el guerrero pacifico

Desde su más temprana infancia en un pueblito en las afueras de Virginia, el joven Desmond Doss (Andrew Garfield) ha sentido la necesidad de ayudar al prójimo.

Seguidor del movimiento adventista, Desmond ha estudiado por su cuenta todo lo que puede de medicina, anatomía, primeros auxilios y enfermería, y pasa sus días como voluntario en un hospital local, donde ve muy de cerca los efectos que la Segunda Guerra Mundial ha provocado en muchos vecinos suyos recién retornados del frente. Por esa razón, decide enlistarse y servir en el campo de batalla como médico.

Sin embargo, el camino no será fácil. Sus firmes convicciones éticas y religiosas le traerán más de un conflicto con sus superiores y su ruta hacia el campo de batalla será más dura para Desmond que para cualquier otro soldado…

hacksaw02

Estamos pasando por una época privilegiada. De todas las películas nominadas este año al Oscar como mejor ídem que he alcanzado a ver (cinco de nueve) todas en mayor o menor medida, tienen sus méritos para ser incluidas en dicha nómina y, de no ser por el amplio favoritismo que acompaña a La La Land, estaríamos ante una de las carreras por la estatuilla dorada más peleadas en mucho tiempo.

Hasta El Último Hombre (Hacksaw Ridge) no es la excepción, y aunque no gane finalmente, lo cierto es que tiene un gran punto a su favor, al devolvernos al viejo Mel Gibson.

Ese Mel Gibson que fue el rostro de personajes legendarios como Max Rockatansky, Martin Riggs y William Wallace, responsable de obras como Corazón Valiente o Apocalypto (no cuento La Pasión de Cristo, a la larga una estrategia de marketing disfrazada de experimento cinematográfico)  pero que de un día para otro empezó a hacer noticia por escándalos como borracheras, peleas de bar, comentarios racistas, y películas que valía más tirar al WC que verlas.

¿Lo perdimos? Más bien él se perdió, y al resto nos causó sensaciones nada agradables

Pero no hay mal que dure cien años, y el viejo Mel se rehabilita con este filme biográfico, basado en la historia del soldado Desmond Doss, quien en 1945 entró a la historia cuando participó en la Batalla de Okinawa, en Japón, no obstante profesar la fe adventista y declararse objetor de consciencia. En dicha campaña, en la que intervino como m´edico de campaña, rescat´o a 75 compañeros heridos en guerra, asegur´andose de poner a buen recaudo mientras llegaban los refuerzos, hazaña que a la larga ser´ia clave para la conquista estadounidense de este acantilado.

Como buena cinta biogr´afica (y de un héroe de guerra norteamericano adem´as), ciertamente nos encontramos con elementos propios de ellas que podrían molestar a m´as de uno. Aquí es donde nos damos cuenta lo talentoso que es Gibson, porque donde otro pudo haber convertido la historia en un pantano de lugares comunes pasado a tufillo chovinista sobre lo grandioso que es ser americano (si, Michael Bay, a ti y a Pearl Harbour les hablo), nos presenta una emotiva, que nos permite conocer a nuestro héroe y entender sus motivaciones, convicciones y creencias.

Hasta tomar partido por el y celebrar sus victorias.

Gibson es lo bastante hábil para hacer una historia empática, atractiva y comprensible, por un lado, pero sin irse al carajo cuando el registro cambia completamente. Este cambio es paulatino. La película se toma su tiempo para presentarnos al personaje, el cambio que le significa dejar una vida tranquila y sin riesgos para enrolarse, el entrenamiento militar (y el hostigamiento que sufre a causa de sus creencias) y el encontrarse finalmente en el campo de batalla.

hacksaw01

Todos son momentos de distinta connotación, de distinto ritmo y Gibson tiene la capacidad de dar a cada una de estas instancias, la intensidad, el timing, que corresponde. La película llega a su climax (y que muy bien construida esta ese ultimo tercio de película, hace rato que no veía una secuencia de la Segunda Guerra Mundial tan buena como esta) y nosotros como espectadores hemos tenido la oportunidad de llegar bien preparados a ello, acierto del buen manejo de Gibson.

Apoyado en la soberbia actuación de Andrew Garfield. Lo que son las cosas, mientras su personaje se echa al hombro a sus compañeros malheridos, Garfield se echa al hombro la película, logrando uno de sus trabajos mas grandes en su corta, pero ascendente carrera (ya lo veremos luego en Silence, de la mano del tio Scorsese), convirtiéndose, junto a Casey Affleck, en el mayor escollo que deberá sortear Ryan Gosling si quiere irse con un Oscar como Mejor Actor.

Nominada a mejor película, director y actor (amen de otras categorías técnicas) y lo cierto es que no corre con favoritismo. Bien difícil que consiga alguno de los premios clave, pero da lo mismo. Podemos atribuirle a Desmond Doss otra hazaña: sacar a Mel Gibson del pantano y devolvernos al talentoso realizador que es.

***1/2

nominados05

HACKSAW RIDGE

Director: Mel Gibson

Interpretes: Andrew Garfield; Hugo Weaving; Rachel Griffiths; Teresa Palmer; Vince Vaughn; Sam Worthington

2016

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s