decadencia, redención y aprendizaje

Desde el lunes, la vida no será la misma para Grady Tripp (Michael Douglas).

Escritor y profesor de literatura, en una pequeña universidad de Pittsburgh, la próxima versión del Festival de Letras que organiza su casa de estudios le será difícil de olvidar, por la cantidad de problemas que tiene al frente.

Partiendo por el vacío creativo que lo tiene aún sin terminar su siguiente novela, aunque ya pasa las dos mil páginas; siguiendo con la visita de Terry Crabtree (Robert Downey Jr), su editor, que aprovecha su invitación al festival para presionar a Tripp por lo mismo; a lo que debe sumarse el enterarse que Sarah Gaskell (Frances McDormand), jefa del cuerpo docente, y esposa de Quentin Morewood (Rip Torn), decano de la facultad, con quien tuvo una aventura no hace mucho, que ya le costó su matrimonio, está embarazada de un hijo de él; y claro, está Hannah (Katie Holmes) su alumna más destacada, que no deja de insinuársele.

Tratando de lidiar con todo eso, apremiado por las circunstancias, Tripp debe además hacerse cargo de James Leer (Tobey Maguire), uno de sus alumnos, un aspirante a escritor tan talentoso como autodestructivo, y que a poco de iniciado el fin de semana, ya lo está metiendo en un par de problemas…

¿Hablemos de injusticias? Entonces pongámonos a pensar ¿por qué una película tan grande como Fin de Semana de Locos (a.k.a. Chicos Prodigiosos) ha quedado tan entregada al abandono?

En su paso por salas, durante 2000, en una época en que no había blockbusters como ahora (y en una época que fue particularmente prolífica en cintas buenísimas) estuvo poco tiempo y no tuvo una gran taquilla. Casi nunca la encuentro en el cable, ni siquiera en los horarios más olvidados, ni en los canales que se jactan de programar películas sin prestar atención al mainstream. Apenas fue lanzada en vhs y nunca he visto su versión en dvd.Y si uno busca en Amazon, a lo más encontrará su versión standart (pese a la antigüedad de la película, nunca he sabido de una edición especial) y en bluray, que yo sepa, no tiene para cuando aparecer.

Ni siquiera sellos como The Criterion Collection la han incluido en sus catálogos. Cuando mucho, está en Amazon Prime.

Esto yo ya lo había  reclamado en marzo de 2009, cuando en una de las tantas revisiones que le di (entre 2000 y 2003 fue, junto con Alta Fidelidad y Casi Famosos una de las películas que más me repetí. Luego fui bajando la frecuencia, hasta darle una repasada cada dos o tres años).

Duele. Duele que un filme que es una suma de tantos talentos -la dirección del fallecido pero siempre eficaz Curtis Hanson, a partir de una novela de Michael Chabon, uno de los grandes de la literatura estadounidense de los últimos 30 años, interpretada por un elenco estelar, encabezado por un sólido Michael Douglas, dando la mejor actuación de su vida, y con Bob Dylan prestando una de sus mejores canciones, Things Have Changed, que le valió un Oscar como Mejor Canción- esté tan olvidada.

Fin de Semana… expone una memorable historia que es a la vez de decadencia, redención y aprendizaje. Inserta en el mundo universitario y literario, aunque es una experiencia aplicable a cualquier entorno, toda vez que, en el fondo, versa acerca de la condición humana.

El personaje de Michael Douglas viene de vuelta de un momento de gloria que se ha vuelto cada vez más lejano: ha pasado casi una década desde que publicó una novela que se convirtió en best seller, pero eso ya es pasado. Al comienzo de la historia, está a un pelo de tocar fondo, profesional y personalmente, como ya se dijo, y si ha terminado por dedicarse a la docencia es porque de algo tiene que vivir. Su desánimo es evidente, y la avalancha de situaciones que se le viene encima, no hará mucho por su estabilidad, agravando el decadente momento del escritor.

Eso no le impide valorar a la gente talentosa cuando la tiene al frente, y de ahí que cuando en la recepción que su jefe ofrece en su casa, se encuentra casualmente con James Leer, su alumno más aventajado (¿qué le pasó a Tobey Maguire que nunca más lo vimos a este nivel?), descubre que además de talentoso es un joven mucho más dañado que él.

Consciente de lo que el muchacho puede dar, y de la facilidad que tiene para meterse en problemas (durante la fiesta comete un par de imprudencias que le pueden costar su permanencia en la universidad), e incluso sabiendo que este gesto puede salirle caro y darle más complicaciones de las que ya tiene, el instinto protector de Tripp aflora. A la larga, no sólo salva al aspirante a escritor de sus propias pesadillas, sino también consigue salvarse a sí mismo de irse por el abismo(redención).

El aprendizaje se va dando durante todo este proceso, en la relación profesor-alumno que se va dando más allá de la mera cátedra, y lo que Tripp va descubriendo de James le ayuda a entenderlo, y valorarlo, pero también aprende muchas cosas de sí mismo, que tarde o temprano le ayudará a hacer las paces consigo mismo, levantar la vista y mirar hacia adelante.

Wonder Boys es más que la suma de sus partes. De sus grandes partes: la sólida novela que le sirve de base, magistralmente llevada al cine por el fallecido Curtis Hanson, que entendió a la perfección las motivaciones y espíritu de la novela, y que crece aún más con la magnífica actuación de Michael Douglas, la gran química que nace entre éste y Maguire, y complementada con un excelente reparto de secundarios, donde el entonces renacido Robert Downey Jr (este fue uno de los papeles con que volvió al primer plano tras sus años oscuros) se roba algunas de las mejores y más divertidas partes de la película.

Gran película que se sirve de la excusa de la literatura (es una de las mejores cintas que, directa o indirectamente, toma el tema de los escritores como motivo principal)  para contar una potente historia sobre hacer las paces con uno mismo. Ojalá, más temprano que tarde se haga justicia con este filme, y tengamos una edición que esté a la altura de su grandeza.

****

WONDER BOYS

Director: Curtis Hanson

Intérpretes: Michael Douglas; Tobey Maguire; Frances McDormand; Katie Holmes; Robert Downey Jr; Rip Torn

Comedia dramática

2000

PD: Por un momento pensé en dejar Wonder Boys como la publicación 1400 de este blog, pero como igual falta su resto para dicha ocasión, y creo que seguirla chuteando hubiera sido feo, y contradictorio con lo que estoy diciendo en la columna.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (Twitter e Instagram)