lado. Porque el buen momento de la selección femenina es resultado de un proceso que viene desde hace rato, y que en el resto del mundo, mucho antes ya era una realidad. Una reconfortante realidad, de la cual esta película es una pequeña muestra.

***1/2

BEND IT LIKE BECKHAM

Director: Gurinder Chadha

Intérpretes: Parminder Nagra; Keira Knightley; Jonathan Rhys Meyers

Comedia/Romance/Deportes

2002

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s