Primera Viuda

Algunas semanas después de haber dejado la Casa Blanca, la ex Primera Dama de EEUU, Jacqueline “Jackie” Kennedy (Natalie Portman), recibe la visita del periodista Theodore White (Billy Crudup).

Jackie ha accedido a ser entrevistada para dar a conocer al público lo que vivió tras el asesinato de su marido, el Presidente John Fiztgerald Kennedy (Caspar Philipson) y lo que vino después, en sus distintos roles de esposa, madre y Primera Dama..

jackie03

A lo largo de su carrera, Pablo Larraín ya ha tenido experiencia con hechos de connotación pública. Ha registrado la génesis de un proceso que derivó en el cambio de un régimen político (No), la suerte de universo paralelo en la que han terminado un puñado de sacerdotes retirados de la vida pública luego de imputársele distintos ilícitos (El Club) y la vida en la clandestinidad de uno de nuestros principales iconos literarios (Neruda). Por eso, no es de extrañar que en su primera incursión en el cine estadounidense lo haga con un hecho de relevancia para este país.

Y no un hecho cualquiera. Muchos dicen que Estados Unidos quedó huérfano tras el asesinato, en 1963, del John F. Kennedy, y que junto al fracaso norteamericano en Vietnam son dos hechos que, según muchos norteamericanos, mandaron al país al carajo, en una caída libre que se mantiene hasta hoy.

Es un hecho del que se ha escrito y se seguirá escribiendo, así que ¿Cuál es la novedad? En que Larraín enfoca el hecho desde la perspectiva de una afectada directa por sus consecuencias: la viuda de Kennedy, Jackie, cuya existencia luego del crimen de su marido también sufrió las consecuencias aunque para muchos documentales, películas biográficas y de espionaje y documentos varios no le den importancia.

Pero vaya que si la tuvo. No en vano estamos hablando de una mujer que llegó a brillar tanto o más que su marido, uno de los presidentes más carismáticos y queridos que ha tenido el país del norte. Jackie no se quedaba atrás en carisma e influencia, llegando a ser un símbolo desde la liberación femenina hasta de la moda.

La muerte de su marido la afectó desde más de un prisma. No sólo como esposa y madre de su propia familia, sino además como figura de autoridad, de poder e influencia, un personaje sobre el cual todas las miradas del mundo estarán puestas para lo que sea que haga o deje de hacer. Cosa que hace que su tragedia personal se vuelva aun más dolorosa. Devastadora, haciéndola cargar una cruz que sabe que debe cargar, pero que ignoraba que iba a resultar tan pesada. Tratando de mantener una imagen de fortaleza que, por razones obvias, en estas circunstancias no se tiene. Y sin afectar la cercania que la propia Jackie quiso cultivar con su pueblo mientras estuvo en la Casa Blanca.

jackie02

Larraín es inteligente al plantear la historia sobre la base de raccontos, de flashbacks, pues permite a su narradora procesar mejor los hechos, su historia, admitir sus errores, ser capaz de detectar sus aciertos, sin la confusión que suele traer el vivir las cosas en caliente, sino con la cabeza y la sangre muy frías.

Es una película de ritmo lento, ciertamente (y me parece lógico, si aquí no están ni la presión por armar una campaña electoral a base del ingenio, ni las viscisitudes de un poeta que debe pasar a la clandestinidad enfrentado a su propio ego y hedonismo), sino las reflexiones de una mujer que debio vivir, desde una plataforma demasiado alta, para la cual no estaba preparada, manifiestamente incomoda con un proceso por el que hubiera cambiado todo por vivirlo de otra forma: vivir su duelo en la intimidad, no con todos los ojos del mundo sobre ella, sin tanta gente, sin un guardaespaldas que le revise hasta el sombrero que lleva puesto y, ciertamente, sin la preocupación de tener que entregar pronto su casa, su hogar a otro tipo con el que no tiene m´as relación que la que la constitución le asigna.

Ahora, que sea un filme de ritmo pausado no la hace necesariamente durar una eternidad. Por el contrario, la película se pasa volando, lo que nos habla muy bien de la calidad de Larrain como narrador.

Para que Larrain pueda contar su cuento como quiere tiene una muy buena aliada. Natalie Portman encarna a Jackie sabiendo lo que su director y la película esperan de ella. Y lo da. Su compenetración en el papel es evidente, su transformación en la ex primera dama estadounidense es total y tiene la fortaleza necesaria para echarse la película sobre sus hombros, fortaleza que, paradojalmente, su personaje hubiese querido para soportar tantas cosas que le pasaron en tan pocos días.

La actuación de Natalie, que levanta los meritos ya altos de esta película, le pone color a una de las carreras por el Oscar a la Mejor Actriz que esta apasionante. Es cierto el favoritismo de Emma Stone por La La Land, pero además en la misma quina esta Natalie, la francesa Isabelle Huppert (Elle), y las ya habituales Meryl Streep y Viola Davis. Como pocas veces, gane quien gane, sabemos que el premio queda en buenas manos.

***1/2

jackie_br

JACKIE

Director: Pablo Larrain

Interpretes: Natalie Portman: Peter Sarsgaard; Billy Crudup; John Hurt; Caspar Philipson; Greta Gerwig; John Carrol Lynch

Drama biografico

2016

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s