estuvo tan cerca…

Aunque es la única heredera de un gigantesco imperio industrial y comercial, la joven Lara Croft (Alicia Vinkader) ha eludido hacerse cargo del holding, descabezado desde que su principal accionista, su padre Richard (Dominic West), aventurero de vocación, fuese visto por última vez hace siete años, cerca de Hong Kong.

Lara se ve obligada a hacerse cargo de la empresa antes que ésta pase a un grupo de accionistas. Examinando los patrimonios de la misma, da con una serie de pistas que la podrían llevar al paradero de su padre, lo cual la lleva a decidir un inesperado viaje a Hong Kong…

Algún día vamos a encontrar esa gran adaptación de algún videojuego que simbolice la unión perfecta entre las dos industrias más poderosas del entretenimiento actual: el cine y los juegos (esa sería Ready Player One…si el juego Oasis existiera). Esa película aún no se hace. Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft, en definitiva, no lo es. Aunque, tiene cosas a su favor.

Primera película a nivel hollywoodense del noruego Roar Uthaug, es la segunda adaptación de uno de los clásicos modernos del videojuego, uno de los íconos de esta cultura (la primera fue ese combo estrenado entre 2001 y 2003 con Angelina Jolie en el rol principal). Y como suele suceder en estos casos, estamos ante una cinta de aventuras donde el argumento no es más que una excusa para que nuestra heroína haga lo que ya hace en los pixeles: recorrer inhóspitos parajes, buscar tesoros y enfrentar mercenarios.

Sí, más que argumento es una excusa, pero no una vil excusa, como pasa en la mayoría de estas adaptaciones. Y a decir verdad, durante gran parte del filme, se pasa bastante bien, se hace corta y uno puede perdonar los errores que tiene (secuencias que están de más, un par de las mismas que se alargan más de lo aconsejable, en fin). Tomb Raider cumple con ser un correcto filme de aventuras, lo bastante limpio como para que lo vea toda la familia, que se disfruta sin culpa durante gran parte de su metraje.

Estamos ante una película que no ofrece mucho, no se le puede pedir mucho, pero que dentro de lo poco que se espera de ella, cumple. Raspando quizás, pero aprueba. Y no exige haberse dado vuelta enteros los juegos de esta franquicia para entender de qué se trata.

Factor que incide en sacar adelante esta cinta es la actuación de Alicia Vinkader en el rol principal. Cierto, quizás el papel no sea el más exigente en términos dramáticos (pero sí físicos, cosa que se nota), pero hace de Lara Croft un personaje un tanto más verosímil (dentro de lo que se podría esperar de una adaptación de videojuego), más imperfecta, lejos del aura casi divino que tenía la versión de Angelina Jolie.

Resistida en un comienzo por el fandom más tóxico que también existe en los videojuegos (¡Así no es Lara Croft!¡Lara las tiene más grandes!…si, ese es el nivel del debate) Alicia encarna una Lara Croft que sale a la aventura sin mayor preparación,  se golpea, se lastima, se ensucia, llega a temer por su vida. Con perdón de Angelina Jolie, a quien sigo respetando mucho, pero por mucho que estemos ante un personaje de videojuego, cuesta creer que ese personaje atraviese una selva virgen y no se haga siquiera un tajo en un brazo (¡¡para eso son las barritas de vida, salud, poder, etc, que salen en los juegos!!) y todo le salga bien a la primera.

El problema es que los bonos que le sube Vinkader, se los baja la ineptitud de los últimos diez o quince minutos de película, con un epílogo que no aporta nada a una historia que ya estaba resuelta, que dejaba al espectador con la sensación de preguntarse “¿Qué vendrá ahora?” y hacer sus propias especulaciones. Un sano ejercicio de creatividad que se ve cercenado por una especie de plot-twist que no cuaja por ninguna parte, que pretende ser a la vez un cliffhanger y por una escena entre créditos que pretenden abrir la puerta para una eventual secuela (que dudo mucho que se haga, si bien triplicó sus costos de producción, su recaudación dentro de EEUU, y en su fin de semana de estreno estuvo muy por debajo las expectativas).

Una manera estúpida de terminar una película que se estaba defendiendo dignamente. De los pocos casos en que una adaptación de videojuegos no nos provoca las ganas de quitarle el joystick al director de la película y empezar a jugar uno en su lugar, si fuera posible. Hasta esos minutos totalmente fuera de lugar.

Vamos a tener que seguir esperando por la gran adaptación que traiga el balance entre el cine y el videojuego. No es tanto lo que se pide y esta versión estaba a un pelito de lograrlo.

**1/2

TOMB RAIDER

Director: Roar Uthaug

Intérpretes: Alicia Vinkader; Dominic West; Walton Goggins; Daniel Wu; Kristin Scott Thomas; Derek Jacobi

Aventuras

2018

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata (en Twitter e Instagram)