Conduciendo con ritmo

Aunque desde niño padece tinitus, una extraña enfermedad auditiva que produce fuertes dolores de cabeza, y que sólo puede controlar escuchando música interminablemente, Baby (Ansel Elgort) se ha convertido en un avezado conductor de autos, al servicio de Doc (Kevin Spacey), líder de una banda de ladrones profesionales.

Baby espera juntar el dinero suficiente para darle una vejez digna a Joe (CJ Jones) su sordomudo padrastro, por lo cual ya tiene decidido retirarse de la vida delictual, decisión que se acelera cuando conoce a Debora (Lily Collins), una agradable camarera, y cuando se incorpora a la banda Bats (Jamie Foxx) un peligroso energúmeno que no es capaz de terminar una discusión sin matar a alguien…

La carrera del director Edgar Wright debe ser una de las más celebradas de la última década. Luego de acumular mucha experiencia dirigiendo y escribiendo principalmente comedias, conquistó la popularidad en 2004 con la notable comedia de zombies Shaun Of The Dead. Ese fue el inicio de una de las carreras como director más interesantes…y subvaloradas…de los últimos años. Digo subvaloradas ya que, desgraciadamente, casi la totalidad de su trabajo ha pasado inadvertido. Lo más cerca que estuvimos de apreciar su obra como corresponde, Scott Pilgrim Vs The World, canceló su estreno en salas a pocos días de la fecha en que estaba programado, luego de una esquiva taquilla en EEUU que asustó al distribuidor local.

Por eso hay que celebrar que Baby Driver: Aprendiz del Crimen haya llegado a las salas nacionales (y que se haya estrenado luego de los grandes blockbusters de mitad de temporada, así puede gozar unos díitas más de vida en cartelera).

Pero no sólo por eso, sino que porque estamos simplemente ante una de las grandes películas de este año, de esas por las que hay que agradecer de que aún quede gente en el campo del blockbuster con ideas frescas y originales como ésta.

Porque ¿Cómo no va a ser original encontrarse en el circuito de los grandes estrenos con un personaje que es en el fondo un tipo normal? Bueno, ni tan normal si pensamos en todas las que le han pasado, que lo han llevado a delinquir para poder sobrevivir (y que un tipo con problemas auditivos pueda ser tan buen conductor puede parecer inverosímil) , pero harto más normal que un adolescente que lanza telarañas o que un puñado de robots gigantes que se convierten en autos.

Como fuera, estamos ante un personaje que es más fácil encontrar por las calles (cosa que lo emparenta con la gran mayoría de protagonistas de las historias del universo de Wright). El tipo no es un héroe –ciertamente, tampoco pretende serlo- pero en el fondo tampoco es un chico malo. Si hace lo que hace es porque no le ha quedado otra, pero es muy consciente de que no lo hará toda la vida, o al menos no es lo que quiere.

Así es como uno empatiza con la historia de Baby, con el papel que le toca vivir en este mundo. Pero también empatiza con este cuento, que no tiene un pelo de tonto, narrado en forma ingeniosa y atractiva, esa forma de narrar una historia que tal vez ya hemos visto, pero a la que su narrador es capaz de poner harto de su propia cosecha para darle un gran valor agregado.

Porque, seamos sinceros, historias de conductores de autos con tantas habilidades como problemas con la justicia ha habido antes (sin ir mas lejos, este año tuvimos la última Rápido y Furioso, de génesis similar), pero Wright es capaz de darle al cuento y a su protagonista, sus propias virtudes.

Apoyado en un elenco sólido, donde el prácticamente debutante Ansel Elgort se echa encima gran parte de la historia, bien acompañado por un casting probado (¿o alguien a estas alturas puede dudar de intérpretes como Spacey, Foxx o Jon Hamm?) y con una banda sonora simplemente ¡¡de pelos!! (o sea, en un filme donde la música es protagonista, al ser la válvula de escape por la que Baby soporta no sólo su dolencia sino además el tipo de vida que lleva) no podía esperarse otra cosa).

Estas son las películas que da gusto que lleguen a las salas y que se paren de igual a igual con los megahits de cada temporada. Tal vez no lleguen a nivel masivo (o invasivo como aquellos títulos que copan las carteleras) pero que nos hacen sentir mejor cuando se hace la fila y se paga una entrada. En 110 minutos que se pasan volando, Baby Driver se alza no sé si como la mejor película del año como han dicho por ahí, pero ciertamente una de las mejores. Si el año terminara hoy, está fija en mi balance, y muy probablemente en un lugar alto.

***3/4

BABY DRIVER

Director: Edgar Wright

Interpretes: Ansel Elgort; Lily James; Kevin Spacey; Jon Hamm; Jamie Foxx; CJ Jones; Eliza Gonzalez.

Accion/Comedia

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s