poder reelegir

Hace 20 años, y como un intento desesperado por salvar su vida de un inminente colapso, Mark Renton (Ewan McGregor) abandonó su Edimburgo natal, Escocia, y se trasladó a Amsterdam, Holanda.

Su salida de Escocia dejó heridos en el camino, todos amigos suyos: envió a Franco Begbie (Robert Carlyle) a prisión; robó doce mil libras a Simon “Sick Boy” (Johnny Lee Miller) y relegó a un triste abandono a Daniel “Spud” Murphy (Ewen Brenner).

Luego de sufrir un sorpresivo infarto, y por razones que ni el mismo alcanza a entender bien, Renton ha decidido volver a Edimburgo, sabiendo que más de alguien tiene viejas cuentas que ajustar con el…

Este era uno de los títulos que más curiosidad me despertaba en el último tiempo.

Como pueden concluir de lo que dije en una columna de agosto de 2016, Trainspotting (Danny Boyle, 2016) es una de las grandes películas que he visto en mi vida. basado en la novela coral de Irving Welsh, y teniendo presente que gran parte de su historia se retoma en la novela Porno, del mismo autor, estaba intrigado por saber cómo se continuaría una historia que yo daba por cerrada.

Por eso, no veía por donde podía salir el argumento para T2: Trainspotting 2, nuevamente con Boyle en la dirección, con prácticamente el mismo elenco de la cinta original y, como podía sospecharse, adaptando gran parte de lo narrado en Porno. Parece que por mucho que yo encontrara que la historia terminaba donde tenía que hacerlo, ni Boyle ni Welsh ni ninguno de los involucrados pensaban lo mismo, y quedaron con las ganas de saber y contarnos que fue de los protagonistas en el último par de décadas.

Nuevamente la historia se cuenta desde el punto de vista de Renton, quien, conforme las palabras que el mismo proclamaba, decidió elegir la vida. Eso está bien, está en su derecho de hacerlo, pero ¿a qué precio? ¿De qué manera?

De la manera que su instinto, en su momento, le hizo ver que era la correcta: escapando. Sin mirar cuantos heridos dejaba en el camino, a cuantos y a quienes perjudicaba con su “hazaña”. Por eso, no es de extrañar que no importando sus esfuerzos por iniciar una nueva vida, partir de foja cero, su vida pasada no lo deje en paz.

Los primeros minutos de la cinta nos dejan en claro que Renton ha conseguido una nueva vida, una comodidad y una estabilidad que nunca tuvo, pero nos bastan esos minutos para entender que no era lo que esperaba, por un lado, y que los fantasmas de su vida pasada están lejos de dejarlo en paz. Asi que no le queda otra que volver a casa, tratar de espantarlos y descubrir en definitiva, que vida es la que le corresponde.

Claro que de donde le fue fácil escapar una vez, no le va a ser igualmente sencillo entrar de nuevo. No con todos sus amigos esperándolo, uno en la cárcel, otro dedicado a administrar bares de cuarta, y otro a un pelo del suicidio.

Siempre he defendido a Danny Boyle como un realizador competente, eficaz y de correcto rendimiento en cualquier género en que incursione. En el caso de T2, Boyle vuelve a afanar en una historia, en un universo que ya conoce y que fue el que lo puso en el mapa. y lo hace respetando su fuente original, siguiendo al pie de la letra el esquema narrativo del primer Trainspotting (incluyendo la manera de montar la historia, y hasta empleando el mismo criterio para armar la banda sonora) presentándonos un producto bastante cumplidor. No extraordinario (no lo necesita, ya lo había logrado con el primer filme, en 1996) pero correcto.

Digo correcto porque si bien es una seguidilla de grandes momentos, algunos muy divertidos, otros insólitos y por ahí se mete alguno que otro realmente hilarante. Y si bien están bien ligados entre sí por una historia que se sostiene a si misma con dignidad, no tiene la intensidad que la original tuvo como para convertirse en un filme de culto en forma instantánea.

Esto, ciertamente, no hace de Trainspotting 2 un mal filme, porque no lo es, aunque no alcanza para responder la pregunta que los más escépticos se deben estar haciendo: ¿era necesaria una secuela de Trainspotting? A mi modesto entender no, pero le concedo cierto beneficio, después de todo no estamos hablando de una secuela tipo La Era Del Hielo, tipo “nos hizo ricos una vez, nos hará más ricos de nuevo”. No hay que darle muchas vueltas para concluir que quizás no sea una secuela necesaria, pero no por eso una historia que no valga la pena ser contada.

Y por último, a Boyle le pareció oportuno contar la historia, y cerrarla definitivamente. Y de una manera que deja una sensación de hacer las paces con la vida que, quizás no la pedimos, nunca sentimos la urgencia de ello, pero que al final terminamos agradeciendo.

***1/4

T2: TRAINSPOTTING

Director: Danny Boyle

Interpretes: Ewan McGregor; Jonny Lee Miller; Ewen Brenner; Robert Carlyle; Anjela Nedyalkova; Kelly McDonald

Comedia dramatica.

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s