el rey de los monos

Es 1973. El investigador estadounidense Bill Rada (John Goodman) es autorizado por su gobierno para iniciar una investigación en la zona conocida como Isla Calavera, un inhóspito lugar en medio del Pacifico, a fin de conocer las potenciales riquezas explotables del islote.

Para ello, recluta a un pelotón de veteranos de Vietnam, encabezados por el coronel Preston Packard (Samuel L. Jackson), al retirado capitán y explorador ingles James Conrad (Tom Hiddleston) y a la reportera gráfica Mason Weaver (Brie Larson).

El trabajo comienza con la detonación de cargas sísmicas para verificar la estabilidad del terreno. Pero pronto son atacados por una increíble bestia: un furioso simio de más de cien pies de alto que, en minutos, arrasa con la expedición.

Diezmados, los miembros del equipo deben buscar un modo de salir de la isla con vida, evitando a la bestia. Pero el simio será solo la primera, y la menos terrible de las criaturas que habitan la isla…

La muy buena recepción del reinicio de Godzilla, en 2014, entusiasmó a la Warner Bros, estudio que se puso rápidamente a bosquejar su propio universo cohesionado (s, dele con la tonterita) de criaturas fantásticas, criptozoologia y megafauna. El paso siguiente, no podía ser de otro modo, correría por cuenta del otro gran referente de este subgénero: el legendario gorila gigante conocido como King Kong.

No era de extrañar que la ansiedad por este nuevo capítulo se fuera a las nubes, y fue ese manto de ansiedad el que rodeo a Kong: La Isla Calavera…ahora bien, estas enormes expectativas ¿son cumplidas?

Considerando lo que fue la Godzilla de Gareth Edwards…no.

No es que sea una película mala mala pero mala con ganas, pero ciertamente el trabajo del realizador Jordan Voght-Roberts no tiene la capacidad de Edwards para armar una historia apta para desafiar la capacidad de asombro (cosa que hizo en la citada Godzilla y el año pasado en Rogue One). Vogt-Roberts no tiene la misma capacidad, menos con un guion que no pone mucho de su parte. Me explico: Godzilla producía emociones fuertes, impacto y sorpresa, mientras que Kong resulta obvio, de fácil solución y a ratos predecible.

Ok, es cine blockbuster, cine de entretención, escapismo puro, como quieran, pero no exageremos. Una cosa es querer tramas simples para pasar un rato entretenido, pero tampoco tiene gracia que a uno le cuenten todo. Un espectador quiere poner de su parte, elucubrando sus propias teorías, impresionándose cuando ve si estas se concretan en pantalla o no.

Sobreexplicar es dañino para este tipo de cine al matar el factor sorpresa, al mismo tiempo que subestima la inteligencia del espectador.

Pero como dije, mala no es. Kong: La Isla Calavera tiene sus gracias. Por ejemplo, situarse en plenos años ’70, cuando no había internet, ni gps, ni drones, ni satélites, por lo cual la idea de que existieran lugares aun inexplorados resulta más creíble que ahora. Por otra parte, restringe la aventura al hábitat natural del antropoide, evitando la tentación de trasladarlo a Nueva York, como ha ocurrido en cada adaptación del personaje. Es una variación saludable.

El diseño de Kong convence, así como el de las demás criaturas. Y si bien se dijo que la película carecía de factor sorpresa, eso no quiere decir forzosamente que uno no se entretenga, porque con ese requisito mínimo –que sea entretenida y se te haga corta- cumple. Eso es un plus, considerando que la anterior adaptación de la historia del antropoide gigante, dirigida por Peter Jackson en 2005, habrá tenido un desempeño mejor en lo narrativo, pero su extensión (sobre las tres horas) le bajaba mucho su puntaje.

El rendimiento actoral se sostiene con dignidad (aunque ya es la tercera o cuarta película en que Samuel L. Jackson hace el mismo personaje, lo que igual cansa un poco) y cuenta con un soundtrack abundante en rock clásico que jamás será mal recibido.

Resumiendo, Kong: La Isla Calavera es un filme que cumple con los requisitos básicos. No es extraordinario, pero tampoco es la reverenda basura que por ahí algunos han acusado.

Y es obvio que en algún momento chocará con Godzilla y la restante pandilla de monstruos (es el plan de Warner en el mediano plazo), por lo que es posible que en lo global cambie su valoración. Por el momento, reitero, es un filme que cumple, pero deja la sensación de que pudo haber sido mucho mejor.

***

KONG: SKULL ISLAND

Director: Jordan Vogt-Roberts

Interpretes: Tom Hiddleston; Brie Larson; Samuel L. Jackson; John Goodman; John C. Reilly; Corey Hawkins; Toby Kebell

Accion

2017

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s