Un hombre, una mujer y once tipos

Bueno, nos habíamos acostumbrado a ser protagonistas.

Nos acostumbramos a clasificar a los mundiales, a ganar copas, a pelear títulos importantes, a que nos invitaran a los grandes torneos. A ser el centro de atención, a que todos nos estuvieran mirando. Y envidiando.

Y por eso nos dolió tanto quedar afuera del Mundial de Rusia. No por lo estrictamente futbolístico (no ha sido ni será la última vez que nos pase), sino que porque todos nos estaban mirando. Por nuestra soberbia. Por nuestro propio exceso de confianza.

Lo que no es otra cosa que una extensión de nuestra propia idiosincrasia nacional: estamos tan acostumbrados al fracaso, que cuando triunfamos, no sabemos qué hacer. No sabemos como mantener el buen tranco, ni como celebrar (cuando Chile ganó la Copa América, la celebración callejera terminó en disturbios, cientos de detenidos, y hasta muertos), ni como asumir el triunfo. El camarín rayado con “Aquí pasó el campeón de América” fue la mejor evidencia de eso. Y que explica perfectamente porqué nuestra “generación dorada” tuvo un bochornoso cierre de ciclo.

Pero bueno, las penas del fútbol se pasan con fútbol. Las ventas de televisores y planes de televisión para ver el Mundial no han bajado. Tampoco la venta de merchandising. Ni de álbumes de láminas. Mucho influye en eso la gran presencia de inmigrantes provenientes de países que sí van a jugar el campeonato…y para qué andamos con cosas. El chileno es capaz de detener el país por ver fútbol, aunque sea en campeonatos en que no tiene pito que tocar.

Pasión de multitudes el fútbol no ha dejado de ser, ni siquiera porque lo tengamos que ver de lejos.

Buen momento es para repasar, entonces, Fever Pitch (a.k.a. Fiebre en las Gradas), la gran adaptación de 1997 de Fiebre En Las Gradas, el ensayo con el que uno de nuestros directores habituales en este humilde lugar de paso, Nick Hornby, intenta explicar por qué nos gusta tanto el fútbol, porque queremos tanto a los equipos por los que hinchamos, por desastrosos que sean sus resultados, y cómo se puede extrapolar esa pasión a nuestra vida diaria.

Hornby también guioniza la historia, dirigida por David Evans, y convierte su autobiográfico ensayo en la historia de Paul Ashworth (Colin Firth, irreconocible cuando no anda con trajes de sastre) un profesor de enseñanza básica de Londres, fanático del fútbol, y especialmente del Arsenal. Esta devoción surgió cuando niño, siendo hijo de padres separados, su padre lo llevaba al estadio como una forma de tener una conexión con él.

Es 1989, y después de casi veinte años de sequía, el Arsenal es puntero de la liga inglesa, y gran favorito para adjudicarse el campeonato, lo que tiene a Paul en una situación expectante.

Por esos mismos días, conoce a Sarah Hughes (Ruth Gemmell), la nueva profesora del colegio en que enseña, y aunque ella no comparte su pasión por el fútbol –es más, no le gusta el fútbol- pronto entablan una relación, que avanza más rápido de lo que esperaban y pronto ella queda embarazada.

Por primera vez en su vida adulta, enfrentando su inesperada paternidad contra el inminente campeonato de su equipo favorito, largamente anhelado, Paul por primera vez atraviesa durante su vida adulta una decisión crucial y definitiva para lo que será su vida futura…

Fiebre en las Gradas fue el primer libro publicado por Hornby, y ya plantea los que serían los grandes temas de su bibliografía: el paso de la juventud a la adultez, y el duro enfrentamiento del hombre ante la madurez, y a las responsabilidades que trae consigo, responsabilidades que ya no puede delegar en nadie, como pudimos apreciar luego en la imprescindible Alta Fidelidad, en Un Gran Chico, y sus respectivas adaptaciones.

Hasta ese año, Paul Ashworth no ha vivido más que para sí mismo, y no ha necesitado tanto. Tiene un trabajo que no le mata, pero lo deja conforme, ya que le permite disfrutar y compartir su otra gran pasión, la literatura, y que le permite darse su gran gusto, como es no perderse partido de su amado Arsenal.

Hasta entonces, su vida no se componía de años, sino de temporadas.

Hasta que conoce a la chica, la correcta, la indicada, la definitiva. No una aventurilla pasajera. Y su mundo está a punto de cambiar. Así como sus prioridades. Y entra en la urgencia de definir lo verdaderamente importante de su vida, descubriendo que hay vida más allá de los 90 minutos que entrega religiosamente cada semana (sazonado con el ingrediente adicional de la inminente y largamente esperada victoria del Arsenal, que en dicha temporada efectivamente cerró una sequía de 18 años sin campeonatos).

Como buena obra de Nick Hornby, al menos de aq            uella etapa, Fever… plantea esta situación con abundante humor, que le permite hacer más llevadero no sólo el conflicto personal de Paul (su nueva familia en camino vs la familia de once que ha estado abrazando desde que tiene memoria), sino que permite entender con mayor facilidad los hechos que hacen del fútbol la pasión que en el fondo es, y que sólo lo entiendes cuando lo vives.

Entender por qué se dice eso de “90 minutos del deporte más bello del mundo” no es un eufemismo, sino una gran verdad. Y lo hace apelando, de manera graciosa y nada ofensiva, a los clichés futboleros más recurrentes.

Pequeña gran película de deportes, una de las mejores acerca del fútbol (hubo un remake estadounidense en 2005, donde el balompié es remplazado por el beisbol, deporte que hay que ser gringo para encontrarle gracia, y que pese a los buenos oficios de Drew Barrymore, Jimmy Fallon y los hermanos Farrelly, no logró prender fuera de los estados juntos…creo que ni siquiera adentro), que demuestra que las distintas pasiones pueden ser perfectamente compatibles.

***3/4

FEVER PITCH

Director: David Evans

Intérpretes: Colin Firth; Ruth Gemmel; Neil Pearson; Mark Strong; Holly Aird

Comedia/Romance/Deportes

1997

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter/Instagram)

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s