JERRY LEWIS 1926-2017

Una distrofia muscular, que se acumuló a los numerosos problemas de salud que venía sufriendo durante la última década, fue la puntada final para uno de los grandes del cine mundial de todos los tiempos.

Nacido como Joseph Levitch en Newark, Nueva Jersey, Jerry Lewis dejó de existir esta mañana en Las Vegas, Nevada, su lugar de residencia desde hace unos años, donde vivía su retiro tras una extensa carrera en teatro, cine y televisión, carrera que lo llevó a convertirse en uno de los mayores y mejores comediantes de todos los tiempos.

Lewis surgió durante los ’40, haciendo espectáculos de comedia en bares y pequeños teatros, junto al que sería su gran socio durante muchos años, Dean Martin, con quien conquista sus primeros éxitos, hasta que en 1949 dan el salto al cine, compartiendo roles secundarios en la comedia Irma La Enredadora, robándose la película y dando pie a una fructífera sociedad, que duró hasta 1956 cuando ya fue imposible mantener sus egos en la misma habitación.

Esto no amilanó en absoluto a Lewis, quien siguió trabajando junto al mismo director con quien venía trabajando, Frank Tashlin, manteniendo intacta su popularidad y demostrando que el escenario, individualmente, no le quedaba grande en absoluto, hasta fines de los ’60.

Hasta entonces, con y sin Martin su carrera sólo sumaba éxitos: Déjame Solo, Suerte Al Galope, Loco Por Anita, El Terror de las Chicas, Que Suerte Tiene el Marino, Artistas y Modelos, Papá Soy Yo, Tú, Mi Conejo y Yo, El Castillo Maldito, Un Loco En Órbita, El Circo de Tres Pistas, Qué Clase de Niño, El Botones, El Ceniciento, El Profesor Chiflado, Boeing Boeing, El Bocón en fin, que indudablemente hicieron escuela. Contar cuantos vinieron después imitando su estilo es de no acabar: Jim Carrey, Adam Sandler, Eddie Murphy, Mike Myers, Chespirito, Mandolino…y muchos otros.

Para los ’70, había dejado el cine y se había dedicado a los shows en televisión y fijando residencia en Las Vegas, para poco después iniciar uno de sus proyectos más emblemáticos: la Telethon, show televisivo de carácter benéfico destinado a recaudar fondos para el tratamiento de –que ironía- la distrofia muscular, idea que ha sido replicada en gran parte del mundo.

Lewis restringió poco después su trabajo en medios, limitándose a esporádicas intervenciones en filmes como El Rey de la Comedia (Martin Scorsese, 1983) o Sueños En Arizona (Emir Kusturica, 1993), hasta su retiro definitivo a mediados de la década del 2000, aunque por ahí prestó su voz para series animadas y películas del mismo tipo.

Así concluye la carrera de mi primer gran ídolo cinematográfico. Como he contado, dentro de las primeras películas que aprendí a disfrutar, con menos de cinco años, estaban las de Jerry Lewis cuando eran periódicamente repuestas en televisión.Sigo esperando que se haga a su gigantesca filmografía un rescate al menos en dvd que esté a su altura.

Mientras, sólo cabe ser agradecido y despedir a este gran personaje como corresponde: GRACIAS, JERRY…GRACIAS POR TODO. Y HASTA SIEMPRE.

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s