ahorramos en palabras, no en risas

Semiretirado desde hace años (tan sólo figura como actor de voz en filmes como Peabody & Sherman u Hotel Transylvania 2), lo cierto es que Mel Brooks fue uno de los realizadores más importantes de la comedia estadounidense.

Cultor del humor absurdo, de los malos entendidos y del slapstick, Brooks se ganó su lugar en el firmamento fílmico gracias a clásicos del género como Young Frankenstein, Blazing Saddles, High Anxiety, la inconclusa La Loca Historia del Mundo Parte I (digo inconclusa porque la secuela nunca se concretó pese a que tenía avanzado bastante de su rodaje) o Spaceballs, la para muchos fans, incluso los más recalcitrantes, parodia oficial de Star Wars.

Mi relación con Mel Brooks comenzó a mediados de los ’80, con una película que me repito de vez en cuando: Silent Movie (La Última Locura de Mel Brooks), una pequeña joya en la que Brooks deja clara su devoción por la comedia cinematográfica más clásica, partiendo por el hecho que la película, como su nombre indica, es muda.

silent_01

Si. Nada de palabras, nada de diálogos, nada de gritos. Sólo música de acompañamiento y sonidos graciosos cuando el caso lo requiere. Y cartulinas que nos exponen los parlamentos que importan, en una colección de sketches y chistes rápidos, ligados entre sí por una historia principal.

Es la historia de Mel Funn (Brooks), alguna vez un exitoso director de cine, cuya carrera se fue a pique por culpa del alcohol, quien junto a sus socios Marty Eggs y Dom Bell (Marty Feldman y Dom De Luise, habituales colaboradores de Brooks), acude a Big Pictures Studios, con el proyecto con el que relanzará su carrera: una película muda, en colores.

Y aunque al presidente del estudio (Sid Caesar) la idea le parece ridícula, la inminente quiebra del estudio, y su absorción por la multinacional Engulf and Deavour (Abarca y Devora, en español) más la propuesta de Funn de reunir un elenco estelar para la película, lo convencen de que es la última oportunidad de salvar su estudio, por lo que da el visto bueno a la producción del filme.

Esto es lo que da pie a una serie de situaciones graciosas, sea que les pasen a los mismos protagonistas, a sus coestrellas (algunas de las secuencias en que reclutan a parte del elenco multiestelar son hilarantes), o de las cosas que pasan en el entorno, secuencias donde abunda el absurdo, el ridículo, la confusión y algo de picardía, apelando a la propia industria del cine y a una forma de concebir películas y contar historias que, por mucho que para su estreno se hubiese dejado de emplear, para el estreno de esta película en 1976, resultó original y fresca, y que a cuatro décadas después se sigue disfrutando.

silent_02

Silent Movie es un experimento que funciona en todas sus líneas. Brooks recurre a una manera clásica de hacer humor, un estilo de hacer reír más antiguo que el cine mismo, introduciendo elementos que lo hacen ver novedoso, y con la suficiente astucia para que la trama principal no sea sobrepasada por los chistes que circunstancialmente giran a su alrededor, trama que además se desenvuelve con agilidad, sin perder su atractivo.

La carrera de Mel Brooks, al menos su etapa más celebrada (fines de los ’60 y mediados de los ’80) fue una prueba de que se puede hacer un humor inteligente y absurdo a la vez, combinando ambos formatos en su justa medida (porque humor inteligente no tiene que significar necesariamente abusar de la ironía, del sarcasmo o de mirar por debajo del hombro a otro, y humor absurdo tampoco significa subestimar el coeficiente intelectual del espectador). El humor de Brooks, en ese sentido, se emparenta mucho con lo que harían después los hermanos Zucker junto a Jim Abrahams (Donde Está El Piloto?, Top Secret). Silent Movie es una clara manifestación de dicho tipo de humor, y que aún se le siga disfrutando después de cuatro décadas, es señal de que nunca dejará de ser eficaz.

***1/2

SILENT MOVIE

Director: Mel Brooks

Intérpretes: Mel Brooks; Marty Feldman; Dom DeLuise; Bernardette Peters; Sid Caesar; Harold Gould; Ron Carey; Burt Reynolds; Liza Minelli; James Caan; Paul Newman; Anne Bancroft; Marcel Marceau

Comedia

1976

PD: La secuencia de Marcel Marceau sigue siendo una de las mejores de todos los tiempos.

silent_03

fretamalt@hotmail.com  @panchocinepata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s