esta muerta esta muy viva..

Es una noche como cualquier otra para los Tilden; dueños de una morgue en un pequeño pueblo estadounidense, el médico forense Tommy Tilden (Brian Cox), junto a su hijo Austin (Emille Hirsch), médico en preparación, y camino a suceder a su padre en el negocio fundado por su abuelo, están prontos a terminar su jornada luego de examinar los cadáveres de una pareja de ancianos víctimas de un sangriento crimen.

Cuando están a punto de cerrar, el sheriff del pueblo llega con un tercer cadáver encontrado en la escena del crimen. Una joven mujer, cuyo cuerpo apareció enterrado dentro de la propiedad, ignorándose cualquier información acerca de ella.

Presionados por la autoridad policial, los Tilden se ven obligados a iniciar la autopsia de esta desconocida, pero pronto tendrán lugar extraños fenómenos dentro del recinto…

Digan lo que quieran del cine de terror, pero por las reflautas que nos da buenas películas cada temporada. Al menos una película del genero cada año, muchas veces hechas con el vuelto del pan, queda dentro de los recuentos del año: El Conjuro, Annabelle, The Babadook, The Witch, It Follows, Don’t Breathe, y la recién estrenada (¡al fin!) La Morgue (The Autopsy of Jane Doe).

Muchas veces son estas historias hechas con pocos recursos pero buenas ideas las que mejor funcionan, precisamente porque son otros los elementos a los que se debe recurrir a fin de que el relato produzca sus efectos. La Morgue, cuyo nombre en inglés alude al genérico con que los anglosajones llaman a los individuos no identificados (el equivalente a nuestros N.N.), es de esta clase de relatos, y es desde su precariedad donde funciona mejor. Menos es más, suele decirse, y esta es una buena prueba de ello.

Pensemos que la historia, de trámite rápido (no alcanza los 90 minutos de duración) es bastante sencilla y tiene lo que necesita para funcionar como se debe:

-Un escenario reducido (la morgue propiamente tal y un par de dependencias aledañas);

-Un elenco más que capacitado para sostener la historia entre ellos. El trabajo de Hirsch y Cox en el rol de padre e hijo que, después de pasar una vida entre cadáveres se han convertido en personajes muy racionales y sin capacidad de asombro, hasta que les llega esta desconocida (gran trabajo de Olwen-Catherine Kelly, en el rol de una antagonista que no necesita más que estar ahí para descolocar a sus eventuales enemigos) que resulta más que un desafío laboral, una carrera por salvar sus vidas.

-El buen manejo de su realizador, el noruego Andre Ovredal, el primero para la industria estadounidense tras una carrera que comenzó con el siglo en su país de origen, quien comprende para dónde va la historia que está narrando, la intensidad, los ritmos necesarios de aplicar para que produzca sus efectos, y lo logra, al menos durante gran parte del metraje (se ha criticado mucho el último cuarto de hora del filme, que parece haber sido concebido a la rápida, y resulta simplón en relación al resto del relato..aunque a estas alturas, uno ha encontrado tan buena la película que puede ser indulgente..mi caso, al menos).

Es cierto que durante la película se ve abundante sangre, tripas y miembros corporales expuestos, pero Ovredal entiende que no están ahí ni por azar ni buscando el mero asco del espectador, sino que simplemente son parte del paisaje (es una morgue, ¿Qué esperaban ver?) El terror, la intimidación no vienen por lo que se ve en pantalla, sino que por lo que no vemos. Lo que esta N.N. oculta y lo que los protagonistas están por descubrir..o lo que está por encontrarlos a ellos, más precisamente.

Sacando cuentas, hay que decir que el saldo es más que favorable. Dije antes que “Menos es más”, y me ha tocado ver muy buenas ideas que han quedado en el camino gracias a los excesos –de todos los tipos- y la falta de visión de sus realizadores. La Morgue funciona por el enorme potencial de su historia, sino también por haber caído en manos de un realizador que supo leerla, entender sus objetivos y tener la claridad y aptitudes precisas para saber contarla.

***1/2

THE AUTOPSY OF JANE DOE

Director: Andre Ovredal

Interpretes: Emile Hirsch; Brian Cox; Ophelia Lovibond; Olwen Catherine Kelly; Michael McElhatton

Terror

2016

fretamalt@hotmail.com @panchocinepata

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s