un tranquilo viaje de vuelta

Después de un muy mal día laboral, el agente de seguros Michael McCauley (Liam Neeson) toma el tren de vuelta a su casa, en las afueras de la ciudad.

Durante el trayecto, una mujer de nombre Joanna (Vera Farmiga) se sienta a su lado, y entablan conversación, instancia en la cual ella le comenta acerca de una hipotética situación que podría darse durante un viaje de rutina: ¿Qué sucedería si a un pasajero le dijeran que hay un maletín con dinero efectivo en el baño del tren, y que puede quedarse con este dinero si introduce un dispositivo GPS en el equipaje de otro pasajero, ganándose otra interesante cantidad si lo logra antes de la siguiente parada?

La mujer pronto abandona el tren. McCauley al principio no hace mucho caso pero, como el detective retirado que es, la convicción de ella en lo que hablaba le despierta sospechas. Por lo que acude al baño del vagón y, efectivamente, encuentra 25 mil dólares en efectivo, y un GPS, más instrucciones de que debe introducirlo en el equipaje de cierto pasajero ocasional…

Sin tener una filmografía revolucionaria, el español Jaume Collet-Serra ha logrado una carrera interesante y bastante respetable. Aunque partió dentro del género del terror (House Of Wax, 2005, y la sorprendente La Huérfana, 2009), el realizador de origen catalán ha tenido un desempeño bastante digno en el cine de suspenso, especialmente en aquellas cintas donde sus protagonistas se ven en situaciones límites, entre la espada y la pared, donde cada minuto que pasa, y cada decisión que toman, se vuelve decisiva para salvar más de una vida.

Así ha ocurrido en filmes como The Shallows (2016, aquella en que Blake Lively ve como su viaje de surf termina convertida en una pesadilla cuando la marea la arrastra a una zona infestada de tiburones), y en la seguidilla de películas que han tenido de protagonista al rostro por excelencia del cine de acción categoría senior, Liam Neeson.

Si antes Collet-Serra puso a un Neeson desmemoriado en medio de una enredada conspiración en pleno centro de Berlín (Unknown, 2011), tratando de evitar un atentado terrorista en pleno vuelo (Non Stop, 2014) y a enfrentar contra el tiempo a un puñado de mercenarios (Run All Night, 2015), en esta nueva colaboración, El Pasajero, pone a nuestro héroe de acción favorito en un escenario que, por dimensiones y duración del trayecto, uno no imaginaría que podría pasar una situación así de tensa.

Imagina que vas en el metro desde el centro de Santiago a Puente Alto (30 a 45 minutos de viaje) y te avisan que tienes que asesinar a un tipo X antes que el tren llegue a destino. Cambia el metro de Santiago por el ferrocarril interurbano de cualquier capital estadounidense, y estamos.

Quizás no estemos frente al nuevo Hitchcock. O ante el nuevo De Palma, pero de que Collet-Serra tiene la habilidad suficiente para crear estos niveles de tensión, eso es incuestionable. Una situación aparentemente rutinaria, que se vuelve una lucha por sobrevivir para un individuo común cuando tiene en sus manos más de una vida. Vaya a saber por qué, McCauley se ve involucrado en una conspiración que podría costar la vida de una persona, alguien que al igual que él tuvo la mala fortuna de subirse a ese tren, o la de su familia, si no cumple lo que se le está exigiendo. Collet-Serra se las arregla muy bien a la hora de convertir este viaje repetido e intrascendente en una verdadera pesadilla, y hacernos sentir parte de ella.

Como la mayoría de personajes de Neeson, McCauley es, bien en el fondo, un buen tipo que sólo aspira a hacer lo correcto, pero que se ve con la soga al cuello, enfrentado a una situación donde “hacer lo correcto” sólo hará que la soga se le apriete cada vez más conforme pasan los minutos.

Ello, más el ritmo impreso por Collet-Serra a un filme que, acertadamente, no es muy largo (105 justos y precisos minutos, más habrían mandado la historia al despeñadero, minutos que se pasan volando por demás) hacen de El Pasajero un filme eficaz, que mantiene al espectador compenetrado con la historia, de aquellas que, al resolverse, te hacen silbar de alivio y secarte el sudor de la frente. Filmada con un presupuesto acotado, y sin grandes aspavientos, Collet-Serra es de los realizadores que nos devuelven la fe en un cine industrial en que aún importan las buenas ideas y las habilidades narrativas antes que las barbaridades pecuniarias invertidas.

***1/2

THE COMMUTER

Director: Jaume Collet-Serra

Intérpretes: Liam Neeson; Vera Farmiga; Patrick Wilson: Elizabeth McGovern; Sam Neill

Suspenso

2018

fretamat@hotmail.com  @panchocinepata

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s