¿En qué estaría pensando cuando…?

Algunos años después de la última gran batalla entre Autobots y Decepticons, en Hong Kong, y la comunidad mundial ha optado por resistir la presencia de estas razas de autómoatas en la tierra, creando la Fuerza TRF, grupo de tarea dedicado a dar caza y exterminar a los miembros de la especie Transformer.

Desde la clandestinidad, el inventor Cade Yaeger (Mark Whalberg) junto al autobot Bumblebee, ha dado refugio a algunos autobots que ha conseguido salvar del exterminio. Y es en una de escaramuzas que da con un antiguo amuleto que, ignora, vincula a la especie Transformer con una mítica orden de caballeros.

Mientras, Optimus Prime, líder autobot a quien todos han dado por desaparecido, ha regresado a Cybertron, su planeta de origen a exigir a sus pares cesar las hostilidades contra la humanidad. Pero al llegar y descubrir el desolado panorama que su mundo presenta, así como entender que la única posibilidad de salvación es la conquista final de la Tierra, por lo que Prime altera radicalmente sus planes..

Tengo un problema que no sé como explicar.

¿Masoquismo?¿Debilidad?¿Un talón de Aquiles que ignoraba?¿La costumbre de tropezar de nuevo y con la misma piedra?’¿Lagunas mentales?¿La curiosidad de saber hasta donde se puede despedazar una franquicia?

Como fuera. De antemano sabía lo que me deparaba Transformers: El Último Caballero, quinta entrega basada en los robots transformables de Hasbro, nuevamente dirigida por Michael Bay. Y sin embargo, la vi.

No es la peor película de la saga (ese honor sigue manteniéndolo la tercera, Dark Of The Moon), pero es imposible no definir esta quinta parte con otra palabra que no sea DESASTRE.

Y es que para tratarse de una marca donde lo que importa es ver peleas de robots gigantes alienígenas que se transforman en autos o aviones, Bay se empeña en ponerlos en un contexto épico, mítico, legendario, que no les corresponde.

Hace algunas semanas atrás, al reseñar Power Rangers, otra película hecha derechamente para vender figuras de acción y cajitas felices, celebraba que dentro de sus evidentes defectos, tenía el acierto de no tomarse tan en serio, y por lo mismo era capaz de contarse, entenderse y disfrutarse sin grandes aspavientos. Otro ejemplo es el de la saga Rápido y Furioso, que si bien su énfasis está en la observación casi pornográfica de los autos que aparecen en pantalla, lo cierto es que se da el tiempo de darle un trasfondo, una base a la historia que se cuenta, también sin caer en sobreexplicaciones que no necesita. Transformers, ciertamente, no cuadra con ninguno de los ejemplos antes citados e insiste en incrustar a sus personajes en un marco que les queda nadando.

En parte por eso y en parte porque Bay no sabe construir ese marco épico y majestuoso…¿qué necesidad esa de alargar dos horas y media por una historia como ésta, que bien podría resolverse en un tercio de eso? Por otra parte, plantea una premisa que en ningún momento logra algún asidero, menos todavía con tanto relleno innecesario que no hace más que distraer, confundir, sin aportar otra cosa que más minutos inútiles de metraje.

Diálogos insulsos, personajes sin matices, ni profundidad ni personalidad, que si desaparecen del cuadro nos da lo mismo (¿tan urgidos de plata estaban Whalberg, John Turturro o Anthony Hopkins que se prestaron para esto?), plot-twist’s falsos, forzados y sin mucho sentido y sobreexplicaciones que sólo hacen más enredadas las cosas, son factores que sólo hacen más desastrosa la experiencia. Así, llegar a las escenas de acción, las que importan, resulta un proceso duro, tedioso de recorrer…especialmente cuanto dichas escenas no valen la pena el esfuerzo.

TF5 no funciona ni como película, ni como comercial alargado, ya que aparte de los coleccionistas y compradores ocasionales de esos que sólo buscan de urgencia un regalo de cumpleaños, las figuras de esta colección acumulan polvo en la estantería del supermercado, esperando la liquidación de rigor para Navidad.

Así, cabe preguntarse ¿para qué se siguen haciendo estas películas? Porque es un hecho que habrá una Transformers 6 y un spin-off con Bumblebee (que ya fichó al actor y luchador John Cena de protagonista), pero ya sabemos que no vale la pena la molestia. Espero recordarlo cuando se estrenen y, la próxima vez, tener más fuerza de voluntad.

(o que al menos Cena haya usado su famosa pala antes…el que sigue sitios de noticias de la WWE entenderá).

*1/2

TRANSFORMERS: THE LAST KNIGHT

Director: Michael Bay

Intérpretes: Mark Whalberg; Josh Duhamel; Anthony Hopkins; John Turturro, Isabela Moner; Laura Haddock; Staney Tucci; Santiago Cabrera.

Acción

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata