luchando por la independencia

El tiempo suele ser un buen amigo con el cinéfilo. Te confirma los sentimientos que te quedaron con tal o cual película. Te abre los ojos con esa película que en algún momento vacilaste, y te lleva a dar cuenta que no era tan buena como la creías. Y pasa al revés también, que eso que despreciaste en su oportunidad, resulta que era mejor de lo que pensabas, o no era tan mala como creías. Y eso es algo que te termina por hacer sentir mejor.

Cuando en 1996 se estreno ID4: El Dia de la Independencia, me parecio una peliculita abundante en efectos especiales, explosiones, sin mucho seso y con una imperiosa necesidad por dejar en alto el nombre de Estados Unidos. No le di mayor importancia y la deje pasar.

Claro que unos pocos años después la encontré en el cable y, de aburrido, de curiosidad, de morbo,llámenle como quieran, me puse a verla. Y tuve que retirar mis palabras. Cierto, no era una obra maestra, no iba a cambiar la historia del cine, tiene sus defectos, pero cumple con lo que promete: pasar un buen rato.

La volvi a ver hace poco, a propósito de sus veinte años y del estreno de su secuela estrenada el año pasado. Y volvi a tener esa grata sensación de estar viendo un cine que, sin llegar a lo extraordinario, sin acercarse siquiera a la perfeccion, sino mas bien al revés, tiene sus logros.

La historia seguro la conocen. El dia 2 de julio, una gigantesca nave alienígena se posa sobre Estados Unidos, liberando desde su interior una gran cantidad de naves mas pequeñas (pero igualmente poderosas) que se dirigen a las principales capitales del mundo.

El Presidente de los Estados Unidos Thomas Whitmore (Bill Pullman) ordena la evacuación inmediata de la Casa Blanca, pero hace todo lo posible por evitar que cunda el pánico.

A su vez, el capitán Steven Hiller (Will Smith) ve interrumpidas sus vacaciones cuando se le convoca al servicio por la presencia de estas naves, a fin de estar preparados para reaccionar en caso de ataque.

Mientras las autoridades no consiguen determinar las intenciones de los visitantes, el ingeniero David Levinson (Jeff Goldblum) descifra casi por accidente su lenguaje, concluyendo que es una cuenta regresiva. Temiendo lo peor, y sacudiéndose sus propios fantasmas, Levinson, junto a su padre, viajan a Washington, a poner en conocimiento del gobierno sus descubrimientos, a menos que los alienígenas golpeen primero…

Fue con este filme que conocimos a Roland Emmerich, director especializado en cine total y absolutamente blockbuster, y ya presentaba algunas características que irían volviéndose habituales en su filmografía: elencos corales, desastres de gran magnitud, fuerte presencia de medios de comunicación como canales de información..comunes denominadores que veriamos en filmes como Godzilla (1998), El Dia Despues de Mañana (2004), o 2012 (2009).

Independence Day ya nos mostraba a Emmerich como un realizador eficaz a la hora de construir secuencias de gran espectacularidad e impacto (¿Qué?¿Acaso la destrucción de la Casa Blanca no fue espectacular?) y que cumplen con su cometido: tener pegado al espectador las dos horas y algo que dura la película.

Es cierto, es un director menor que falla soberanamente cuando se le saca de su elemento (la fracasada Anonymus, de 2011..lo siento Ronald, pero no todos pueden ser Paul Veerhoven, en el sentido de dar el salto del cine palomitero al mas de autos y con buenos resultados) pero tiene un punto a su favor. A diferencia de Michael Bay, realizador de la misma escuela que Emmerich (en el sentido en que su especialidad es la acción pura y dura, con abundantes explosiones, tiroteos, desastres), Emmerich si sabe contar una historia. Por simplona que sea en su resolución y desarrollo, Emmerich esta harto mas capacitado que Bay para contar un cuento, planteándolo, desarrollándolo y terminándolo. Tomemos cualquiera de las Transformers sin ir mas lejos, no hemos llegado ni a la mitad y el relato ya se fue al carajo.

No, Bay, no se trata de copiar y pegar cosas en una hoja de papel..tambien eso que estas copiando y pegando debe tener forma de algo, cuerpo, sentido. En ese sentido, y sin ser mucho mejor director que tu, Emmerich te supera. Por pobres que sean tus historias, merecen contarse bien.

De lo contrario no me explico porque ID4 me sigue pareciendo tan buena como hace dos décadas atrás.

***

ID4: INDEPENDENCE DAY

Director: Roland Emmerich

Interpretes: Bill Pullman; Jeff Goldblum; Will Smith; Mary McDonnell; Judd Hirsch; Robert Loggia; Randy Quaid; Margaret Colin; Vivica a, Fox; James Rebhorn

Ciencia Ficcion

1996

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s