Al Maestro Con Buen Rock

Dewey Finn (Jack Black) ama el rock. Vive para todo lo que sea rock. Ha dado prácticamente todo por el rock.

Pero el rock de vuelta no le ha dado casi nada. El mismo día en que lo echan de su banda, su amigo Ned Schneebley (Mike White), a instancias de su novia Patty (Sarah Silverman) le dan un ultimátum: conseguir trabajo y pagar la parte de las rentas que debe, o se va. Desesperado, contesta una llamada haciéndose pasar por Ned, quien se desempeña como profesor, y acepta un cargo de maestro suplente en un exclusivo colegio de la ciudad.

Como con gran esfuerzo Dewey sabe leer y escribir, muy pronto quedan al descubierto sus nulas habilidades pedagógicas, por lo que debe encontrar un modo de conectar con sus alumnos y así mantenerse en el cargo. Cuando presencia el desempeño de los niños bajo su dependencia en clases de música, encuentra ahí la respuesta que necesitaba…

“Para aquellos que profesan el rock…los saludamos” (AC/DC, 1981).

Hace rato que quería volver a ver Escuela de Rock, y como esta semana vamos a estar todos en modo Marvel, y va a dar lo mismo prácticamente lo que reseñe si no es con alusión a su universo cinematográfico (lo que me quita la presión de ver y reseñar estrenos rezagados de 2017 y de lo que va del año de encima), me puedo dar el gusto de verla, y de paso, dedicarle un post.

Aunque sé que el día que haga mi top 5 de películas sobre rock, esta va fija. Y es que como tal, como una historia encargada de tributar el legado de la música rock, su aporte en la cultura occidental, y su influencia como fuente de vida, la película de Richard Linklater, un cineasta que tiene la costumbre de hacer buenas películas, de esas que terminas tomándoles cariño, es un aporte de gran valor.

Está tan impregnado el espíritu del rock en la película (y que un actor con una declarada devoción por este género como Jack Black sea el protagonista de la película contribuye a esa conclusión) que es lógico pensar que esos factores que han hecho de este estilo más que un mero género musical, convirtiéndose en la gran manifestación cultural del último siglo, han contribuido a que Escuela de Rock, a casi quince años de su estreno, se mantenga fresca, vigente y muy vital.

Es como decir que el rock nunca morirá…y sus buenos sucedáneos tampoco.

Sin embargo, no estamos sólo ante una película de rock, sino también ante una gran película acerca de aprendizaje, centrada en la asombrosa relación de maestro y discípulos que surge entre Dewey y sus alumnos. La cual es recíproca.

¿Qué puede enseñar un tipo que,  en honor a la verdad, es un cero a la izquierda? Holgazán, malvestido, que apenas sabe leer, escribir y las operaciones básicas. Aquí entra de nuevo en acción el factor rock como elemento dador de vida. A través de la música es que Dewey consigue conectar con sus estudiantes, un grupo de niños que enmarcados en el estricto estilo de vida que impone su colegio, recién descubren sus potencialidades cuando este “profesor” hace su aparición.

Cierto, al principio las intenciones de Dewey no son las mejores (juntar dinero rápido para pagar sus deudas primero, y armar una banda con que participar y ojalá ganar un concurso de ídem), pero sin querer termina ayudándolos a conocerse a sí mismos, a darse cuenta de talentos, de virtudes que no sabían que tenían, a defenderlos y a desarrollarlos. Y a relacionarse entre sí, y con sus padres, como no habían hecho nunca.

Dije que el aprendizaje es recíproco. Gracias a la interacción con sus alumnos, Dewey se reencanta no solamente con la música, quizás lo único que de verdad ha amado en la vida, sino también con su propia vida. Como una suerte de efecto espejo, así como este profesor consigue sacar lo mejor de sus alumnos, éstos consiguen que Dewey saque un aspecto de su personalidad que ni él mismo conocía. Y cuando los asume, entiende que se ha convertido en una mejor persona.

No es el único que vive un proceso así. De rebote,  despeina un poco a la estricta y reprimida directora Rosalie Mullins (Joan Cusack en un rol notable!) y sacude un poco a su pusilánime amigo Ned, que aunque diga lo contrario, nunca pudo soportar el haber tenido que renunciar la música, para convertirse en un opaco funcionario, con pega estable, pero opaco e incapaz de levantarle la voz a alguien al fin.

Pasaron los años. Y seguirán pasando. Pero como el buen rock, como las grandes canciones (de las cuales esta película reúne hartas), volvemos de vez en cuando a Escuela de Rock. Nos seguirá ayudando a sentir mejor. Nos seguirá demostrando que puedes ser feliz, cumplir tu vocación y de paso contribuir a la comunidad. Y nos seguirá pareciendo grandiosa.

****

SCHOOL OF ROCK

Director: Richard Linklater

Intérpretes: Jack Black; Joan Cusack; Mike White; Sarah Silverman; Miranda Cosgrove; Joey Gaydos Jr.; Robert Tsai; Kevin Alexander Clark; Becca Brown

Comedia

2003

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s